Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘El Espíritu Santo’

DOS=UNO-El CONCEPTO DE UNIDAD-parte 62-

UN DIOS, UNA FE-parte 2-

 

NO SE NOS PRESENTAN TRES DIOSES EN LA SAGRADA ESCRITURA, SINO UN DIOS REVELADO EN TRES PERSONAS: EL DIOS PADRE, EL HIJO Y EL ESPÍRITU SANTO.  ESTA REVELACIÓN DE LA UNIDAD DE DIOS HACE POSIBLE CONTEMPLAR EL PLAN DE DIOS, PORQUE:

“DIOS HABIENDO HABLADO MUCHAS VECES…..A LOS PADRES POR LOS PROFETAS, EN ESTOS POSTREROS DÍAS NOS HA HABLADO POR EL HIJO, A QUIEN CONSTITUYO HEREDERO DE TODO….”  (HEB.1:1, 2)

El Islam, por medio del Corán, dice que Jesús era un profeta, fue fortalecido por el Espíritu Santo, que era un mensajero de Alá, y que<Alá se llevó a Jesús al cielo consigo>  (El Corán, Sura V, 106;  Sura IV, 93 (157);  Sura III, 69, 84;  Sura IV, 93 (158).), pero, niega que Jesús fuera el Hijo de Dios. 

Si el Corán tiene la verdad al considerar la vida y las palabras de Jesús, el Islam tiene que tener en cuenta la oposición total de Dios a la mentira y el engaño. Si Jesús no era lo que EL decía ser, Alá estaba fomentando el engaño, al proporcionar a Jesús el Espíritu Santo y tomar a Jesús consigo.

O bien Jesús era un falsificador o era todo lo que El pretendía ser ”UNO CON EL PADRE”. Y con el Padre (o Alá) es donde Jesús está ahora.  El  creer que Alá es un Dios no limita la aceptación de Jesús como uno con Dios.  Repetidas veces el Corán usa el plural para Dios en instrucción y guía, como  “nosotros” significando la unidad de Dios en personalidades  y principios. (Sura VII, 82, 83)

Cuando los fariseos vieron que Jesús echaba un espíritu maligno le acusaron de hacerlo por Beelze bub, el príncipe de los demonios.

“SABIENDO JESÚS LOS PENSAMIENTOS DE ELLOS, LES DIJO: TODO REINO DIVIDIDO CONTRA SI MISMO, ES ASOLADO, Y TODA CIUDAD O CASA DIVIDIDA CONTRA SI MISMA, NO PERMANECERA Y SI SATANAS, ECHA FUERA A SATANAS, ESTA DIVIDIDO CONTRA SI MISMO; ¿COMO, PUES, PERMANECERA SU REINO? 

PERO SI YO POR ELESPÍRITU DE DIOS, ECHO FUERA LOS DEMONIOS, CIERTAMENTE  HA LLEGADO A VOSOTROS EL REINO DE DIOS.”(Mateo 12:25, 26, 28)

La unidad, según esta doctrina, es sostenida sólo por la separación del pecado y la unión  con Dios.  La unidad, un principio de lo absoluto o perfecto, es la expresión del carácter de Dios, SANTO.  No puede en manera alguna concebirse la posibilidad de unión o conjunción entre los opuestos primarios, el  bien y el mal.

LA SANTIDAD NO ES OTRA COSA QUE LA PLENITUD DE DIOS: ES LA ENTREGA TOTAL DEL CORAZÓN Y LA VIDA PARA QUE SEAN REVESTIDOS POR LOS PRINCIPIOS DEL CIELO. LA SANTIDAD ES EL FUNDAMENTO DEL TRONO DE DIOS; EL PECADO ES LO OPUESTO A LA SANTIDAD.

“LA SANTIDAD ES CONCORDAR CON DIOS.  DEBIDO AL PECADO, LA IMAGEN DE DIOS EN EL HOMBRE FUE DEFORMADA; ES LA OBRA DEL EVANGELIO LA QUE RESTAURA LO QUE SE HABÍA PERDIDO; Y NOSOTROS HEMOS DE COOPERAR CON EL AGENTE DIVINO EN ESTA OBRA.  (E. White  “Testimonios” vol.5)

Continúa en parte 63

Read Full Post »

RECIBIREIS PODER-Persona, Presencia y Obra del Espíritu Santo- La Venida del Espíritu.-parte 1-

 LA PROMESA DEL ESPIRITU

 

“Y yo rogaré al Padre” –dijo El-, “y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: El Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir porque no le ve, ni le conoce, pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros” (Juan14:16,17).

 

 Cuando Cristo dio a sus discípulos la promesa del Espíritu, se estaba acercando al fin de su ministerio terrenal. A la sombra de la cruz estaba con una compresión plena de la carga de culpa que estaba por recaer sobre El como portador del pecado. Antes de ofrecerse a sí mismo como víctima destinada al sacrificio, instruyó a sus discípulos en cuanto a al dadiva más esencial y completa que iba a conceder a sus seguidores; el don de los recursos inagotables de su gracia.

“Y yo rogaré al Padre” –dijo El-, “y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: El Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir porque no le ve, ni le conoce, pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros” (Juan14:16,17).

El Salvador estaba señalando de antemano el tiempo cuando el Espíritu Santo, como su representante, vendría para realizar una obra poderosa. El mal que se había estado acumulando durante siglos, habría de ser resistido por el divino poder del Espíritu Santo.

La promesa del Espíritu Santo no se limita a ninguna edad ni raza. Cristo declaró que la influencia divina de su Espíritu estaría con sus seguidores hasta el fin. Desde el día de Pentecostés hasta ahora, el Consolador ha sido enviado a todos los que se han entregado plenamente al Señor y a su servicio. A todo el que ha aceptado a Cristo como su Salvador personal, el Espíritu Santo ha venido como consejero, santificador, guía y testigo. Cuanto más cerca de Dios han andado los creyentes, más clara y poderosamente han testificado del amor de su Redentor y de su gracia salvadora. Los hombres y mujeres que a través de largos siglos de persecución y prueba gozaron en sus vidas de una medida de la presencia del Espíritu, se destacaron como señales y prodigios en el mundo. Revelaron ante los ángeles y los hombres el poder transformador del amor redentor. (Los Hechos de los Apóstoles, pág.39, 40)

 

 

 

Read Full Post »

EL GRAN YO SOY- MENSAJES DE DIOS-”SANTIFÍCALOS EN TU VERDAD.TU PALABRA ES VERDAD”-JUAN 17:17-parte 13-

 

EL ESPÍRITU SANTO-JUAN 14:15-18; 16:7-14; 15:26; 14:26

JUAN 14:15-18

  • 15. Si me amáis, guardad mis mandamientos.
  • 16. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:
  • 17. el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
  • 18. No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.

JUAN 16:7-14

  • 7. Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuese, el Consolador no vendría a vosotros; más si me fuere, os lo enviaré.
  • 8. Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.
  •  9. De pecado, por cuanto no creen en mí;
  • 10.de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más;
  • 11.y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.
  • 12.Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar.
  • 13. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.
  • 14.El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.

JUAN 15:26

  • 26. Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.

JUAN 14:26

  • 26. Más el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, el os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

Read Full Post »

 

DOCTRINA DE LA SALVACION

LA EXPERIENCIA DE LA SALVACIÓN, que alcanza las profundidades del alma viene sólo de Dios. Del hebreonacham”, en griego, “metanoeo”, significa…….-primera parte-

Con amor y misericordia infinitos Dios hizo que Cristo, que no conoció pecado, fuera hecho pecado por nosotros, para que nosotros pudiésemos ser hechos justicia de Dios en El. Guiados por el Espíritu Santo experimentamos nuestra necesidad, reconocemos nuestra pecaminosidad, nos arrepentimos de nuestras transgresiones, y ejercemos fe en Jesús como Señor y Cristo, como sustituto y ejemplo. Esta fe que recibe salvación nos llega por medio del poder divino de la Palabra y es un don de la gracia de Dios. Mediante Cristo somos justificados, adoptados como hijos e hijas de Dios y librados del señorío del pecado. Por medio del Espíritu nacemos de nuevo, y somos santificados; el Espíritu renueva nuestra mente, graba la ley en nuestros corazones y nos da poder para vivir una vida santa. Al permanecer en El somos participantes de la naturaleza divina y tenemos la seguridad de la salvación ahora y en ocasión del juicio.

LOS CRISTIANOS NO PUEDEN MANTENERSE ESTÁTICOS. Si el Espíritu de Cristo reina en nuestro interior (Rom.8:9), nos mantenemos en un proceso de cambio dinámico. Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la Palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha” (Efe.5: 25-27). El blanco de la iglesia es obtener esa limpieza.Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Cor.3:18).

LA EXPERIENCIA DE LA SALVACION Y EL PASADO La experiencia de la salvación que alcanza las profundidades del alma viene sólo de Dios. Refiriéndose a esta experiencia Cristo declaró: “El que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios….El que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:3, 5).

UNICAMENTE POR MEDIO DE JESUCRISTO PUEDE UN INDIVIDUO EXPERIMENTAR LA SALVACIÓN. “PORQUE NO HAY OTRO NOMBRE BAJO EL CIELO, DADO A LOS HOMBRES, EN QUE PODAMOS SER SALVOS”(Hech.4:12). La experiencia de la salvación implica arrepentimiento, confesión, perdón, justificación, y santificación.

EL ARREPENTIMIENTO. Jesús prometió a los discípulos el Espíritu Santo, el cuál convence al mundo de pecado, de justicia y juicio” (Juan 16:8).

¿Qué es arrepentimiento? La palabra arrepentimiento es una traducción del hebreo nacham, significa “sentir, pesar”, “arrepentirse”. El equivalente en griego, “metanoeo”, significa “cambiar de parecer”, “sentir remordimiento”, “arrepentirse”. El arrepentimiento genuino produce un cambio en nuestra actitud hacia Dios y el pecado.

David experimentó la convicción del Espíritu Santo, despreció el pecado, rogando que se le concediera pureza: “CREA EN MI, OH DIOS, UN CORAZÓN LIMPIO, Y RENUEVA UN ESPÍRITU RECTO DENTRO DE MI” (SAL.51:10). El arrepentimiento es un don de Dios (Hech.5:31).

El Espíritu Santo atrae al pecador a Cristo con el fin de que pueda hallar arrepentimiento, ese profundo pesar por el pecado.

  

 

    

 

Read Full Post »

MEDITACIONES-REFLEJEMOS A JESUS –parte 31-

SIN JESÚS NADA PODEMOS HACER

“Más por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación, y redención” (1 Corintios 1:30).

Muchos piensan que es imposible amar al prójimo como a sí mismo; pero ese amor es sólo el fruto genuino del cristianismo. Amar a otros es vestirse del Señor Jesucristo; es caminar y obrar como viendo el mundo invisible. Debemos por ello mirar continuamente a Jesús, el autor y consumador de la fe.

La solemne advertencia que se dio al necio hombre rico, debiera ser suficiente para todos hombres hasta el fin del tiempo. El Señor dio lección tras lección para apartar a todos del egoísmo y establecer estrechos lazos de compañerismo y hermandad entre los hombres. El deseaba que los corazones de los creyentes estuvieran estrechamente entretejidos con fuertes lazos de simpatía para que pudiera haber unidad en El. Juntos han de regocijarse en la esperanza de la gloria de Dios, esperando la vida eterna por la virtud de Jesucristo. Si Cristo mora en el corazón, su amor se difundirá a otros y unirá corazón con corazón.

La gracia de Cristo debe ser el único apoyo del cristiano, y cuando lo es, amará a sus hermanos como Cristo lo ama a él. Entonces podrá decir: “Ven” y buscará y atraerá a las almas, instándolas a reconciliarse con Dios. Su influencia será más y más decidida, y dedicará su vida a Cristo, quien fue crucificado por él.

Donde se ha perfeccionado el amor, se guardará la Ley y el yo no encontrará lugar. Los que aman a Dios en forma suprema trabajan, sufren y viven para quien dio su vida por ellos. Podemos guardar la Ley sólo apropiándonos de la justicia de Cristo. Cristo dice: “…separados de mí nada podéis hacer” (Juan 15:5). Cuando recibimos el don celestial, la justicia de Cristo, encontraremos que se ha provisto para nosotros la gracia de Cristo, y que los recursos humanos son impotentes. Jesús dio el Espíritu Santo en medida abundante para las grandes emergencias, para ayudarnos en nuestras debilidades, para darnos fuerte consolación, para iluminar nuestras mentes, y para purificar y ennoblecer nuestros corazones. Cristo llega a ser para nosotros sabiduría, justificación, santificación y redención.

Del principio al fin de la vida del cristiano no se puede dar un paso con éxito sin Cristo. El envió su Espíritu para estar con nosotros constantemente, y si confiamos en Cristo hasta lo sumo, entregándole nuestra voluntad, podremos seguirlo por dondequiera que vaya. El Espíritu Santo obrará en todo corazón susceptible a su santa influencia. La justicia de Cristo irá delante de los tales, y la gloria de Jehová será su retaguardia. (Review and Herald)

 

Read Full Post »

MEDITACIONES-REFLEJEMOS A JESUS –parte 19-

LA LEY DE DIOS, LA VERDAD, ES LA NORMA DEL CARÁCTER

“Tu justicia es justicia eterna, Y tu ley la verdad” (Salmo 119:142).

Falsas teorías sobre la santificación…desempeñan un importante papel en los movimientos religiosos de nuestros días. Esas teorías son falsas en cuanto a la doctrina y peligrosas en sus resultados prácticos, y el hecho de que hallen tan general aceptación hace doblemente necesario que todos tengan una clara comprensión de lo que las Sagradas Escrituras enseñan sobre este punto.

La doctrina de la santificación verdadera es bíblica. El apóstol Pablo, en su carta a la Iglesia de Tesalónica, declara: “pues la voluntad de Dios es vuestra santificación…” Y ruega así: “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo…” (1 Tesalonicenses 4:3; 5:23).

La Biblia enseña claramente lo que es la santificación, y como se la puede alcanzar. El Salvador oró por sus discípulos: “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad” (Juan 17:17). Y Pablo enseña que los creyentes deben ser santificados por el Espíritu Santo (Romanos 15:16).

¿Cuál es la obra del Espíritu Santo? Jesús dijo a sus discípulos: “…cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad” (Juan 16:13). Y el salmista dice: “Tu ley la verdad”… Y ya que la Ley de Dios es santa, justa y buena, un trasunto de la perfección divina, resulta que el carácter formado por la obediencia a esa Ley será santo. Cristo es ejemplo perfecto de semejante carácter. El dice: “…he guardado los mandamientos de mi Padre…”. “…hago siempre lo que le agrada” (Juan 15:10; 8:29).

Los discípulos de Cristo han de volverse semejantes a El, es decir, adquirir por la gracia de Dios un carácter conforme a los principios de su santa Ley. Esto es lo que la Biblia llama santificación. Esta obra no se puede realizar sino por la fe en Cristo, por el poder del Espíritu de Dios que habita en el corazón. Pablo amonesta a los creyentes: “…ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” (Filipenses 2:12, 13). El cristiano sentirá las tentaciones del pecado, pero luchará continuamente contra él. Aquí es donde se necesita la ayuda de Cristo. La debilidad humana se une con la fuerza divina, y la fe exclama: “Más gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo” (1 Corintios 15:57).

Las Santas Escrituras enseñan claramente que la obra de la santificación es progresiva. Cuando el pecador encuentra en la conversión la paz con Dios por la sangre expiatoria, la vida cristiana no ha hecho más que empezar. Ahora debe llegar al estado de “varón perfecto”; crecer “a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (El conflicto de los siglos).

 

 

Read Full Post »

EL LLAMADO DE DIOS AL SERVICIO-parte 43-

EL ESPÍRITU SANTO-parte 3-

REQUISITOS ESENCIALES PARA EL ÉXITO

LA PRESENCIA del Espíritu en los obreros de Dios dará a la proclamación de la verdad un poder que todo el honor y la gloria del mundo no podrían conferirle.

Después del descenso del Espíritu Santo, los discípulos estaban tan llenos de amor hacia Cristo y hacia aquellos por quienes El murió, que los corazones se conmovían por las palabras que hablaban y las oraciones que ofrecían. Hablaban con el poder del Espíritu; y bajo la influencia de ese poder miles se convirtieron. (Los Hechos de los Apóstoles)

Dios no nos pide que hagamos con nuestras propias fuerzas la obra que tenemos ante nosotros. El ha provisto ayuda divina para todas las emergencias en que nuestros recursos humanos no basten. Otorga el Espíritu Santo para ayudar en todo aprieto, para fortalecer nuestra esperanza y seguridad, y para iluminar nuestras mentes y purificar nuestros corazones. No hay límite a la utilidad del que, poniendo a un lado el yo, permite que el Espíritu Santo obre sobre su corazón, y vive una vida enteramente consagrada a Dios.

¿Cuál fue el resultado del derramamiento del Espíritu Santo el día de Pentecostés? Las buenas nuevas de un Salvador resucitado fueron llevadas hasta los últimos confines del mundo conocido. Por sus labores, se unieron a la iglesia hombres escogidos, quienes, al recibir la palabra de vida, consagraron sus vidas a la obra de dar a conocer a otros la esperanza que había llenado sus corazones de paz y gozo. Centenares proclamaron el mensaje: “El reino de Dios se ha acercado” No podía contenérselos o intimidárselos con amenazas. El Señor hablaba por medio de ellos; y doquiera fueran, los enfermos sanaban, y los pobres oían el Evangelio. De un modo igualmente poderoso Dios puede obrar cuando los hombres se entregan al dominio de su Espíritu. (Southern Watchman)

El Espíritu Santo es el aliento de la vida espiritual. El impartimiento del Espíritu es el impartimiento de la vida de Cristo. Imbuye al que lo recibe con los atributos de Cristo. Unicamente aquellos que han sido enseñados por Dios, los que poseen la operación interna del Espíritu, y en cuyas vidas se manifiesta la vida de Cristo, han de destacarse como hombres representativos que ministren a favor de Dios. (El Deseado de Todas las Gentes)

Pronto se realizarán cambios peculiares y rápidos, y el pueblo de Dios debe estar dotado del Espíritu Santo para que, con sabiduría celestial, pueda hacer frente a las emergencias de esta época, y hasta donde sea posible contrarrestar los movimientos desmoralizadores del mundo. Si la iglesia de Dios no se duerme, si los discípulos de Cristo velan y oran, podrán tener luz para comprender y apreciar los movimientos del enemigo. (Joyas de los Testimonios)

-Continúa en parte 44-

 

Read Full Post »

Older Posts »