Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘incredulidad’

LA VERDAD ACERCA DE LOS ANGELES-RESPUESTAS FIRMEMENTE BASADAS EN LA PALABRA DE DIOS—parte 65-

LOS ÁNGELES EN EL BAUTISMO DE CRISTO Y DURANTE SU EXPERIENCIA EN EL DESIERTO-parte 2-

EL BAUTISMO DE CRISTO-parte 2-

La mirada del Salvador parece penetrar el cielo mientras vuelca los anhelos de su alma en oración.  Bien sabe El como el pecado endureció los corazones de los hombres, y cuán difícil les será discernir su misión y aceptar el don de la salvación.  Intercede ante el Padre a fin de obtener poder para vencer su incredulidad, para romper las ligaduras con que Satanás los encadenó, y para vencer en su favor al destructor.  Pide el testimonio de que Dios acepta la humanidad en la persona de su Hijo. 

Nunca antes habían escuchado los ángeles semejante oración. Ellos anhelaban llevar a su amado Comandante un mensaje de seguridad y consuelo.  Pero el Padre mismo contestará la petición de su Hijo.  Salen directamente del trono los rayos de su gloria. Los cielos se abren, y sobre la cabeza del Salvador desciende una forma de paloma de la luz más pura, emblema adecuado del Manso y Humilde. De los cielos abiertos, se oyó una voz que decía: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” (Mateo 3:17).   (DTG-86)

El Señor había prometido dar a Juan una señal para que pudiese saber quién era el Mesías. Ahora, al salir Jesús del agua, la señal prometida fue dada; vio los cielos abiertos, y al Espíritu de Dios, como una paloma sobrevolando sobre Cristo. Entonces, una voz del cielo dijo: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia”.

En ocasión del bautismo del Salvador, Satanás se hallaba entre los testigos. Vio la gloria del Padre que descansaba sobre su Hijo.  Oyó la voz de Jehová atestiguar la divinidad de Jesús. Desde el pecado de Adán, la especie humana había estado privada de la comunión directa con Dios, el trato entre el cielo y la tierra se había realizado por medio de Cristo; pero ahora que Jesús había venido “en semejanza de carne de pecado” (Romanos 8:3), el Padre mismo habló. 

Antes se había comunicado con la humanidad por medio de Cristo; ahora se comunicaba con la humanidad de Cristo. Satanás había esperado que el aborrecimiento que Dios siente  hacia el mal produjera una eterna separación entre el cielo y la tierra. Pero ahora era evidente que la relación entre Dios y el hombre había sido restaurada. (DTG 90-91)

Satanás podía discernir detrás de la humanidad de Cristo, la gloria y la pureza de Aquel con quien había estado asociado en las cortes celestiales. La escena de lo que el mismo había sido: un querubín cubridor lleno de belleza y santidad, paso delante de él.  (Bible Echo and Signs of the Times)

LA TRIPLE TENTACION DE CRISTO EN EL DESIERTO

Satanás había declarado a sus ángeles asociados que vencería a Cristo en el aspecto del apetito. Esperaba vencerlo en su estado de debilidad (ST)

Satanás vio que debía vencer o ser vencido.  Los resultados del conflicto significaban demasiado para ser confiados a sus ángeles confederados.  Debía dirigir personalmente la guerra. (DTG-91)

Mientras estuvo en el desierto, Cristo ayunaba, pero no sentía hambre…Dedicaba su tiempo a la oración ferviente, y estaba en plena comunión con Dios; era como si estuviese en la presencia del Padre.

ÁNGELES DEL CIELO PRESENCIARON LAS TENTACIONES DE CRISTO

Continúa en parte 66

 

Read Full Post »

RECIBIREIS PODER-Persona, Presencia y  Obra del Espíritu  Santo-parte 26-

EL ESPÍRITU PUEDE ALEJARSE

“Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteara al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia”. (Hebreos 10:29)

 

Los que resisten al Espíritu de Dios, y provocan su alejamiento, ignoran cuán lejos puede llevarlos Satanás.  Cuando el Espíritu Santo se distancia, imperceptiblemente el creyente comienza a hacer las cosas que, por efecto de la luz, una vez consideró pecaminosas. A menos que escuche las advertencias se verá envuelto en una decepción tal, como el caso de Judas, que lo enceguecerá y hará de él un traidor. Seguirá paso a paso las pisadas de Satanás.

¿Quién podrá contrarrestar sus propósitos? ¿Podrá un ministro suplicar por él y defenderlo? Todas sus palabras son como fábulas sin sentido. Al elegir a Satanás como compañero interpreta erróneamente la palabra hablada, y, como resultado, su comprensión es mal  orientada por efecto de una luz que no es la verdadera.

Cuando el Espíritu de Dios es agraviado, cada llamamiento que hacen los siervos del  Señor no tiene significado para ellos. Cambian el sentido a cada palabra.  Se ríen y ponen en ridículo las advertencias más solemnes de las Escrituras. Si no estuvieran hechizados por las agencias satánicas, los haría temblar. Resulta en vano toda invitación que se les haga. 

No desean escuchar reproches ni consejos.  Desprecian toda súplica del Espíritu.  Desobedecen los mandamientos de Dios que una vez vindicaron y exaltaron.  Las palabras del apóstol bien podrían tocar la fibra sensible de esta gente: “¿Quién os fascinó para no obedecer a la verdad?  (Gal.3:1) Siguen el consejo de su propio corazón hasta que la verdad ya no tiene ningún sentido para ellos. Barrabás fue elegido y Cristo rechazado.

Es esencial vivir en armonía con cada palabra de Dios.  De no ser así, la vieja naturaleza se irá reafirmando constantemente.  Es el Espíritu Santo, verdadera gracia redentora, el que unifica a los seguidores de Cristo y los hace uno con Dios.  Es el único que puede desalojar la enemistad, la envidia y la incredulidad. 

Santifica los afectos, restaura la disposición de espíritu y rescata del poder de Satanás a los deseos más íntimos.  Esta es la virtud de la gracia.  Es un poder divino.  Gracias a su influencia se produce un cambio en los hábitos, las costumbres y las prácticas que,  si son acariciadas, separan al hombre de Dios.  La obra de la santificación se puede apreciar en el creyente por su progreso y continuo crecimiento.

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 139-

 

 

LAS DUDAS. En vez de ponerse en armonía con los puros principios del Evangelio, encuentran faltas y condenan precisamente los medios que Dios ha elegido para preparar a un pueblo que esté en pie en el día del Señor.  –parte 4-

UNA PALABRA DE DUDA DA LUGAR A MUCHAS MAS: Una sola palabra de duda, o relativa a malos pensamientos y malas expresiones, da lugar a muchas más de la misma clase. Es la siembra de una semilla que dará lugar a una cosecha que nadie tendrá interés en levantar.

LAS SEMILLAS DE LA DUDA YACEN OCULTAS: Los que están perturbados por las dudas y tienen dificultades que no pueden resolver, no deberían arrojar a otras mentes débiles en las mismas perplejidades.  Algunos han sugerido su incredulidad, han hablado acerca de ella, y la han transmitido a otros sin darse cuenta del efecto que esto produce. 

En algunos casos las semillas de incredulidad han producido un efecto inmediato, mientras que en otros han permanecido sepultadas por mucho tiempo, hasta que el individuo ha asumido una conducta equivocada y le ha dado lugar al enemigo, se le ha quitado la luz de Dios y ha caído bajo las poderosas tentaciones de Satanás.  Entonces las semillas de incredulidad, que habían sido sembradas hacia tanto tiempo, comienzan a germinar. 

Satanás las cultivó, y dieron fruto. Todo lo que provenga de los ministros que deberían estar en la luz, ejerce una poderosa influencia.  Y cuando no permanecen en la clara luz de Dios, Satanás los usa como instrumentos suyos, y lanza sus dardos de fuego en medio de ellos hacia las mentes que no están preparadas para resistir lo que estaban recibiendo de sus ministros.

NUESTRO DEBER ES CREER: Crean que la palabra de Dios no fallará, sino que el que prometió es fiel.  Es deber de Uds. creer que Dios cumplirá su palabra y perdonará sus pecados, tanto como lo es el confesarlos.  Deben ejercer fe en Dios como en alguien que hará justamente lo que ha dicho, a saber, perdonarles todas sus transgresiones.

¿Cómo podemos saber que el Señor es realmente nuestro Salvador, que perdona nuestros pecados, y así experimentar profundamente su bendición, la gran gracia y el amor que ha asegurado a los de contrito corazón, a menos que creamos cabalmente en su palabra? 

Oh, cuántos hay que andan dolientes, pecando y arrepintiéndose, siempre bajo una nube de condenación.  No creen en la palabra del Señor. No creen que obrará como lo ha dicho.

EL AMOR AL PECADO ES LA CAUSA DE LA DUDA: Disfráceselo  como se quiera, el amor al pecado es casi siempre la causa real de la duda y el escepticismo.  Las enseñanzas y restricciones de la Palabra de Dios no agradan al corazón orgulloso, amante del pecado; y los que no quieren obedecer sus mandamientos, fácilmente dudan de su autoridad. 

Para llegar al conocimiento de la verdad, debemos tener un deseo sincero de conocer la verdad, y buena voluntad en el corazón para obedecerla.  Todos los que estudien la Biblia con este espíritu, encontrarán abundante evidencia de que es la Palabra de Dios y pueden obtener un conocimiento de sus verdades que los hará sabios para la salvación.

FOMENTADAS POR QUIENES NO CAMINAN RECTAMENTE: La duda y la incredulidad son fomentadas por los que no caminan rectamente.  Son penosamente conscientes de que su vida no soportarán la prueba del Espíritu de Dios, ya sea hablando mediante su Palabra, o mediante los testimonios de su Espíritu que los llevarían a su Palabra.

En vez de comenzar con su propio corazón y ponerse en armonía con los puros principios del Evangelio, encuentran faltas y condenan precisamente los medios que Dios ha elegido para preparar a un pueblo que esté en pie en el día del Señor.  (Elena White)

Continúa en parte 140

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 110-

LA FELICIDAD. Dios les entrega la dádiva de la vida, no para que ellos simplemente la empleen en adquirir riquezas, sino para que aprovechen sus más elevadas facultades haciendo la obra que El encomendó a la humanidad. -parte 3-

LA APLICACIÓN DE LA REGLA DE ORO PRODUCE FELICIDAD:  El Señor enseñó este principio (La Regla de Oro) para que la humanidad fuera feliz y no desdichada; pues la felicidad no puede llegar por ningún otro camino fuera de éste. 

“Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos” (Mat.7:12)

Dios desea que los seres humanos vivan la vida superior.  El les entrega la dádiva de la vida, no para que ellos simplemente la empleen en adquirir riquezas, sino para que aprovechen sus más elevadas facultades haciendo la obra que El encomendó a la humanidad: la obra de buscar, descubrir y aliviar las necesidades de sus semejantes. 

El hombre no debe laborar egoístamente en su propio interés, sino en interés de todos los que lo rodean; debe beneficiar a los demás con su influencia y buenas acciones. Este propósito divino se cumple en la vida de Cristo.

LA FELICIDAD RESULTA DE OBRAR: No importa cuál sea nuestra posición, o cuán limitadas sean nuestras capacidades, tenemos que hacer una obra para el Maestro.  Nuestras gracias se desarrollan y maduran mediante el ejercicio.  Con la verdad de Dios ardiendo en el alma no podemos estar ociosos.  La felicidad que experimentamos al obrar, compensará aún en esta vida todo el esfuerzo realizado. 

Únicamente aquéllos que han experimentado la felicidad que resulta del esfuerzo de la negación del yo en el servicio de Cristo, pueden hablar de ésto con comprensión.  En realidad, es un gozo tan puro y profundo que el lenguaje humano no puede expresar.

NUESTRA FELICIDAD ES LA FELICIDAD DE LOS DEMÁS: Cristo hace de su iglesia un hermoso templo para Dios.

”Donde están dos o tres congregados en mi nombre allí estoy en medio de ellos” (Mat.18:20)

Su iglesia es la corte de la vida santa, llena de diversos dones, y dotada del Espíritu Santo. El cielo asigna deberes apropiados a cada miembro de la iglesia de la tierra, y todos deben encontrar su felicidad en la felicidad de aquéllos a quienes ayudan  y bendicen.

BENEFICIA TODO EL ORGANISMO:  Si el espíritu se siente libre y feliz, debido a la buena conciencia y a la satisfacción que se experimenta al hacer felices a los demás, se crea un sentimiento de alegría que se reflejará en todo el organismo, con lo que mejorará la circulación de la sangre y se tonificará el cuerpo. 

La bendición de Dios es un poder sanador, y los que son pródigos en beneficiar a los demás, recibirán esta maravillosa bendición en el corazón y la vida.  Los que siguen el camino de la sabiduría y la santidad no tendrán que deplorar horas malgastadas, ni se verán atormentados con sentimientos sombríos y de horror, como a algunos les ocurre, a menos que se entreguen a diversiones vanas e inútiles.

LA FELICIDAD AL ALCANCE DE LA MANO: El mundo está lleno de gente insatisfecha que pasa por alto la felicidad y las bendiciones que están al alcance de la mano, y continuamente trata de lograr una felicidad y una satisfacción que están fuera de sus posibilidades.  Están permanentemente tensas por algún bien esperado y lejano, mayor que el que poseen ahora, y se encuentran siempre en un estado de desilusión. 

Albergan incredulidad e ingratitud al pasar por alto las bendiciones que están en su propia senda.  No le dan la bienvenida a las bendiciones comunes, de todos los días, tal como los hijos de Israel no le daban la bienvenida al maná. (Elena White)

Continúa en parte 111

 

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 84-

 

EL TEMOR. Que hacer cuando tenemos miedo. Solamente la sensación de la presencia de Dios puede desvanecer el temor.-parte 2-

“El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende” (Salmo 34:7)

LA FE AUMENTA EN EL CONFLICTO CON LA DUDA Y EL TEMOR: El Señor con frecuencia nos pone en situaciones difíciles para estimularnos a hacer un esfuerzo mayor.  En su providencia a veces ocurren dificultades especiales para probar nuestra paciencia y nuestra fe. 

Dios nos da lecciones de confianza.  Nos enseña donde buscar ayuda y fortaleza en momentos de necesidad.  De ese modo obtenemos un conocimiento práctico de su voluntad divina, que tanto necesitamos en la experiencia de nuestra vida.  La fe aumenta en poder en el conflicto ferviente con la duda y el temor.

EL TEMOR REVELA INCREDULIDAD: Así como Jesús reposaba por la fe en el cuidado del Padre, así también hemos de confiar nosotros en el cuidado de nuestro Salvador. Si los discípulos hubiesen confiado en El, habrían sido guardados en paz.  Su temor en el tiempo de peligro reveló su incredulidad.  En sus esfuerzos por salvarse a sí mismos, se olvidaron de Jesús; y únicamente cuando desesperando de lo que podían hacer, se volvieron a El, pudo ayudarles.

Cuán a menudo experimentamos nosotros lo que experimentaron los discípulos.  Confiamos en nuestras propias fuerza hasta que perdemos nuestra esperanza y estamos a punto de perecer.  Entonces nos acordamos de Jesús, y si clamamos a El para que nos salve, no clamaremos en vano.  Aunque El con tristeza reprende nuestra incredulidad y confianza propia, nunca deja de darnos la ayuda que necesitamos. 

En la tierra o en el mar, si tenemos al Salvador en nuestro corazón, no necesitamos temer.  La fe viva en el Redentor serenará el mar de la vida, y de la manera que El reconoce como la mejor nos librará del peligro.

EL TEMOR CONTRISTA AL ESPÍRITU SANTO: La fe acepta lo que Dios dice al pie de la letra, sin pedir comprender el significado de los incidentes penosos que ocurran.  Pero son muchos los que tienen poca fe.  Siempre están temiendo y cargándose de dificultades.  Cada día están rodeados por las pruebas del amor de Dios, cada día gozan de los beneficios de su providencia; pero pasan por alto estas bendiciones.

Todo el cielo está interesado en nuestro bienestar, y nuestro temor y murmuraciones agravian al Espíritu Santo.  Debemos confiar en las promesas de Dios. Cuando aprendamos a hacer ésto, sabremos que nuestras oraciones reciben contestación.  Dios obrará por nosotros

“mucho más abundantemente de lo que pedimos”, “conforme a las riquezas de su gloria”, y “por la operación de la potencia de su fortaleza”

QUE HACER CUANDO TENEMOS MIEDO: Solamente la sensación de la presencia de Dios puede desvanecer el temor que, para el niño tímido, haría de la vida una carga.  “El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende” (Salmo 34:7). Lea la maravillosa historia de Eliseo cuando estaba en la ciudad de la montaña y había entre él y el ejército de enemigos armados un círculo poderoso de ángeles celestiales.

Lea como se le apareció el ángel de Dios a Pedro cuando estaba en la prisión, condenado a muerte; como lo liberó, pasando por entre los guardianes armados y las macizas puertas de hierro con sus cerrojos y barrotes. Lea acerca de Pablo cuando estaba en el mar, prisionero, y se dirigió a los soldados y marineros, abatidos, y hambrientos y le dijo estas palabras de valor y esperanza:

Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida…Porque esta noche ha estado conmigo el ángel de Dios de quien soy a quien sirvo diciendo”……. (Hechos 27:22-24)

(Elena White)

Continúa en parte 85

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: