Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘la gloria de Dios’

DESCUBRA: GUÍA QUE LE AYUDARÁ A COMPRENDER MEJOR A DIOS Y A CREER EN EL-parte 24-

UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD EN LA VIDA-parte 2-

 

  • ¿DE QUE NECESITAMOS SER SALVADOS?

 Necesitamos ser salvados del pecado

“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3: 23)

En pocas palabras, no vivimos según lo que es correcto.  Un padre bajo estrés puede castigar y herir emocionalmente a su hijo; un conductor puede airarse contra otro conductor y causar un accidente.

Un comerciante puede “olvidar” ciertos impuestos; un estudiante resentido puede murmurar palabras ofensivas a su rival, etc.  Esa es la condición humana. ¿Cómo define la Biblia el pecado?

“Toda injusticia es pecado” (1 Juan 5:17)

Necesitamos ser salvados de toda clase de malos hábitos: mentira, abuso, soberbia, codicia, ira, amargura y envidia, para mencionar sólo unos pocos.

“Todo aquel que comete pecado infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley” (1 Juan 3:4)

Necesitamos ser salvados del pecado; de quebrantar los Mandamientos de Dios. (Exodo 20:3-17)

 Necesitamos ser salvados de una relación rota con Dios

“Vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios y vuestros pecados han hecho ocultar su rostro de vosotros” (Isaías 59:2)

El pecado no perdonado corta nuestra relación con Dios.  Cristo vino para restaurar la confianza en Dios que Satanás había socavado.

Necesitamos ser salvados de la muerte eterna: la paga del pecado

“Como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron” (Romanos 5:12)

Necesitamos ser salvados de una vida de pecado, infeliz, vacía

El pecado es un callejón sin salida.

Necesitamos ser salvados de un mundo pecador

Tenemos que ser rescatados de un mundo lleno de pecado y de sus consecuencias: miseria, angustia, soledad, guerra, enfermedad, odio y muerte.

  • ¿QUIEN PUEDE SALVARNOS?

Solamente Jesús puede salvarnos

Continúa en parte 25

 

Read Full Post »

 

 

EL GRAN YO SOY- MENSAJES DE DIOS-”SANTIFÍCALOS EN TU VERDAD.TU PALABRA ES VERDAD”-JUAN 17:17-parte 4-

 

PODER Y MAJESTAD

SALMO 19:1-4

  1. Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos.

  2. Un día emite palabra a otro día. Y una noche a otra noche declara sabiduría.

  3. No hay lenguaje, ni palabras, Ni es oída su voz.

  4. Por toda la tierra salió su voz. Y hasta el extremo del mundo sus palabras. En ellos puso tabernáculo para el sol.

ISAÍAS 42:5-12

  1. Así dice Jehová Dios. Creador de los cielos, y el que los despliega; el que    extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan:

  2. Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones;

  3. para que abras los ojos de los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de casas de prisión a los que moran en tinieblas.

  4. Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas.

  5. He aquí se cumplieron las cosas primeras, y yo anuncio cosas nuevas; antes que salgan a luz, yo os las haré notorias.

  6. Cantad a Jehová un nuevo cántico, su alabanza desde el fin de la tierra; los que descendéis al mar, y cuanto hay en él, las costas y los moradores de ellas.

  7. Alcen la voz el desierto y sus ciudades, las aldeas donde habita Cedar; canten los moradores de Sela, y desde la cumbre de los montes den voces de júbilo.

  8. Den gloria a Jehová, y anuncien sus loores en las costas.

 

 

 

 

Read Full Post »

FE Y OBRAS–parte 32-

“SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS”(Heb.11:6)-“LA FE SIN OBRAS ES MUERTA” (Sant.2:20)

LA CALIDAD DE NUESTRA FE

HABLAR DE LA FE, VIVIR LA FE, ACTUAR POR FE

Tenemos que educar nuestras almas en la línea de la fe.  Tenemos que hablar de la fe, vivir la fe, actuar por fe, para que podamos crecer en la fe.  Ejercitando esa fe viviente, creceremos hasta ser hombre y mujeres fuertes en Cristo Jesús.  Dios conceda que el Sol de justicia se levante sobre nosotros y brille en nuestros corazones con sus rayos más diáfanos, haciendo de todos nosotros luces en el mundo.

Podemos ser exactamente lo que Cristo dijo que sus discípulos deberían ser: “La luz  del mundo” (Mateo 5:14).  Deberíamos esparcir a otros esa luz, esperanza y fe. No debemos marchar en su servicio quejándonos, como si El fuera un capataz duro que pone sobre nosotros cargas que no se pueden  llevar.  Este no es el caso.

El quiere que estemos llenos de gozo, llenos de la bendición de Dios a fin de que conozcamos la longitud, la anchura, la altura y la profundidad del amor de Dios, que excede todo conocimiento.  Cuando se menciona su nombre, El quiere que haga vibrar nuestros corazones. Entonces podremos ofrecer acción de gracias, gloria, honor y alabanza a Aquel que se sienta en el trono del Cordero.

Deberíamos aprender a cantar ese cántico aquí; y cuando seamos transformados en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, sabremos exactamente donde entonar el cántico de triunfo con los ángeles celestiales y con los santos redimidos.  Alabemos a Dios porque tenemos el privilegio de estar en este mundo, hermoso como es. Nos dirigimos a un lugar mejor. Esta tierra va a ser purificada, fundida y hecha sin pecado.

¿No tenemos todo lo necesario para que nuestras mentes estén dirigidas al cielo? ¿No tenemos todo lo necesario para hacernos salir de esta mundanalidad y sensualidad? Sea nuestra conversación santa.  Como Dios es santo en su esfera, seamos santos en la nuestra. Regocijémonos en el precioso Salvador, que murió para redimirnos, y reflejemos la gloria de Dios. Unámonos con el cielo en nuestras alabanzas.  (Elena White)

 

Read Full Post »

FRUTOS DEL ESPÍRITU

TEMPERANCIA

 

“Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios”. (1 Corintios 10:31)

Dios exige que todos los hombres presenten en sacrificio sus cuerpos impuros, enfermos y debilitados por los hábitos.  Espera un sacrificio vivo. Dios dice que el cuerpo es el templo del Espíritu Santo, la habitación de su Espíritu y, por lo tanto, requiere que todos los que llevan su imagen cuiden sus cuerpos para su servicio y para su gloria.  “No sois vuestros, habéis sido comprados por precio” (1 Corintios 6:20). A fin de lograrlo, a la virtud agregue conocimiento, y al conocimiento temperancia, y a la temperancia paciencia.

Es un deber saber cómo preservar el cuerpo en las mejores condiciones de salud; y es sagrada la responsabilidad de vivir en armonía con la luz que tan generosamente nos ha sido concedida.  Si cerramos los ojos a esa iluminación por temor a ver los errores que no estamos dispuestos a abandonar, nuestros pecados aumentarán en lugar de disminuir.  Si alguno se aleja de la luz, otro seguirá su ejemplo.

Violar las leyes de la salud es tan pecaminoso como quebrantar uno de los 10 mandamientos. (Éxodo 20:3-17). Por lo tanto, cualquier transgresión de uno de los diez, igualmente será una violación de toda la Ley de Dios.  No podemos amar al Señor con todo nuestro corazón, mente, espíritu y fuerzas, en tanto amemos nuestros apetitos y gustos mucho más que al Señor.  Mientras El exige toda nuestra fuerza y toda nuestra mente, como resultado de malos hábitos algunos diariamente debilitan su fortaleza para glorificar a Dios, y sin embargo profesan ser seguidores de Cristo que están preparándose para recibir  el toque final de la inmortalidad.

Examinemos cuidadosamente nuestro corazón para ver si estamos tratando de imitar al Modelo infalible, y todo nos saldrá bien.  En todo glorifiquemos su nombre. Despojémonos de todo egoísmo y del amor propio.

 

Read Full Post »

EL CAMINO A CRISTO -EL PRINCIPE DEL CIELO- parte 37-

¿PODEMOS COMUNICARNOS CON DIOS?

COMO ORAR PARA QUE LAS ORACIONES SEAN CONTESTADAS-parte 5-

Si tan solo pensáramos en El tantas veces como tenemos pruebas de su cuidado por nosotros, lo tendríamos siempre presente en nuestros pensamientos y nos deleitaríamos en hablar de El y en alabarle, Hablamos de las cosas temporales porque tenemos interés en ellas. Hablamos de nuestros amigos porque los amamos; nuestras tristezas y alegría están ligadas con ellos.  Sin embargo, tenemos razones infinitamente mayores para amar a Dios que para amar a nuestros amigos terrenales, y debería ser la cosa más natural del mundo tenerlo como el primero de todos nuestros pensamientos, hablar de su bondad y alabar su poder. 

Los ricos dones que ha derramado sobre nosotros no estaban destinados a absorber nuestros pensamientos y amor de tal manera que nada tuviéramos que dar a Dios; antes bien, debieran hacernos acordar constantemente de El y unirnos por medio de los vínculos del amor y gratitud a nuestro celestial Benefactor.  Vivimos demasiado apegados a lo terreno. Levantemos nuestros ojos hacia la puerta abierta del Santuario Celestial, donde la luz de la gloria de Dios resplandece en el rostro de Cristo, quien “también puede salvar hasta lo sumo a los que se acercan a Dios por medio de El” (Heb.7:25).

Debemos alabar más a Dios por su misericordia “Y sus maravillas para con los hijos de Adán” (Sal.107:8). Nuestros ejercicios de devoción no deben consistir enteramente en pedir y recibir.  No estemos pensando siempre en nuestras necesidades y nunca en las bendiciones que recibimos.  No oramos nunca demasiado, pero somos muy parcos en dar gracias.  Somos diariamente los recipientes de misericordias de Dios y, sin embargo ¡Cuán poca gratitud expresamos, cuán poco lo alabamos por lo que ha hecho por nosotros!

Antiguamente el Señor ordenó ésto a Israel, para cuando se congregara para su servicio: Y los comeréis allí delante de Jehová vuestro Dios; y os regocijareis vosotros y vuestras familias en toda empresa de vuestra mano, en que os habrá bendecido Jehová vuestro Dios(Deut.12:7).  Nuestro Dios es un Padre tierno y misericordioso. Debe ser un placer adorar al Señor y participar de su obra.  Dios no quiere que sus hijos, a los cuales proporciona una salvación tan grande, trabajen como si El fuera un amo duro y exigente.  El es nuestro mejor amigo, y cuando lo adoramos, quiere estar con nosotros para  bendecirnos y confortarnos, llenando nuestro corazón de alegría y amor. El quiere que los que lo adoran saquen pensamientos preciosos de su santo cuidado  y amor, para que estén siempre contentos y tengan gracia para conducirse honesta y fielmente en todas las cosas.

Debemos tener presentes todas las bendiciones que recibimos de Dios, y al darnos cuenta de su gran amor, debiéramos estar prontos a confiar todas las cosas a la mano que fue clavada en la cruz por nosotros.  El alma puede elevarse hasta el cielo en las alas de la alabanza. Dios es adorado con cánticos y música en las mansiones celestiales, y al expresarle nuestra gratitud, nos aproximamos al culto de los habitantes del cielo.  “El que ofrece sacrificio de alabanza me glorificará” (Salmo 50:23).  Presentémonos, pues, con gozo reverente delante de nuestro Creador con acciones de gracias y voz de melodía” (Isaías 51:3). 

(Elena White)

  • Por cuanto todos pecaron, y
  • están destituidos de la gloria de Dios;
  • Siendo justificados gratuitamente por
  • su gracia por la redención que es en
  • Cristo Jesús” (Rom.3:23-24)

 

Read Full Post »

EL CAMINO A CRISTO -EL PRINCIPE DEL CIELO- parte 30-

LOS DOS LENGUAJES DE LA PROVIDENCIA

COMO ESTUDIAR LA BIBLIA-parte 1-

Son muchas las formas en que Dios está procurando dársenos a conocer y ponernos en comunión con El.  La naturaleza habla sin cesar a nuestros sentidos. El corazón que está preparado quedará impresionado por el amor y la gloria de Dios tal como se revelan en las obras de sus manos.  El oído atento puede escuchar y entender las comunicaciones de Dios por las cosas de la naturaleza.  Los verdes campos, los elevados árboles, las flores, la lluvia que cae, el arroyo que murmura, las glorias de los cielos, hablan a nuestro corazón y nos invitan a conocer a Aquél que lo hizo todo.

Nuestro Salvador entrelazó sus preciosas lecciones con las cosas de la naturaleza.  Los árboles, los pájaros, las flores, los valles, las colinas, los lagos y los hermosos cielos, así como los incidentes y las circunstancias de la vida diaria, fueron todos ligados a las palabras de verdad, a fin de que sus lecciones fuesen así traídas a menudo a la memoria, aún en medio de los cuidados de la vida de trabajo del hombre. Dios quiere que sus hijos aprecien sus obras y se deleiten de la sencilla y tranquila hermosura con que El ha adornado nuestra morada terrenal.  El es amante de lo bello y, sobre todo, ama la belleza del carácter, que es mas atractiva que todo lo externo; y quiere que cultivemos la pureza y la sencillez, las gracias características de las flores.

 Si tan sólo queremos escuchar, las obras que Dios ha hecho nos enseñarán lecciones preciosas de obediencia y confianza. Desde las estrellas que en su carrera por el espacio sin huellas siguen de siglo en siglo sus sendas asignadas hasta el átomo más pequeño, las cosas de la naturaleza obedecen a la voluntad del Creador.  Y Dios cuida y sostiene todas las cosas que ha creado.  El que sustenta los innumerables mundos diseminados por la inmensidad, también tiene cuidado de los gorriones que entonan su humilde canto.  Cuando los hombres van a su trabajo o cuando el rico se sacia en su palacio, o cuando el pobre reúne a sus hijos alrededor de su escasa mesa, el Padre celestial vigila tiernamente a todos.  No se derraman lágrimas sin que El lo note.  No hay sonrisa que para El pase inadvertida.

Si creyéramos plenamente ésto, toda ansiedad indebida desaparecería.  Nuestras vidas no estarían tan llenas de desengaños como ahora; porque cada cosa, grande o pequeña, debe dejarse en las manos de Dios, quien no se confunde por la multiplicidad de los cuidados, ni se abruma por su peso.  Gozaríamos entonces del reposo del alma al cual muchos han sido por largo tiempo extraños.

Cuando nuestros sentidos se deleiten en la amena belleza de la tierra, pensemos en el mundo venidero que nunca conocerá mancha de pecado ni de muerte; donde la faz de la naturaleza no llevara más la sombra de la maldición. En los variados dones de Dios en la naturaleza no vemos sino el reflejo más pálido de su gloria. (Elena White) 

“Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman”. (1Cor.2:9)

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 178-

PSICOLOGIA PRÁCTICA-parte 15-

 

INFLUENCIAS POSITIVAS SOBRE LA MENTE. Cristo restaurará el cuerpo y el alma y todos los que le entreguen el corazón encontrarán paz, reposo y alegría. -parte 4-

CONTROLEMOS LOS SENTIMIENTOS: Nos regocijamos en la esperanza, no en los sentimientos.  En la esperanza de la gloria de Dios sabemos que la tribulación produce paciencia y genera esperanza.

¿Qué significa ésto? Si no nos sentimos como nos gustaría, ¿tenemos que entregarnos a la impaciencia y pronunciar esas palabras que ponen de manifiesto que todavía tenemos los atributos de Satanás? No podemos permitirnos pronunciar palabras duras y desconsideradas.

DAR ANIMO RESTAURA EL CUERPO Y EL ALMA: Hablemos a los que sufren acerca de un Salvador compasivo.  El mira con compasión a los que se consideran sin esperanza.  Mientras el alma esté llena de miedo y terror, la mente no puede ver la tierna compasión de Cristo.

Si podemos inspirar en el desanimado una fe esperanzada y salvadora, la alegría y la felicidad ocuparán el lugar del desánimo y la intranquilidad. Se producirán entonces cambios maravillosos en su condición física.  Cristo restaurará el cuerpo y el alma, y al darse cuenta de su compasión y amor, descansarán en El.

El es la estrella resplandeciente de la mañana, que alumbra en medio de las tinieblas morales de este mundo pecaminoso y corrompido.  El es la luz del mundo, y todos los que le entreguen el corazón encontrarán paz, reposo y alegría.

LOS CRISTIANOS NO SON PASIVOS SINO ACTIVOS: Un cristiano saludable y en crecimiento no será un receptor pasivo entre sus compañeros.  Debe dar tanto como recibir.  Nuestras gracias aumentan mediante el ejercicio. La sociedad cristiana nos proporcionará aire puro para respirar, y al respirarlo debemos ser activos. 

La obra cristiana realizada, las simpatías, el ánimo y las instrucciones que demos a quienes lo necesitan; la abnegación, el amor, la paciencia y la fortaleza, crearán en nosotros fe, obediencia, esperanza y amor a Dios.

Es esencial para los músculos y la fortaleza espiritual que el alma se ejercite.  Debe desplegarse actividad espiritual y aprovechar todas las oportunidades de hacer el bien.  Cuanto más fiel sea una persona en el cumplimiento de sus deberes cristianos, tanto más vigor desarrollará.

Elena White

Continúa en parte 179

Read Full Post »

Older Posts »