Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Palabra de Dios’

LAS PROMESAS DE LA BIBLIA-parte 37-

PALABRA DE DIOS-parte 2-

Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.  (Romanos 10:17)

Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación. (1 Pedro 2:2)

Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar  vuestras almas.  Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.  Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era.  Más el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.  (Santiago 1: 21-25)

Por tanto, pondréis éstas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, y las ataréis como señal en vuestra mano, y serán por frontales entre vuestros ojos. (Deuteronomio 11:18)

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.  (Josué 1:8)

Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.  (1 Pedro 1:23)

Y ahora, hermanos, os encomiendo a Dios, y a la palabra de su gracia, que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados.  (Hechos 20:32)

PAZ

…Paz, paz al que está lejos y al cercano, dijo Jehová; y lo sanaré.  (Isaías 57:19)

Y la paz de Dios gobierne vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.  (Colosenses 3:15)

Escucharé lo que hablará Jehová Dios; Porque hablará paz a su pueblo y a sus santos…  (Salmo 85:8)

Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.   (Filipenses 4:7)

Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre.  (Isaías 32:17)

…Tu fe te ha salvado, ve en paz.  (Lucas 7:50)

Considera al íntegro, y mira al justo; Porque hay un final dichoso para el hombre de paz.  (Salmo 37:37)

Y el mismo Señor de paz os dé siempre paz en toda manera.  El Señor sea con todos vosotros.  (2 Tesalonicenses 3:16)

La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da.  No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.  (Juan 14:27)

 

Read Full Post »

APOCALIPSIS- SEMINARIO DE REVELACIONES-¡Estudio Bíblico Espectacular!–lección13-parte 4-

LAS LLAVES DE LA MUERTE EN EL APOCALIPSIS

EL ENGAÑO DE SATANÁS ACERCA DE LA MUERTE

18. ¿Qué mentira acerca de la muerte le dijo Satanás a Eva? GEN.3:4

“NO MORIRÉIS”.

NOTA: Satanás dijo: “Por cierto que no moriréis si desobedecéis”, y ésto es lo que continua diciendo hoy a la gente.

19. ¿Por qué quiere Satanás que la gente crea que los muertos viven?

RESP.: PARA ENGAÑAR  –  SON ESPÍRITUS DE DEMONIOS.

Así sus ángeles pueden presentarse como los espíritus de los muertos y engañar a la gente. MATEO 24:24; APOC.16:14.

20. ¿Que es lo que produce la caída de Babilonia? APOC.18:2, 4, 5

Ella se ha convertido en “habitación de DEMONIOS”.

NOTA: Satanás ha ganado acceso a las iglesias por medio de esta MENTIRA, de que los muertos viven. Esto le da el poder completo de engaña(1 TIM.4:1) (doctrinas de demonios).

21. ¿Qué ocurre cuando los malos ángeles engañan a los dirigentes del mundo?

a. APOC.18:23: En tus HECHICERIAS todas las gentes han sido engañadas.

b. APOC.16:13, 14: Los congrega “para la BATALLA de aquel gran DÍA del DIOS todopoderoso”.

NOTA: Los ángeles de Satanás, que pretenden ser los espíritus de los muertos, influirán en los gobernantes de las naciones de la tierra y los inducirán a verse envueltos en la batalla final del Armagedón, que terminará con su completa destrucción.

UNA PRUEBA IMPORTANTE

22. ¿Dónde debo buscar información sobre la muerte? ISA.8:19, 20

a. “¿NO consultará el pueblo a su DIOS?”

b. “Si no dijeren CONFORME a ESTO (o sea la Palabra de Dios), es porque no les ha AMANECIDO”.

NOTA: Este pasaje establece sencillamente que debemos rehusar escuchar a los que pretenden hablar por los muertos.  Hemos de recibir nuestra información de la Palabra de Dios ÚNICAMENTE.

23. Los que obedecen a Dios irán al cielo. ¿Quiénes no irán allí?   APOC.22:15

“Más los perros ESTARÁN FUERA y los HECHICEROS, y los DISOLUTOS, (FORNICARIOS) y los HOMICIDAS y los IDOLATRAS”.

24. ¿Pretende la hechicería o el espiritismo comunicarse con los muertos?

SI. Dios dice: “No PARTICIPÉIS con las obras infructuosas de las TINIEBLAS, SINO MAS BIEN REPRENDEDLAS”. EFESIOS 5:11

NOTA: Debo mantenerme tan distante como sea posible de cualquier cosa que en alguna forma imite la hechicería o el ocultismo.  EL SUPUESTO CONTACTO CON LOS MUERTOS ES UN CONTACTO CON LA FUERZA SATÁNICA.

NO HABRÁ MAS MUERTE

Continua parte 5

Read Full Post »

 

FE Y OBRAS–parte 51-

“SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS”(Heb.11:6)-“LA FE SIN OBRAS ES MUERTA” (Sant.2:20)

LAS OPINIONES Y PRACTICAS DEBEN AJUSTARSE A LA PALABRA DE DIOS

Hay muchos que afirman que han sido santificados a Dios, y sin embargo, cuando se presenta ante ellos la gran norma de santidad, se excitan grandemente y manifiestan un espíritu que demuestra que nada saben de los que significa ser santo. No tienen la mente de Cristo; porque quienes están verdaderamente santificados han de reverenciar y obedecer la Palabra de Dios tan pronto como es abierta delante de ellos, y expresarán un vehemente deseo de saber qué es la verdad en cada punto de doctrina. 

Un sentimiento de gran regocijo no es evidencia de santificación. La afirmación “Soy salvo, soy salvo”, no prueba que el alma esté salva o santificada.

A muchos que están grandemente excitados se les dice que están santificados, cuando los tales no tienen una idea inteligente de lo que significa el término, porque no conocen las Escrituras ni el poder de Dios.  Se halagan a sí mismos creyendo que están en conformidad con la voluntad de Dios porque se sienten contentos; pero cuando son probados, cuando se presenta la Palabra de Dios para cotejarla con su experiencia, cierran sus oídos a la verdad, diciendo:

“Estoy santificado”, y eso pone fin al debate.  No querrán escudriñar las Escrituras para saber que es verdad y comprobar que se han engañado terriblemente a sí mismos.  La santificación significa muchísimo más que un arranque de sentimiento.

Excitación no es santificación.  Únicamente la completa conformidad con la voluntad de nuestro Padre que está en el cielo es santificación, y la voluntad de Dios está expresada en su Santa Ley. La observancia de todos los mandamientos de Dios es santificación. (Éxodo 20:3-17).

Evidenciar que somos hijos obedientes a la Palabra de Dios es santificación.  La Palabra de Dios debe ser nuestra guía, no las opiniones o ideas humanas.  Los que han de ser verdaderamente santificados, escudriñen la Palabra de Dios con paciencia, con oración, y con humildad y contrición de alma.  Recuerden que Jesús oró:

“Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad” (Juan 17:17)

VIVIR DE TODA PALABRA DE DIOS

El cristianismo es simplemente vivir de toda palabra que sale de la boca de Dios.  Debemos creer en Cristo, y vivir en Cristo, quien es el camino, y la verdad, y la vida. Tenemos fe en Dios cuando creemos en su Palabra; confiamos en Dios y lo obedecemos cuando guardamos sus mandamientos; y amamos a Dios cuando amamos su Ley.

Creer una mentira no pondrá a ninguno de nosotros en el camino de ser santificado. Si todos los ministros del mundo nos dijeran que estamos a salvo aunque desobedezcamos algún precepto de la sagrada norma de santidad, eso no disminuiría nuestras obligaciones ni haría menor nuestra culpa, si rechazamos un claro “Harás” o “No harás”.

No necesitamos pensar que porque nuestros padres obraron de un cierto modo, nosotros podemos seguir sus pasos y ser aceptados al rendir el mismo servicio y hacer las mismas obras que ellos realizaron. Nosotros tenemos más luz que la que ellos tuvieron en sus días; y si hemos de ser aceptados por Dios, debemos ser fieles en obedecer la luz y caminar en ella.

Debemos aceptar y perfeccionar la luz que brilla en nuestro sendero.  Hemos de ser juzgados de acuerdo con la luz que brilla en el templo del alma en nuestros días; y si seguimos esa luz, seremos hombres y mujeres libres en Cristo Jesús.

 

 

Read Full Post »

FE Y OBRAS–parte 26-

“SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS”(Heb.11:6)-“LA FE SIN OBRAS ES MUERTA” (Sant.2:20)

LA CALIDAD DE NUESTRA FE

LA SENCILLEZ DE LA SALVACIÓN-parte 2-

Entonces, ¿cómo puede el corazón natural despertar al arrepentimiento cuando no tiene poder para hacerlo? ¿Qué es lo que induce al hombre al arrepentimiento? Es Cristo Jesús. ¿Cómo induce al hombre al arrepentimiento?  Hay mil maneras en que puede hacerlo.

El Dios del cielo está obrando sobre las mentes humanas todo el tiempo. En la Palabra de Dios se formula una invitación, y no sólo se formula allí, sino también por medio de todos los que creen en Jesucristo y revelan a Cristo en sus caracteres.  Tal vez no se acerquen directamente a una persona para hablarle respecto a su condición de impenitencia, sin embargo, tal persona percibe, cuando entra en relación con algún discípulo de Jesucristo, que allí hay algo que ella no posee. 

Los fariseos advirtieron que en los discípulos de Jesús había algo que ellos no podían entender. Percibieron algo maravilloso, y en sus mentes quedó claro que los discípulos habían estado escuchando a Jesús y que habían aprendido de El sus lecciones.

Hay impresiones que se producen todo el tiempo.  Hay una atmósfera que rodea al alma humana, y esa atmósfera es una atmósfera celestial o una atmósfera infernal.  No hay sino dos líneas diferentes. O estamos en esta materia del lado de Cristo o estamos del lado del enemigo.  Y si continuamente extraemos rayos de la divina luz de gloria, los ángeles de Dios están a nuestro alrededor y hay una atmósfera que rodea al alma humana. 

Nuestra actitud, nuestras palabras, dan testimonio de una conversión genuina a todos los que entran en la esfera de nuestra influencia. “Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga”.

Ahora que somos ramas de la Vid viviente seremos nutridos por la sabia que fluye de la Vid.  Fluye a todas las ramas todo el tiempo, y cada rama llevará fruto para la gloria de Dios. “A vuestro Padre le ha placido”  “que llevéis mucho fruto”.  Bien, entonces, ¿Cuál es nuestra actitud? Debe ser una actitud de fe viva.

NO PUEDE SER DEMOSTRADO POR EL RAZONAMIENTO-parte 1-

“Yo quiero -dice alguien- razonar este asunto”.  Bien, razónalo si puedes. “El viento sopla de donde quiere”, y tu oyes su sonido, pero no puedes explicarlo.  Y tampoco puedes explicar cómo obra Dios en el corazón humano. 

No puedes explicar esta fe que se aferra firmemente a los méritos de la sangre de un Salvador crucificado y resucitado para introducir la justicia de Cristo en tu vida. Cubierto con la justicia de Cristo y no con tu propia justicia, no dependerás de lo que puedes hacer o de lo que harás. ¿No sabes que nada puedes hacer sin Cristo? “Separados de mí –dice El- nada podéis hacer?  (Juan 15:5)

Cuando te sientas a la mesa, el alimento que comes es una expresión del amor de Cristo.  Y al escuchar o leer la verdad de las palabras de Dios, recibimos un mensaje que se envía a fin de proclamar para nosotros las palabras de vida.

¿Has estado asimilando las preciosas verdades punto tras punto? ¿O has estado pensando en seguir tus propias ideas y opiniones, y lees y juzgas la Palabra de Dios por tus opiniones y teorías? ¿O cotejarás tus ideas y teorías con la Palabra de Dios permitiendo que te revele donde están las deficiencias y los defectos en tus ideas y teorías?   

Continúa en parte 27

 

 

Read Full Post »

FE Y OBRAS–parte 20-

“SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS”(Heb.11:6)-“LA FE SIN OBRAS ES MUERTA” (Sant.2:20)

ADVERTENCIA CONTRA UNA SANTIFICACIÓN ESPURIA

La Ley de Dios es la gran norma de santidad.  La advertencia a la gente es contra la moderna santificación espuria que tiene su origen en la adoración del yo en lugar de la sumisión a la voluntad de Dios. Este error está inundando el mundo rápidamente, y como testigos de Dios seremos llamados a dar un decidido testimonio contra él. Es uno de los engaños específicos de los postreros días y demostrará ser una tentación para todos los que creen en la verdad presente. 

Los que no tienen su fe firmemente establecida en la Palabra de Dios serán extraviados.  Y la parte más triste de todo ésto es que tan pocos de los que son engañados por este error hallan alguna vez el camino de regreso a la luz.

La Biblia es la norma por medio de la cual se ha de probar las pretensiones de todos los que profesan santificación.  Jesús oró pidiendo que sus discípulos fueran santificados en la verdad, y dijo: “Tu Palabra es verdad” (Juan 17:17); mientras el salmista declara: “…Y tu ley (es) la verdad” (Sal.119:142). Todos los que son guiados por Dios manifestarán un elevado respeto por las Escrituras en la cuales se oye su voz. 

Para los tales la Biblia será: “Util para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Tim.3:16, 17). “Por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:16).

No necesitamos otra evidencia para juzgar la santificación de los hombres; si temen no estar obedeciendo la voluntad de Dios en su integridad, si escuchan diligentemente su voz, confiando en su sabiduría, y haciendo de la Palabra de Dios su consejero, entonces, aunque no hacen alarde de una bondad superior, podemos estar seguros de que están tratando de alcanzar la perfección del carácter cristiano.

Pero si pretenden ser santos hasta insinúan que ya no necesitan escudriñar las Escrituras, podemos declarar sin vacilación que su santificación es espuria.  Se están inclinando ante su propio entendimiento en vez de conformarse a la voluntad de Dios.

QUE EXIGE DIOS –parte 1-

Dios exige en la actualidad exactamente lo que exigió a la santa pareja en el Edén: obediencia perfecta a sus requerimientos. Su Ley permanece inmutable en todas sus edades.  La gran norma de justicia presentada en el Antiguo Testamento no es rebajada en el Nuevo.  No es la función del Evangelio debilitar las demandas de la Santa Ley de Dios, sino elevar a los hombres para que puedan guardar sus preceptos.

La fe en Cristo que salva al alma NO es lo que muchos presentan. “Cree, cree –es su pregón-; sólo cree en Cristo, y serás salvo.  Es lo único que necesitas hacer”. La fe verdadera, a la vez que confía enteramente en Cristo para la  salvación, conducirá a la perfecta conformidad con la Ley de Dios.  La fe se manifiesta en obras.  Y el apóstol Juan declara:

“El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él” (1 Juan 2:4) 

(Elena White)

Continúa en parte 21

 

Read Full Post »

FE Y OBRAS–parte 18-

“SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS”(Heb.11:6)-“LA FE SIN OBRAS ES MUERTA” (Sant.2:20)

FE Y OBRAS 

“Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”  (Heb.11:6).

Hay muchos en el mundo cristiano que sostienen que todo lo que se necesita para la salvación es tener fe; las obras nada son, lo único esencial es la fe.  Pero la Palabra de Dios nos dice que la fe sola, sin obras, es muerta.  Muchos rehúsan obedecer los mandamientos de Dios, más hacen mucho hincapié en la fe.  Empero la fe debe tener un fundamento.

Todas las promesas de Dios son condicionales. Si hacemos su voluntad, si caminamos en la verdad, entonces podemos pedir lo que queramos, y nos será dado.  Cuando tratamos fervorosamente de ser obedientes. Dios escucha nuestras peticiones; pero El no nos bendecirá si estamos en desobediencia. Si escogemos desobedecer sus mandamientos, podemos gritar “Fe, fe, solamente fe”, y la respuesta vendrá de la segura Palabra de Dios:

“La fe sin obras es muerta” (Sant.2:20). Una fe tal solo será como metal que resuena y címbalo que retiñe.  Para tener los beneficios de la gracia de Dios, debemos hacer nuestra parte; debemos trabajar fielmente y producir frutos dignos de arrepentimiento.

Somos obreros juntamente con Dios.  No hemos de sentarnos con indolencia, a la espera de alguna gran ocasión, para hacer una obra importante por el Maestro.  No hemos de descuidar el deber que está directamente en nuestro camino, sino que hemos de aprovechar las pequeñas oportunidades que se presentan a nuestro alrededor.

LUCHAR, TRABAJAR Y ESFORZARNOS-parte 1-

Debemos hacer todo lo que está de nuestra parte para pelear la buena batalla de la fe.  Debemos luchar, trabajar, esforzarnos para entrar por la puerta estrecha.  Debemos poner al Señor siempre delante de nosotros.  Con manos limpias, con corazones puros, debemos tratar de honrar a Dios en todos nuestros caminos.  Se ha provisto ayuda para nosotros por medio de Aquel que es poderoso para salvar. 

El espíritu de verdad y luz nos vivificará y renovará mediante sus misteriosas operaciones; porque todo nuestro progreso espiritual proviene de Dios, no de nosotros mismos.  El obrero verdadero tendrá el poder divino en su ayuda, pero el indolente no será sostenido por el Espíritu de Dios.

En un sentido somos librados a nuestras propias energías, debemos luchar con ahínco para ser celosos y arrepentirnos, para limpiar nuestras manos y purificar nuestros corazones de toda mancha; debemos alcanzar la norma más elevada, creyendo que Dios nos ayudará en nuestros esfuerzos.  Si hemos de hallar, debemos buscar, y buscar con fe; debemos llamar, para que la puerta pueda abrirse ante nosotros. 

La Biblia enseña que todo lo referente a nuestra salvación depende de nuestro propio curso de acción.  Si perecemos, la responsabilidad yacerá enteramente en nosotros mismos.  Si se ha hecho provisión, y si aceptamos los términos de Dios, podemos apropiarnos de la vida eterna. Debemos acudir a Cristo con fe, debemos ser diligentes para hacer nuestra vocación y elección seguras.

Se promete el perdón de los pecados al que se arrepiente y cree; la corona de vida será el galardón del que es fiel hasta el fin. Podemos crecer en la gracia desarrollándonos por medio de la gracia que ya tenemos.  Debemos mantenernos sin mancha del mundo si hemos de ser hallados sin culpa en el día de Dios. La fe y las obras van de la mano; actúan armoniosamente en la empresa de alcanzar la victoria. Las obras sin fe son muertas, y la fe sin obras es muerta.   (Elena White) 

Continúa en parte 19

Read Full Post »

FE Y OBRAS–parte 14-

“SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS”(Heb.11:6)-“LA FE SIN OBRAS ES MUERTA” (Sant.2:20)

LA VERDADERA NORMA DE SANTIDAD

¿Están los profesos seguidores de Cristo satisfaciendo las condiciones en relación con las cuales la bendición es pronunciada? ¿Se están separando del mundo en espíritu y en práctica? ¡Cuán difícil es salir y apartarse de hábitos y costumbres mundanales! Más pongamos mucho cuidado para que Satanás no nos seduzca y engañe por medio de falsas representaciones. Aquí están en juego intereses eternos. Las demandas de Dios deberían ocupar el primer lugar; sus requerimientos deberían recibir nuestra principal atención.

Cada descendiente del Adán caído debe, mediante la gracia transformadora de Cristo, llegar a ser obediente a todos los requerimientos de Dios. Muchos cierran sus ojos a las más claras enseñanzas de su Palabra porque la cruz se interpone directamente en el camino.  Si la levantan, van a parecer peculiares ante los ojos del mundo; y vacilan, preguntan y buscan algún pretexto por el cual puedan evitar la cruz.  Satanás esta siempre listo, y presenta razones plausibles por las cuales no sería lo mejor obedecer la Palabra de Dios exactamente como reza.  Las almas son fatalmente engañadas.

UN ENGAÑO EXITOSO -parte 1-

Uno de los engaños más exitosos de Satanás es inducir a los hombres a pretender que están santificados, mientras viven en desobediencia a los Mandamientos de Dios. (Éxodo 20:3-17). Los tales son descriptos por Jesús como los que dirán “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?”

Aunque los que pretenden están santificados tienen mucho que decir acerca de ser salvados por la sangre de Jesús, su santificación no es por medio de la verdad tal como es en Jesús.  Mientras proclaman creer en El, y aparentemente realizan obras maravillosas en su nombre, ignoran la Ley de su Padre y sirven como agentes del gran adversario de las almas para llevar a cabo la tarea que éste comenzó en el Edén: la de presentar excusas aceptables para NO obedecer a Dios sin reserva.  Su obra de inducir a los hombres a deshonrar a Dios pasando por alto su Ley, un día será expuesta delante de ellos con sus verdaderos resultados.

Los requisitos para la vida eterna están presentados tan claramente en la Palabra de Dios que nadie necesita errar, a menos que escojan el error en vez de la verdad porque sus almas no santificadas aman las tinieblas más que la luz.

El intérprete de la Ley que fue a Cristo con la pregunta: “Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna?”, pensó atraparlo, pero Jesús devolvió la carga al doctor de la Ley. “Qué está escrito en la Ley?  ¿Cómo lees? Aquél, respondiendo dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo”. Entonces Cristo dijo “Bien has respondido; haz ésto y vivirás” (Luc.10:25-28).   

Estas palabras convienen a todos los casos individuales.  ¿Estamos dispuestos a cumplir con los requisitos?  ¿Obedeceremos a Dios y guardaremos sus Mandamientos? ¿Seremos hacedores de la Palabra y no meramente oidores? La Ley de Dios es inmutable o inalterable como su carácter.  Cualquier cosa que los hombres puedan decir o hacer para invalidarla, no modifica sus requerimientos ni los exonera de su obligación de obedecer. (Elena White)    

 Continúa en parte 15

Read Full Post »

LA PALABRA DE DIOS  -cuarta parte-

LA AUTORIDAD DE LAS ESCRITURAS: Las escrituras tienen autoridad divina porque en ellas Dios habla mediante el Espíritu Santo.  Por lo tanto, La Biblia es la Palabra de Dios escrita.  Sin la iluminación del Espíritu Santo nuestras mentes nunca podrían comprender correctamente la Biblia, ni tan sólo reconocerla como la autoridad divina.  La autoridad de la Escritura en nuestras vidas aumenta o disminuye según sea nuestro concepto de inspiración. Si percibimos la Biblia como una simple colección de testimonios humanos o si la autoridad que le damos en alguna forma depende de como conduce nuestros sentimientos  y  emociones, socavamos su autoridad en nuestras vidas.  Pero cuando discernimos la voz de Dios que nos habla mediante los escritores, no importa cuán débiles y humanos hayan sido, la Escritura viene a ser la autoridad absoluta en lo que a doctrina, impugnación, corrección e instrucción en justicia se refiere (2Tim. 3:16).

¿CUANTO ABARCA LA AUTORIDAD DE LA ESCRITURA?  Con frecuencia  las contradicciones  entre la Escritura y la ciencia son el resultado de la especulación. Cuando no podemos armonizar la ciencia con la Escritura, es porque tenemos una “comprensión imperfecta de ya sea la ciencia o la revelación…  pero cuando se comprenden en forma correcta, están en armonía perfecta”   Toda la sabiduría humana debe estar sujeta a la autoriadad de la Escritura.   Las verdades bíblicas son la norma por la cuál todas las demás ideas deben ser probadas.  Al juzgar la Palabra de Dios con normas humanas perecederas es como si tratáramos de medir las estrellas  con una vara de medir.  La Biblia no debe estar sujeta a las normas humanas.  Es superior a toda la sabiduría y literatura humana.

MÁS BIEN, EN VEZ DE JUZGAR LA BIBLIA, TODOS SEREMOS JUZGADOS POR ELLA, PORQUE ES LA NORMA DE CARÁCTER Y LA PRUEBA DE TODA EXPERIENCIA Y PENSAMIENTO.

LA UNIDAD DE LAS ESCRITURAS:   La lectura superficial de la Escritura producirá una comprensión superficial de la misma.  Cuando así se lee la Biblia resulta ser un conjunto de relatos, sermones e historia.  Sin embargo, los que la abren para obtener  iluminación del Espíritu de Dios, los que están dispuestos a buscar con paciencia y oración las verdades ocultas, descubren que la Biblia expone una Unidad fundamental en la que enseña acerca de los principios de la salvación.  Las verdades del Antiguo y Nuevo Testamento, a pesar de haber sido escritas a través de muchas generaciones, permanecen inseparables; no se contradicen unas con otras.  Los dos Testamentos son  uno, tal como Dios es uno.   El Antiguo Testamento, mediante profecías y símbolos, revela el Evangelio del Salvador que vendría; el Nuevo Testamento, mediante la vida de Jesús, revela al Salvador que vino.  Ambos revelan al mismo Dios.  DIOS BONDADOSAMENTE NOS LLAMA PARA QUE LE CONOZCAMOS MEDIANTE SU PALABRA. EN ELLA PODEMOS ENCONTRAR LA RICA BENDICIÓN DE LA SEGURIDAD DE NUESTRA SALVACIÓN.

Read Full Post »

LA PALABRA DE DIOS -tercera parte-

EL ORIGEN DE LAS ESCRITURAS: Los escritores de la Biblia declararon que ellos no fueron los originadores de sus mensajes sino que los recibieron de Dios. Fue mediante la revelación divina que ellos pudieron “ver” las verdades que comunicaron   (véase Isa.1:1;  Amos 1:1;  Miq.1:1; Hab.1:1;  Jer.38:21)  Estos escritores señalaron al Espíritu Santo como el Ser que inspiraba a los profetas a comunicar los mensajes al pueblo  (Neh.9:30;  Zac.7:12).   David dijo:”El Espíritu de Jehová ha hablado por mí, y su palabra ha estado en mi  lengua” (2 Sam.23:2).    Ezequiel escribió: “Entró el Espíritu en mí”, “Vino sobre mí el Espíritu de Jehová”, “Me levantó el Espíritu” (Eze.2:2; 11:5,24)  y Miqueas testificó  “Más  yo estoy lleno de poder del Espíritu de Jehová” (Miq.3:8)

 El Nuevo  Testamento reconoció el papel del Espíritu Santo en la producción del  Antiguo Testamento.  Jesús dijo que David fue inspirado por el Espíritu Santo  (Mar.12:36).  Los escritores del Nuevo Testamento reconocieron también al Espíritu Santo como la fuente de sus propios mensajes.  Pablo explicó: “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe”  (1 Tim.4:1).  De modo que Dios en la persona del Espíritu Santo, se ha revelado a sí mismo mediante las Sagradas Escrituras, en un período de más de 1500 años.  Y por cuanto Dios el Espíritu Santo inspiró a los escritores, Dios entonces es el autor.

LA INSPIRACION DE LAS ESCRITURAS:   Pablo dice: “Toda Escritura es inspirada por Dios” (2Tim.3:16) La palabra griega  theopneustos, traducida como “inspiración”, literalmente significa   “alentada de Dios”.  “Dios respira” la palabra en las mentes de los hombres.  Ellos a su vez, la expresaron en las palabras que se hallan en las Escrituras. Por lo tanto, la inspiración es el proceso mediante el cuál Dios comunica sus verdades eternas.

EL PROCESO DE INSPIRACION:    La revelación divina fue dada por inspiración de Dios a “santos hombres de Dios” que eran “inspirados por el Espíritu Santo”  (2  Pedro 1:21). Estas revelaciones fueron incorporadas en el lenguaje humano con todas sus limitaciones e imperfecciones;  sin embargo permanecieron como el testimonio de  Dios. Dios inspiró a los hombres, no las palabras.  La inspiración genuina  no anula la individualidad ni la razón,  integridad o personalidad del profeta.  Los escritores de la Biblia comunicaron los divinos mandatos, pensamientos e ideas, en su propio estilo de expresión. Es porque Dios se comunica en esta forma  que el vocabulario de los diversos libros de la Biblia es variado y  refleja la educación y cultura de sus escritores.

La mente y voluntad divina se combina con la mente y voluntad humana. De ese modo, las declaraciones de los hombres son la Palabra de Dios.  En una occasion Dios mismo habló y escribió las palabras  exactas: Los Diez Mandamientos.  Son composición divina, no humana (Exodo20:1-17;  31:18;  Deut.10:4,5) sin embargo, aún éstas tuvieron que ser expresadas dentro de los límites del lenguaje humano.  La Biblia, entonces,  es la verdad divina expresada en lenguaje humano.  Existe un paralelo entre Jesús encarnado y la Biblia: Jesús era Dios y hombre combinado,  lo divino y lo humano hecho uno.  Como  se dijo de Cristo, también se puede afirmar de la Biblia que “AQUEL VERBO (Palabra) FUE HECHO CARNE, Y HABITO ENTRE NOSOTROS” (Juan: 1:14). ESTA COMBINACIÓN DIVINO – HUMANA HACE QUE LA BIBLIA SEA ÚNICA ENTRE TODA LA LITERATURA.

 

Read Full Post »

LA PALABRA DE DIOS -segunda parte-

REVELACIÓN EPECIAL:   El pecado limita la revelación que Dios hace de sí mediante la creación al oscurecer nuestra capacidad de interpretar su testimonio.  En  su amor nos dio una revelación especial de sí mismo para ayudarnos a obtener respuestas a estas preguntas.  Tanto mediante el Antiguo  y el Nuevo Testamento Dios se reveló a sí mismo ante nosotros en una forma específica, no dejando lugar a dudas en  cuanto a su carácter de amor. Su revelacion vino primeramente mediante los profetas; luego la revelación máxima, mediante la persona de Jesucristo (Heb.1:1, 2)  Necesitamos conocer a Dios mediante Jesucristo (Juan 17:3), conforme  a la verdad que está en Jesús (Efe. 4:21).  Y mediante las Escrituras Dios penetra en nuestras limitaciones mentales, morales y espirituales, comunicándonos su ansiedad por salvarnos.

 EL FOCO DE LAS ESCRITURAS: La Biblia revela a Dios y expone la humanidad. Expone nuestra dificultad y revela su solución.  Nos presenta como perdidos, alejados de Dios y revela a Jesús como el que nos encuentra y nos trae de vuelta a Dios. Jesucristo es el foco de la Escritura. El Antiguo Testamento presenta al Hijo de Dios como el Mesías, El Redentor del mundo;  el Nuevo Testamento lo revela como Jesucristo, El Salvador.  Cada página, ya sea mediante símbolos o realidad, revela alguna fase de su obra y carácter.  La muerte de Jesús en la cruz es la revelación máxima del carácter de Dios.  La cruz hace esta última revelación porque une dos extremos: la maldad incomprensible de los seres humanos y el amor inagotable de Dios. ¿Que podría dar mayor prueba de la pecaminosidad humana?  ¿Qué podría revelar mejor el pecado?  La cruz revela al Dios que permitió que mataran a su único Hijo. ¡Que sacrificio!  ¿Qué otra revelación de amor mayor que ésta podría haber hecho?  .¡SI! El foco de la Biblia es Jesucristo .   El está colocado al centro de escenario del drama cósmico. Pronto su triunfo en el Calvario culminará en la eliminación del mal. La humanidad y Dios serán reunidos.   El tema del amor de Dios, particularmente como se ha visto en el sacrificio de Cristo en el Calvario, es la mayor verdad del universo, el Foco de la Biblia. De modo que todas las verdades bíblicas, deben estudiarse en torno a esta perspectiva.-  

 

 

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: