Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘obediencia’

LAS PROMESAS DE LA BIBLIA-parte 34-

OBEDIENCIA -parte 2-

Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, ésto haced; y el Dios de paz estará con vosotros.  (Filipenses 4:9)

De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; más cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.  (Mateo 5:19)

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.  Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.  (Mateo 7:24, 25)

Si oyeren, y le sirvieren, Acabarán sus días en bienestar, Y sus años en dicha.  (Job 36:11)

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, ésto es, a los que conforme a su propósito son llamados.  (Romanos 8:28)

Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor.  (Juan 15:10)

Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.  (Juan 13:17)

Más el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace. (Santiago 1:25)

Y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él.  (1 Juan 3:22)

Porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados.  (Romanos 2:13)

De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene la vida eterna; y no vendrá a condenación, más ha pasado de muerte a vida.  (Juan 5:24)

Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre.  (Mateo 12:50)

Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.  (1 Juan 2:17)

No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.  (Mateo 7:21)

Dichosos los que guardan juicio, Los que hacen justicia en todo tiempo.  (Salmo 106:3)

Y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen.  (Hebreos 5:9)

De cierto, de cierto os digo, que el que guarda mi palabra, nunca verá muerte.  (Juan 8:51)

 

Read Full Post »

PREPARACION PARA LA LLUVIA TARDIA-Poderoso Instrumento de Divulgación para el Pueblo de Dios que se está preparando para la Venida de Jesús-parte 12-

ENOC Y JUAN EL BAUTISTA –parte 1-

CONOCIENDO A DIOS

La Educación-254: “Se está apoderando del mundo un afán nunca visto.  En las diversiones, en la acumulación del dinero, en la lucha por el poder, hasta en la lucha por la existencia, hay una fuerza terrible que embarga el cuerpo, la mente y el alma.  En medio de esta precipitación enloquecedora, habla Dios”.

¿Cuál es el mensaje vital que Dios desea comunicar al hombre? Escuchad su voz en Jeremías 9:23, 24: “Así dijo Jehová: No se alabe el sabio de su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente ni el rico se alabe en sus riquezas.  Más alábese en ésto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme”.

Jesús nos habla diciendo: “Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a tí, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado”.

MC-363: “El conocimiento de Dios y de Jesucristo… es la llave que abre los pórticos de la ciudad celestial”.

DTG-621: “Cuando conozcamos a Dios como es nuestro privilegio conocerle, nuestra vida será una vida de continua de obediencia”.

PVGM-98: “El conocimiento experimental de Dios y de Cristo Jesús, a quien El ha enviado, transforma al hombre a la imagen de Dios”.

Testimonies: “El conocimiento de Dios que transforma el carácter es nuestra mayor necesidad.  Si cumplimos su propósito, tendremos en nuestras vidas una revelación de Dios que corresponderá a la enseñanza de su Palabra. La experiencia de Enoc y de Juan el Bautista representa lo que debería ser nuestra experiencia.  Más de lo que lo hacemos, necesitamos estudiar la vida de estos hombres: aquel que fue trasladado al cielo sin ver la muerte, y aquel que, antes del primer advenimiento de Cristo, fue llamado a preparar el camino del Señor, a enderezar sus veredas”.

ENOC-parte 1-

Génesis 5:24: “Caminó, pues, Enoc con Dios y desapareció, porque le llevó Dios”.

Hebreos 11:5: “Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver la muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios”.

Testimonies: “El infinito, insondable amor de Dios manifestado mediante Cristo, llegó a constituir el tema de sus meditaciones día y noche.  Con todo el fervor de su alma trató de revelar ese amor al pueblo en medio del cual vivió”.

Por medio del fiel Enoc, Dios reveló su amor al mundo antes de destruirlo con agua. La manifestación del amor de Dios, es la mayor necesidad del mundo actual.

PP-72: “El andar de Enoc con Dios no era un arrobamiento o en visión, sino en el cumplimiento de los deberes de su vida diaria.  No se aisló de la gente convirtiéndose en ermitaño, pues tenía una obra que hacer para Dios en el mundo”.

Testimonies: “El poder de Dios que obró en su siervo fue percibido por aquellos que oyeron…El corazón de Enoc reposaba sobre los tesoros eternos…Aunque todavía vivía en la tierra, por fe moraba en las mansiones de luz”.

-Continúa en parte 13:

 

Read Full Post »

FE Y OBRAS–parte 43-

“SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS”(Heb.11:6)-“LA FE SIN OBRAS ES MUERTA” (Sant.2:20)

LA EXPERIENCIA DE LA JUSTIFICACIÓN POR LA FE ES DELINEADA

CRISTO. EL CAMINO DE LA VIDA

LA FE, CONDICIÓN DE LA PROMESA

Sin la gracia de Cristo, el pecador está en una condición desvalida.  No puede hacerse nada por él, pero mediante la gracia divina se imparte al hombre poder sobrenatural que obra en la mente, el corazón y el carácter. Mediante la comunicación de la gracia de Cristo, el pecado es discernido en su aborrecible naturaleza y finalmente expulsado del templo del alma.

Mediante la gracia, somos puestos en comunión con Cristo para estar asociados con El en la obra de salvación. La fe es la condición por la cual Dios ha visto conveniente prometer perdón a los pecadores; no porque haya virtud alguna en la fe que haga merecer la salvación, sino porque la fe puede aferrarse a los méritos de Cristo, el remedio provisto para el pecado. 

La fe puede presentar la perfecta obediencia de Cristo en lugar de la transgresión y la apostasía del pecador. Cuando el pecador cree que Cristo es su Salvador personal, entonces, de acuerdo con la promesa infalible de Jesús, Dios le perdona su pecado y lo justifica gratuitamente.  El alma arrepentida comprende que su justificación viene de Cristo que, como su Sustituto y Garante, ha muerto por ella, y es su expiación y justificación.

”Creyó Abrahán a Dios, y le fue contado por justicia.  Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; más al que no obra, sino cree en Aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia” (Rom.4:3-5).

La justicia es obediencia a la Ley. La Ley demanda justicia, y ante la Ley, el pecador debe ser justo.  Pero es incapaz de serlo.  La única forma en que puede obtener la justicia es mediante la fe.  Por fe puede presentar a Dios los méritos  de Cristo, y el Señor coloca la obediencia de su Hijo en la cuenta del pecador.  La justicia de Cristo es aceptada en lugar del fracaso del hombre, y Dios recibe, perdona y justifica al alma creyente y arrepentida, la trata como si fuera justa, y la ama como ama a su Hijo.  De esta manera, la fe contada como justicia y el alma perdonada avanza de gracia en gracia, de la luz a una luz mayor.  Puede decir con regocijo;

“No por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna” (Timoteo 3:5-7).

También está escrito:

”Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, le dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios” (Juan 1:12, 13). 

Jesús declaró:

“El que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:3). “El que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:5). 

No se coloca delante de nosotros una norma baja, pues hemos de llegar a ser los hijos de Dios.  Hemos de ser salvados individualmente y, en el día del examen y de la prueba, podremos ver la diferencia entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.  Somos salvados como creyentes individuales en el Señor Jesucristo. Muchos se extravían porque piensan que deben trepar hasta el cielo, que deben hacer algo para merecer el favor de Dios.

Procuran mejorar mediante sus propios esfuerzos, sin ayuda.  Esto nunca lo pueden realizar. Cristo ha abierto el camino al morir como nuestro sacrificio, al vivir como nuestro ejemplo, al llegar a ser nuestro gran Sumo Sacerdote. El declara:

“Yo soy el camino, y la verdad, y la vida”  (Juan 14:6)

Si mediante algún esfuerzo propio pudiéramos avanzar un paso hacia la escalera, las palabras de Cristo no serian verdaderas.  Pero cuando aceptamos a Cristo, aparecerán las buenas obras como fructífera evidencia de que estamos en el camino de la vida, de que Cristo es nuestro camino y de que estamos recorriendo el verdadero sendero que conduce al cielo.

Cristo mira el espíritu, y cuando nos ve llevando nuestra carga con fe, su perfecta santidad hace expiación de nuestras faltas. Cuando hacemos lo mejor que podemos, El llega a ser nuestra justicia.  Se necesita de cada rayo de luz que Dios nos envía, para convertirnos en la luz del mundo.   (Elena White)

 

Read Full Post »

RECIBIREIS PODER-Persona, Presencia y  Obra del Espíritu  Santo-parte 8-  

ACEITE EN SUS VASIJAS

 “Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas” (Mateo 25:3, 4).

Muchos aceptan rápidamente la verdad, pero, al no ser asimilada, sus efectos son neutralizados. Se parecen a las vírgenes necias que quedaron sin la provisión de aceite para sus lámparas. El aceite es símbolo del Espíritu Santo, que llega hasta el corazón gracias a la fe en Cristo.

Quienes escudriñan las Escrituras con diligencia y mucha oración, y confían en Dios con una fe firme y obedecen sus mandamientos, están representados por las vírgenes sabias. Las enseñanzas de la Palabra de Dios no son si o no; sino SI y Amén.

Las exigencias del Evangelio están más allá del alcance humano.  El apóstol dice:

“Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo  en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de  El”  (Colos. 3:17). “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios” (1 Cor. 10:31). 

Es imposible que experimentemos la piedad práctica si dejamos fuera de las cortes del corazón las grandes verdades de la Biblia.  La religión de las Escrituras debe entretejerse tanto con los asuntos que el creyente considera triviales como  con los que le parece que son muy importantes.  Debe dotarlo de los motivos poderosos y grandes principios que orientan el carácter y el curso de acción del cristiano.

El aceite, tan necesario para los que están representados por las vírgenes necias, no es algo que debe ser dejado de lado.  El creyente debe traerlo al santuario de su ser para que lo limpie, lo refine y lo santifique. No es teoría lo que se necesita; son las sagradas enseñanzas de la Biblia, las que no constituyen doctrinas inciertas y sin sentido sino  verdades vitales que comprometen intereses eternos centrados en Jesús. En El reside todo el sistema de verdades divinas.  La salvación del creyente, mediante la fe en Cristo, es el pilar fundamental de la verdad.

Los que ejercitan fe en Jesús lo manifestarán mediante la santidad de su carácter y la obediencia a la Ley de Dios. Saben que la verdad que está en Cristo pone al cielo y la eternidad a su alcance.  Entiendan también que el carácter cristiano debe imitar al de Jesús.  En consecuencia, estará lleno de gracia y de verdad.  A ellos les es impartido el aceite de la gracia que alimenta la luz que nunca se apaga. El Espíritu Santo, en el corazón del creyente lo hace completo en Cristo.

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 178-

PSICOLOGIA PRÁCTICA-parte 15-

 

INFLUENCIAS POSITIVAS SOBRE LA MENTE. Cristo restaurará el cuerpo y el alma y todos los que le entreguen el corazón encontrarán paz, reposo y alegría. -parte 4-

CONTROLEMOS LOS SENTIMIENTOS: Nos regocijamos en la esperanza, no en los sentimientos.  En la esperanza de la gloria de Dios sabemos que la tribulación produce paciencia y genera esperanza.

¿Qué significa ésto? Si no nos sentimos como nos gustaría, ¿tenemos que entregarnos a la impaciencia y pronunciar esas palabras que ponen de manifiesto que todavía tenemos los atributos de Satanás? No podemos permitirnos pronunciar palabras duras y desconsideradas.

DAR ANIMO RESTAURA EL CUERPO Y EL ALMA: Hablemos a los que sufren acerca de un Salvador compasivo.  El mira con compasión a los que se consideran sin esperanza.  Mientras el alma esté llena de miedo y terror, la mente no puede ver la tierna compasión de Cristo.

Si podemos inspirar en el desanimado una fe esperanzada y salvadora, la alegría y la felicidad ocuparán el lugar del desánimo y la intranquilidad. Se producirán entonces cambios maravillosos en su condición física.  Cristo restaurará el cuerpo y el alma, y al darse cuenta de su compasión y amor, descansarán en El.

El es la estrella resplandeciente de la mañana, que alumbra en medio de las tinieblas morales de este mundo pecaminoso y corrompido.  El es la luz del mundo, y todos los que le entreguen el corazón encontrarán paz, reposo y alegría.

LOS CRISTIANOS NO SON PASIVOS SINO ACTIVOS: Un cristiano saludable y en crecimiento no será un receptor pasivo entre sus compañeros.  Debe dar tanto como recibir.  Nuestras gracias aumentan mediante el ejercicio. La sociedad cristiana nos proporcionará aire puro para respirar, y al respirarlo debemos ser activos. 

La obra cristiana realizada, las simpatías, el ánimo y las instrucciones que demos a quienes lo necesitan; la abnegación, el amor, la paciencia y la fortaleza, crearán en nosotros fe, obediencia, esperanza y amor a Dios.

Es esencial para los músculos y la fortaleza espiritual que el alma se ejercite.  Debe desplegarse actividad espiritual y aprovechar todas las oportunidades de hacer el bien.  Cuanto más fiel sea una persona en el cumplimiento de sus deberes cristianos, tanto más vigor desarrollará.

Elena White

Continúa en parte 179

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 180-

PSICOLOGIA PRÁCTICA-parte 17-

 

PSICOLOGIA Y TEOLOGIA:  SABIDURÍA DE DIOS -parte 1-

“Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de Aquél a quien tenemos que dar cuenta” (Hebreos 4:13)

LA BIBLIA: FUENTE DE LA VERDADERA PSICOLOGIA: Los verdaderos principios de la psicología se encuentran en las Sagradas Escrituras. 

El hombre no está al tanto de su propio valor. Actúa de acuerdo con el temperamento de su carácter inconverso, porque no mira a Jesús, el autor y consumador de su fe.  Quien acude a Jesús, cree en El y hace de El su ejemplo, se da cuenta del significado de sus palabras:

“Les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan 1:12)

DIOS CONOCE COMO FUNCIONA LA MENTE HUMANA: Jehová Dios es exacto e infalible en su comprensión. 

Entiende el funcionamiento de la mente humana, conoce los principios activos que impulsan a los seres humanos que ha creado; sabe exactamente como reaccionarán frente a lo que se les presenta, y de que manera actuarán frente a cada tentación que los somete a prueba y en toda circunstancia en la cual se encuentren.

“Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová, y El considerará todas sus veredas” (Prov.5:21)

”Porque El mira hasta los fines de la tierra, y ve cuanto hay bajo los cielos” (Job 28:24)

“Porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos (1 Cron.28:9)

Conoce todas las cosas que acuden a nuestra mente.

“Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de Aquél a quien tenemos que dar cuenta” (Hebreos 4:13)

DIOS CONOCE LOS MISTERIOSOS PROCESOS DE LA MENTE HUMANA: ¿Querrán tomar en cuenta los hombres y mujeres como considera Dios a las criaturas que ha creado? El formó la mente del hombre.  No producimos un solo pensamiento noble que no derive de El. 

El conoce todos los procesos misteriosos de la mente humana, porque ¿acaso no la hizo? Dios comprende que el pecado ha rebajado y degradado al hombre, pero lo contempla con misericordia y compasión porque ve que Satanás lo tiene en su poder.

LA RELIGIÓN BRINDA PAZ Y FELICIDAD: La impresión que se ha causado en las mentes es que la religión es perjudicial para la salud.  Esto no es verdad y no debería aceptarse. La religión pura produce paz, felicidad y contentamiento.  La piedad es provechosa para esta vida y para la venidera.

¿SENTARSE A LOS PIES DE JESUS O CONFIAR EN LA COMPRENSIÓN HUMANA? Cristo debe ser mezclado en todos nuestros pensamientos, sentimientos y afectos.  Debe manifestarse en los menores detalles de nuestra vida diaria, en la obra que El nos ha dado para hacer. 

Cuando en lugar de confiar en la comprensión humana, o conformarnos a las máximas de mundo, nos sentemos a los pies de Jesús, bebiendo ansiosamente sus palabras, aprendiendo de El, y obedeciéndolo. 

Nuestra obcecada fuerza de voluntad, serán cambiadas por un espíritu sumiso y educable.  Reconoceremos la autoridad que Cristo tiene para dirigirnos, y su derecho a nuestra obediencia sin reparos.

Elena White

Continúa en parte 181

 

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 96

 

FUNCION VITAL DE LAS LEYES DE DIOS. El Señor no salva a los pecadores por medio de la abrogación de su Ley, fundamento de su gobierno en el cielo y en la tierra.–parte 2-

SOLO EL HOMBRE ES DESOBEDIENTE: El hombre por sí mismo es desobediente a las leyes de Jehová.  Cuando el Señor ordena a la naturaleza que de testimonio de las cosas que El ha hecho, ésta instantáneamente testifica de la gloria de Dios.

TODOS DEBEMOS CONFORMARNOS A LA LEY DE DIOS: Cristo vino para dar un ejemplo de perfecta conformidad con la Ley de Dios, tal como se requiere de todos desde Adán, el primer hombre, hasta el último hombre que viva en la tierra.  Declaró que su misión no consistía en destruir la Ley sino en cumplirla mediante una perfecta y cabal obediencia.

De esa manera la magnificó y engrandeció.  Por medio de su vida manifestó su naturaleza espiritual.  A la vista de los seres celestiales, de los mundos que no han caído y de un mundo desobediente, desagradecido e impío. El cumplió los abarcantes principios de la Ley.

Vino a demostrar el hecho de que la humanidad, aliada por fe con la divinidad, puede guardar los Mandamientos de Dios. Vino para poner en claro el carácter inmutable de la Ley de Dios, para declarar que la desobediencia y la transgresión nunca serán premiadas con la vida eterna. 

Vino como hombre a la humanidad, para que ésta pudiera tocar la humanidad, mientras la Divinidad se aferraba del trono del Altísimo.

Pero en ningún caso vino para disminuir la obligación del hombre de ser perfectamente obediente.  No destruyó la validez de las Escrituras del Antiguo Testamento. Cumplió lo que había sido predicho por Dios mismo.

Vino, NO para liberar a los hombres de los requerimientos de la ley, sino para abrir un camino por medio del cual pudieran obedecer esa Ley y enseñar a otros a hacer lo mismo.

DIOS NO ANULA LA LEY: El Señor no salva a los pecadores por medio de la abrogación de su Ley, fundamento de su gobierno en el cielo y en la tierra.  Dios es juez y guardián de la justicia.  La transgresión de su Ley en una sola instancia, en el más pequeño detalle, es pecado. 

El Altísimo no puede dejar a un lado su Ley ni descartar el más pequeño de los Mandamientos para perdonar el pecado.

La justicia, la excelencia moral y la Ley deben ser sostenidas y vindicadas delante del universo celestial.  Y esa santa Ley no podía ser avalada por un precio menor que la muerte del Hijo de Dios.

LA LEYES DE DIOS NO FUERON ANULADAS POR EL: Dios NO anula sus leyes.  No obra contrariamente a ellas. No deshace la obra del pecado: la transforma. Por medio de su gracia la maldición se convierte en bendición. 

(Elena White)

Continúa en parte 97

Read Full Post »

Older Posts »