Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘factores emocionales’

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 28-

 

FACTORES EMOCIONALES –parte 2-

CRISTO DA DOMINIO SOBRE LAS INCLINACIONES NATURALES:  CRISTO VINO A ESTE MUNDO Y VIVIÓ CONFORME A LA LEY DE DIOS PARA QUE EL HOMBRE PUDIERA DOMINAR PERFECTAMENTE LAS INCLINACIONES NATURALES QUE CORROMPEN EL ALMA.

EL ES EL MEDICO DEL ALMA Y DEL CUERPO Y DA LA VICTORIA SOBRE LAS PASIONES GUERREANTES. HA PROVISTO TODO MEDIO PARA QUE EL HOMBRE PUEDA POSEER UN CARÁCTER PERFECTO.

EL ARREBATO DE LOS SENTIMIENTOS NO ES EVIDENCIA DE CONVERSION: Satanás induce a las gentes a pensar que porque han sentido un éxtasis de los sentimientos, se han convertido.  Pero no cambian su vida íntima. Sus acciones son las mismas de antes. 

Su vida no manifiesta buenos frutos. Oran a menudo y largo, y constantemente se refieren a los sentimientos que experimentaron en tal y tal ocasión.  Pero no viven una vida nueva.  Están engañadas.  Lo que experimentan es un mero sentimiento superficial. Edifican sobre la arena, y cuando llegan los vientos adversos, su casa es arrasada.

EL SENTIMIENTO DE INTRANQUILIDAD A VECES ES BUENO: Los sentimientos de desasosiego, de nostalgia o de soledad pueden ser para nuestro bien.  Nuestro Padre celestial intenta enseñarnos a encontrar en El  la amistad, el amor y el consuelo que satisfarán nuestras esperanzas y deseos más sinceros…

Nuestra única seguridad y felicidad está en hacer de Cristo nuestro constante consejero. Podemos sentirnos felices con El aunque no tengamos otros amigos en todo el mundo.

EL SEÑOR DESEA PERTURBAR LAS MENTES: Cristo ve a los hombres tan absorbidos en los cuidados mundanales y en las perplejidades de sus negocios que no tienen tiempo para relacionarse con El.  Para ellos el cielo es un lugar extraño, porque no lo tienen en cuenta.

Al no estar familiarizados con las cosas celestiales, se cansan de escuchar acerca de ellas.  No les gusta que sus mentes sean perturbadas con respectos a su necesidad de salvación, y prefieren dedicarse a las diversiones. 

Pero el Señor desea perturbar sus mentes, para que puedan ser llevados a aferrarse de las realidades eternas.  Lo hace en serio.  Muy, muy pronto todos ellos lo conocerán, ya sea que lo deseen o no.

NO HEMOS DE ABSORBERNOS EN EL ESTUDIO DE NUESTRAS EMOCIONES: No es prudente que nos miremos a nosotros mismos y que estudiemos nuestras emociones.  Si lo hacemos, el enemigo nos presentará dificultades y tentaciones que debiliten nuestra fe y aniquilen el valor. El fijarnos por demás en nuestras emociones y ceder a nuestros sentimientos es exponernos a la duda y enredarnos en perplejidades. 

En vez de mirarnos a nosotros mismos, miremos a Jesús

(Elena White)

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 27-

 

FACTORES EMOCIONALES. Los hijos de Dios no deben estar sujetos a los sentimientos y a las emociones. Cuando vacilamos entre la esperanza y el temor, herimos el corazón de Cristo, porque nos ha dado pruebas evidentes de su amor –parte1-

LA OBEDIENCIA A DIOS LIBERA DE LA PASION Y EL IMPULSO: Obedecer a Dios es quedar libre de la servidumbre del pecado y de las pasiones e impulsos humanos.  El hombre puede ser vencedor de sí mismo, triunfar de sus propias inclinaciones, de principados y potestades, de los

“señores del mundo, gobernadores de estas tinieblas” y de  las “malicias espirituales de los aires”  (Efe.6:12)

LAS EMOCIONES HAN DE SER CONTROLADAS POR LA VOLUNTAD: Cuando le entregamos nuestra voluntad a Cristo, El inmediatamente toma posesión de nosotros, y obra en nosotros para que hagamos sus deseos.  Entonces nuestra naturaleza queda sometida a su Espíritu.  Hasta nuestros pensamientos quedan sujetos al Señor.

Si no podemos dominar nuestros impulsos y emociones como deseamos, por lo menos podemos dominar la voluntad, de modo que se efectué un gran cambio en nuestra vida. Cuando entregamos nuestra voluntad a Cristo, nuestra vida queda escondida con Cristo en Dios. 

Hace alianza con el poder que supera a todos los principados y potestades.  Ya tenemos fuerza divina que nos mantiene asidos a su fortaleza; y se abre ante nosotros la posibilidad de una nueva vida y aún la vida de la fe.

LA EMOCIONES CONTROLADAS POR LA RAZÓN Y LA CONCIENCIA: El poder de la verdad debiera ser suficiente para sostener y consolar en toda adversidad.  La religión de Cristo revela su verdadero valor al capacitar a quien la posee para triunfar sobre la aflicción.

Pone a los apetitos, las pasiones y las emociones bajo el control de la razón y la conciencia, y disciplina los pensamientos para que fluyan por canales saludables. Y entonces la lengua no quedará abandonada para deshonrar a Dios por medio de expresiones de anhelos pecaminosos.

LAS EMOCIONES SON TAN CAMBIANTES COMO LAS NUBES: Cristo ha prometido que

“si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9)

Somos probados por Dios mediante la Palabra de Dios. No hemos de esperar emociones maravillosas antes de creer que Dios no ha oído. Los sentimientos no han de ser nuestra norma, pues las emociones son tan mutables como las nubes. 

Debemos tener algo sólido como fundamento de nuestra fe.  La Palabra del Señor es una Palabra de infinito poder, en ella podemos confiar. El nos ha dicho que cualquier cosa que pidamos en su nombre nos la dará.  No debemos depender de nuestras buenas obras. 

Debemos depender del Sol de Justicia, creyendo que Cristo ha quitado nuestros pecados y nos ha imputados su justicia.

LAS EMOCIONES NO SON UNA SALVAGUARDIA SEGURA: Con frecuencia los sentimientos son engañosos, las emociones no son una salvaguardia segura; porque son variables sujetas a circunstancias externas. Muchos se dejan seducir al confiar en impresiones sensacionales.

Un espíritu egoísta vencido, una tentación a descuidar el deber resistida, una pasión subyugada y la obediencia voluntaria y alegre prestada a la voluntad de Cristo, constituyen una evidencia mucho mayor de que somos hijos de Dios que la piedad espasmódica y la religión emotiva.

LOS CRISTIANOS NO DEBIÉRAMOS ESTAR SUJETOS A LAS EMOCIONES: Los hijos de Dios no deben estar sujetos a los sentimientos y a las emociones. Cuando vacilamos entre la esperanza y el temor, herimos el corazón de Cristo, porque nos ha dado pruebas evidentes de su amor….

Quiere que hagamos la obra que nos ha confiado, entonces nuestros corazones emitirán alabanza y acción de gracias a Aquél que Dios ha enviado para quitar los pecados del mundo.

(Elena White)

Continúa en parte 28

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: