Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘pecado’

DOS=UNO-El CONCEPTO DE UNIDAD-parte 52-

MISTERIOS SUPREMOS REVELADOS-parte 3-

 

1.EL MISTERIO DE LA PIEDAD ES LA ASOMBROSA REVELACIÓN DE DIOS, EL CREADOR Y SOSTENEDOR DE TODAS LAS COSAS, SANTO, TOTALMENTE REACIO AL PECADO, AFECTO SÓLO A LA VIDA, EL AMOR Y LA MUERTE, PRESENTANDO UN CAMINO NUEVO Y VIVO POR MEDIO DE SU HIJO, DE MANERA QUE EL PUDIERA MEZCLARSE CON LOS PECADORES, LLEVAR SU CASTIGO POR LA REBELIÓN A LOS SANTOS PRINCIPIOS, Y VIVIR COMO UN HOMBRE ENTRE ELLOS; HECHO SIN PECADO POR NOSOTROS, Y MANTENIENDO UNA COMPLETA SEPARACIÓN DEL PECADO, SIN HACER PECADO.

2.EL QUE ABORRECE EL PECADO Y NO QUIERE VERLO, EN SU MISERICORDIA Y AMOR, REVELO SU CARÁCTER COMO NUNCA ANTES, AL ACEPTAR EL SER HECHO HOMBRE  -LA HUMANIDAD Y LA DIVINIDAD UNIDAS PARA QUEBRAR EL HECHIZO Y CONTROL DEL MAL, ABRIENDO EL CAMINO PARA QUE EL HOMBRE PUEDA REGRESAR A LA UNIDAD CON DIOS.

3.ESTA RELACIÓN TENÍA QUE SER  EDIFICADA EN UNA SEPARACIÓN DEL PECADO, POR MEDIO DE LA DEPENDENCIA EN SU GRACIA SALVADORA, LA LIMPIEZA Y PURIFICACIÓN DEL PECADO DE TODOS LOS QUE TENGAN QUE ENTRAR EN COMUNIÓN CON EL.

4.EL MISTERIO DE LA PIEDAD ES LLAMADO EXPIACIÓN QUE PROPORCIONA UNA UNIDAD, POR MEDIO DE SU HIJO, QUE MEZCLÓ EL BIEN Y EL MAL, NO PARA ENGAÑAR, SINO PARA  

“DESHACER LAS OBRAS DEL DIABLO” (1 JUAN 3:8).     “Y LA LUZ RESPLANDECIENDO EN LAS TINIEBLAS Y LAS TINIEBLAS NO PREVALECIERON CONTRA ELLA (JUAN 1:5).

5.EL MISTERIO DE LA PIEDAD ESTA ESCONDIDO DE AQUELLOS QUE PREFIEREN CREER AL PADRE DE LAS MENTIRAS –LA OSCURIDAD- PERO A LOS QUE TIENEN FE EN DIOS POR MEDIO DE JESUCRISTO, EL LES REVELA LAS MARAVILLAS DE ESTA UNIÓN ENTRE EL HOMBRE Y DIOS.

EN CRISTO SE UNIERON LO DIVINO Y HUMANO, EL CREADOR Y LA CRIATURA.  LA NATURALEZA DE DIOS, CUYA LEY HABÍA SIDO TRANSGREDIDA, Y LA NATURALEZA DE ADÁN, EL TRANSGRESOR, SE REUNIERON EN JESÚS, EL HIJO DE DIOS, Y EL HIJO DEL HOMBRE.

PERO, AL PARTICIPAR DE LA NATURALEZA DEL HOMBRE EN SU CONDICION CORROMPIDA, CRISTO NO PARTICIPO EN LO MAS MÍNIMO DEL PECADO DEL HOMBRE.

“AL CONTEMPLAR LA ENCARNACIÓN DE CRISTO EN LA HUMANIDAD, NOS QUEDAMOS DESCONCERTADOS ANTE EL MISTERIO INSONDABLE, QUE LA MENTE HUMANA NO PUEDE COMPRENDER……..LA DIVINIDAD Y LA HUMANIDAD ESTÁN COMBINADOS MISTERIOSAMENTE, Y EL HOMBRE Y DIOS HAN PASADO A SER UNO”  (E. White-Señales de los Tiempos)

Continúa en parte 53

 

Read Full Post »

Lo que la Biblia enseña acerca de la salvación-lección 7-

 

7-Lo que la Biblia enseña acerca de la salvación-7-

Read Full Post »

Lo que la Biblia enseña acerca del origen del pecado-lección 6-

 

6-Lo que la Biblia enseña acerca del origen del pecado-6-

Read Full Post »

MEDITACIONES-REFLEJEMOS A JESUS –parte 6-

CRISTO SALVO EL ABISMO DEL PECADO

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna”. (Juan 3:16)

El pecado tuvo su origen en el egoísmo. Lucifer, el querubín protector, deseó ser el primero en el cielo. Trato de dominar a los seres celestiales, apartándolos de su Creador, y granjearse su homenaje. Para ello, representó falsamente a Dios, atribuyéndole el deseo de ensalzarse. Trato de investir al Creador con sus propias malas características. Así engañó a los ángeles. Así sedujo a los hombres. Los indujo a dudar de la palabra de Dios, y a desconfiar de su bondad.

Por cuanto Dios es un Dios de justicia y terrible majestad, Satanás los indujo a considerarle como severo e inexorable. Así consiguió que se uniesen con él en su rebelión contra Dios, y la noche de la desgracia se asentó sobre el mundo.

La tierra quedó oscura porque se comprendió mal a Dios. A fin de que pudiesen iluminarse las lóbregas sombras, a fin de que el mundo pudiera ser traído de nuevo a Dios, había que quebrantar el engañoso poder de Satanás. Esto no podía hacerse por la fuerza. El ejercicio de la fuerza es contrario a los principios del gobierno de Dios; El desea tan sólo el servicio de amor; y el amor no puede ser exigido, no puede ser obtenido por la fuerza o la autoridad. El amor se despierta únicamente por el amor.

El conocer a Dios es amarle; su carácter debe ser manifestado en contraste con el carácter de Satanás. En todo el universo había un solo ser que podía realizar esta obra. Únicamente Aquel que conocía la altura y la profundidad del amor de Dios, podía darlo a conocer. Sobre la oscura noche del mundo, debía nacer el Sol de justicia, “…y en sus alas traerá salvación…”. (Malaquías 4:2)

El plan de nuestra redención no fue una reflexión ulterior, formulada después de la caída de Adán. Fue una revelación “…del misterio que se ha mantenido oculto desde tiempos eternos”. (Romanos 16:25) Fue una manifestación de los principios que desde edades eternas había sido el fundamento del trono de Dios. Desde el principio, Dios y Cristo sabían de la apostasía de Satanás y de la caída del hombre seducido por el apóstata.

Dios no ordenó que el pecado existiese, sino que previó su existencia, e hizo provisión para hacer frente a la terrible emergencia. Tan grande fue su amor por el mundo, que se comprometió a dar a su Hijo unigénito “…para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna”…

Desde que Jesús vino a morar con nosotros, sabemos que Dios conoce nuestras pruebas y simpatiza con nuestros pesares. Cada hijo e hija de Adán puede comprender que nuestro Creador es el amigo de los pecadores. Porque en toda doctrina de gracia, toda promesa de gozo, todo acto de amor, toda atracción divina presentada en la vida del Salvador en la tierra, vemos a “Dios con nosotros”. (El Deseado de Todas las Gentes)

 

Read Full Post »

LA VERDAD ACERCA DE LOS ANGELES-RESPUESTAS FIRMEMENTE BASADAS EN LA PALABRA DE DIOS—parte 65-

LOS ÁNGELES EN EL BAUTISMO DE CRISTO Y DURANTE SU EXPERIENCIA EN EL DESIERTO-parte 2-

EL BAUTISMO DE CRISTO-parte 2-

La mirada del Salvador parece penetrar el cielo mientras vuelca los anhelos de su alma en oración.  Bien sabe El como el pecado endureció los corazones de los hombres, y cuán difícil les será discernir su misión y aceptar el don de la salvación.  Intercede ante el Padre a fin de obtener poder para vencer su incredulidad, para romper las ligaduras con que Satanás los encadenó, y para vencer en su favor al destructor.  Pide el testimonio de que Dios acepta la humanidad en la persona de su Hijo. 

Nunca antes habían escuchado los ángeles semejante oración. Ellos anhelaban llevar a su amado Comandante un mensaje de seguridad y consuelo.  Pero el Padre mismo contestará la petición de su Hijo.  Salen directamente del trono los rayos de su gloria. Los cielos se abren, y sobre la cabeza del Salvador desciende una forma de paloma de la luz más pura, emblema adecuado del Manso y Humilde. De los cielos abiertos, se oyó una voz que decía: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” (Mateo 3:17).   (DTG-86)

El Señor había prometido dar a Juan una señal para que pudiese saber quién era el Mesías. Ahora, al salir Jesús del agua, la señal prometida fue dada; vio los cielos abiertos, y al Espíritu de Dios, como una paloma sobrevolando sobre Cristo. Entonces, una voz del cielo dijo: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia”.

En ocasión del bautismo del Salvador, Satanás se hallaba entre los testigos. Vio la gloria del Padre que descansaba sobre su Hijo.  Oyó la voz de Jehová atestiguar la divinidad de Jesús. Desde el pecado de Adán, la especie humana había estado privada de la comunión directa con Dios, el trato entre el cielo y la tierra se había realizado por medio de Cristo; pero ahora que Jesús había venido “en semejanza de carne de pecado” (Romanos 8:3), el Padre mismo habló. 

Antes se había comunicado con la humanidad por medio de Cristo; ahora se comunicaba con la humanidad de Cristo. Satanás había esperado que el aborrecimiento que Dios siente  hacia el mal produjera una eterna separación entre el cielo y la tierra. Pero ahora era evidente que la relación entre Dios y el hombre había sido restaurada. (DTG 90-91)

Satanás podía discernir detrás de la humanidad de Cristo, la gloria y la pureza de Aquel con quien había estado asociado en las cortes celestiales. La escena de lo que el mismo había sido: un querubín cubridor lleno de belleza y santidad, paso delante de él.  (Bible Echo and Signs of the Times)

LA TRIPLE TENTACION DE CRISTO EN EL DESIERTO

Satanás había declarado a sus ángeles asociados que vencería a Cristo en el aspecto del apetito. Esperaba vencerlo en su estado de debilidad (ST)

Satanás vio que debía vencer o ser vencido.  Los resultados del conflicto significaban demasiado para ser confiados a sus ángeles confederados.  Debía dirigir personalmente la guerra. (DTG-91)

Mientras estuvo en el desierto, Cristo ayunaba, pero no sentía hambre…Dedicaba su tiempo a la oración ferviente, y estaba en plena comunión con Dios; era como si estuviese en la presencia del Padre.

ÁNGELES DEL CIELO PRESENCIARON LAS TENTACIONES DE CRISTO

Continúa en parte 66

 

Read Full Post »

RECIBIREIS PODER-Persona, Presencia y  Obra del Espíritu  Santo-parte 27-

EL PECADO CONTRA EL ESPÍRITU

“Por tanto os digo Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; más la blasfemia contra el Espíritu no le será perdonada”   (Mateo 12:31)

 

Los que anduvieron en la luz, tuvieron privilegios, recibieron advertencias y súplicas, y no hicieron ningún esfuerzo definido para darse a sí mismos en completa rendición a Dios. Este aviso es para que ninguno, por temor de haber pecado contra el Espíritu Santo, quede a la deriva y sumergido en un letargo mortal, sin recibir perdón jamás. ¿Por qué permanecer en la escuela de Satanás siguiendo una dirección que imposibilita el arrepentimiento y la reforma? ¿Tiene sentido resistir las propuestas de la gracia?  ¿Por qué dice: “Déjenme solo”, hasta que Dios sea forzado a darle lo que usted desea?

Los que resisten al Espíritu de Dios piensan que algún día se van a arrepentir y dar el paso para una reforma; pero el arrepentimiento esta más allá de su poder. Según la luz y los privilegios concedidos, así será la oscuridad en la que se sumirán los que rechacen andar en la luz mientras tienen luz.

Nadie necesita considerar el pecado contra el Espíritu Santo como un asunto misterioso e indefinible.  Es el continuo rechazo a las invitaciones de arrepentimiento.  Si uno se niega a creer en Cristo como su Salvador personal, tendrá oscuridad en lugar de luz, y gustará de la atmósfera que rodeó al primer gran apóstata. 

Si escoge ese ambiente en vez del medio que rodea al Padre y al Hijo, Dios respeta su decisión. Al considerar este tema, ninguno necesita desanimarse.  No deje caer a los que se esfuerzan por hacer la voluntad del Maestro. Su esperanza es Dios.  El Señor Jesús ha manifestado infinita consideración y aprecio por usted. Dejó la corte real y su trono para vestir su divinidad con la humanidad, y morir la vergonzosa muerte de cruz a fin de que usted pueda ser salvo.

Read Full Post »

RECIBIREIS PODER-Persona, Presencia y  Obra del Espíritu  Santo-parte 23-

EL ESPIRITU NOS HABLA

Pero cuando venga el Consolador, a quien Yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, El dará testimonio acerca de mí” (Juan 15:26).

El Señor ha condescendido en darle a usted la efusión de su Santo Espíritu. ¿Cómo Cristo puede subyugar a su pueblo escogido? Por el poder de su Santo Espíritu. A través de las Escrituras es que Dios habla a la mente e imprime la verdad en los corazones de los hombres.

Antes de la crucifixión, Cristo prometió a sus discípulos que les enviaría al Consolador, Dijo: “Pero Yo os digo la verdad: Os conviene que Yo me vaya; porque si no me fuese, el Consolador no vendría a vosotros; más si me fuere, os lo enviaré. Y cuando El venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio” (Juan 16:7, 8). “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, El os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber” (vers. 13, 14).

Al haberse minimizado la promesa de Cristo, y a causa de la escasez del Espíritu Santo, la espiritualidad de la ley y sus eternas obligaciones no han sido comprendidas. Los que profesan amar a Cristo no han captado la relación que existe entre ellos y Dios, y su comprensión aún permanece en la oscuridad. Vagamente entienden la admirable gracia de Dios, quien dio a su Hijo unigénito para salvar al mundo.

Tampoco captan lo distante que están de las exigencias de la santa Ley, y cuán intimamente deben ser asimilados sus preceptos para que se manifiesten en la vida práctica. No han visto cuán grande es la necesidad y el privilegio de orar, de arrepentirse y de aceptar las palabras de Cristo.

Es responsabilidad del Espíritu Santo dar a conocer el modelo de consagración que Dios acepta. Mediante el Espíritu Santo, la persona es iluminada, y el carácter es renovado, elevado y santificado.

Read Full Post »

EL CAMINO A CRISTO -EL PRINCIPE DEL CIELO- parte 7-

UN PODER MISTERIOSO QUE CONVENCE

COMO VENIR A DIOS ARREPENTIDO-parte 1-

¿Cómo se justificará el hombre con Dios? ¿Cómo se hará justo el pecador? Solamente por intermedio de Cristo podemos ponernos en armonía con Dios y la santidad; pero, ¿cómo debemos ir a Cristo? Muchos formulan la misma pregunta que hicieron las multitudes el día de Pentecostés, cuando convencidas de su pecado, exclamaron: “¿Qué haremos?” La primera palabra de contestación de Pedro fue “Arrepentíos.” Poco después, en otra ocasión, dijo:”Arrepentíos pues, y volveos a Dios; para que sean borrados vuestros pecados.” (Hechos 2:38; 3:19).

El arrepentimiento comprende tristeza por el pecado y abandono del mismo.  No renunciaremos al pecado a menos que veamos su pecaminosidad; mientras no lo repudiemos de corazón, no habrá cambio real en la vida.

Hay muchos que no entienden la naturaleza verdadera del arrepentimiento.  Gran número de personas se entristecen por haber pecado y aún se reforman exteriormente, porque  temen que su mala vida les acarre sufrimientos.  Pero ésto no es arrepentimiento en el sentido bíblico.  Lamentan la pena más bien que el pecado.  Tal fue el dolor de Esaú cuando vio que había perdido su primogenitura para siempre.  Balaán, aterrorizado por el ángel que estaba en su camino con la espada desnuda, reconoció su culpa por temor de perder la vida; más no experimentó un arrepentimiento sincero del pecado, ni un cambio de propósito, ni aborrecimiento del mal.  Judas Iscariote, después de traicionar a su Señor, exclamó: “¡He pecado, entregando la sangre inocente!”(Mateo 27:4).

Esta confesión fue arrancada a la fuerza de su alma culpable por un tremendo sentido de condenación y una pavorosa expectación de juicio.  Las consecuencias que habían de resultarle lo llenaban de terror, pero no experimentó profundo quebrantamiento de corazón, ni dolor de alma por haber traicionado al Hijo inmaculado de Dios y negado al Santo de Israel. Cuando Faraón sufría los juicios de Dios, reconoció su pecado a fin de escapar del castigo, pero volvió a desafiar al cielo tan pronto como cesaron las plagas.  Todos éstos lamentaban los resultados del pecado, pero no sentían tristeza por el pecado mismo.

Más cuando el corazón cede a la influencia del Espíritu de Dios, la conciencia se vivifica y el pecador discierne algo de la profundidad y santidad de la sagrada ley de Dios, fundamento de su gobierno en los cielos y en la tierra.  “Aquella Luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo” (Juan 1:9), iluminando las cámaras secretas del alma y manifestando las cosas ocultas.  La convicción se posesiona de la mente y del corazón.  El pecador tiene entonces conciencia de la justicia de Jehová y siente terror de aparecer en su iniquidad e impureza delante del que escudriña los corazones.  Ve el amor de Dios, la belleza de la santidad y el gozo de la pureza. Ansía ser purificado y restituido a la comunión del cielo.

La oración de David después de su caída es una ilustración de la naturaleza del verdadero dolor por el pecado.  Su arrepentimiento era sincero y profundo.  No hizo ningún esfuerzo por atenuar su crimen; ningún deseo de escapar del juicio que lo amenazaba inspiró su oración.  David veía la enormidad de su transgresión; veía las manchas de su alma; aborrecía el pecado.  No imploraba solamente el perdón, sino también la pureza de corazón.  Deseaba tener el gozo de la santidad, ser restituido a la armonía y comunión con Dios. Este era el lenguaje de su alma.

“¡Bienaventurado aquél cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado!”  (Salmo 32:1).

(Elena White)

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 181-

PSICOLOGIA PRÁCTICA-parte 18-

 

PSICOLOGIA Y TEOLOGIA: El corazón necesita un  poder que se encuentra sólo en la Palabra de Dios. Este poder es el Pan de vida que, si el hombre lo come, vivirá para siempre. –parte 2-

CIENCIA DE LA VERDADERA PIEDAD VERSUS CIENCIA DE LA FILOSOFIA MENTAL: Dios no ha dado ninguna luz adicional que ocupe el lugar de su Palabra.

Esta luz debe guiar las mentes confundidas a la Palabra, y cuando éstas la coman y la digieran, será sangre vital para el alma.  Las buenas obras se manifestarán como una luz que resplandece en las tinieblas.

El corazón necesita un  poder que se encuentra sólo en la Palabra de Dios. Este poder es el Pan de vida que, si el hombre lo come, vivirá para siempre. 

No sólo debe probar de vez en cuando este pan que desciende del cielo, sino vivir de las palabras que son espíritu y vida para quien las recibe. El aferrarse fervientemente de la verdad y apropiarse personalmente de las palabras de Cristo, obra una transformación en el carácter.

EL ESPÍRITU SANTO LLENA LA MENTE PURIFICADA: Necesitamos llenar constantemente nuestra mente con Cristo, y vaciarla de egoísmo y pecado. Justamente en el momento cuando vaciemos nuestra mente de vanidad y frivolidad, ese vacio será llenado con lo que Dios desea darnos: su Espíritu Santo.  Entonces, del buen tesoro del corazón sacaremos buenos frutos.

LOS PRINCIPIOS SE APLICAN A TODA CIRCUNSTANCIA: El Señor ha hecho oír su voz por medio de su Santa Palabra. Estas benditas páginas están llenas de instrucción y de vida, y son armoniosas en la exposición de la verdad.  Constituyen una perfecta regla de conducta. 

En ella se dan instrucciones, se exponen principios aplicable a toda circunstancia de la vida, aunque no se especifique ningún caso particular. No se deja nada sin revelar que sea esencial para un completo sistema de fe y una correcta orientación práctica. 

Todo deber que el Señor requiere de nosotros aparece allí con claridad; y si alguien no alcanza la vida eterna, se deberá a que fue autosuficiente, lleno de confianza propia, de vana arrogancia, y no confió únicamente en los méritos de la sangre de Cristo para su salvación. 

Nadie se desviará de la senda recta si con humildad y honestidad toma la Biblia como su guía y hace de ella su consejera.

LA VERDAD ES UN PRINCIPIO DINÁMICO: La verdad es un principio activo que impulsa a la acción, moldeando el corazón y la vida para que haya un constante movimiento hacia arriba.  En cada paso ascendente, la voluntad recibe un nuevo impulso para la acción. 

El tono moral se hace cada vez más semejante a la mente y al carácter de Cristo.  El cristiano que progresa tiene gracia y amor en un grado que sobrepasa el conocimiento, porque la contemplación del carácter de Cristo transforma profundamente sus afectos.

La gloria de Dios, revelada por encima de la escalera, puede ser apreciada únicamente por quien progresa en la ascensión y es conducido cada vez más alto, hacia los blancos más nobles que Cristo revela.  Todas las facultades de la mente y el cuerpo deben se comprometidas en la perfección.

UNA APROXIMACION POSITIVA: El cielo toma nota de aquél que lleva consigo una atmósfera de paz y amor.  Tal persona recibirá su recompensa.  Permanecerá en el gran día del Señor. (Elena White)

Continúa en parte 182

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 24-

ALIMENTO PARA LA MENTE -parte2-

COMPLACENCIA EXCESIVA QUE ES PECADO: La complacencia excesiva en el comer, el beber, el dormir o el mirar es pecado.  El funcionamiento saludable y armonioso de todas las facultades del cuerpo y la mente resulta en felicidad. 

Las facultades de la mente deberían ejercitarse en temas relacionados con nuestros intereses eternos. Esto favorece la salud del cuerpo y de la mente.

EL RECARGO DE LA MENTE: La persona que desea realizar en un año el trabajo de dos años no se lo debe permitir. Pretender realizar un doble trabajo significa recargar en exceso la mente y descuidar el ejercicio físico.  No es razonable suponer que la mente puede asimilar una provisión excesiva de alimento mental; y recargar la mente es un pecado tan grande como recargar los órganos digestivos.

SONIDOS, ESPECTACULOS E INFLUENCIAS QUE DESMORALIZAN: Tenemos motivos por experimentar profunda solicitud por nuestros hijos, quienes han de hacer frente a tentaciones a cada paso que den hacia adelante.  Les resulta imposible evitar el trato con malas compañías…

Ven espectáculos, oyen música y están sujetos a influencias que tienden a desmoralizarlos y que, a menos que estén cabalmente guardados, lograrán imperceptible pero seguramente corromperles el corazón y deformar su carácter.

Los padres aceptan mucho más fácilmente las impresiones perjudiciales que las impresiones divinas; por lo tanto debería ser lo más favorable que la Palabra de Dios se establezca en sus corazones.

Si los niños están con aquéllos cuyas conversaciones tratan de cosas sin importancia, sus mentes bajarán a ese nivel. Si oyen burlas acerca de los principios de la religión y se menosprecia la fe, estas cosas se fijarán en sus mentes  y moldearán sus caracteres.

LOS OJOS FIJOS EN CRISTO:   CUANDO CRISTO TOMO SOBRE SI LA NATURALEZA HUMANA, UNIÓ A LA HUMANIDAD CONSIGO MISMO CON UN LAZO DE AMOR QUE JAMÁS ROMPERÁ PODER ALGUNO, SALVO LA ELECCIÓN DEL HOMBRE MISMO.  CONSTANTEMENTE SATANÁS NOS PRESENTA ENGAÑOS PARA INDUCIRNOS A ROMPER ESTE LAZO, PARA ELEGIR SEPARARNOS DE CRISTO. 

SOBRE ESTO NECESITAMOS VELAR, LUCHAR, ORAR, PARA QUE NINGUNA COSA PUEDA INDUCIRNOS A ELEGIR OTRO SEÑOR; PUES ESTAMOS SIEMPRE LIBRES PARA HACER ESTO.  MAS TENGAMOS LOS OJOS FIJOS EN CRISTO, Y EL NOS PRESERVARA.  MIRANDO A JESÚS ESTAMOS SEGUROS.  NADA PUEDE ARREBATARNOS DE SU MANO.  MIRANDOLO CONSTANTEMENTE,

“SOMOS TRANSFORMADOS EN LA MISMA SEMEJANZA, DE GLORIA EN GLORIA, ASÍ COMO POR EL ESPÍRITU DEL SEÑOR” (2 Cor.3:18)

(Elena White)

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: