Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘el camino’

DOS=UNO-El CONCEPTO DE UNIDAD-parte 60-

LA UNIDAD DE LA BIBLIA-la dependencia total de Dios-

 

LA TOTAL DEPENDENCIA EN DIOS ES LA DEFINICION QUE DA LA BIBLIA PARA LA UNIDAD DE TODAS LAS COSAS, RECONOCIENDOLE COMO ABSOLUTO EN LA VIDA, AMOR Y VERDAD,

EL UNICO VENCEDOR DEL MAL, EL QUE HARÁ QUE TODOS LOS QUE DEPENDEN DE EL CONOZCAN EL CAMINO, LA EXPERIENCIA Y LA RETAURACION.

EL CAMINO

  1. YO SOY DIOS, Y NO CAMBIO.
  2. Dios ha creado los opuestos (macho y hembra, mañana y tarde) pero no reconoce el mal como un opuesto aceptable en medio del cual EL obre.
  3. Todas la cosas fueron creadas por EL (la armonía existió hasta la desobediencia), la armonía y el autocontrol o autodominio.
  4. Promete que los cielos y la tierra volverán a ser reunidos por medio de la simiente de la mujer, el Salvador.
  5. Declara la enemistad entre el bien y el mal.
  6. Jesús, el camino, la verdad y la vida, dice: “YO Y EL PADRE UNO SOMOS.”
  7. Provee expiación, que hace la obediencia posible para el hombre, por medio de la unión entre Dios y el hombre, Dios-Hombre.
  8. No hay mezcla entre bien y mal; el conflicto ha de ser constante.

EXPERIENCIA 

  1. El hombre ha de obrar en armonía con las leyes divina y natural.
  2. No subjetiva, introspección, sino “mirando a Jesús”.
  3. La parte del hombre no es la experiencia yoga, “el ejercicio del cuerpo beneficia poco”. Sino más bien que “la mentalidad de Cristo este en vosotros”.
  4. Obediencia posible por medio de la victoria ganada por Cristo.
  5. Los cauces de energía son: a) natural: poderes vitales, a preservar por medio de decisiones prudentes; b) espiritual: por medio del Espíritu Santo nos hace posible servir a Dios.

LA ALQUIMIA O PROCEDIMIENTO

La vida y la longevidad NO dependen del descubrimiento de un elixir químico de vida; o por medio de la alquimia y sus drogas, pociones, uso de agujas, etc., para producir equilibrio, sino por la aceptación de Jesús y el obedecer las leyes divinas y natural.

RESTAURACIÓN

Restauración de la armonía y el autocontrol (templanza), garantizada por medio de la dependencia total en Dios.

  1. Armonía y autocontrol son el fruto del Espíritu Santo.
  2. Estas cualidades ahora dan poder moral para resistir al mal y mantenernos firmes como hombres y mujeres de verdad a la vista de Dios.
  3. Estas características NO vienen por medio de la mezcla de Yin y Yang, ni cualquier otra fuerza dualista o espiritualista para conseguir cumplimiento.

ASTROLOGÍA COSMICA

  1. Nada de influencias cósmicas, sino la verdad revelada por el cielo.
  2. POR MEDIO DEL ESPÍRITU SANTO Y LA PRESENCIA ANGÉLICA, NO POR ADIVINACIÓN.
  3. La simpatía y la correspondencia han de ser por medio de la confesión y la constancia entre el hombre y Dios, y la total dependencia de EL.

INMORTALIDAD

  1. NO ES INHERENTE AL HOMBRE PERO LE ES ASEGURADA SI CREE EN EL NOMBRE DE JESÚS Y, POR MEDIO DE SU ESPÍRITU, ANDA CONFORME A SU PALABRA, PORQUE SOLO EL TIENE LA INMORTALIDAD
  2. “HOY ES EL DÍA DE LA SALVACIÓN.” La oportunidad se da en esta vida.  La muerte no es el principio de la vida. Pero después de la muerte viene el juicio y las recompensas en la resurrección-vida eterna o destrucción final.

SANIDAD

  1. EL CIELO CONOCE SOLO UN MÉTODO DE CURACIÓN: EL PROCESO DE LIMPIEZA. LA ENFERMEDAD ES UN ESFUERZO DE LA NATURALEZA PARA REMEDIAR EL DESCUIDO Y LA DESOBEDIENCIA A LA LEY NATURAL Y DIVINA.
  2. LA ORACION PARA EL ENFERMO ES TAMBIÉN PARTE DEL HOMBRE, CON UNA DEPENDENCIA SOBRE EL PODER DIVINO QUE OBRA EN ARMONÍA CON LA LEY NATURAL Y LA DIVINA.

 LA MISERICORDIA, EL PERDON, LA FUERZA RENOVADA ES PROPORCIONADA POR MEDIO DE LA UNION DEL HOMBRE CON JESUCRISTO

 

Read Full Post »

FE Y OBRAS–parte 43-

“SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS”(Heb.11:6)-“LA FE SIN OBRAS ES MUERTA” (Sant.2:20)

LA EXPERIENCIA DE LA JUSTIFICACIÓN POR LA FE ES DELINEADA

CRISTO. EL CAMINO DE LA VIDA

LA FE, CONDICIÓN DE LA PROMESA

Sin la gracia de Cristo, el pecador está en una condición desvalida.  No puede hacerse nada por él, pero mediante la gracia divina se imparte al hombre poder sobrenatural que obra en la mente, el corazón y el carácter. Mediante la comunicación de la gracia de Cristo, el pecado es discernido en su aborrecible naturaleza y finalmente expulsado del templo del alma.

Mediante la gracia, somos puestos en comunión con Cristo para estar asociados con El en la obra de salvación. La fe es la condición por la cual Dios ha visto conveniente prometer perdón a los pecadores; no porque haya virtud alguna en la fe que haga merecer la salvación, sino porque la fe puede aferrarse a los méritos de Cristo, el remedio provisto para el pecado. 

La fe puede presentar la perfecta obediencia de Cristo en lugar de la transgresión y la apostasía del pecador. Cuando el pecador cree que Cristo es su Salvador personal, entonces, de acuerdo con la promesa infalible de Jesús, Dios le perdona su pecado y lo justifica gratuitamente.  El alma arrepentida comprende que su justificación viene de Cristo que, como su Sustituto y Garante, ha muerto por ella, y es su expiación y justificación.

”Creyó Abrahán a Dios, y le fue contado por justicia.  Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; más al que no obra, sino cree en Aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia” (Rom.4:3-5).

La justicia es obediencia a la Ley. La Ley demanda justicia, y ante la Ley, el pecador debe ser justo.  Pero es incapaz de serlo.  La única forma en que puede obtener la justicia es mediante la fe.  Por fe puede presentar a Dios los méritos  de Cristo, y el Señor coloca la obediencia de su Hijo en la cuenta del pecador.  La justicia de Cristo es aceptada en lugar del fracaso del hombre, y Dios recibe, perdona y justifica al alma creyente y arrepentida, la trata como si fuera justa, y la ama como ama a su Hijo.  De esta manera, la fe contada como justicia y el alma perdonada avanza de gracia en gracia, de la luz a una luz mayor.  Puede decir con regocijo;

“No por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna” (Timoteo 3:5-7).

También está escrito:

”Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, le dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios” (Juan 1:12, 13). 

Jesús declaró:

“El que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:3). “El que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:5). 

No se coloca delante de nosotros una norma baja, pues hemos de llegar a ser los hijos de Dios.  Hemos de ser salvados individualmente y, en el día del examen y de la prueba, podremos ver la diferencia entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.  Somos salvados como creyentes individuales en el Señor Jesucristo. Muchos se extravían porque piensan que deben trepar hasta el cielo, que deben hacer algo para merecer el favor de Dios.

Procuran mejorar mediante sus propios esfuerzos, sin ayuda.  Esto nunca lo pueden realizar. Cristo ha abierto el camino al morir como nuestro sacrificio, al vivir como nuestro ejemplo, al llegar a ser nuestro gran Sumo Sacerdote. El declara:

“Yo soy el camino, y la verdad, y la vida”  (Juan 14:6)

Si mediante algún esfuerzo propio pudiéramos avanzar un paso hacia la escalera, las palabras de Cristo no serian verdaderas.  Pero cuando aceptamos a Cristo, aparecerán las buenas obras como fructífera evidencia de que estamos en el camino de la vida, de que Cristo es nuestro camino y de que estamos recorriendo el verdadero sendero que conduce al cielo.

Cristo mira el espíritu, y cuando nos ve llevando nuestra carga con fe, su perfecta santidad hace expiación de nuestras faltas. Cuando hacemos lo mejor que podemos, El llega a ser nuestra justicia.  Se necesita de cada rayo de luz que Dios nos envía, para convertirnos en la luz del mundo.   (Elena White)

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: