Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘sufriendo’

LAS PROMESAS DE LA BIBLIA-parte 47-

VIDA ETERNA-parte 2-

Así también es la resurrección de los muertos.  Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción.  Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder.  Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual.  Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual.  (1 Corintios 15:42-44)

Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.  (Romanos 8:11)

Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.  (Apocalipsis 21:4)

Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.  (Romanos 6:23)

Y después de deshecha esta mi piel, En mi carne he de ver a Dios; Al cual veré por mí mismo, Y mis ojos lo verán, y no otro, aunque mi corazón desfallece dentro de mí.  (Job 19:26, 27)

Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; más el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.  (Gálatas 6:8)

Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua.  (Daniel 12:2)

Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán. ¡Despertad y cantad, moradores del polvo! porque tu roció es cual roció de hortalizas, y la tierra dará sus muertos.  (Isaías 26:19)

Porque no dejarás mi alma en el Seol, Ni permitirás que tu santo vea corrupción.  (Salmo 16:10)

Pero que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Jesucristo, el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio.  (2 Timoteo 1:10)

Y éste es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo.  (Juan 5:11)

Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo,  se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos.  (2 Corintios 5:1)

En la casa de mi Padre muchas morada hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.  Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.  (Juan 14:2, 3)

Y ésta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero.  Y ésta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.  (Juan 6:39, 40)

Más los que fueren tenidos por dignos de alcanzar aquel siglo y la resurrección de entre los muertos, ni se casan, ni se dan en casamiento.  Porque no pueden ya más morir, pues son iguales a los ángeles, y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección.  (Lucas 20: 35, 36)

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.  (Juan 10:27, 28)

El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.  (Juan 6:54)

Read Full Post »

LAS PROMESAS DE LA BIBLIA-parte 38-

LIBERTAD DEL PECADO

Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré.  Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.  (Ezequiel 36: 25, 26)

De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeron, recibirán perdón de pecados por su nombre.  (Hechos 10:43)

Sabiendo ésto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que  no sirvamos más al pecado.  Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado.  (Romanos: 6:6, 7)

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.  (2 Corintios 5:17)

¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde?  En ninguna manera.  Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?  (Romanos 6:1, 2)

Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.  (Romanos 6:11)

Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia. (Romanos 6:14)

REDENCIÓN DEL PECADO

Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.  (Mateo 1:21)

Sabed, pues, ésto, varones hermanos; que por medio de él se os anuncia perdón de pecados.  (Hechos 13:38)

…y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.  Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo. (1 Juan 2:1, 2)

Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él.  (1 Juan 3:5)

Quien llevó el mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.  (1 Pedro 2:24)

Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero. (1 Timoteo 1:15)

Más el herido fue por nuestras rebeliones molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino, más Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.  (Isaías 53: 5, 6)

El siguiente día vio Juan a Jesús, que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.  (Juan 1:29)

En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia. (Efesios 1:7)

El cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre.  (Gálatas 1:4)

Así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.  (Hebreos 9:28)

Porque ésto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.  (Mateo 26:28)

 

Read Full Post »

LAS PROMESAS DE LA BIBLIA-parte 35-

ORACIÓN

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.  (Mateo 7:7, 8)

Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.  (Mateo 21:22)

…el que tiene misericordia se apiadará de ti; al oír la voz de tu clamor te responderá.  (Isaías 30:19)

Y ésta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.  (1 Juan 5:14, 15)

Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí y yo os oiré.  (Jeremías 29:12)

Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído.  (Isaías 65:24)

…que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará. Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.  (Juan 16:23, 24)

Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados.  La oración eficaz del justo puede mucho.  (Santiago 5:16)

Orarás a él, y él te oirá…  (Job 22:27)

Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo, si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. (Juan 14: 13, 14)

Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis y os será hecho.  (Juan 15:7)

Más tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensara en público.  (Mateo 6:6)

…Y paga tus votos al Altísimo; E invócame en el día de la angustia; Te libraré, y tú me honrarás.  (Salmo 50: 14, 15)

Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás, y dirá él: Heme aquí… (Isaías 58:9)

Jehová está lejos de los impíos; Pero él oye la oración de los justos.  (Proverbios 15:29)

Me invocará, y yo le responderé…  (Salmo 91:15)

Tú oyes la oración; A ti vendrá toda carne.  (Salmo 65:2)

Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?  (Mateo 7:11)

Claman los justos, y Jehová oye, Y los libra de todas sus angustias.  (Salmo 34:17)

Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré, Y él oirá mi voz.  (Salmo 55:17)

Cercano está Jehová a todos los que le invocan, A todos los que le invocan de veras. Cumplirá el deseo de los que le temen; Oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará.  (Salmo 145: 18, 19)

Y meteré en el fuego a la tercera parte, y los fundiré como se funde la plata, y los probaré como se prueba el oro.  El invocará mi nombre, y yo le oiré, y diré: Pueblo mío; y él dirá: Jehová es mi Dios.  (Zacarías 13:9)

No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.  (Mateo 6:8)

Y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él.  (1 Juan 3:22)

Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.  (Jeremías 33:3)

Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.  (Marcos 11:24)

 

Read Full Post »

LAS PROMESAS DE LA BIBLIA-parte 34-

OBEDIENCIA -parte 2-

Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, ésto haced; y el Dios de paz estará con vosotros.  (Filipenses 4:9)

De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; más cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.  (Mateo 5:19)

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.  Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.  (Mateo 7:24, 25)

Si oyeren, y le sirvieren, Acabarán sus días en bienestar, Y sus años en dicha.  (Job 36:11)

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, ésto es, a los que conforme a su propósito son llamados.  (Romanos 8:28)

Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor.  (Juan 15:10)

Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.  (Juan 13:17)

Más el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace. (Santiago 1:25)

Y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él.  (1 Juan 3:22)

Porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados.  (Romanos 2:13)

De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene la vida eterna; y no vendrá a condenación, más ha pasado de muerte a vida.  (Juan 5:24)

Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre.  (Mateo 12:50)

Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.  (1 Juan 2:17)

No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.  (Mateo 7:21)

Dichosos los que guardan juicio, Los que hacen justicia en todo tiempo.  (Salmo 106:3)

Y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen.  (Hebreos 5:9)

De cierto, de cierto os digo, que el que guarda mi palabra, nunca verá muerte.  (Juan 8:51)

 

Read Full Post »

LAS PROMESAS DE LA BIBLIA-parte 15-

CREENCIA

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.  (Juan 3:16)

De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre.  (Hechos 10:43)

Como está escrito: He aquí pongo en Sion piedra de tropiezo y roca de caída; Y el que creyere en él, no será avergonzado.  (Romanos 9:33)

Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.  (Juan 1:12)

El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.  (Juan 3:18)

El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.  (Juan 3:36)

Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en él, no será avergonzado.  (1 Pedro 2:6)

Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.  (Hechos 16:31)

Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas.  (Juan 12:46)

Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.  (Juan 6:35)

Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.  (Marcos 9:23)

Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.  (Juan 20:29)

De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna.  (Juan 6:47)

CULPA Y PERDÓN

Si confesamos nuestros pecados, el es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.  (1 Juan 1:9)

Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.  (Isaías 55:7)

…porque Jehová vuestro Dios es clemente y misericordioso, y no apartará de vosotros su rostro, si vosotros os volviereis a él.  (2 Crónicas 30:9)

Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones. (Salmo 103:12)

Pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas.  (1 Juan 3:20)

Porque seré propicio a sus injusticias, Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades.  (Hebreos 8:12)

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.  (2 Corintios 5:17)

…porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.  (Jeremías 31:34)

Y los limpiaré de toda su maldad con que pecaron contra mí; y perdonaré todos sus pecados con que contra mí pecaron, y con que contra mí se rebelaron.  (Jeremías 33:8)

Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre. (1 Juan 2:12)

Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.  (Isaías 43:25)

Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.  (1 Juan 1:7)

 

Read Full Post »

 

LAS PROMESAS DE LA BIBLIA-parte 8-

BUSCANDO A DIOS

…Jehová estará con vosotros, si vosotros estuviereis con él; y si le buscareis, será hallado de vosotros; más si le dejareis, él también os dejará.  (2 Crónicas 15:2)

Sembrad para vosotros en justicia, segad para vosotros en misericordia; haced para vosotros barbecho; porque es el tiempo de buscar a Jehová, hasta que venga y os enseñe justicia.  (Oseas 10:12)

Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.  (Hebreos 11:6)

Para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros.  (Hechos 17:27)

Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca.  (Lamentaciones 3:25)

Pero así dice Jehová a la casa de Israel; Buscadme, y viviréis.  (Amos 5:4)

Más si desde allí buscares a Jehová tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma.  (Deuteronomio 4:29)

…La mano de nuestro Dios es para bien sobre todos los que le buscan; más su poder y su furor contra todos los que le abandonan.  (Esdras 8:22)

Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario, porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos.  Si tú le buscares, lo hallarás; más si lo dejares, él te desechará para siempre.  (1 Crónicas 28:9)

Si tú de mañana buscares a Dios, Y rogares al Todopoderoso; Si fueres limpio y recto, Ciertamente luego se despertará por ti, Y hará prospera la morada de tu justicia.  (Job 8:5, 6)

En ti confiarán los que conocen tu nombre, Por cuanto tú, oh Jehová, no desamparaste a los que te buscaron.  (Salmo 9:10)

Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.  (Jeremías 29:13)

CALUMNIA Y REPROCHE

Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.  Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.  (Mateo 5:11, 12)

Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros, Ciertamente, de parte de ellos, él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado.  (1 Pedro 4:14)

El enviará desde los cielos, y me salvará de la infamia del que me acosa; Selah Dios enviará su misericordia y su verdad.  (Salmo 57:3)

Oídme, los que conocéis justicia, pueblo en cuyo corazón está mi ley. No temáis afrenta de hombre, ni desmayéis por sus ultrajes.  (Isaías 51:7)

En lo secreto de tu presencia los esconderás de la conspiración del hombre; Los pondrás en un tabernáculo a cubierto de contención de lenguas.  (Salmo 31:20)

Del azote de la lengua serás encubierto; No temerás la destrucción cuando viniere.  (Job 5:21)

Exhibirá tu justicia como la luz, Y tu derecho como el mediodía. (Salmo 37:6)

Read Full Post »

 LAS PROMESAS DE LA BIBLIA –parte 1-

 

Sea cual sea la necesidad del momento, la respuesta, si nos tomamos el tiempo de buscarla ha de hallarse en las Sagradas Escrituras.  Sea lo que sea que estemos sintiendo, sea lo que sea que estemos sufriendo, sea lo que sea que estemos esperando –la Biblia tiene algo que decirnos.

 

Esta colección de versículos bíblicos es para tu uso como referencia rápida cuando sientas la necesidad de la guía de la Biblia en un problema particular de tu vida. No tiene en absoluto el propósito de tomar el lugar del estudio bíblico ni el de una concordancia para un estudio a fondo del tema.  Hay muchas facetas en tu vida –y muchos temas en la Biblia- que no están cubiertos. Pero si algún día sientes una extremada soledad, tendrás a tu disposición algo de la sabiduría y consolación de la Biblia aquí bajo el tema de la Soledad. Todos los temas están clasificados alfabéticamente para mayor facilidad de empleo.

 

Todas las citas de las Escrituras son de la versión Reina Valera de la Biblia.

 

ABNEGACION

 

Entonces Jesús dijo a sus discípulos: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. Porque ¿que aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?  ”   (Mateo 16:24-26)

“Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; porque si vivís conforme a la carne, moriréis; más si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne viviréis”. (Romanos 8:12,13)

 

“Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos”. (Gálatas 5:24)

 

“Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente”.  (Tito 2:11, 12)

 

“Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos”. (Mateo 5:39-41)

 

“Y él les dijo: De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios, que no haya de recibir mucho más en este tiempo, y en el siglo venidero la vida eternal”. (Lucas 18:29, 30)

Read Full Post »

ESPERANZA PARA EL PLANETA TIERRA – EL FUTURO BRILLANTE DE UNA RAZA CAIDA –parte 51-

COMO SOMOS SALVOS –parte 18-

LA CRUZ Y LA LEY-parte 2-

Cierto cristiano decía: “Yo no necesito la Ley, pues estoy bajo la gracia”, pero ¿para qué necesita la gracia si no hay Ley? Le preguntaron “¿Usted se arrepiente?” Contestó “Claro que sí”, le preguntaron “¿Y de qué se arrepiente?” Inmediatamente respondió: “Me arrepiento del pecado” Luego le hicieron la última pregunta: “Y ¿qué es el pecado del cual usted se arrepiente?”

Esta vez no contestó enseguida.  Más bien se mostró perplejo y confundido.  Después de una larga pausa dijo entre titubeos: “El pecado del cual me arrepiento es la transgresión de la Ley, puesel pecado es la transgresión de la ley” (1 Juan 3:4). Luego le dijeron: “¿Se da cuenta, que si no fuera por la Ley que revela su pecado, no sentiría la necesidad de arrepentirse y de acudir a Cristo para recibir su gracia?”.

Cuando vamos a la cruz del Calvario, vemos la Ley y la gracia.  Vemos colgado allí a Cristo, quien sufrió la condenación de la Ley al cargar sobre sí los pecados de todo el mundo.  Vemos a Cristo condenado por nuestras transgresiones de la Ley. Lo vemos sudando grandes gotas de sangre en el Getsemaní; lo vemos transitando la Vía Dolorosa hasta el Gólgota.  Lo vemos sangrando profusamente de su cabeza, su espalda, su costado, sus manos y sus pies. 

Lo oímos clamar con angustia “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” Lo vemos colgado desnudo entre el cielo y la tierra, sufriendo el escarnio de los que vino a salvar, “¿Por qué, Señor, por qué?” y el responde: “Tus pecados (transgresiones de la Ley) han sido colocados sobre mí y la paga de ellos es la muerte”.

En el Calvario vemos la Ley que condenó a Cristo por nuestros pecados y vemos también la gracia, pues Cristo pagó la deuda en mi lugar.  Al venir al Calvario debemos sentir amor y odio.  Odio hacia el pecado que colocó a Cristo en la cruz y amor por el Salvador que sufrió en mi lugar.  Mientras más nos acercamos a la cruz, más aborrecemos el pecado y más amamos a Cristo. Nadie puede amar el pecado y a Cristo a la misma vez.

Nadie puede amar a Cristo y aborrecer la Ley.  Una visión constante de la cruz me llevará a apartarme del pecado que  clavó a Cristo allí. El amor que se manifestó en la cruz despierta amor en mi corazón.  La cruz es como un poderoso imán (ver Juan 12:30-33) que nos atrae a Cristo y nos induce a amarle. Al venir a la cruz debo decir: “Señor Jesús, te amo pero odio el pecado por lo que te hizo”  Una visión constante de la cruz nos mostrará  el carácter perverso del pecado y el amor inmarcesible de Cristo.  Mientras más nos acerquemos a Cristo, más aborreceremos el pecado y más lo amaremos a El.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: