Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘obedecer a Dios.’

CONFLICTO ENTRE EL BIEN Y EL MAL-parte 26-

DESCUBRIENDO UNA ADORACIÓN MÁS PROFUNDA –parte 16-

OBEDIENCIA POR LA FE

COMO DIOS NOS CAPACITA PARA OBEDECERLO

10. ¿QUE HACE LA GRACIA DE CRISTO POR PECADOR?

Cuando la Ley de Dios y el Espíritu de Dios han hecho que el pecador esté consciente de su pecado, entonces él sentirá la necesidad de Cristo y acudirá al Salvador en busca de perdón.  El publicano se dio cuenta de ésto (Lucas 18:13,14). La mujer tomada en adulterio se sintió condenada y avergonzada.  Ella necesitaba simpatía y perdón, Cristo estaba listo para concedérselo.  Entonces El dijo: “No peques más”.

“Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”. (1Juan 1:9). Esto es gracia o favor inmerecido. El bondadoso amor de Cristo despierta amor en el corazón del pecador, y entonces El desea servir y obedecer a Dios. Aquí tenemos cuatro elementos de la gracia salvadora de Cristo:

1.   PERDONA Y JUSTIFICA

Hechos 13:38,39: “Sabed, pues, ésto, varones hermanos: que por medio de El se os anuncia perdón de pecados.  Y que de todo aquello de que por la ley de Moisés no pudisteis ser justificados, en El es justificado todo aquél que cree”. (Lucas 18:13,14)

2.   SALVA DEL PECADO O SANTIFICA

Mateo 1:21: “Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque El salvará a su pueblo de sus pecados”.

1 Corintios 1:30: “Más por El estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios  sabiduría, justificación, santificación y redención”.

3.   INSPIRA FE

Efesios 2:8-10: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y ésto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”.

4.   TRAE EL PODER DE DIOS

Romanos 1:16: “Porque no me avergüenzo del Evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquél que cree; al judío primeramente, y también al griego”.

El perdón del pecado y el poder sobre el pecado vino a través del ejercicio de una fe sencilla en las promesas de Dios y de una completa entrega del corazón a El.

11.  ¿COMO SE RELACIONA CON LA LEY UN PECADOR SALVADO POR GRACIA?

1.   La Ley se convierte en la norma de su vida.

1 Juan 5:3: “Pues éste es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos”. 

2.   Le permite a Cristo cumplir en el la justicia de la Ley.

Romanos 8:3,4: “…Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”.

3.   Cristo escribe la Ley en su corazón.

Hebreos 8:10: “…éste es el pacto que haré con la casa de Israel, Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos. Y sobre su corazón las escribiré. Y seré a ellos por Dios. Y ellos me serán a mí por pueblo”. (Salmo 119:11)

 “Cercano esta Jehová a los quebrantados de corazón; Y salva a los contritos de espíritu”

“Como el padre se compadece de los hijos, se compadece Jehová de los que le temen” (Salmo 34:18; 103:13).

 “Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre”  (Isaías 32:17).

 

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 131-

 

LA VOLUNTAD Y LA DECISION. La voluntad no es el gusto o la inclinación, sino el poder que decide, que obra en los hombres para obedecer a Dios.-parte 1-

EL PODER QUE GOBIERNA LA NATURALEZA DEL HOMBRE: La voluntad es el poder que gobierna la naturaleza humana, sometiendo todas las otras facultades a su dominio. La voluntad no es el gusto o la inclinación, sino el poder que decide, que obra en los hombres para obedecer a Dios.

TODO DEPENDE DE SU ACCIÓN  CORRECTA: El tentado necesita comprender la verdadera fuerza de la voluntad.  Ella es el poder gobernante en la naturaleza del hombre, la facultad de decidir y elegir.  Todo depende de la acción correcta de la voluntad. 

Desear lo bueno y lo puro es justo; pero si no hacemos más que desear, de nada sirve.  Muchos se arruinan mientras esperan y desean vencer sus malas inclinaciones.  No someten su voluntad a Dios. No escogen servirlo.

FUENTE DE TODA ACCIÓN: Debemos recordar que la voluntad es el resorte de todas las acciones.  Esta voluntad, que constituye un factor tan importante del carácter humano fue, en ocasión de la caída, entregada al dominio de Satanás; desde entonces el ha estado obrando en el hombre para expresar y ejecutar su propia voluntad, pero para completa ruina y miseria del hombre.

Sin embargo, el sacrificio infinito de Dios al dar a Jesús, su Hijo amado, como expiación por el pecado, lo habilita  para decir, sin violar un solo principio de su gobierno:

“Entregaos a mí; dadme esa voluntad, quitadla del dominio de Satanás, y yo tomaré  posesión de ella; y entonces podré obrar en vosotros para querer y hacer mi beneplácito”. 

Cuando recibimos el ánimo de Cristo, nuestra voluntad viene a ser como su voluntad, y nuestro carácter se transforma a semejanza del suyo.

LA VOLUNTAD DEL HOMBRE ES AGRESIVA: La voluntad del hombre es agresiva, y constantemente se esfuerza por someter todas las cosas a sus designios.  Si se alista del lado de Dios y del bien, los frutos del Espíritu aparecerán en la vida; y Dios ha señalado gloria, honra y paz a cada persona que obra el bien.

LA IMPOSIBILIDAD RESIDE EN LA PROPIA VOLUNTAD: Toda nuestra vida es de Dios y debe ser usada para su gloria.  Su gracia consagrará y mejorará cada facultad. Que nadie diga no puedo remediar mis defectos de carácter; porque si alguien llega a esa conclusión ciertamente no alcanzará la vida eterna.

La imposibilidad reside en su propia voluntad. Si Ud. no quiere, no podrá vencer. La verdadera dificultad proviene de la corrupción de los corazones no santificados, y de la falta de disposición para someterse al control de Dios.

UN SEDANTE EFECTIVO: La mente y los nervios se entonan y fortalecen por el ejercicio de la voluntad.  En muchos casos, la fuerza de voluntad resultará ser un potente calmante de los nervios.

SATANÁS USA LA VOLUNTAD: Cuando se permite que Satanás moldee la voluntad, él la utiliza para cumplir sus fines.  Estimula las propensiones al mal, despierta las pasiones y ambiciones impías.  El dice:

“Yo te daré todo este poder, honores, riquezas y placeres pecaminosos”

pero pone por condición la entrega de la integridad y el embotamiento de la conciencia.  Así degrada las facultades humanas, y las pone en cautividad para obrar el mal.  (Elena White)

Continúa en parte 132

 

 

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 27-

 

FACTORES EMOCIONALES. Los hijos de Dios no deben estar sujetos a los sentimientos y a las emociones. Cuando vacilamos entre la esperanza y el temor, herimos el corazón de Cristo, porque nos ha dado pruebas evidentes de su amor –parte1-

LA OBEDIENCIA A DIOS LIBERA DE LA PASION Y EL IMPULSO: Obedecer a Dios es quedar libre de la servidumbre del pecado y de las pasiones e impulsos humanos.  El hombre puede ser vencedor de sí mismo, triunfar de sus propias inclinaciones, de principados y potestades, de los

“señores del mundo, gobernadores de estas tinieblas” y de  las “malicias espirituales de los aires”  (Efe.6:12)

LAS EMOCIONES HAN DE SER CONTROLADAS POR LA VOLUNTAD: Cuando le entregamos nuestra voluntad a Cristo, El inmediatamente toma posesión de nosotros, y obra en nosotros para que hagamos sus deseos.  Entonces nuestra naturaleza queda sometida a su Espíritu.  Hasta nuestros pensamientos quedan sujetos al Señor.

Si no podemos dominar nuestros impulsos y emociones como deseamos, por lo menos podemos dominar la voluntad, de modo que se efectué un gran cambio en nuestra vida. Cuando entregamos nuestra voluntad a Cristo, nuestra vida queda escondida con Cristo en Dios. 

Hace alianza con el poder que supera a todos los principados y potestades.  Ya tenemos fuerza divina que nos mantiene asidos a su fortaleza; y se abre ante nosotros la posibilidad de una nueva vida y aún la vida de la fe.

LA EMOCIONES CONTROLADAS POR LA RAZÓN Y LA CONCIENCIA: El poder de la verdad debiera ser suficiente para sostener y consolar en toda adversidad.  La religión de Cristo revela su verdadero valor al capacitar a quien la posee para triunfar sobre la aflicción.

Pone a los apetitos, las pasiones y las emociones bajo el control de la razón y la conciencia, y disciplina los pensamientos para que fluyan por canales saludables. Y entonces la lengua no quedará abandonada para deshonrar a Dios por medio de expresiones de anhelos pecaminosos.

LAS EMOCIONES SON TAN CAMBIANTES COMO LAS NUBES: Cristo ha prometido que

“si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9)

Somos probados por Dios mediante la Palabra de Dios. No hemos de esperar emociones maravillosas antes de creer que Dios no ha oído. Los sentimientos no han de ser nuestra norma, pues las emociones son tan mutables como las nubes. 

Debemos tener algo sólido como fundamento de nuestra fe.  La Palabra del Señor es una Palabra de infinito poder, en ella podemos confiar. El nos ha dicho que cualquier cosa que pidamos en su nombre nos la dará.  No debemos depender de nuestras buenas obras. 

Debemos depender del Sol de Justicia, creyendo que Cristo ha quitado nuestros pecados y nos ha imputados su justicia.

LAS EMOCIONES NO SON UNA SALVAGUARDIA SEGURA: Con frecuencia los sentimientos son engañosos, las emociones no son una salvaguardia segura; porque son variables sujetas a circunstancias externas. Muchos se dejan seducir al confiar en impresiones sensacionales.

Un espíritu egoísta vencido, una tentación a descuidar el deber resistida, una pasión subyugada y la obediencia voluntaria y alegre prestada a la voluntad de Cristo, constituyen una evidencia mucho mayor de que somos hijos de Dios que la piedad espasmódica y la religión emotiva.

LOS CRISTIANOS NO DEBIÉRAMOS ESTAR SUJETOS A LAS EMOCIONES: Los hijos de Dios no deben estar sujetos a los sentimientos y a las emociones. Cuando vacilamos entre la esperanza y el temor, herimos el corazón de Cristo, porque nos ha dado pruebas evidentes de su amor….

Quiere que hagamos la obra que nos ha confiado, entonces nuestros corazones emitirán alabanza y acción de gracias a Aquél que Dios ha enviado para quitar los pecados del mundo.

(Elena White)

Continúa en parte 28

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: