Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘el amor de Dios’

 

EL GRAN YO SOY- MENSAJES DE DIOS-”SANTIFÍCALOS EN TU VERDAD.TU PALABRA ES VERDAD”-JUAN 17:17-parte 38-

ESPERANZA Y ASPIRACIONES-Salmos 9:18; 16:8, 9; 33:18; Jeremías 17:7; Romanos 5:2-5; 15:4, 13-

Salmo 9:18

Porque no para siempre será olvidado el menesteroso. Ni la esperanza de los pobres perecerá perpetuamente.

Salmo 16:8, 9

A Jehová he puesto siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido.

Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma; Mi carne también reposará confiadamente.

Salmo 33:18

He aquí el ojo de Jehová sobre los que le temen, Sobre los que esperan en su misericordia.

Jeremías 17:7

Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová.

Romanos 5:2-5

Por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

Y no sólo ésto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia;

y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza;

y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

Romanos 15:4, 13

Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.

Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.

 

Read Full Post »

 

EL GRAN YO SOY- MENSAJES DE DIOS-”SANTIFÍCALOS EN TU VERDAD.TU PALABRA ES VERDAD”-JUAN 17:17-parte 6-

 

EL AMOR DE DIOS

JUAN 3:16, 17

  1. Porque de tal manera amo Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

  2. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

1 JUAN 4:7-21

  1. Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.

  2. El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.

  3. En ésto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.

  4. En esto consiste el amor; no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

  5. Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros.

  6. Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros.

  7. En ésto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu.

  8. Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo.

  9. Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios.

  10. Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.

  11. En ésto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo.

  12. En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.

  13. Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.

  14. Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?

  15. Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano.

 

Read Full Post »

EL CAMINO A CRISTO -EL PRINCIPE DEL CIELO- parte 29-

EL GOZO DE LA COLABORACION

COMO CRECER EN EL AL COMPARTIR SU SACRIFICIO-parte 3-

Si los discípulos de Cristo comprendiesen su deber, habría mil heraldos del Evangelio a los gentiles donde hoy hay uno.  Y todos los que no pudieran dedicarse personalmente a la obra, la sostendrían con sus recursos, simpatías y oraciones.  Y habría de seguro más ardiente trabajo por las almas en los países cristianos.

No necesitamos ir a tierras de paganos, ni aún dejar el pequeño círculo del hogar, si es ahí a donde el deber nos llama a trabajar por Cristo.  Podemos hacer ésto en el seno del hogar, en la iglesia, entre aquellos con quienes nos asociamos y con quienes negociamos. Nuestro Salvador pasó la mayor parte de su vida terrenal trabajando pacientemente en la carpintería de Nazaret.  Los ángeles ministradores servían al Señor de la vida mientras caminaba con campesinos y labradores, desconocido y no honrado.  El estaba cumpliendo su misión tan fielmente mientras trabajaba en su humilde oficio, como cuando sanaba a los enfermos o caminaba sobre las olas tempestuosas del mar de Galilea.  Así, en los deberes más humildes y en las posiciones más bajas de la vida, podemos andar y trabajar con Jesús.

El apóstol dice:”Cada uno permanezca para con Dios en aquel estado en que fue llamado” (1Cor.7:24).  El hombre de negocios puede dirigir sus negocios de un modo que glorifique a su Maestro por su fidelidad.  Si es verdadero discípulo de Cristo, pondrá en práctica su religión en todo lo que haga y revelará a los hombres el espíritu de Cristo.  El obrero manual puede ser diligente y fiel representante de Aquél que se ocupó en los trabajos humildes de la vida. Todo aquél que lleva el nombre de Cristo debe obrar de tal modo que los otros, viendo sus buenas obras, sean inducidos a glorificar a su Creador y Redentor.

Muchos se excusan de poner sus dones al servicio de Cristo porque otros poseen mejores dotes y ventajas.  Ha prevalecido la opinión de que solamente los que están especialmente dotados tienen que consagrar sus habilidades al servicio de Dios.  Muchos han llegado a la conclusión de que el talento se da sólo a cierta clase favorecida, excluyendo a otros. Cuando el Señor de la casa llamó a sus siervos dio a cada uno su trabajo.  Con el espíritu amoroso podemos ejecutar los deberes más humildes de la vida “como para el Señor” (Colos.3:23). 

Si tenemos el amor de Dios en nuestro corazón, se manifestará en nuestra vida.  El suave olor de Cristo nos rodeará y nuestra influencia elevará y beneficiará a otros. No debemos esperar mejores oportunidades o habilidades extraordinarias para empezar a trabajar por Dios.  No necesitamos preocuparnos en lo más mínimo de lo que el mundo dirá de nosotros.  Si nuestra vida diaria es un testimonio de la pureza y sinceridad de nuestra fe y los demás están convencidos de nuestros deseos de hacer el bien, nuestros esfuerzos no serán enteramente perdidos. No necesitamos cargarnos de ansiedad por el éxito.  Tenemos solamente que seguir adelante con tranquilidad, haciendo fielmente la obra que la providencia de Dios indique, y nuestra vida no será inútil.  Nuestras propias almas crecerán cada vez más a la semejanza de Cristo; seremos colaboradores de Dios en esta vida, y así nos estaremos preparando para la obra más elevada y el gozo sin sombra de la vida venidera.  (Elena White)

  • “No temas en nada lo que vas a
  • padecer.  He aquí, el diablo echará a
  • algunos de vosotros en la cárcel para que
  • seáis probados, y tendréis tribulación por
  • diez días.  Se fiel hasta la muerte, y yo te
  • daré la corona de la vida”  (Apoc.2:10)
  • “Tu guardarás en completa paz a aquél
  • cuyo pensamiento en ti persevera; porque
  • en ti ha confiado. Confiad en Jehová
  • perpetuamente, porque en Jehová el Señor
  • está la fortaleza de los siglos”  (Isaías 26:3-4)

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 222-

 

LA SALUD MENTAL. Aún en la tierra nuestro gozo puede ser como una fuente inagotable, alimentada por las corrientes que manan del trono de Dios. -parte 3-

LA LEY DEL DESEO SUSTITUTO: Gran daño se hace por falta de firmeza y decisión. Algunos padres dicen: No te voy dar ésto o aquéllo, y después ceden pensando que son demasiado estrictos, y dan al niño justamente lo que al principio le rehusaron. 

Es una importante ley de la mente, que no debiera ser pasada por alto, que cuando un objeto deseado es muy firmemente negado como para quitar toda esperanza, la mente pronto dejará de anhelarlo, y se ocupará de otras cosas.  Pero mientras haya alguna esperanza de obtenerlo el objeto deseado, se hará un esfuerzo para lograrlo.

LAS CONVICCIONES TRATAN DE EXPRESARSE: Es ley de Dios que quien cree la verdad, tal como es en Jesús, la dará a conocer.  Las ideas y convicciones que alberga la mente trataran de expresarse. 

Todo aquél que da pábulo a la incredulidad y a la crítica, todo el que se sienta capaz de juzgar la obra del Espíritu Santo, difundirá el espíritu que lo anima.  El hacerse sentir y oír, forma parte de la naturaleza de la incredulidad, la infidelidad y la resistencia a la gracia de Dios.

La mente dominada por esos elementos siempre estará luchando para abrirse paso y lograr adherentes. Todos los que anden junto a un apóstata serán imbuidos de su espíritu de compartir con otros sus pensamientos, el resultado de sus propias averiguaciones y los sentimientos que los impulsan; porque no es fácil reprimir los motivos que nos inducen a la acción.

LA EXPRESIÓN FORTALECE LOS PENSAMIENTOS Y SENTIMIENTOS: Es una ley de la naturaleza que nuestros pensamientos y sentimientos resultan alentados y fortalecidos al darles expresión.  Aunque las palabras expresan los pensamientos, estos a su vez siguen a las palabras. 

Si diéramos más expresión a nuestra fe, si nos alegrásemos más de las bendiciones que sabemos que tenemos; la gran misericordia y el gran amor de Dios, tendríamos más fe y gozo. 

Ninguna lengua puede expresar, ninguna mente finita puede concebir la bendición resultante de la debida apreciación de la bondad y el amor de Dios. Aún en la tierra nuestro gozo puede ser como una fuente inagotable, alimentada por las corrientes que manan del trono de Dios.

LA MENTE TIENE LA FACULTAD DE ELEGIR: Dios nos ha dado la facultad de elección; a  nosotros nos toca ejercitarla.  No podemos cambiar nuestros corazones ni dirigir nuestros pensamientos, impulsos y afectos. No podemos hacernos puros, propios para el servicio de Dios. 

Pero si podemos escoger el servir a Dios; podemos entregarle nuestra voluntad, y entonces El obrará en nosotros el querer y el hacer según su buena voluntad.  Así toda nuestra naturaleza se someterá a la dirección de Cristo. 

El tentador no puede nunca obligarnos a hacer lo malo.  No puede dominar nuestra mente, a menos que la entreguemos a su dirección.  La voluntad debe consentir y la fe abandonar su confianza en Cristo, antes que Satanás pueda ejercer su poder sobre nosotros. 

Pero todo deseo pecaminoso que acariciamos le da un punto de apoyo.  Todo detalle en que dejamos la norma divina es una puerta abierta por la cual él puede entrar para tentarnos y destruirnos.  Y todo fracaso o derrota de nuestra parte le da ocasión de vituperar a Cristo. (Elena White)

Continúa en parte 223

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 217-

 

LA PREOCUPACION Y LA ANSIEDAD. No es la voluntad de Dios que su pueblo sea abrumado por el peso de las preocupaciones. –parte 1-

LO QUE MATA ES LA PREOCUPACION, NO EL TRABAJO: No es el trabajo lo que mata, sino la preocupación, la única manera de evitar la preocupación consiste en llevarle todas nuestras tribulaciones a Cristo.  No contemplemos el lado oscuro de las cosas. Cultivemos la alegría de espíritu.

NO NOS CONCENTREMOS EN LAS DIFICULTADES: Algunos temen siempre y toman preocupaciones prestadas. Todos los días disfrutan de las pruebas del amor de Dios, todos los días gozan de las bondades de su providencia, pero pasan por alto estas bendiciones presentes. 

Sus mentes están siempre espaciándose en algo desagradable que temen pueda venir. Puede ser que realmente existan algunas dificultades que, aunque pequeñas, ciegan los ojos a las muchas bendiciones que demandan gratitud. 

Las dificultades con que tropiezan, en vez de guiarlos a Dios, única fuente de ayuda, los alejan de El, porque les despiertan desasosiego y pesar.

LA PREOCUPACION AÑADE PESO A LA CARGA: Hagamos todo lo que podamos sin preocuparnos, confiando en Cristo.  Estudiemos sus palabras:

“Todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis” (Mat.21:22)

Estas palabras son la garantía de que todo lo que un Salvador Omnipotente puede concedernos, será dado a los que confían en El. Como mayordomos de la gracia del cielo debemos pedir con fe, y entonces esperar confiadamente la salvación de Dios. 

No debemos adelantarnos a El, para tratar de lograr lo que deseamos mediante nuestro propio esfuerzo.  Debemos pedir en su nombre, y acto seguido debemos actuar como si creyéremos en su eficiencia.

NO ES LA VOLUNTAD DE DIOS: No es la voluntad de Dios que su pueblo sea abrumado por el peso de las preocupaciones.

LA ANSIEDAD PRODUCE ENFERMEDAD: Dios conoce a cada cual por nombre y cuida de él como si no hubiera nadie más en el mundo por quien entregara a su Hijo amado. Siendo el amor de Dios tan grande y tan infalible, debe alentarse al enfermo a que confíe en Dios y tenga ánimo. 

La congoja acerca de si mismos los debilita y enferma.  Si los enfermos resuelven sobreponerse a la depresión y la melancolía, tendrán mejores perspectivas  de sanar pues:

 “el ojo de Jehová esta sobre los que le temen, sobre los que esperan en su misericordia” (Sal.33:18)

AL PREOCUPARNOS NOS ALEJAMOS DE LOS BRAZOS DE JESUS: Si educamos nuestras almas para que tengan más fe, más amor, mayor paciencia, una confianza más perfecta en nuestro Padre Celestial, tendremos más paz y felicidad a medida que enfrentemos los conflictos de esta vida. 

El Señor no se agrada de que nos irritemos y preocupemos, lejos de los brazos de Jesús. El es la única fuente de toda gracia, el cumplimiento de cada promesa, la realización de toda bendición…Si no fuera por Jesús, nuestro peregrinaje realmente sería solitario.  El nos dice:

No os dejaré huérfanos” (Juan 14:18)

Apreciemos estas palabras, creamos en sus promesas, repitámoslas cada día, meditemos en ellas durante la noche y seamos felices.

DESCANSEMOS EN EL AMOR DE CRISTO: Apartémonos de las encrucijadas que frecuenta la multitud y vayamos a descansar a la sombra del amor del Salvador.  Allí es donde obtendremos fuerza para continuar la lucha; allí es donde aprenderemos a reducir nuestros afanes y a loar a Dios. 

Aprendamos de Jesús una lección de calma confiada aquellos que están trabajados y cargados.  Deben sentarse a su sombra si quieren recibir de El paz y reposo. (Elena White)

Continúa en parte 218

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 205-

 

 

LA DEPRESION. Para tener buena sangre, debemos respirar bien. Las inspiraciones hondas y completas de aire puro, que llenan los pulmones de oxígeno, purifican la sangre. -parte 1-

MUCHAS ENFERMEDADES SON EL RESULTADOS DE LA DEPRESION MENTAL: Una mente contenta y un espíritu alegre son salud para el cuerpo y fortaleza para el alma.  No hay causa de enfermedad tan fructífera como la depresión, la lobreguez y el pesar.

CUANDO SE ELIMINA LA DEPRESION, SE ACELERA LA RECUPERACION: Siendo el amor de Dios tan grande y tan infalible, se debe alentar a los enfermos a que confíen en Dios y tengan ánimo. La congoja acerca de si mismos los debilita y enferma. 

Si los enfermos resuelven sobreponerse a la depresión y la melancolía tendrán mejores perspectivas de sanarse, pues:

“el ojo de Jehová está…sobre los que esperan misericordia” (Sal.33:18)

DEPRESION: CONSECUENCIA DE UNA FÉRREA DIGNIDAD: Algunos asumen una reserva fría, glacial, una férrea dignidad que repele a todos los que caen bajo su influencia. 

Esta actitud es contagiosa; crea una atmósfera que agosta los buenos impulsos y las buenas resoluciones; ahoga la corriente natural de la simpatía humana, la cordialidad y el amor; y bajo su influencia la gente se reprime, y sus atributos sociales y generosos desaparecen por falta de ejercicio.

No solo la salud espiritual resulta afectada; la salud física también sufre como consecuencia de esta depresión que no es natural.  La lobreguez y la frialdad de esta atmósfera antisocial se refleja en el rostro. 

Los rostros de los que son generosos y simpáticos resplandecen con el brillo de la bondad, mientras que los que no albergan pensamientos bondadosos y motivos generosos, expresan en sus rostros los sentimientos que se encuentran en sus corazones.

DEPRESION MENTAL: PRODUCTO DE HABITACIONES POCO VENTILADAS: Las consecuencias de vivir en habitaciones cerradas y mal ventiladas son éstas: el organismo se debilita y pierde la salud, la circulación de la sangre se hace más lenta en el cuerpo porque no está purificada ni  vitalizada por el limpio y vigorizante aire del cielo. 

La mente se deprime y se ensombrece, mientras que todo el organismo se enerva, y es posible que se produzcan fiebre y otras enfermedades. 

LA FALTA DE OXIGENO CAUSA DEPRESION Y LOBREGUEZ: Hay que conceder a los pulmones la mayor libertad posible.  Su capacidad se desarrolla mediante el libre funcionamiento; pero disminuye si se los tiene apretados y comprimidos.

De ahí los malos efectos de la costumbre tan común, en las ocupaciones sedentarias, de encorvarse al trabajar. En esta posición es imposible respirar profundamente.  La respiración superficial se vuelve pronto un hábito, y los pulmones  pierden la facultad de dilatarse. 

Así se recibe una cantidad insuficiente de oxigeno.  La sangre se mueve perezosamente.  Los productos tóxicos del desgaste, que deberían ser eliminados por la espiración, quedan dentro del cuerpo y corrompen la sangre.  No solo los pulmones, sino el estómago, el hígado y el cerebro quedan afectados. 

La piel se pone cetrina, la digestión se retarda, se deprime el corazón, se anubla el cerebro, los pensamientos se vuelven confusos, se entenebrece el espíritu, el organismo entero que deprimido e inactivo y particularmente expuesto a la enfermedad.

LA BUENA RESPIRACIÓN SUAVIZA LOS NERVIOS: Para tener buena sangre, debemos respirar bien.  Las inspiraciones hondas y completas de aire puro, que llenan los pulmones de oxígeno, purifican la sangre, le dan brillante coloración, y la impulsan, como corriente de vida, por todas partes del cuerpo. 

La buena respiración calma los nervios, estimula el apetito, hace más perfecta la digestión, y produce sueño sano y reparador.  (Elena White)

Continúa en parte 206

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 161-

NECESIDADES EMOCIONALES. Si queremos, podemos apartarnos de todo lo vulgar y degradante y elevarnos hasta un alto nivel, donde gozaremos del respeto de los hombres y del amor de Dios. -parte 2-

LA SEGURIDAD SE BASA EN EL PENSAMIENTO RECTO: Debemos sentir siempre el poder ennoblecedor de los pensamientos puros. La única seguridad para el alma consiste en pensar bien, pues acerca del hombre se nos dice:

“Cual es su pensamiento en su alma, tal es él” (Prov.23:7)

El poder del dominio propio se acrecienta con el ejercicio.  Lo que al principio parece difícil, se vuelve fácil con la práctica, hasta que los buenos pensamientos y acciones llegan a ser habituales.  Si queremos, podemos apartarnos de todo lo vulgar y degradante y elevarnos hasta un alto nivel, donde gozaremos del respeto de los hombres y del amor de Dios.

LA FALTA DE AFECTO PRODUCE DEPRAVACION: En las abominaciones de los cananeos, el Señor presentó a Israel los resultados que tiene la comunión con los espíritus malos; eran sin afectos naturales, idólatras, adúlteros, asesinos y abominables por todos sus pensamientos corrompidos y prácticas degradantes.

EL FRUTO DE LA MALICIA ES LA MUERTE: El espíritu de odio y de venganza tuvo su origen en Satanás, y lo llevó a dar muerte al Hijo de Dios.  Quienquiera que abrigue malicia u odio, abriga el mismo espíritu; y su fruto será la muerte. En el pensamiento vengativo yace latente la mala acción, así como la planta yace en la semilla.

Todo aquél que aborrece a su hermano es homicida: y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él” (1 Juan 3:15)

ALIVIO DE LA CULPA: El paralitico encontró en Cristo curación para su alma y su cuerpo.  Necesitaba la salud del alma antes de poder apreciar la salud del cuerpo.  Antes de poder sanar la enfermedad física, Cristo tenía que infundir alivio al espíritu y limpiar el alma de pecado. 

No hay que pasar por alto esta lección.  Actualmente miles que adolecen de enfermedades físicas desean, como el paralitico, oír el mensaje:

“Tus pecados te son perdonados”.

La carga del pecado, con su desasosiego y sus deseos nunca satisfechos, es la causa fundamental de sus enfermedades.  No podrán encontrar alivio mientras no acudan al Médico del alma.  La paz que El solo puede dar devolverá el vigor a la mente y la salud al cuerpo.

LA NECESIDAD DE AMISTAD: Muchos podrían estar libres de las influencias pecaminosas si estuvieran rodeados de buenas amistades y si se les dirigieran palabras bondadosas y amables.

ES NATURAL QUE BUSQUEMOS SOCIABILIDAD: Es natural buscar compañía. Y la intensidad de la amistad determinará la influencia que los amigos ejerzan unos sobre otros, para bien o para mal. Todos tendrán amistades, influirán en ellas y recibirán su influencia. 

Es misterioso el vínculo que une los corazones humanos de manera que los sentimientos, los gustos y los principios de dos personas quedan íntimamente fusionados. Uno recibe el espíritu del otro y copia sus modales y actos. Así como la cera conserva la figura del sello, la mente retiene la impresión producida por el trato y la asociación con otros.  La influencia puede ser inconsciente, más no por eso es menos poderosa.

EL HOMBRE FUE CREADO PARA LA SOCIABILIDAD: El Señor creo al hombre para la sociabilidad, y es su propósito que estemos imbuidos de la naturaleza bondadosa y amable de Cristo, y que por medio de la amistad nos unamos en íntima relación como hijos de Dios, a fin de hacer una obra para el tiempo y la eternidad.

EL ORGULLO DESTRUYE LA AMISTAD: Los enemigos de Cristo percibían la majestad, la pureza y la belleza de la verdad, Jesús con su influencia profunda y suave, echaba hondas raíces en muchas mentes, derribando la muralla de separación que había levantado el orgullo y exclusivismo de los fariseos, y temieron que, si se lo permitían, alejaría completamente de ellos al pueblo. 

Por eso lo seguían con resuelta hostilidad, al acecho de alguna ocasión, lo cual permitiría al Sanedrín obtener su condenación y su muerte. (Elena White)

Continúa en parte 162

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 114-

 

LA FE. La fe obra por el amor y purifica el alma de todo egoísmo. De este modo el alma se perfecciona en el amor. La fe se aferra a las promesas de Dios, y produce la obediencia. -parte 2-

ENSEÑEMOS FE: Se debería explicar claramente como se puede ejercer la fe.  Toda promesa de Dios tiene ciertas condiciones. Si estamos dispuestos a hacer su voluntad, toda su fuerza nos pertenece.  Cualquier don que nos prometa se encuentra en la promesa misma. Si recibimos la promesa, recibimos el don.

“La semilla es la Palabra de Dios” (Luc.8:11)

LA FE TIENE PRECIOSAS LECCIONES PARA LOS NIÑOS: La fe tiene preciosas lecciones para el niño sensible a las ofensas.  La disposición a resistir el mal o vengar el agravio recibe a menudo su impulso de un profundo sentimiento de justicia y un espíritu activo y enérgico. 

Enséñese a ese niño que Dios es el guardián eterno de la justicia. Cuida tiernamente a los seres que ama al punto de dar a su amado Hijo para salvarlos. El se entenderá con cada malhechor.

DEBEMOS EDUCAR LA MENTE PARA QUE EJERZA FE: La fe obra por el amor y purifica el alma de todo egoísmo. De este modo el alma se perfecciona en el amor. Y habiendo encontrado gracia y misericordia por medio de la preciosa sangre de Cristo. ¿Cómo podríamos dejar de ser tiernos y misericordiosos?

“Por gracia sois salvos por medio de la fe” (Efe.2:8)

Se debería adiestrar la mente para ejercer fe en lugar de albergar dudas, sospechas y celos.  Estamos demasiado inclinados a considerar los obstáculos como imposibilidades. Tener fe en las promesas de Dios, avanzar por fe, seguir hacia adelante sin ser gobernados por las circunstancias es una lección difícil de aprender. 

Pero aprender esta lección es una absoluta necesidad para cada hijo de Dios. Siempre se debería albergar la gracia de Dios otorgada por medio de Cristo; porque se nos da como la única manera de aproximarnos a Dios.

La fe en las palabras de Dios, pronunciadas por Cristo cuando estaba envuelto en la columna de nube, habría capacitado a los hijos de Israel para dejarnos una historia muy diferente.  Su falta de fe en Dios influyó para que su historia fuera muy distinta.

FE Y PRESUNCION: Algunos han profesado tener mucha fe en Dios, dones especiales y extraordinarias respuestas a sus oraciones aunque no haya evidencia de todo ello.  Han creído que la presunción es fe.  La oración de fe nunca se pierde; pero pretender que siempre será respondida de la misma manera y en relación con el motivo particular que estamos esperando es presunción.

PRESUNCION: FALSIFICACION SATÁNICA DE LA FE: La fe no va en ningún sentido unida a la presunción.  Sólo el que tenga verdadera fe se halla seguro contra la presunción. Porque la presunción es la falsificación satánica de la fe.  La fe se aferra a las promesas de Dios, y produce la obediencia.  La presunción también se aferra a las promesas, pero las usa como Satanás, para disculpar la transgresión. 

La fe habría inducido a nuestros primeros padres a confiar en el amor de Dios, y a obedecer sus mandamientos (Éxodo 20:3-17). La presunción los indujo a transgredir la Ley, creyendo que su gran amor los salvaría de las consecuencias de su pecado.  No es fe lo que reclama el favor del Cielo sin cumplir las condiciones bajo las cuales se concede una merced. 

La fe verdadera tiene su fundamento en las promesas y provisiones de las Escrituras. (Elena White)

Continúa en parte 115

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 84-

 

EL TEMOR. Que hacer cuando tenemos miedo. Solamente la sensación de la presencia de Dios puede desvanecer el temor.-parte 2-

“El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende” (Salmo 34:7)

LA FE AUMENTA EN EL CONFLICTO CON LA DUDA Y EL TEMOR: El Señor con frecuencia nos pone en situaciones difíciles para estimularnos a hacer un esfuerzo mayor.  En su providencia a veces ocurren dificultades especiales para probar nuestra paciencia y nuestra fe. 

Dios nos da lecciones de confianza.  Nos enseña donde buscar ayuda y fortaleza en momentos de necesidad.  De ese modo obtenemos un conocimiento práctico de su voluntad divina, que tanto necesitamos en la experiencia de nuestra vida.  La fe aumenta en poder en el conflicto ferviente con la duda y el temor.

EL TEMOR REVELA INCREDULIDAD: Así como Jesús reposaba por la fe en el cuidado del Padre, así también hemos de confiar nosotros en el cuidado de nuestro Salvador. Si los discípulos hubiesen confiado en El, habrían sido guardados en paz.  Su temor en el tiempo de peligro reveló su incredulidad.  En sus esfuerzos por salvarse a sí mismos, se olvidaron de Jesús; y únicamente cuando desesperando de lo que podían hacer, se volvieron a El, pudo ayudarles.

Cuán a menudo experimentamos nosotros lo que experimentaron los discípulos.  Confiamos en nuestras propias fuerza hasta que perdemos nuestra esperanza y estamos a punto de perecer.  Entonces nos acordamos de Jesús, y si clamamos a El para que nos salve, no clamaremos en vano.  Aunque El con tristeza reprende nuestra incredulidad y confianza propia, nunca deja de darnos la ayuda que necesitamos. 

En la tierra o en el mar, si tenemos al Salvador en nuestro corazón, no necesitamos temer.  La fe viva en el Redentor serenará el mar de la vida, y de la manera que El reconoce como la mejor nos librará del peligro.

EL TEMOR CONTRISTA AL ESPÍRITU SANTO: La fe acepta lo que Dios dice al pie de la letra, sin pedir comprender el significado de los incidentes penosos que ocurran.  Pero son muchos los que tienen poca fe.  Siempre están temiendo y cargándose de dificultades.  Cada día están rodeados por las pruebas del amor de Dios, cada día gozan de los beneficios de su providencia; pero pasan por alto estas bendiciones.

Todo el cielo está interesado en nuestro bienestar, y nuestro temor y murmuraciones agravian al Espíritu Santo.  Debemos confiar en las promesas de Dios. Cuando aprendamos a hacer ésto, sabremos que nuestras oraciones reciben contestación.  Dios obrará por nosotros

“mucho más abundantemente de lo que pedimos”, “conforme a las riquezas de su gloria”, y “por la operación de la potencia de su fortaleza”

QUE HACER CUANDO TENEMOS MIEDO: Solamente la sensación de la presencia de Dios puede desvanecer el temor que, para el niño tímido, haría de la vida una carga.  “El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende” (Salmo 34:7). Lea la maravillosa historia de Eliseo cuando estaba en la ciudad de la montaña y había entre él y el ejército de enemigos armados un círculo poderoso de ángeles celestiales.

Lea como se le apareció el ángel de Dios a Pedro cuando estaba en la prisión, condenado a muerte; como lo liberó, pasando por entre los guardianes armados y las macizas puertas de hierro con sus cerrojos y barrotes. Lea acerca de Pablo cuando estaba en el mar, prisionero, y se dirigió a los soldados y marineros, abatidos, y hambrientos y le dijo estas palabras de valor y esperanza:

Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida…Porque esta noche ha estado conmigo el ángel de Dios de quien soy a quien sirvo diciendo”……. (Hechos 27:22-24)

(Elena White)

Continúa en parte 85

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 75-

 

EL MODO CORRECTO DE PENSAR. Si queremos, podemos apartarnos de todo lo vulgar y degradante y elevarnos hasta un alto nivel, donde gozaremos del respeto de los hombres y del amor de Dios–parte1-

LA CAPACIDAD DE PENSAR ES UN DON DE DIOS: La mente es algo que Dios nos ha confiado.  Hay que cultivar las facultades de la mente.  Hay que usarlas con tanta sabiduría que aumenten en fortaleza.  Cada cual debería usar los talentos que se le han confiado de manera que hagan el mayor bien posible.

Se debe educar la mente de tal manera que aparezcan las mejores energía del alma y se desarrolle cada facultad.  No deberíamos conformarnos con una norma inferior.  Deberíamos avanzar de una línea de progreso hacia otra.

LA MENTE DEBE SER ADIESTRADA: La mente es la mejor posesión que tenemos; pero debe ser adiestrada en la escuela de Cristo, el mejor y verdadero educador que el mundo ha conocido, mediante el estudio, la reflexión y el aprendizaje.  El obrero cristiano debe crecer. 

Debe edificar el carácter para que sea útil; debe adiestrarse a fin de soportar dificultades y ser sabio en la planificación y ejecución de la obra de Dios.  Debe ser un hombre puro mentalmente y en su conversación, alguien que se abstenga de toda apariencia de mal y que no de ocasión a la crítica por causa de sus maneras descuidadas.  Debe ser de corazón veraz; en sus labios no se debe hallar engaño. 

Debemos adiestrar la mente, la lengua, los pensamientos, todo lo que hay en nosotros para poder aferrarnos a Jesucristo.  Cada facultad de la mente…demuestra que Dios destinó nuestras facultades a ser ejercitadas, no a permanecer inactivas.

EL PENSAMIENTO CORRECTO ES NUESTRA UNICA SEGURIDAD: La única seguridad para el alma consiste en pensar bien, pues acerca del hombre se nos dice:

Cual es su pensamiento en su alma, tal es él” (Prov.23:7)  

El poder del dominio propio se acrecienta con el ejercicio. Lo que al principio parece difícil, se vuelve fácil con la práctica, hasta que los buenos pensamientos y acciones llegan a ser habituales.  Si queremos, podemos apartarnos de todo lo vulgar y degradante y elevarnos hasta un alto nivel, donde gozaremos del respeto de los hombres y del amor de Dios.

EL PENSAMIENTO CRISTOCENTRICO: Nuestro último pensamiento de la noche y nuestro primer pensamiento de la mañana debieran dirigirse a Aquél en quien se centra nuestra esperanza de vida eterna.

HAY QUE DESARROLLAR LO POSITIVO: El carácter positivo y enérgico, sólido y fuerte que manifestó Cristo, debe desarrollarse en nosotros, mediante la misma disciplina que El soportó. Y a nosotros se nos ofrece la gracia que El recibió.

EL ESFUERZO DEBE SER PROPORCIONADO AL OBJETO QUE SE PERSIGUE: Los pensamientos deben concentrarse en Dios.  Debemos dedicar nuestro esfuerzo más enérgico a dominar las malas tendencias del corazón natural. 

Nuestros esfuerzos, nuestra abnegación y perseverancia deben corresponder al valor infinito del objeto que perseguimos.  Solo venciendo como Cristo venció podremos ganar la corona de vida.

PENSEMOS POR NOSOTROS MISMOS:   Si nos permitimos que otros piensen por nosotros, nuestras energías se paralizarán y nuestras habilidades disminuirán.  Hay muchos cuyos intelectos se empequeñecen porque piensan sólo en temas comunes. Deberían luchar con problemas que lo obliguen a pensar y que le exijan el uso de las mejores facultades de su mente. 

(Elena White)

Continúa en parte 76

 

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: