Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 abril 2010

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 41-

 

EGOISMO Y EGOCENTRISMO. El Espíritu Santo despierta las sensibilidades… Los defectos del carácter, el descuido de los deberes, la ingratitud hacia Dios, la frialdad hacia los demás, son tenidos en cuenta. –parte3-

EL PRINCIPIO DE LA ORACIÓN EN LAS RELIGIONES FALSAS ES LA EXPIACIÓN PROPIA: Los paganos pensaban que sus oraciones tenían meritos en sí, méritos para expiar el pecado.  Por lo tanto, cuanto más larga fuera la oración, mayor mérito tenía.  Si por sus propios esfuerzos podían hacerse santos, tendrían entonces algo en que regocijarse y de lo cuál hacer alarde. 

Esta idea de la oración resulta de la creencia en la expiación por el propio mérito en que se basa toda religión falsa.  Los fariseos habían adoptado este concepto pagano de la oración, que existe todavía hasta entre los que profesan ser cristianos.  La repetición de expresiones prescritas y formales mientras el corazón no siente la necesidad de Dios, es comparable con las “vanas repeticiones” de los gentiles.

NO HUBO DEMANDA DE SUS DERECHOS EN LA VIDA DE JESUS: En su vida no había de entretejerse ninguna aserción de sí mismo (demanda de derechos).  El Hijo de Dios no conocería los homenajes que el mundo tributa a los cargos, a las riquezas y al talento. 

El Mesías no iba a emplear recurso alguno de los que usan los hombres para obtener obediencia u homenaje. Su absoluto renunciamiento de sí mismo se predecía en estas palabras:

“No clamará, ni alzará, ni hará oír su voz en las plazas. No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare”

EL REMEDIO DIVINO PARA EL EGOISMO Y LA EXALTACION PROPIA: Hay en el hombre una disposición a estimarse más que su hermano, a trabajar para sí, a buscar el puesto más alto; y con frecuencia ésto produce malas sospechas de amargura de espíritu. 

El rito que precede a la cena del Señor está destinado a aclarar estos malentendidos, a sacar al hombre de su egoísmo, a bajarle de sus zancos de exaltación propia y darle la humildad de corazón que le inducirá a servir a su hermano.

 El santo Vigilante del cielo está presente en estos momentos para hacer de ellos momentos de escrutinio del alma, de convicción del pecado y de bienaventurada seguridad de que los pecados están perdonados.  

Cristo, en la plenitud de su gracia, está allí para cambiar la corriente de los pensamientos que han estado dirigidos por cauces egoístas.  El Espíritu Santo despierta las sensibilidades de aquéllos que siguen el ejemplo de su Señor.

Al ser recordada así la humillación del Salvador por nosotros, los pensamientos se vinculan con los pensamientos; se evoca una cadena de recuerdos de la gran bondad de Dios y del favor y ternura de los amigos terrenales.  Se recuerdan las bendiciones olvidadas, las mercedes de las cuales se abusó, las bondades despreciadas.

Quedan puestas de manifiesto las raíces de amargura que habían ahogado la preciosa planta del amor.  Los defectos del carácter, el descuido de los deberes, la ingratitud hacia Dios, la frialdad hacia los demás, son tenidos en cuenta.  Se ve el pecado como Dios lo ve.  Nuestros pensamientos no son pensamientos de complacencia propia, sino de severa censura propia y humillación.

La mente queda vivificada para quebrantar toda barrera que causó enajenamiento.  Se ponen a un lado las palabras y los pensamientos malos.  Se confiesan  y perdonan los pecados. La subyugadora gracia de Cristo entra en el alma, y el amor de Cristo acerca los corazones unos a otros en bienaventurada unidad.  (Elena White)

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 40-

 

EGOISMO Y EGOCENTRISMO. Tan profunda es la impresión que la exaltación propia produce en el corazón humano, tan grande el deseo de poder humano, que en muchos, la mente, el corazón y el alma son absorbidos por la idea de gobernar y mandar.  -parte 2-

LA COMPLACENCIA DEL YO INDICA UNA NECESIDAD ESPIRITUAL: Algunos no están dispuestos a hacer obra abnegada. Manifiestan verdadera impaciencia cuando se le insta a llevar alguna responsabilidad.  No sienten la necesidad del aumento del conocimiento y experiencia.   

Yo te amonesto que de mi compres oro refinado en fuego, para que seas hecho rico, y seas vestido de vestiduras blancas, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y  unge tus ojos con colirio para que veas” (Apoc.3:18)

La propia complacencia demuestra que necesitamos todo. Estamos enfermos, necesitamos a Jesús como vuestro médico. El Salvador viene con joyas de verdad del valor más elevado, que contrastan con todo lo falsificado. El oro que Jesús quiere que compremos de El es el oro de la fe y el amor.

Las vestiduras blancas son la justicia de Cristo, el traje de bodas que sólo Cristo puede dar. El colirio es el verdadero discernimiento espiritual, pues las cosas espirituales deben discernirse espiritualmente.

PELIGROS DE LA ADULACION PROPIA: Es difícil comprendernos a nosotros mismos, tener un conocimiento correcto de nuestro propio carácter.  La Palabra de Dios es clara, pero a menudo se comete un error al aplicarla a uno mismo. Existe la posibilidad de engañarse a sí mismo y pensar que las advertencias y reproches no se dirigen a uno. 

“Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién  lo entenderá?” (Jer.17:9)

La adulación propia puede ingresar en las emociones y el celo cristianos.  El amor propio y la confianza propia pueden darnos la seguridad de que estamos en lo correcto cuando estamos lejos de satisfacer los requisitos de la Palabra de Dios.

LA INFLUENCIA RUINOSA DE LA EXALTACION PROPIA SOBRE LA MENTE: Tan profunda es la impresión que la exaltación propia produce en el corazón humano, tan grande el deseo de poder humano, que en muchos, la mente, el corazón y el alma son absorbidos por la idea de gobernar y mandar. 

Nada puede destruir esta ruinosa influencia sobre la mente humana sino el buscar al Señor para obtener el colirio celestial. Sólo el poder de la gracia divina puede lograr que el hombre comprenda su verdadera situación y realizar en su favor la obra esencial que debe ser hecha en el corazón.

DEBE ENSEÑARSE LA GRACIA DEL OLVIDO PROPIO A CADA NIÑO: Una de las características que se debería fomentar y cultivar en todo niño es ese olvido de sí mismo que imparte a la vida una gracia espontánea.  De todas las excelencias del carácter, ésta es una de las más hermosas, y para toda verdadera vocación es uno de los requisitos más esenciales.

LA BASE DE LA VERDADERA GRANDEZA ES EL OLVIDO PROPIO: No era suficiente que los discípulos de Jesús fuesen instruidos en cuanto a la naturaleza de su reino.  Lo que necesitaban era un cambio de corazón que los pusiese en armonía con sus principios.  Llamando a un niñito, Jesús lo puso en medio de ellos; y luego rodeándole tiernamente con sus brazos dijo:

De cierto os digo, que si no os volviereis, y fuereis como niños, no entraréis en el reino de los cielos

La sencillez, el olvido de sí mismo y el amor confiado del niño son los atributos que el Cielo aprecia.  Son las características de la verdadera grandeza.

(Elena White)

Continúa en parte 41

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 39-

 

EGOISMO Y EGOCENTRISMO.  El egoísmo ha pervertido los principios, ha confundido los sentidos y nublado el juicio. Un poder dominante que reduce el intelecto, endurece el corazón, y debilita el poder moral. -parte1

POR NATURALEZA SOMOS EGOCENTRICOS: Por naturaleza somos egoístas y tercos.  Pero si aprendemos las lecciones que Cristo desea darnos, nos haremos participes de su naturaleza y de entonces en adelante viviremos su vida. 

El ejemplo admirable de Cristo, la incomparable ternura con que compartía los sentimientos de los demás, llorando con los que lloraban, regocijándose con los que se regocijaban, deben ejercer honda influencia en el carácter de los que le siguen con sinceridad. 

Con palabras y actos bondadosos tratarán de allanar el camino para  los pies cansados.

EL EGOISMO REDUCE EL INTELECTO: El interés egoísta siempre debe mantenerse subordinado; porque si se le deja lugar para actuar, llega a ser un poder dominante que reduce el intelecto, endurece el corazón, y debilita el poder moral.  Luego viene la desilusión. 

El hombre se ha divorciado de Dios y se ha entregado a prácticas indignas.  No puede ser feliz, porque no puede respetarse a sí mismo.  Se ha rebajado en su propia estima.  Es un fracaso intelectual.

EL EGOISMO ES LA CAUSA DE LA CULPABILIDAD HUMANA: El egoísmo es la falta de humildad como la de Cristo, y su existencia es la ruina de la felicidad humana, la causa de la culpabilidad humana, y conduce a los que la abrigan al naufragio de la fe.

CONFUNDE LOS SENTIDOS: Hoy, así como en los días de Cristo, Satanás domina la mente de muchos. Ojalá su obra terrible pudiera ser discernida y resistida.  El egoísmo ha pervertido los principios, ha confundido los sentidos y nublado el juicio.

Parece tan extraño que a pesar de toda la luz que irradia de la bendita Palabra de Dios, se sostengan ideas tan extrañas y haya tal abandono del espíritu y los procedimientos de la verdad.

El deseo de obtener ganancias elevadas, que lleva a la determinación de privar a otros de los derechos que Dios les concedió, tiene su origen en la mente de Satanás; y al obedecer la voluntad de él y al seguir sus métodos, los hombre se colocan bajo su bandera. 

Poco puede confiarse en aquéllos que han sido atrapados en esta trampa, a menos que se conviertan cabalmente y sean renovados, porque han sido leudados por principios erróneos cuyo efecto no pudieron percibir.

CUIDADO CON LA AUTOCOMPASION: No debemos compadecernos de nosotros mismos, recordemos al Redentor del mundo.  Consideremos el sacrificio infinito que El hizo a favor del hombre, y pensemos en su chasco cuando, después de tal sacrificio  en beneficio del hombre, éste elije unirse con los que odian a Cristo y su justicia, y llegue a ser uno con ellos en la complacencia del apetito pervertido, y traiga la ruina eterna sobre su alma.

VIVIR PARA SI DESHONRA A DIOS: Están sobre nosotros los peligros de los últimos días.  Los que viven para agradarse y complacerse a sí mismos, están deshonrando al Señor. 

El no puede trabajar por medio de ellos, pues lo representarían mal delante de los que ignoran la verdad…Quizás vea Dios que están fomentando el orgullo, y juzgue quitarles bendiciones que en vez de aprovechar, están siendo usadas para la complacencia del orgullo egoísta. (Elena White)

Continúa en parte 40 

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 38-

 

INDEPENDENCIA MENTAL. La mente necesita ser educada por las pruebas diarias, a fin de que adquiera fuerza para resistir en cualquier situación difícil.

VERDADERA INDEPENDENCIA, NO OBSTINACION: La verdadera independencia mental no es obstinación. Conduce a los jóvenes a formar sus opiniones sobre la Palabra de Dios, sin importarles lo que otros digan o hagan. 

Si están en compañía de incrédulos, ateos o infieles, los conduce a reconocer y defender su creencia en las sagradas verdades del Evangelio contra las cavilaciones y agudezas de sus asociados incrédulos.   

Si están con los que  piensan que es una virtud pasar revista a las faltas de los cristianos profesos y luego burlarse de la religión, la moralidad y la virtud, la verdadera independencia mental los conducirá a mostrar, con cortesía pero con firmeza, que el ridículo es un pobre sustituto de los argumentos sólidos. 

Los capacitará para mirar más allá del burlador a quien lo dirige, el adversario de Dios y del hombre, y a resistirlo en la persona de su agente.

SE NECESITA INDEPENDENCIA MENTAL: Hay hombres que se lisonjean de que podrían hacer algo más grande y bueno si se hallasen en diferentes circunstancias, mientras que no hacen uso de las facultades que ya tienen, trabajando en las posiciones que los colocó la Providencia.

El hombre puede formar sus circunstancias, pero las circunstancias no pueden modelar al hombre. El debería dominar las circunstancias. La independencia y fuerza individuales son las cualidades que se necesitan ahora.  El carácter individual no necesita ser sacrificado, sino que debe ser modelado, refinado, elevado.

HASTA DONDE SE DEBE LLEGAR CON LA INDEPENDENCIA: Dios quiere que su pueblo sea disciplinado y que obre con armonía, a fin de que lo vea todo unánimemente y tenga un mismo sentir y criterio.  Para producir este estado de cosas, hay mucho que hacer…

El Señor no desea que renunciemos a nuestra individualidad.  Pero ¿qué hombre es juez adecuado para saber hasta donde debe llevarse este asunto de la independencia individual?

Pedro recomienda:Igualmente, mancebos, sed sujetos a los ancianos; y todos sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes”  (1Pedro 5:5).

También el apóstol Pablo exhorta a sus hermanos filipenses a tener unidad y humildad:

Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo; si algún refrigerio de amor; si alguna comunión del Espíritu; si algunas entrañas y misericordias, cumplid mi gozo; que sintáis lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa. Nada hagáis por contiendas o por vanagloria; antes bien en humildad, estimándoos inferiores los unos a los otros”.

DEPENDAMOS DEL PODER DE DIOS: Debemos obrar con el sincero deseo de glorificar a Dios.  Dependamos de su poder; sea su gracia nuestra fuerza. Por el estudio de las Escrituras y la oración ferviente, tratemos de obtener un claro concepto de nuestro deber y luego cumplirlo fielmente. 

Es esencial que cultivemos la fidelidad en las cosas pequeñas, y al hacerlo adquiriremos costumbres de integridad en las responsabilidades mayores.  Los pequeños incidentes de la vida diaria pasan con frecuencia sin que lo notemos; pero son estas cosas las que forman el carácter. 

Cada acontecimiento de la vida es grande para bien o para mal.  La mente necesita ser educada por las pruebas diarias, a fin de que adquiera fuerza para resistir en cualquier situación difícil.  En los días de prueba y peligro, necesitamos ser fortalecidos para permanecer firmes de parte de lo recto, independientes de toda influencia opositora. (Elena White)

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 37-

 

INDEPENDENCIA MORAL Y DE ESPÍRITU. Se requerirá valor e independencia para elevarse por sobre las normas… No debemos ceder ni un ápice a las prácticas corruptas e idolátricas.

LOS RIESGOS DE LA INDEPENDENCIA PERSONAL: Siempre recordemos lo que debemos a nuestra profesión cristiana como pueblo de Dios, y cuidémonos de que al ejercitar la independencia personal su influencia no obre contra los propósitos de Dios, y así usted, por medio de las trampas de Satanás, llegue a ser una piedra de tropiezo directamente en el camino de los débiles y vacilantes. 

Hay peligro en dar al enemigo ocasión de blasfemar a Dios y amontonar desprecio sobre los creyentes en la verdad.

INDEPENDENCIA DE ESPÍRITU: La independencia de espíritu puede inducir a tener demasiada confianza en si mismo, y a confiar en su propio juicio.

LA AUTOSUFICIENCIA NO EXPONE A LOS ARDIDES DE SATANÁS: Vivimos en medio de los peligros de los últimos días, y si tenemos un espíritu de autosuficiencia e independencia, estaremos expuestos a los ardides de Satanás y seremos vencidos.

INDEPENDENCIA MORAL

LA LEY DE DEPENDENCIA MUTUA: Todos nosotros estamos entretejidos en la gran tela de la humanidad, y todo cuanto hagamos para beneficiar y ayudar a  nuestros semejantes nos beneficiará también a nosotros mismos.  La ley de la dependencia mutua afecta e incluye a todas las clases sociales. Los pobres no dependen más de los ricos, que los ricos de los pobres. 

Mientras una clase pide una parte de las bendiciones que Dios ha concedido a sus vecinos más ricos, la otra necesita el fiel servicio, la fuerza del cerebro, de los huesos y de los músculos, que constituyen el capital de los pobres.

ES UN DEBER OBEDECER LAS CONVICCIONES RELIGIOSAS INDIVIDUALES: Muchos son los artificios de que Satanás se vale para encadenar a sus cautivos por medio de las influencias humanas. El se asegura la voluntad de multitudes atándolas con los lazos de seda de su afectos a los enemigos de la cruz de Cristo. 

Sea cuál fuere esta unión: paternal, filial, conyugal o social, el efecto es el mismo: los enemigos de la verdad ejercen un poder que tiende a dominar la conciencia, y las almas sometidas a su autoridad no tienen valor ni espíritu independientes suficientes para seguir sus propias convicciones acerca del deber.

SE SACRIFICA EL JUICIO INDIVIDUAL: Por muy convencidas que estén la razón y la conciencia, estas personas que profesan ser religiosas en las iglesias populares, no se atreven a pensar de otro modo que como los ministros, y sacrifican su juicio y sus intereses eternos al descreimiento, orgullo y prejuicios de otra persona.

SOSTENER INDEPENDIENTEMENTE LO CORRECTO: Se requerirá valor e independencia para elevarse por sobre las normas religiosas del mundo cristiano.  Ellos no siguen el ejemplo de abnegación del Salvador; no hacen sacrificios; están constantemente buscando evadir la cruz que Cristo declara que es la señal del discipulado.

INDEPENDENCIA MORAL CUANDO SE OPONE AL MUNDO: La independencia moral estará completamente en su lugar cuando se opone al mundo.  Al conformarse enteramente a la voluntad de Dios, estaremos en terreno ventajoso y veremos la necesidad de separarnos de las costumbres y prácticas del mundo.

No hemos de elevar nuestra norma sólo un poco por encima de la del mundo; sino que hemos de hacer definidamente clara la línea de demarcación.

LA INDEPENDENCIA MORAL ES UNA VIRTUD: Nuestra única seguridad es permanecer como el pueblo de Dios.  No debemos ceder ni un ápice a las costumbres y modas de esta época, sino mantenernos con independencia moral, sin entrar en componendas con sus prácticas corruptas e idolátricas. (Elena White)

 

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 36-

 

DEPENDENCIA E INDEPENDENCIA EN LAS RELACIONES DE TRABAJO. Dios es el dirigente de su pueblo, y El enseñará como usar su cerebro a los que le entregan sus mentes.

LA OPINION DE UN HOMBRE: Es un error hacer creer a los hombres que los obreros de Cristo no debieran hacer nada antes de haber llevado el asunto a una persona de responsabilidad.  No se debe educar a los hombres para que consideren a los hombres como si fueran Dios. 

Aunque es necesario que haya consejo y unidad de acción entre los obreros, la opinión y el juicio de un hombre no deben ser el poder controlador.

CREER EN LA EFICIENCIA: Dios es el dirigente de su pueblo, y El enseñará como usar su cerebro a los que le entregan sus mentes. Al emplear su capacidad ejecutiva, crecerán en eficiencia.  La herencia del Señor está formada por vasos grandes y pequeños, pero cada uno de ellos tiene su obra individual que hacer. 

No ha de dependerse del juicio de un hombre, o de dos o tres hombres, como si fueran el camino seguro que todos deben seguir.  Miren todos a Dios, confíen en El, y crean plenamente en su poder. Únanse en yugo con Cristo y NO con los hombres, porque éstos NO tienen poder de impedirles que caigan.

LA DEPENDENCIA DE DIOS CREA CONFIANZA: Cuando los hombres dejen de depender de los hombres, cuando hagan de Dios su eficiencia, se manifestará más confianza mutua.  Nuestra fe en Dios es sumamente débil y nuestra confianza mutua es demasiado exigua.

LA AUTODEPENDENCIA CONDUCE A LA TENTACION: Por medio de la oración y de entera confianza en Dios, Salomón alcanzó un grado de sabiduría que despertó la admiración del mundo.  Pero cuando se alejó de la Fuente de su fuerza y se apoyó en sí mismo, cayó presa de la tentación. 

Entonces las facultades maravillosas que habían sido concedidas al más sabio de los reyes, sólo lo convirtieron en agente tanto más eficaz del adversario de las almas.

LA INDEPENDENCIA NO SANTIFICADA PROCEDE DEL EGOISMO: Los males de la estima propia y de una independencia no santificada, que dañarán mucho nuestra utilidad y que llevarán a la ruina si no la vencemos, proceden del egoísmo.

Al influir sobre el juicio de un hombre, Satanás puede lograr el control de las cosas para favorecer sus intereses.  Puede tener éxito en desviar las mentes de dos personas; pero cuando varias personas deliberan juntas hay mayor seguridad. 

En consecuencia habrá menos peligro de tomar decisiones precipitadas o erróneas que provocarían confusión, perplejidad y derrota. En la unión hay fuerza. En la división hay debilidad y derrota. (Elena White)

 

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 35-

 

DEPENDENCIA E INDEPENDENCIA

DEPENDENCIA DE DIOS, NO DE LOS HOMBRES. Dios desea asociar lo humano con lo divino. Cuando las mentes se desvían de Dios, el tentador puede someterlas a su gobierno, y dominar la humanidad.

  • A. DEPENDENCIA DE DIOS, NO DE LOS HOMBRES

LA DEPENDENCIA DE DIOS ES ABSOLUTA: Dios quiere que toda alma por la cual murió llegue a ser una parte de la vid, y reciba su alimento de ella. Dependemos de Dios en todo, y eso debiera mantenernos muy humildes; y debido a que dependemos tanto de El, debiéramos aumentar nuestro conocimiento de Dios. 

Dios quiere que alejemos de nosotros toda especie de egoísmo y vayamos a El no como dueños de nosotros mismos, sino como la posesión adquirida del Señor.

DEPENDAMOS DE DIOS, NO DE LOS HOMBRES: Dios quiere poner a los hombres en relación directa consigo mismo.  En todo su trato con los seres humanos reconoce el principio de la responsabilidad personal. 

Procura fomentar el sentimiento de dependencia personal, y hacer sentir la necesidad de la dirección personal.  Desea asociar lo humano con lo divino, para que los hombres se transformen en la imagen divina. 

Satanás procura frustrar este propósito, y se esfuerza en alentar a los hombres a depender de los hombres.  Cuando las mentes se desvían de Dios, el tentador puede someterlas a su gobierno, y dominar la humanidad.

Dependamos plenamente de Dios. Clamemos a Dios con sinceridad. Pongamos todo nuestro ser en las manos del Señor, alma, cuerpo y espíritu. Entonces veremos claramente las cosas celestiales.

TOMEMOS A DIOS COMO NUESTRO CONSEJERO: En lugar de llevar nuestras perplejidades a otra persona, llevémoslas  al Señor en oración. No pongamos a nadie donde debiera estar Dios. El ministro de Cristo es como otros hombres. 

Es cierto, el lleva responsabilidades más sagradas que un hombre corriente, pero NO es infalible. Esta rodeado de debilidades, y necesita gracia e iluminación divinas. Hay algunos que ignoran el camino de la vida y la salvación, y ellos encontrarán que algún ministro piadoso les enseñará que deben hacer para ser salvos.

Los que saben como orar, que saben qué son las invitaciones de Evangelio de Cristo, que conocen la inmutabilidad de sus promesas, deshonran a Dios cuando ponen su carga sobre los hombres finitos. Siempre es correcto deliberar juntos.

Es correcto conversar juntos, también es correcto  aclarar  ante los hermanos y el ministro las dificultades que se presentan. 

PERO NO DESHONREN A DIOS POR DEPENDER DEL HOMBRE POR SABIDURÍA. BUSQUEN A DIOS PARA TENER LA SABIDURÍA QUE VIENE DE ARRIBA. Pidamos que oren con nosotros, y el Señor cumplirá su palabra:

DONDE ESTÁN DOS O TRES CONGREGADOS EN MI NOMBRE, ALLÍ ESTOY YO EN MEDIO DE ELLOS” (Mateo 18:20)

(Elena White)

Read Full Post »

Older Posts »