Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘esperanza’

 

EL GRAN YO SOY- MENSAJES DE DIOS-”SANTIFÍCALOS EN TU VERDAD.TU PALABRA ES VERDAD”-JUAN 17:17-parte 38-

ESPERANZA Y ASPIRACIONES-Salmos 9:18; 16:8, 9; 33:18; Jeremías 17:7; Romanos 5:2-5; 15:4, 13-

Salmo 9:18

Porque no para siempre será olvidado el menesteroso. Ni la esperanza de los pobres perecerá perpetuamente.

Salmo 16:8, 9

A Jehová he puesto siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido.

Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma; Mi carne también reposará confiadamente.

Salmo 33:18

He aquí el ojo de Jehová sobre los que le temen, Sobre los que esperan en su misericordia.

Jeremías 17:7

Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová.

Romanos 5:2-5

Por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

Y no sólo ésto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia;

y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza;

y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

Romanos 15:4, 13

Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.

Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.

 

Read Full Post »

DOCTRINA DE LOS ACONTECIMIENTOS FINALES

LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO será literal, personal, visible y de alcance mundial-CONCEPTO-

La Segunda Venida de Cristo es la bienaventurada esperanza de la iglesia, la gran culminación del Evangelio. La venida del Salvador será literal, personal, visible y de alcance mundial.  Cuando regrese, los justos muertos resucitarán y junto con los justos vivos serán glorificados y llevados al cielo, pero los impíos morirán. 

El hecho de que la mayor parte de las profecías estén alcanzando su pleno cumplimiento, unido a las presentes condiciones del mundo, nos indica que la venida de Cristo es inminente.  El momento cuando ocurrirá este acontecimiento no ha sido revelado, y por lo tanto se nos exhorta  a estar preparados en todo tiempo.

Read Full Post »

ESPERANZA EN LA PALABRA-JESÚS LA UNICA ESPERANZA-parte 2-

LA ESPERANZA ES JESÚS-parte 1-

LA ESPERANZA CRISTIANA SE FUNDAMENTA EN QUE DIOS ES BUENO Y NO NOS ABANDONA JAMÁS.

El mundo en el que vivimos parece un gigante herido a punto de caer.  No es normal la avalancha cada vez más frecuente de catástrofes naturales.  En fracción de segundos, son borradas del mapa ciudades enteras. Miles de vidas desaparecen.

Según un informe del Instituto de Ecología, de la Organización de las Naciones Unidas, el calentamiento global podría exterminar a una cuarta parte de todas las especies de plantas y animales de la Tierra para el año  2050.

Ese mismo informe asegura que, si todo el hielo de la zona antártica se derritiera, el nivel del mar aumentaría aproximadamente 61 metros.  Aterrador, si se tiene en cuenta que un aumento de solo seis metros, sumergiría Londres, Nueva York, y todas las ciudades próximas al mar.

Como seres humanos, no podemos dejar de preocuparnos.  Son cada vez más aterradoras y pesimistas las previsiones de fenómenos atmosféricos que amenazan la seguridad del planeta. Algo parece haber salido de los ejes.  No es alarmismo.  Algo que está fuera del control humano se aproxima. De otro modo, ¿cómo explicar tantas catástrofes naturales, tanto dolor y desesperación? Son decenas de inundaciones, terremotos, incendios, volcanes que entran en erupción después de años, huracanes, etc. El ser humano ve pintado delante de sí un cuadro de terror, desolación y muerte.

Por otro lado, tampoco es normal la confusión existencial que hoy vive el hombre. Anda perdido y comete desvaríos.  ¿Cómo explicar que tantas personas destruyan vidas y sueños sin piedad? ¿Por qué el ser humano, la más inteligente de las criaturas, es capaz de realizar barbaries como secuestrar criaturas inocentes para humillarlas sexualmente y vender sus fotos al mundo perverso de la pornografía? ¿Qué esconde el hombre de nuestros días en el enmarañado de su mente? ¿Por qué es tierno y solidario unas veces, y salvaje y cruel otras?

Algo anda mal en las profundidades del corazón humano.  El tren de la vida se salió de los rieles y viene descarrilado, a una velocidad peligrosa.  Es innegable y dolorosamente absurdo.  Pero es real.

¿Qué lleva a los jóvenes a hacer circular miles de millones de dólares en venta y consumo de drogas, alimentando con ese dinero cientos de otros negocios del submundo y del crimen? ¿Qué es lo que tanto buscan y no encuentran? ¿Por qué se autodestruyen?

Ante esta realidad dolorosa, el hombre de nuestros días desea un futuro mejor, y lo busca con desesperación en el pantanal de sus esfuerzos, intentando cambiar el panorama desastroso de su realidad.  Mira hacia el futuro con la expectativa de un mañana mejor.  Y a ese deseo lo llama esperanza.

LA ESPERANZA CRISTIANA-parte 1-

Pero la esperanza no es simplemente un deseo. Por lo menos, no la esperanza cristiana.  Para el cristiano, las cosas tienen otra perspectiva, porque, aunque por definición la esperanza apunta hacia el porvenir, la Biblia enseña que la verdadera esperanza se ubica en el presente.  Pero no en el presente en ruinas del ser humano, sino en el presente seguro y firme de Dios.

La Biblia es la historia de un Dios que llama constantemente a sus hijos a que entren en ese presente.  Esto implica una relación personal con el Creador.  Esa relación es una alianza de amor.  Las Sagradas Escrituras definen las características  de esta alianza con dos palabras hebreas: hesed  y  emet, que podemos traducir como “amor”  y  “fidelidad”. Estas palabras afirman, en primer lugar, que Dios es misericordioso para cuidarte; y en segundo lugar, que Dios no te abandonará jamás y cumplirá su palabra.

-Continúa en parte 3-

 

 

Read Full Post »

 AMPARO Y FORTALEZA-parte 15-

¿QUE ESPERANZA HAY PARA  NUESTROS SERES QUERIDOS QUE HAN MUERTO?-parte 1-

 

“SI UN HOMBRE MURIERE, ¿VOLVERÁ A VIVIR?“, preguntó hace mucho tiempo el patriarca Job (Job 14:14 leer 14:12). Quizás usted también se haya hecho esta pregunta. ¿Cómo se sentiría si supiese que va a poder reunirse de nuevo, aquí mismo en la Tierra y bajo condiciones inmejorables, con sus seres queridos que han muerto?

Pues bien, la Biblia promete lo siguiente: Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán ¡Despertad y cantad, moradores del polvo! Porque tu rocío es cual rocío de hortalizas, y la tierra dará sus muertos” (Isaías 26:19).  “Los justos heredarán la tierra. Y vivirán para siempre sobre ella” (Salmo 37:29).

Para poder confiar plenamente en tales promesas necesitamos la respuesta a alguna preguntas básicas como:  ¿Por qué muere la gente? ¿Dónde están los muertos? Y ¿Cómo podemos estar seguros de que volverán a vivir?

LA MUERTE Y LO QUE SUCEDE AL MORIR

La Biblia aclara que originalmente la intención de Dios no era que los humanos muriesen. El creó a la primera pareja humana.  Adán y Eva, los colocó en un paraíso terrestre llamado Edén y les mandó que tuviesen hijos y que extendiesen su hogar paradisíaco por toda la Tierra.  (Génesis 1:28; 2:15-17)

Adán y Eva no apreciaron la bondad de Dios, y por lo tanto, desobedecieron y tuvieron que sufrir el castigo prescrito, dijo Dios a Adán: “…hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás” (Génesis 3:19).

Antes de ser creado, Adán no existía; era polvo.  Y debido a su desobediencia, o pecado, Adán fue condenado a volver al polvo, a un estado de inexistencia. Por consiguiente, la muerte es la ausencia de la vida.  La Biblia hace el siguiente contraste:

Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6:23). También indica que la muerte es un estado de inconsciencia  total, pues dice:

“Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido.  También su amor y su odio y su envidia fenecieron ya; y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace debajo del sol” (Eclesiastés 9:5, 6).

Además explica: “No confiéis en los príncipes. Ni en hijo de hombre, porque no hay en él salvación.  Pues sale su aliento, y vuelve a la tierra; En ese mismo día perecen sus pensamientos. Bienaventurado aquel cuyo ayudador es el Dios de Jacob, Cuya esperanza está en Jehová su Dios”. Salmo 146: 3-5).

Sin embargo, en vista de que sólo fueron Adán y Eva los que desobedecieron aquel mandato en Edén, ¿Por qué tenemos que morir todos nosotros? Es porque todos hemos nacido después de la desobediencia de Adán, y por lo tanto, todos hemos heredado de él  el  pecado y la muerte.  La Biblia lo explica así: 

“Por tanto, como el pecado entró en el mundo  por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron” (Romanos 5:12). “¿Quién hará limpio a lo inmundo? (Job 14:4).

Pero alguien pudiera preguntar: ¿No tienen los seres humanos un alma inmortal que sigue viviendo después de la muerte?  Muchos han enseñado esta doctrina, y hasta dicen que la muerte es una puerta que conduce a otra vida.  Pero esta idea no viene de la Biblia. Más bien, la Palabra de Dios enseña que usted es un alma, que su alma es realmente usted, con todas sus facultades físicas y mentales  (Génesis 2:7; Jeremías 2: 34; Proverbios 2:10). La misma Biblia también dice: …el  alma que pecare, esa morirá” (Ezequiel 18:4). No hay ningún pasaje bíblico que enseñe que el hombre tenga un alma inmortal que siga viviendo después de la muerte del cuerpo.

COMO PUEDEN VOLVER A VIVIR LOS SERES HUMANOS

Continúa en parte 2

Read Full Post »

LAS PROMESAS DE LA BIBLIA-parte 42-

PRISIONEROS

Pero así dice Jehová: Ciertamente el cautivo será rescatado del valiente, y el botín será arrebatado al tirano; y tu pleito yo lo defenderé, y yo salvaré a tus hijos.  (Isaías 49:25)

Aún cuando tus desterrados estuvieren en las partes más lejanas que hay debajo del cielo, de allí te recogerá Jehová tu Dios, y de allá te tomará.  (Deuteronomio 30:4)

Porque Jehová oye a los menesterosos, Y no menosprecia a sus prisioneros.  (Salmo 69:33)

Los sacó de las tinieblas y de la sombra de muerte, Y rompió sus prisiones.  (Salmo 107:14)

Que hace justicia a los agraviados, Que da pan a los hambrientos.  Jehová liberta a los cautivos.  (Salmo 146:7)

Dios hace habitar en familia a los desamparados; Saca a los cautivos a prosperidad; Más los rebeldes habitan en tierra seca.  (Salmo 68:6)

PROTECCION DE DIOS

Torre fuerte es el nombre de Jehová; A él correrá el justo, y será levantado.  (Proverbios 18:10)

De la destrucción y del hambre te reirás, Y no temerás de las fieras del campo.  (Job 5:22)

Tendrás confianza, porque hay esperanza; Mirarás alrededor, y dormirás seguro.  Te acostarás, y no habrá quien te espante…  (Job 11: 18, 19)

Jehová te guardará de todo mal; El guardará tu alma.  Jehová guardará tu salida y tu entrada Desde ahora y para siempre.  (Salmo 121:7, 8)

Cuando te acuestes, no tendrás temor, Sino que te acostarás, y tu sueño será grato. (Proverbios 3:24)

¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien?  (1 Pedro 3:13)

…El amado de Jehová habitará confiado cerca de él; Lo cubrirá siempre, Y entre sus hombros morará.  (Deuteronomio 33:12)

No tendrá temor de malas noticias; Su corazón está firme, confiado en Jehová.  (Salmo 112:7)

Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, Al Altísimo por tu habitación; No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada.  (Salmo 91:9, 10)

Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán.  Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.  (Isaías 43:1, 2)

No serán más por despojo de las naciones, ni las fieras de la tierra las devorarán; sino que habitarán con seguridad, y no habrá quien las espante.  (Ezequiel 34:28)

Más el que me oyere, habitará confiadamente Y vivirá tranquilo, sin temor del mal.  (Proverbios 1:33)

Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré?  Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?  (Salmo 27:1)

En paz me acostaré, y asimismo dormiré; Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado.  (Salmo 4:8)

Read Full Post »

ESPERANZA PARA EL PLANETA TIERRA – EL FUTURO BRILLANTE DE UNA RAZA CAIDA –parte 43-

COMO SOMOS SALVOS –parte 10-

¿ES POSIBLE LA VICTORIA TOTAL? –parte 2-

Aún el gran apóstol de la justificación por la fe asevera: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13). “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar” (1 Corintios 10:13).

Podemos ser “llenos de toda la plenitud de Dios” (Efesios 3:19) y llegar a ser “un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efesios 4:13).  Si no fuera posible vencer, Dios estaría mintiendo al darnos estas promesas.  Cuando decimos que es imposible conquistar el pecado, estamos limitando el poder de Dios.

Después de nuestro nuevo nacimiento, la vieja naturaleza carnal no desaparece. Aún está allí latente y hará todo lo posible por recuperar su dominio sobre nosotros.  Por eso el apóstol Pablo nos dice que por el  Espíritu debemos hacer morir las obras de la carne (Romanos 8:13).

El apóstol descubrió en su propia vida lo que experimentamos todos y es que cuando nos entregamos a Cristo comienza una guerra entre la carne y el Espíritu.  En su Epístola a los Gálatas, Pablo describe esta batalla:

“Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis…Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.  Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu” (Gálatas 5:16-17, 24-25).

Esta guerra se realiza cada instante de cada día. Es una batalla sin tregua.  Pablo reconoció ésto cuando afirmó, “cada día muero” (1 Corintios 15:31), y Jesús nos instó a cargar nuestra cruz diariamente (Lucas 9:23).

Si estamos muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús, no podemos permitir que el pecado reine en nuestro cuerpo mortal para que le obedezcamos en sus pasiones.  Ya no debemos presentar nuestros “miembros al pecado como instrumentos de iniquidad”, sino antes debemos presentarnos “a Dios como vivos entre los muertos” y nuestros “miembros a Dios como instrumentos de justicia” (Romanos 6:12-13).

Dios no desea que nos conformemos meramente con pedirle perdón por nuestras derrotas vez tras vez.  El quiere que le tributemos alabanza y gratitud por las victorias que hemos  ganado sobre el enemigo por medio de su gracia y poder.

Es cierto que después del bautismo pecamos, pero no es por la debilidad humana ni porque falta el poder de Dios, sino porque soltamos el brazo de Dios y dejamos de depender de El. Cuando pecamos, el Señor no nos abandona.  Si acudimos a El con un corazón contrito, nos recibirá con los brazos abiertos. El mismo Juan, quien dijo que los que nacen de Dios, y permanecen en El no pecan (1 Juan 3:6, 9), también nos consuela con las siguientes palabras:

“Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo” (1 Juan 2:1).

¿COMO PODEMOS VENCER EL PECADO?

Continúa en parte 44

Read Full Post »

ESPERANZA PARA EL PLANETA TIERRA – EL FUTURO BRILLANTE DE UNA RAZA CAIDA –parte 36-

COMO SOMOS SALVOS –parte 3-

EL ARREPENTIMIENTO Y LA CONFESIÓN 

Desde el mismo comienzo de la historia, Dios ha tomado la iniciativa para salvar al hombre. Cuando Adán y Eva pecaron, se escondieron de Dios entre los árboles del huerto. Fue Dios quien los buscó. “¿Dónde estás tú?” (Génesis 3:9), preguntó.  La voz de Dios procuraba hablar a la conciencia de Adán y Eva para que reconocieran su pecado.  Pero ellos procuraron excusar lo que habían hecho. La mujer le echó la culpa a la serpiente y el hombre le echó la culpa a la mujer (Génesis 3: 12-13). Vemos aquí uno de los más serios frutos del pecado.  En vez de admitir su culpabilidad, Adán y Eva procuraron justificarse.

El verdadero arrepentimiento consiste en admitir sin excusas ni pretextos que hemos pecado contra Dios. Es reconocer que hemos quebrantado la Ley de Dios y que ésto ha traído como resultado separación entre El y nosotros. Es entristecernos por el pecado.  El verdadero arrepentimiento es un don de Dios, impartido por el Espíritu Santo, quien nos redarguye de pecado (Juan 16:8). Dios es quien obra en nosotros el arrepentimiento y nunca podremos lograrlo por nosotros mismos.

Debemos distinguir entre arrepentirse del pecado y admitir el pecado. Es posible admitirlo sin estar arrepentido de él.

Algunos mueren de cáncer al pulmón por haber fumado toda la vida. Cuando están moribundos en el hospital se arrepienten de haber fumado, pero en realidad no están tristes porque creen que fumar es un pecado o porque creen haber contaminado el templo del Espíritu Santo, sino porque van a morir. Se entristecen por las consecuencias que el fumar le ha traído y no por el acto de fumar.

La verdadera tristeza por el pecado se manifiesta en la confesión.  En el arrepentimiento reconocemos que hemos pecado y en la confesión lo admitimos. Dios promete: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9).  Dios ha dicho que todos hemos pecado. Si digo que no he pecado, ¡estoy afirmando que Dios es mentiroso! El sabio Salomón escribió: “El que encubre sus pecados no prosperará; más el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia (Proverbios 28:13).

Podemos ver como este último versículo se ejemplifica en el contraste entre Acán y David. Ambos cometieron actos terribles.  David mandó matar a Urías heteo para poder quedarse con su esposa (vea 2 Samuel 11). Acán codició y robó lo que Dios había prohibido (Vea Josué 7). Sin embargo Acán fue apedreado y David fue perdonado.  A primera vista esto parece injusto. Da la impresión que Dios hace acepción de personas. Pero no es así.  Acán se vio obligado a admitir lo que había hecho. Se le dieron muchas oportunidades para que se arrepintiera y confesara su pecado, pero no lo hizo.

Cuan diferente fue el caso de David. Cuando Dios por medio del profeta Natán, trajo a la luz el pecado de David, se despertó la conciencia del rey. Oía retumbar en sus oídos los mandamientos “No mataras”, “No cometerás adulterio».  David reconoció la gravedad de su pecado y se arrepintió.  Su arrepentimiento y confesión se hallan registrados en el Salmo 51. Citemos algunos versículos “Porque yo reconozco mis rebeliones, y mi pecado esta siempre delante de mí.  Contra ti, contra ti sólo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos…Esconde tu rostro de mis pecados, y borra todas mis maldades” (Salmo 51: 3-4-, 9).

Pero David no sólo pidió perdón por lo que había hecho.  Anhelaba un corazón limpio que le permitiese apartarse del pecado. En el mismo salmo le ruega a Dios:

“Purifícame con hisopo, y seré limpio, lávame, y seré más blanco que la nieve…Crea en mí, oh Dios un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mi” (Salmo 51: 7, 10).

El verdadero arrepentimiento no sólo nos lleva a confesar el pecado sino a querer abandonarlo; no sólo anhela el perdón sino la limpieza.

EL INOCENTE SUFRE POR LOS CULPABLES

Continúa en parte 37

 

Read Full Post »

 

VIDA RADIANTE- PASOS PRACTICOS HACIA LA SALUD Y LA FELICIDAD-parte 18-

UNA PERSONA RADIANTE

LAS CUATRO DIMENSIONES DE LA VIDA-parte 2-

4. LA TEMPERANCIA: La definición básica de esta ley de la vida y la salud es evitar lo que es dañino y practicar la moderación en lo que es bueno.

PRIMERO: No haga daño.

Mentalmente: No haga nada que destruya o contamine sus facultades mentales.

Socialmente: No adquiera malos hábitos o amigos, o participe en comportamientos sociales destructivos como el chisme, la crítica, la desobediencia a las leyes civiles, o la participación en las prácticas sexuales riesgosas o degradantes.

Espiritualmente: No destruya sus sensibilidades espirituales al espaciarse en emociones espiritualmente destructivas como el odio, la ira, o la venganza.  Evite colocarse bajo el poder de Satanás por medio de prácticas ocultas o el rechazo del Espíritu de Dios.

SEGUNDO: Practique la moderación y el balance en las cosas que son buenas. Esto envuelve más que el solo balance entre tales cosas como la actividad y el descanso, la lógica y la emoción, la vida solitaria y la multitud. 

También consiste en mantener un equilibrio sano entre las cuatro dimensiones. (Mentalmente, físicamente, espiritualmente y socialmente). Cuando una de estas áreas de la vida toma la prioridad o queda desatendida, el resultado es un individuo desequilibrado y enfermizo.

Finalmente, una parte de ser equilibrado consiste en saber que es lo más valioso e importante.  Habrán momentos cuando tendrá que escoger entre lo mejor de un elemento al costo de los demás. Usted toma decisiones basadas en lo que más valora.

¿Por qué no hacer de la dimensión espiritual la prioridad más alta, y basar cada decisión en como ésto afectará su vida y salud espiritual? Sería un terrible desperdicio el hacer de la salud física su más alta prioridad para perder completamente la vida eterna y la salud radiante asociada con las promesas de Jesús. 

“Más buscad primero el reino de Dios y su justicia y todas estas cosas os serán añadidas”. (MATEO 6:33).

5. AGUA, AIRE FRESCO Y LUZ DEL SOL: Estos son todos útiles para la limpieza, cual es un principio que se aplica igualmente a todos los segmentos de la vida.

Espiritualmente: Necesitamos abrir nuestros corazones diariamente a los rayos del amor de Dios, dejar que el aire puro del Espíritu fluya en nuestras vidas, y ser lavados en la sangre limpiadora de Jesús, aceptando su perdón.

Mentalmente: Así mismo, cuando la mente está contaminada y degradada, se encuentra ayuda en el principio “Cuando contemplamos, somos cambiados.” Pero finalmente sólo cuando se acepta la oferta de Cristo de crear en nosotros una nueva vida puede la mente ser completamente limpia.

Socialmente: Cuando Cristo cambia la vida, y la persona sinceramente se arrepiente, confiesa, se disculpa y enmienda sus errores, es cuando otros entenderán que ésta es una persona nueva y limpia.

Cristo conoce y ama a cada persona como si no hubiera nadie más. El anhela que aceptemos su oferta de la salvación. El desea limpiarnos y sanarnos por completo, para que logremos la felicidad y la vida abundante para la cual fuimos creados.

LAS CUATRO DIMENSIONES INSEPARABLES:

Las cuatro dimensiones de la vida son inseparables y están tan estrechamente relacionadas que lo que afecta una parte de nosotros afecta también la otra.

Físicamente: La falta  de la salud física puede obscurecer la mente, deprimir las actitudes y hace más difícil mantener la salud espiritual.  Por otro lado, la buena salud puede despejar la mente y mejorar la actitud mental, y ayuda a enriquecer la fuerza espiritual y la salud.

Mentalmente: La fuerza de voluntad, la actitud y el intelecto tienen una influencia decidida en como vivimos nuestras vidas y como aplicamos o rechazamos las distintas leyes de la salud.

Socialmente: Las actitudes que permean nuestros hogares como también las relaciones que formamos tienen el poder de afectar nuestra salud.

Espiritualmente: El ejercicio de la fe, el amor, la esperanza, la oración, la perseverancia y la dedicación a Dios traerán la paz mental, el desarrollo del carácter, y aumentarán la salud física.

El estudio y la práctica de estos amplios principios de salud harán una diferencia en el uso y la calidad de vida.  Cada una de estas leyes con las que cooperamos nos otorga un beneficio, ¡más cuando cooperamos con todas, los beneficios son multiplicados!

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 201-

INTERRELACION DEL CUERPO Y LA MENTE-parte 9-

 

LA MENTE Y LA SALUD. Muchos están sufriendo de enfermedades que son más del alma que del cuerpo, y no encontrarán alivio hasta que acudan a Cristo, la fuente de la vida. –parte2-

HACER EL BIEN LIBERA FUERZAS POSITIVAS: El placer de hacer el bien anima la mente y envía sus vibraciones a todo el cuerpo.  Mientras los rostros de los hombres generosos están iluminados de alegría y expresan la elevación moral de la mente, los de los hombres egoístas y mezquinos aparecen abatidos, decaídos y lúgubres.  Sus defectos morales se reflejan en sus rostros.

LA SEGURIDAD MEJORA LA SALUD: Cuando los hombres que se habían dedicado a malos hábitos y prácticas pecaminosas se entregan al poder de la verdad divina, la aplicación de esa verdad al corazón reaviva las facultades morales que parecían paralizadas. 

El receptor de la verdad posee una comprensión más fuerte y más clara que antes que su alma se aferrara a la Roca eterna. Hasta su salud física mejora al darse cuenta de su seguridad en Cristo.  La bendición especial de Dios que reposa sobre el receptor es en sí misma salud y fortaleza.

MENTE TRANQUILA: SENDA QUE CONDUCE A LA SALUD: La conciencia de estar haciendo el bien es la mejor medicina para los cuerpos y las mentes enfermos. La bendición especial de Dios que descansa sobre quien la recibe, es salud y fortaleza. La persona cuya mente está tranquila y satisfecha en Dios, está en la senda que conduce a la salud. 

Ser conscientes de que los ojos de Señor están sobre nosotros, y que sus oídos están abiertos para escuchar nuestras oraciones, es ciertamente satisfactorio. Saber que tenemos un amigo que nunca falla y a quien podemos confiarle todos los secretos del alma, es un privilegio que las palabras no pueden expresar.

EL AMOR, LA ESPERANZA Y LA ALEGRIA SON ESENCIALES PARA LA SALUD: Para tener perfecta salud, nuestros corazones deben estar llenos de esperanza, amor y alegría.

CRISTO ES LA RESPUESTA: Muchos están sufriendo de enfermedades que son más del alma que del cuerpo, y no encontrarán alivio hasta que acudan a Cristo, la fuente de la vida. 

Entonces las quejas relativas al cansancio, la soledad y la insatisfacción, cesarán.  Los goces satisfactorios darán vigor a la mente, y salud y energía vital al cuerpo.  (Elena White)

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 200-

INTERRELACION DEL CUERPO Y LA MENTE-parte 8-

 

LA MENTE Y LA SALUD- La actividad armoniosa de todas las partes: cerebro, huesos y músculos, es necesaria para el desarrollo pleno y saludable del organismo humano en su totalidad. -parte 1-

LA MENTE CONTROLA AL HOMBRE EN SU TOTALIDAD: Todas nuestras acciones, buenas o malas, tienen su origen en la mente.  Es la mente la que adora a Dios y nos vincula con los seres celestiales…

Todos los órganos físicos son siervos de la mente, y los nervios son los mensajeros que transmiten  sus órdenes a cada parte del cuerpo, para dirigir los movimientos de la maquinaria viviente…

La actividad armoniosa de todas sus partes: cerebro, huesos y músculos, es necesaria para el desarrollo pleno y saludable del organismo humano en su totalidad.

LA ENERGIA ELECTRICA VITALIZA TODO EL ORGANISMO: La energía eléctrica del cerebro, aumentada por la actividad mental, vitaliza todo el organismo, y es de ayuda inapreciable para resistir la enfermedad.

POCOS SE DAN CUENTA DEL PODER DE LA MENTE SOBRE EL CUERPO: Pocos se dan cuenta del poder que la mente tiene sobre el cuerpo.  Una gran cantidad de las enfermedades que afligen a la humanidad tienen su origen en la mente, y sólo se pueden curar si se recupera la salud de ésta. 

Muchos más de los que nos imaginamos son enfermos mentales. Las enfermedades cardíacas producen muchos dispépticos, porque la perturbación mental que el miedo a ellas produce, ejerce una influencia paralizadora sobre los órganos digestivos.

LA ACTIVIDAD MENTAL PRODUCE BUENA SALUD: Muchos si hubieran ejercitado la mente, habrían sido fructíferos al llegar a la edad avanzada.

LA ENERGIA ELECTRICA DEL CEREBRO RESISTE LA ENFERMEDAD: Las mentes de los hombres que piensan trabajan demasiado. Con frecuencia éstos usan sus facultades mentales en forma sumamente generosa, mientras hay otros cuyos más elevados propósitos en la vida es el trabajo físico. Estos últimos no ejercitan la mente. 

Sus músculos hacen ejercicio mientras le roban a sus cerebros el vigor intelectual, de la misma manera como las mentes de los hombres que piensan están activas, mientras le roban a sus cuerpos la fortaleza y el vigor como consecuencia de su descuido del ejercicio de los músculos…

Esta clase de personas cae con mas facilidad si la ataca una enfermedad; el organismo resulta vitalizado por la energía eléctrica del cerebro para resistir la enfermedad.

EL DESCONTENTO Y LAS QUEJAS PRODUCEN ENFERMEDAD: Lo que transmite a casi todos enfermedades del cuerpo y de la mente, son los sentimientos de descontento y los anhelos insatisfechos.  No tienen a Dios, ni la esperanza, que es para toda alma un ancla segura y firme. 

Todos los que poseen esta esperanza se purifican como El es puro.  Los tales estarán libres de inquietudes y descontento; no estarán continuamente buscando males ni acongojándose por dificultades prestadas. 

Pero vemos a muchos sufrir dificultades de antemano; ansiedad, desconsuelo, de continuo esperan algún mal.

EGOCENTRISMO: UN IMPEDIMENTO PARA LA RECUPERACION: Uno de los mayores obstáculos para el restablecimiento de los enfermos es la concentración de su atención en sí mismos, cuando lo que necesitan es que su atención se distraiga de sí mismos, para interesarse en los demás.

APARTE LA MENTE DEL YO: El ejercicio ayuda en el proceso de la digestión. Caminar después de la comida, haciendo un ejercicio moderado, será de gran beneficio. 

La mente se apartará del yo para concentrarse en la naturaleza.  Mientras menos atención se le preste al estómago después de una comida, mejor.  Si usted piensa que la comida puede hacerle mal, seguramente será así.  Olvídese de Ud. mismo y piense en algo alegre.

Elena White

Continúa en parte 201

 

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: