Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘1 Juan 1:9’

DESCUBRA: GUÍA QUE LE AYUDARÁ A COMPRENDER MEJOR A DIOS Y A CREER EN EL-parte 26-

UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD EN LA VIDA-parte 4-

 

  • SOMOS SALVOS SI DAMOS TRES SIMPLES PASOS

PASO 1: PIDA A CRISTO QUE SE ENCARGUE DEL PECADO EN SU VIDA

¿Cuál es nuestra parte para lograrlo?

“ARREPENTIOS y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados” (Hechos 3:19)

¿Qué es lo que guía a una persona al arrepentimiento?

“Su benignidad (de Dios) te guía al arrepentimiento” (Romanos 2:4)

“Fuisteis contristados para arrepentimiento” (2 Corintios 7:9)

¿COMO PODEMOS RECIBIR DE CRISTO UNA NUEVA VIDA?

  1. Creyendo en El y recibiéndolo como Salvador y Señor.
  2. Estableciendo una relación con El (Dedicando tiempo para orar y leer la Biblia).
  3. Cristo obra a través de su Santo Espíritu para reemplazar nuestros malos hábitos por sus buenas cualidades.

El arrepentimiento es sencillamente sentir tristeza por nuestros pecados, apartarnos de ellos y dejar los malos hábitos, prácticas y actitudes. No es sentir temor al castigo, sino una respuesta a la bondad divina que movió a Jesús a morir en nuestro lugar.

¿Cuál es la parte de Dios para limpiar nuestra vieja vida de pecado? Tanto el arrepentimiento como el ser perdonados son regalos de Dios.

“A éste ha ensalzado con su diestra por Príncipe y Salvador, para dar…ARREPENTIMIENTO Y REMISION de pecados” (Hechos 5:31)

Y cuando nos arrepentimos, nuestro amante Salvador perdona nuestros pecados, los borra y los arroja a lo profundo del mar.

“Si CONFESAMOS nuestros pecados, EL ES FIEL y justo PARA PERDONAR  nuestros pecados y LIMPIARNOS DE TODA MALDAD” (1 Juan 1:9)

No hay pecado tan terrible que el Salvador que murió por nuestros pecados en la cruz del Calvario no pueda perdonar.  Solamente tenemos que pedir perdón.

Es solemne pensar que nuestros pecados ayudaron a clavar las manos y los pies de Cristo.  El anhela que aceptemos su regalo de perdón y reconciliación. A un joven que había abandonado su hogar le avisaron que su madre agonizaba. Se llenó de remordimiento y regresó al hogar.

Se arrodilló junto a su cama, y con lágrimas le pidió perdón. Acercándolo, la madre le susurró: “Hijo, hace mucho que te hubiera perdonado si me lo hubieras pedido”.

Si has huido de Dios o aún no has venido a El, medita en que Dios anhela intensamente darte la bienvenida al hogar. EL te ama y está ansioso por perdonarte.

Responde a esta amorosa invitación. Confiésale tus pecados.  Simplemente cree que El te perdona y El lo hará. Confía en El y en sus promesas.

PASO 2: RECIBA UNA NUEVA VIDA EN JESÚS

Continúa en parte 27

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 158-

 

LOS PROBLEMAS EMOCIONALES -parte 2-

“Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”  (1 Juan 1:9)

EL CULPABLE NECESITA UN ENFOQUE POSITIVO: Nadie mejora nunca mediante la acusación y la recriminación. Hablarle de su culpa al alma tentada no le inspirará la determinación de mejorar.  Al equivocado y desanimado señálele a Aquél que es capaz de salvar hasta lo sumo a todos los que acuden a El. Muéstrele lo que puede llegar a ser. 

Dígale que en él no hay nada que lo pueda recomendar a Dios pero que Cristo murió para que él pudiera ser aceptado por el Amado.  Transmítale esperanza, mostrándole que en Cristo hay fuerza para obrar mejor.  Ponga delante de él las posibilidades que el Cielo le da.  Ayúdele a confiar en el poder perdonador del Señor.  Jesús está esperando tomarlo de la mano, para darle poder a fin de vivir una vida noble y virtuosa.

LAS CRISIS A MENUDO INDICAN LA FUENTE DE FORTALEZA: Dios a menudo conduce a los hombres a una crisis para mostrarles cuáles son sus debilidades, y para señalarles la Fuente de la fortaleza.  Si oran y velan en oración, y luchan con valentía, sus puntos débiles se convertirán en puntos fuertes. 

La experiencia de Jacob contiene varias lecciones valiosas para nosotros.  Dios le enseñó que con su propia fuerza nunca lograría la victoria, y que tenía que luchar con Dios para alcanzar fuerza de lo alto.

LA CULPA ES CAUSA DE MUCHAS ENFERMEDADES: El paralítico halló en Cristo curación, tanto para el alma como para el cuerpo. La curación espiritual fue seguida por la restauración física.  Esta lección no debe ser pasada por alto. Hay hoy día miles que están sufriendo de enfermedad física y que, como el paralítico, están anhelando el mensaje:

“Tus pecados te son perdonados”

La carga de pecado, con su intranquilidad y deseos no satisfechos es el fundamento de enfermedades. No se puede hallar alivio hasta que venga el Médico del alma.  La paz que El solo puede dar, impartirá vigor a la mente y salud al cuerpo.

LA IGNORANCIA NO ELIMINA LA CULPA: Si hubiesen sabido que estaban torturando a Aquél que había venido para salvar a la raza pecaminosa de la ruina eterna, el remordimiento y el horror se habrían apoderado de ellos.  Pero su ignorancia no suprimió su culpabilidad, porque habrían tenido el privilegio de conocer y aceptar a Jesús como su Salvador.

LA GRAVEDAD DE LA CULPA NO DISMINUYE AL EXCUSAR EL PECADO: No deberíamos tratar de disminuir la gravedad de la culpa excusando el pecado.  Debemos aceptar la evaluación que Dios hace del pecado, y ésta es ciertamente muy seria. 

Solo el Calvario puede revelar la enormidad del pecado.  Si tuviéramos que soportar nuestra propia culpa, ésta nos aplastaría. Pero quien no tuvo pecado tomó nuestro lugar; aunque no lo merecíamos, llevó nuestra iniquidad.

“Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9)

Elena White 

Continúa en parte 159

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 27-

 

FACTORES EMOCIONALES. Los hijos de Dios no deben estar sujetos a los sentimientos y a las emociones. Cuando vacilamos entre la esperanza y el temor, herimos el corazón de Cristo, porque nos ha dado pruebas evidentes de su amor –parte1-

LA OBEDIENCIA A DIOS LIBERA DE LA PASION Y EL IMPULSO: Obedecer a Dios es quedar libre de la servidumbre del pecado y de las pasiones e impulsos humanos.  El hombre puede ser vencedor de sí mismo, triunfar de sus propias inclinaciones, de principados y potestades, de los

“señores del mundo, gobernadores de estas tinieblas” y de  las “malicias espirituales de los aires”  (Efe.6:12)

LAS EMOCIONES HAN DE SER CONTROLADAS POR LA VOLUNTAD: Cuando le entregamos nuestra voluntad a Cristo, El inmediatamente toma posesión de nosotros, y obra en nosotros para que hagamos sus deseos.  Entonces nuestra naturaleza queda sometida a su Espíritu.  Hasta nuestros pensamientos quedan sujetos al Señor.

Si no podemos dominar nuestros impulsos y emociones como deseamos, por lo menos podemos dominar la voluntad, de modo que se efectué un gran cambio en nuestra vida. Cuando entregamos nuestra voluntad a Cristo, nuestra vida queda escondida con Cristo en Dios. 

Hace alianza con el poder que supera a todos los principados y potestades.  Ya tenemos fuerza divina que nos mantiene asidos a su fortaleza; y se abre ante nosotros la posibilidad de una nueva vida y aún la vida de la fe.

LA EMOCIONES CONTROLADAS POR LA RAZÓN Y LA CONCIENCIA: El poder de la verdad debiera ser suficiente para sostener y consolar en toda adversidad.  La religión de Cristo revela su verdadero valor al capacitar a quien la posee para triunfar sobre la aflicción.

Pone a los apetitos, las pasiones y las emociones bajo el control de la razón y la conciencia, y disciplina los pensamientos para que fluyan por canales saludables. Y entonces la lengua no quedará abandonada para deshonrar a Dios por medio de expresiones de anhelos pecaminosos.

LAS EMOCIONES SON TAN CAMBIANTES COMO LAS NUBES: Cristo ha prometido que

“si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9)

Somos probados por Dios mediante la Palabra de Dios. No hemos de esperar emociones maravillosas antes de creer que Dios no ha oído. Los sentimientos no han de ser nuestra norma, pues las emociones son tan mutables como las nubes. 

Debemos tener algo sólido como fundamento de nuestra fe.  La Palabra del Señor es una Palabra de infinito poder, en ella podemos confiar. El nos ha dicho que cualquier cosa que pidamos en su nombre nos la dará.  No debemos depender de nuestras buenas obras. 

Debemos depender del Sol de Justicia, creyendo que Cristo ha quitado nuestros pecados y nos ha imputados su justicia.

LAS EMOCIONES NO SON UNA SALVAGUARDIA SEGURA: Con frecuencia los sentimientos son engañosos, las emociones no son una salvaguardia segura; porque son variables sujetas a circunstancias externas. Muchos se dejan seducir al confiar en impresiones sensacionales.

Un espíritu egoísta vencido, una tentación a descuidar el deber resistida, una pasión subyugada y la obediencia voluntaria y alegre prestada a la voluntad de Cristo, constituyen una evidencia mucho mayor de que somos hijos de Dios que la piedad espasmódica y la religión emotiva.

LOS CRISTIANOS NO DEBIÉRAMOS ESTAR SUJETOS A LAS EMOCIONES: Los hijos de Dios no deben estar sujetos a los sentimientos y a las emociones. Cuando vacilamos entre la esperanza y el temor, herimos el corazón de Cristo, porque nos ha dado pruebas evidentes de su amor….

Quiere que hagamos la obra que nos ha confiado, entonces nuestros corazones emitirán alabanza y acción de gracias a Aquél que Dios ha enviado para quitar los pecados del mundo.

(Elena White)

Continúa en parte 28

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: