Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘el Espíritu de Dios’

DESCUBRA: GUÍA QUE LE AYUDARÁ A COMPRENDER MEJOR A DIOS Y A CREER EN EL-parte 17-

UN PLAN PARA SU VIDA-parte 4-

 

  • UNA VIDA PLANEADA

Jesús vivió una vida planeada por Dios cientos de años antes de su nacimiento.  Y El, consciente de este hecho, estaba atento a la dirección divina.  Por eso dijo:

“Nada hago por mí mismo, sino que según me enseñó el Padre, así hablo…, porque yo hago siempre lo que le agrada” (Juan 8:28-29).

La mente y el corazón de Dios también tienen un plan para cada ser humano.  El sabe bien como cada uno de nosotros puede satisfacer sus más profundos anhelos y tener vida abundante.

Rafael no se sentía muy seguro de querer someter su vida al plan de Dios.  Cuando tuvo que escoger a que colegio asistir, por primera vez en su vida decidió buscar la dirección divina.

Después de orar por varios días y escuchar el consejo de otros, decidió asistir a una universidad desconocida en el oeste de Illinois.  Se matriculó no de muy buena gana; al poco tiempo había hecho amistad con unos maravillosos jóvenes cristianos que pertenecían a la Cruzada por Cristo.

Esta experiencia cambió totalmente su vida.  Cuando Rafael mira hacia atrás, se da cuenta de que siempre que ha tenido que tomar una decisión y ha buscado la ayuda divina. “Dios le abrió una nueva y grande dimensión en su vida”

¿Cómo podemos conocer el plan divino para nuestra vida?

  1. LA BIBLIA

Según el salmista, ¿cuál es el Libro guía?

“Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino”  (Salmo 119:105).

La Palabra de Dios renueva nuestras mentes y les da otras perspectivas (Romanos 12:2; Salmo 119:99). Unos momentos dedicados regularmente al estudio de las Escrituras es la mejor manera de lograr nuestros propósitos.

  1. CIRCUNSTANCIAS PROVIDENCIALES

 Dios también nos guía mediante circunstancias divinamente dirigidas.  El Salmo 23 presenta a Dios como el Buen Pastor.  Un Pastor guía a sus ovejas a través de los valles rocosos y verdes pastos.

 El puede beneficiar a las ovejas y enseñarles en las más variadas experiencias. Tenemos un Pastor que siempre está a nuestro lado.

  1. COMUNICACIÓN DIRECTA DE DIOS AL CORAZÓN

Dios nos dirige también hablando a nuestra conciencia. Pablo dice que el Espíritu de Dios puede alumbrar “Los ojos de vuestro entendimiento” (Efesios 1:18).

Cuanto más nos comuniquemos con Dios tanto más él podrá guiarnos. El impresiona nuestro razonamiento y nuestro juicio para que podamos ver claramente el siguiente paso que debemos tomar.

  • LAS INSTRUCCIONES DEBEN ARMONIZAR

Continúa en parte 18

 

 

Read Full Post »

 

MEDITACIONES-REFLEJEMOS A JESUS –parte 23-

RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL PARA OBEDECER LA LEY

“…Todos tus mandamientos son justicia”. (Salmo 119:172)

El Espíritu de Dios nos guiará en la senda de los mandamientos; porque la promesa es que “…cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad…” (Juan 16:13). Debiéramos probar los espíritus con la norma de la Palabra de Dios, porque hay muchos espíritus en el mundo. “¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido” (Isaías 8:20).

Dios requiere de cada uno de nosotros una responsabilidad individual, y nos pide que lo sirvamos por principio, que lo escojamos por nosotros mismos.

Dios no considera livianamente la transgresión de su Ley. “…la paga de pecado es muerte…” (Romanos 6:23). Las consecuencias de la desobediencia prueban que la naturaleza del pecado está en enemistad con el bienestar del gobierno de Dios y el bien de sus criaturas. “Dios es un Dios celoso que visita los pecados de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que le aborrecen”. Los resultados de la transgresión siguen a aquellos que persisten en hacer el mal; “pero muestra misericordia sobre millares de los que le aman y guardan sus mandamientos”. Los que se arrepienten y vuelven a su servicio encuentran el favor del Señor; y El perdona todas sus iniquidades y sana todas sus dolencias.

En asuntos terrenales, el siervo que busca más cuidadosamente cumplir los requerimientos de su trabajo y cumplir la voluntad de su Señor, es el más altamente apreciado. Un caballero deseaba cierta vez emplear a un cochero de confianza. Varios hombres acudieron en respuesta a su pedido. A cada uno le preguntó cuán cerca podía pasar del borde de cierto precipicio sin volcar el carruaje. Uno tras otro respondieron que podían acercarse hasta una distancia muy peligrosa; pero por fin uno contestó que se mantendría tan lejos como fuera posible de una empresa tan peligrosa. Este fue empleado para cubrir el cargo.

¿Debiera un hombre apreciar más a un buen siervo de lo que puede hacerlo nuestro Padre celestial? Nuestra preocupación no debiera ser cuán lejos podemos apartarnos de los mandamientos de Dios, y presumir de la misericordia del Legislador, y todavía hacernos la ilusión de que estamos dentro de los límites de la tolerancia divina. Nuestro interés debiera ser mantenernos tan lejos como sea posible de la transgresión. Debiéramos determinarnos a estar del lado de Cristo y de nuestro Padre celestial, y no correr riesgos por una obstinada presunción.

Debiéramos magnificar los preceptos del Cielo por nuestras palabras y acciones. El que honra la Ley será honrado por ella en el juicio. (Review and Herald).

 

 

Read Full Post »

 

EL LLAMADO DE DIOS AL SERVICIO-parte 49-

SEGURIDADES DE ÉXITO-parte 5-

EL MOTIVO FUNDAMENTAL DEL SERVICIO EFICAZ-parte 2-

La obra de Dios ha de ser llevada a su consumación por la cooperación de los agentes divinos y humanos. Los que manifiestan suficiencia propia pueden ser aparentemente activos en la obra de Dios; pero si efectúan su obra sin oración, su actividad de nada aprovecha.

Si pudieran contemplar el incensario del ángel que está en el altar de oro, delante del trono circuido por el arco iris, verían que los méritos de Jesús han de ser mezclados con nuestros esfuerzos y oraciones, o de otra manera éstos resultan inútiles como lo fue la ofrenda de Caín. Si pudiéramos contemplar toda la actividad de los agentes humanos tal como aparece delante de Dios, veríamos que sólo la obra efectuada con mucha oración, santificada con el mérito de Cristo, soportará la prueba del juicio. (Review and Herald)

La religión legal no responderá a las necesidades de esta época. Podemos cumplir todos los actos exteriores del servicio, y estar sin embargo tan destituidos de la influencia vivificadora del Espíritu Santo. Todos necesitamos lluvia espiritual; y necesitamos también los brillantes rayos del Sol de justicia para enternecer y subyugar nuestro corazón. Debemos ser siempre tan firmes en los principios como una roca. Debemos enseñar los principios bíblicos y apoyarlos por una práctica santa. (Joyas de los Testimonios).

El éxito no depende tanto del talento como de la energía y de la buena voluntad. No es la posesión de talentos magníficos lo que nos habilita para prestar un servicio aceptable, sino el cumplimiento concienzudo de los deberes diarios, el espíritu contento, el interés sincero y sin afectación por el bienestar de los demás. En la suerte más humilde puede hallarse verdadera excelencia. Las tareas más comunes, realizadas con una fidelidad impregnada de amor, son hermosas a la vista de Dios. (Profetas y Reyes)

La estructura simétrica de un carácter fuerte y bello, se edifica por los actos individuales en cumplimiento del deber. Y la fidelidad debe caracterizar nuestra vida tanto en los detalles insignificantes como en los mayores. La integridad en las cosas pequeñas, la ejecución de actos pequeños de fidelidad y bondad alegrarán la senda de la vida; y cuando hayamos acabado nuestra obra en la tierra, se descubrirá que cada uno de los deberes pequeños ejecutados fielmente ejerció una influencia benéfica imperecedera. (Patriarcas y Profetas)

FIAD LOS RESULTADOS A DIOS

QUIZA durante algún tiempo la buena semilla permanezca inadvertida en un corazón frío y egoísta, sin dar evidencia de que se ha arraigado en él; pero después, cuando el Espíritu de Dios da su aliento al alma, brota la semilla oculta, y al fin da fruto para la gloria de Dios. En la obra de nuestra vida no sabemos qué prosperará, si ésto o aquello.

No es una cuestión que nos toque decidir. Hemos de hacer nuestro trabajo y dejar a Dios los resultados. “Por la mañana siembra tu simiente, y a la tarde no dejes reposar tu mano”.

El gran pacto de Dios declara que “todos los tiempos de la tierra, la sementera y la siega…no cesarán” Confiando en esta promesa ara y siembra el agricultor. No menos confiadamente hemos de trabajar nosotros en la siembra espiritual confiando en su promesa:

“Así será mi palabra que sale de mi boca: no volverá a mi vacía, antes hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié”. “Ira andando y llorando el que lleva la preciosa simiente; más volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas”.   (Lecciones Prácticas del Gran Maestro)

LA RECOMPENSA DEL SERVICIO

-Continúa en parte 50-

 

Read Full Post »

EL LLAMADO DE DIOS AL SERVICIO -parte 1-

Al escoger de las varias fuentes de información se ha ejercido un cuidado concienzudo para preservar el marco adecuado del pensamiento que expresa la autora Elena White. Se espera que las selecciones resulten apreciadas por todos los hombres y mujeres cuyos corazones han sido tocados por el Espíritu de Dios.

SERVICIO CRISTIANO-DEPENDE DE INSTRUMENTOS HUMANOS-

DIOS no escoge para que sean sus representantes entre los hombres, a ángeles, sino a seres humanos, a hombres de pasiones semejantes a las de aquellos a quienes tratan de salvar.  Cristo se humanó a fin de poder alcanzar a la humanidad. Se necesitaba un Salvador a la vez divino y humano para traer salvación al mundo.  Y a los hombres y mujeres ha sido confiado el sagrado cometido de dar a conocer LAS INESCRUTABLES RIQUEZAS DE CRISTO” (Los Hechos de los Apóstoles, pág.109).

Contemplemos la impresionante escena. Miremos a la Majestad del cielo rodeada por los doce que había escogido. Está por apartarlos para su trabajo.  Por estos débiles agentes, mediante su Palabra y Espíritu, se propone poner la salvación al alcance de todos. (Los Hechos de los Apóstoles, pág.16).

El ángel enviado a Felipe podría haber  efectuado por sí mismo la obra a favor del etíope; pero no es tal el modo que Dios tiene de obrar.  Su plan es que los hombres trabajen en beneficio de sus prójimos. (Los Hechos de los Apóstoles, pág.90).

Dios escoge a los seres humanos, a los hombres rodeados de flaquezas, como instrumentos para realizar sus designios.  El inestimable tesoro se coloca en vasos de barro.  Mediante los hombres han de comunicarse al mundo sus bendiciones, y ha de brillar su gloria en las tinieblas del pecado. (Los Hechos de los Apóstoles, pág.266).

Algunos están dispuestos a ir hasta los confines de la tierra con el propósito de llevar la luz de la verdad a los hombres, pero Dios exige que toda alma que conozca la verdad trate de ganar a otros al amor de la misma.  Si no estamos dispuestos a hacer sacrificios especiales para salvar a las almas que están a punto de perecer, ¿cómo podremos ser considerados dignos de entrar en la ciudad de Dios? (Testimonios, tomo 9, pág. 103).

Es plan del cielo que los que han recibido la luz, la impartan a los que están todavía en tinieblas.  La humanidad, sacando eficiencia de la gran Fuente de sabiduría, es convertida en instrumento, agente activo, por medio del cual el Evangelio ejerce su poder transformador sobre la mente y el corazón. (Los Hechos de los Apóstoles, pág.109).

Dios podría haber alcanzado su objeto de salvar a los pecadores, sin nuestra ayuda; pero a fin de que podamos desarrollar un carácter como el de Cristo, debemos participar en su obra.  A fin de entrar en su gozo, debemos participar de sus labores en favor de su redención (El Deseado de Todas las Gentes, pág. 117).

Cristo mismo se revistió de la humanidad, para poder alcanzar a la humanidad.  La divinidad necesitaba de la humanidad; porque se requería tanto lo divino como lo humano para traer la salvación al mundo, y para poder que ésta pudiese proporcionarle un medio de tener comunicaciones entre Dios y el hombre. (El Deseado de Todas las Gentes, págs. 253, 254).

Con avidez  casi impaciente, los ángeles  aguardan nuestra cooperación; porque el hombre debe ser el medio de comunicación con el hombre. Y cuando nos entregamos a Cristo en una consagración de todo el corazón, los ángeles se regocijan de poder hablar por nuestras voces para revelar el amor de Dios. (El Deseado de Todas las Gentes, pág. 254).

Debemos ser colaboradores de Dios; pues El no terminará su obra sin los instrumentos humanos. (Review and Herald).

UN LLAMADO AL INDIVIDUO

-Continúa en parte 2-

 

Read Full Post »

EL CAMINO A CRISTO-EL PRINCIPE DEL CIELO- parte 28-

EL GOZO DE LA COLABORACION

COMO CRECER EN EL AL COMPARTIR SU SACRIFICIO-parte 2-

Dios ha concedido a los hombres el privilegio de ser hechos participantes de la naturaleza divina y de difundir a su vez bendiciones para sus hermanos.  Este es el honor más alto y el gozo más grande que Dios pueda conferir a los hombres.  Los que así participan en trabajos de amor, se acercan más a su Creador.

Dios podría haber encomendado el mensaje del Evangelio, y toda la obra del ministerio de amor, a los ángeles del cielo.  Podría haber empleado otros medios para llevar a cabo su obra.  Pero en su amor infinito quiso hacernos colaboradores con El, con Cristo y con los ángeles, para que participemos de la bendición, del gozo y de la elevación espiritual que resultan de este abnegado ministerio.

Somos inducidos a simpatizar con Cristo, asociándonos a sus padecimientos.  Cada acto de sacrificio personal por el bien de otros robustece el espíritu de caridad en el corazón y lo une más fuertemente al Redentor del mundo, quien “siendo El rico, por vuestra causa se hizo pobre, para que vosotros, por medio de su pobreza, llegaseis a ser ricos” (2 Cor.8:9).  Y solamente cuando cumplimos así el designio que Dios tenía al crearnos, puede la vida ser una bendición para nosotros.

Si trabajamos como Cristo quiere que sus discípulos trabajen y ganen almas para El. Sentiremos la necesidad de una experiencia más profunda y de un conocimiento más grande de las cosas divinas y tendremos hambre y sed de justicia.  Abogaremos con Dios y nuestra fe se robustecerá; y nuestra alma beberá en abundancia de la fuente de la salud.  El encontrar oposición y pruebas nos llevará a la Biblia y a la oración.  Creceremos en la gracia y en el conocimiento de Cristo y adquiriremos una rica experiencia.

El trabajo desinteresado por otros da al carácter profundidad, firmeza y amabilidad parecidas a las de Cristo; trae paz y felicidad al que lo realiza.  Las aspiraciones se elevan.  No hay lugar para la pereza o el egoísmo.  Los que de esta manera ejerzan las gracias cristianas crecerán y se harán fuertes para trabajar por Dios.  Tendrán claras percepciones espirituales, una fe firme y creciente y un acrecentado poder en la oración. El Espíritu de Dios, que mueve su espíritu, pone en juego las sagradas armonías del alma, en respuesta al toque divino.  Los que así se consagran a un esfuerzo desinteresado por el bien de otros, están obrando ciertamente su propia salvación. 

El único modo de crecer en la gracia es haciendo desinteresadamente la obra que Cristo ha puesto en nuestras manos: comprometernos, en la medida de nuestra capacidad, a ayudar y beneficiar a los que necesitan la ayuda que podemos darles.  La fuerza se desarrolla con el ejercicio, la actividad es la misma condición de la vida. Los que se esfuerzan en mantener una vida cristiana aceptando pasivamente las bendiciones que vienen por la gracia, sin hacer nada por Cristo, procuran simplemente vivir comiendo sin trabajar.  Pero el resultado de ésto, tanto en el mundo espiritual como en el temporal, es siempre la degeneración y decadencia.

La iglesia de Cristo es el agente elegido por Dios para la salvación de los hombres.  Su misión es extender el Evangelio por todo el mundo.  Y la obligación recae sobre todos los cristianos.  Cada uno de nosotros, hasta donde lo permitan sus talentos y oportunidades, tiene que cumplir con la comisión del Salvador. El amor de Cristo que nos ha sido revelado nos hace deudores a cuantos no lo conocen.  Dios nos dio luz no sólo para nosotros sino para que la derramemos sobre ellos.  (Elena White)

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 170-

PSICOLOGIA PRÁCTICA-parte 7-

 

COMO TRATAR CON LAS EMOCIONES.  Nadie ve la mano que levanta la carga ni como desciende la luz de los atrios celestiales.  La bendición llega cuando el alma se entrega a Dios por fe.   parte 3-

LA ALEGRIA ALUMBRA LA SENDA: Todos tenemos el deber de cultivar la alegría en vez de espaciarnos en nuestras tristezas y problemas.  Muchos no sólo se vuelven desdichados por ésto, sino que sacrifican la salud y la felicidad en aras de su imaginación enfermiza.

Suceden cosas desagradables a su alrededor, y su semblante muestra el ceño constantemente arrugado, lo cual revela su descontento más claramente que las palabras.  Esos sentimientos de depresión son más dañinos para la salud, porque perturban la función de la digestión y traban el proceso de la nutrición. 

La ansiedad y la aflicción no pueden remedian un solo mal, pero si pueden causar mucho daño; en cambio, la alegría y la esperanza, mientras iluminan la senda de los demás, son vida a los que las hallan y medicina a toda su carne.

LA COMIDA Y LAS EMOCIONES: Aprendamos de nosotros mismos  lo que debemos comer y que clase de alimentos nutren mejor el cuerpo, y luego sigamos los dictados de la razón y de la conciencia.  A la hora de comer, desechemos la congoja y las preocupaciones. 

No estemos apresurados, sino comamos lentamente y con alegría, con el corazón lleno de gratitud hacia Dios por todas sus bendiciones. 

Y no nos dediquemos a la labor cerebral inmediatamente después de una comida.  Hagamos una moderada cantidad de ejercicio, y demos un poco de tiempo al estómago para empezar su trabajo.

EL ERROR IMPIDE EL DESARROLLO MENTAL: Una vez que el error ha tomado posesión de la inteligencia, ésta nunca podrá desarrollarse libremente en la verdad, aún después de investigar el tema. 

Las antiguas teorías exigirán reconocimiento.  La comprensión de lo verdadero, elevado y santificador será confusa.  La superstición invadirá la mente para mezclarse con la verdad, y estas ideas siempre tienen una influencia degradante.

PODER DIVINO: UNICA ESPERANZA DE REFORMA: Sin el poder divino, no puede llevarse a cabo ninguna reforma verdadera. Las vallas humanas levantadas contra las tendencias naturales y fomentadas no son más que banco de arena  contra un torrente. 

Sólo cuando la vida de Cristo es en nuestra vida un poder vivificador podemos resistir las tentaciones que nos acometen de dentro y de fuera.

NO CONSIDEREMOS DEMASIADO NUESTRAS EMOCIONES: No es prudente que nos miremos a nosotros mismos y estudiemos nuestras emociones.  Si lo hacemos, el enemigo nos presentará dificultades y tentaciones que debiliten la fe y aniquilen el valor.

El fijarnos por demás en nuestras emociones y ceder a nuestros sentimientos es exponernos a la duda y enredarnos en perplejidades.  En vez de mirarnos a nosotros mismos, miremos a Jesús.

EL ESPÍRITU DE DIOS TRANSFORMA LAS EMOCIONES NEGATIVAS: Cuando el Espíritu de Dios se posesiona del corazón, transforma la vida.  Se desechan los pensamientos pecaminosos, se renuncia a las malas acciones.  El amor, la humildad y la paz ocupan el lugar de la ira, la envidia y las rencillas. 

La tristeza es desplazada por la alegría y el semblante refleja el gozo del cielo. Nadie ve la mano que levanta la carga ni como desciende la luz de los atrios celestiales. 

La bendición llega cuando el alma se entrega a Dios por fe.  Entonces ese poder, que ningún ojo humano puede ver, crea un nuevo ser a la imagen de Dios. (Elena White)

Continúa en parte 171

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 139-

 

 

LAS DUDAS. En vez de ponerse en armonía con los puros principios del Evangelio, encuentran faltas y condenan precisamente los medios que Dios ha elegido para preparar a un pueblo que esté en pie en el día del Señor.  –parte 4-

UNA PALABRA DE DUDA DA LUGAR A MUCHAS MAS: Una sola palabra de duda, o relativa a malos pensamientos y malas expresiones, da lugar a muchas más de la misma clase. Es la siembra de una semilla que dará lugar a una cosecha que nadie tendrá interés en levantar.

LAS SEMILLAS DE LA DUDA YACEN OCULTAS: Los que están perturbados por las dudas y tienen dificultades que no pueden resolver, no deberían arrojar a otras mentes débiles en las mismas perplejidades.  Algunos han sugerido su incredulidad, han hablado acerca de ella, y la han transmitido a otros sin darse cuenta del efecto que esto produce. 

En algunos casos las semillas de incredulidad han producido un efecto inmediato, mientras que en otros han permanecido sepultadas por mucho tiempo, hasta que el individuo ha asumido una conducta equivocada y le ha dado lugar al enemigo, se le ha quitado la luz de Dios y ha caído bajo las poderosas tentaciones de Satanás.  Entonces las semillas de incredulidad, que habían sido sembradas hacia tanto tiempo, comienzan a germinar. 

Satanás las cultivó, y dieron fruto. Todo lo que provenga de los ministros que deberían estar en la luz, ejerce una poderosa influencia.  Y cuando no permanecen en la clara luz de Dios, Satanás los usa como instrumentos suyos, y lanza sus dardos de fuego en medio de ellos hacia las mentes que no están preparadas para resistir lo que estaban recibiendo de sus ministros.

NUESTRO DEBER ES CREER: Crean que la palabra de Dios no fallará, sino que el que prometió es fiel.  Es deber de Uds. creer que Dios cumplirá su palabra y perdonará sus pecados, tanto como lo es el confesarlos.  Deben ejercer fe en Dios como en alguien que hará justamente lo que ha dicho, a saber, perdonarles todas sus transgresiones.

¿Cómo podemos saber que el Señor es realmente nuestro Salvador, que perdona nuestros pecados, y así experimentar profundamente su bendición, la gran gracia y el amor que ha asegurado a los de contrito corazón, a menos que creamos cabalmente en su palabra? 

Oh, cuántos hay que andan dolientes, pecando y arrepintiéndose, siempre bajo una nube de condenación.  No creen en la palabra del Señor. No creen que obrará como lo ha dicho.

EL AMOR AL PECADO ES LA CAUSA DE LA DUDA: Disfráceselo  como se quiera, el amor al pecado es casi siempre la causa real de la duda y el escepticismo.  Las enseñanzas y restricciones de la Palabra de Dios no agradan al corazón orgulloso, amante del pecado; y los que no quieren obedecer sus mandamientos, fácilmente dudan de su autoridad. 

Para llegar al conocimiento de la verdad, debemos tener un deseo sincero de conocer la verdad, y buena voluntad en el corazón para obedecerla.  Todos los que estudien la Biblia con este espíritu, encontrarán abundante evidencia de que es la Palabra de Dios y pueden obtener un conocimiento de sus verdades que los hará sabios para la salvación.

FOMENTADAS POR QUIENES NO CAMINAN RECTAMENTE: La duda y la incredulidad son fomentadas por los que no caminan rectamente.  Son penosamente conscientes de que su vida no soportarán la prueba del Espíritu de Dios, ya sea hablando mediante su Palabra, o mediante los testimonios de su Espíritu que los llevarían a su Palabra.

En vez de comenzar con su propio corazón y ponerse en armonía con los puros principios del Evangelio, encuentran faltas y condenan precisamente los medios que Dios ha elegido para preparar a un pueblo que esté en pie en el día del Señor.  (Elena White)

Continúa en parte 140

Read Full Post »

Older Posts »