Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 abril 2011

 

ALIMENTACION PARA EL PUEBLO DE DIOS –DIOS SIEMPRE NOS PROVEE-parte 4-

LA CARNE, LOS HUEVOS, LOS LÁCTEOS Y EL TIEMPO EN QUE VIVIMOS.-parte 3-

“La carne NO es esencial para la salud o la fuerza; y si ésto no fuera así, el Señor habría cometido un error cuando proveyó alimento para Adán y Eva antes de su caída.  Todos los elementos nutritivos están contenidos en las frutas, las hortalizas, las legumbres y los cereales”. (CRA-pág. 473).

“Es un error suponer que la fuerza muscular dependa de consumir alimento animal, pues sin él las necesidades del organismo pueden satisfacerse mejor y es posible gozar de salud más robusta. Los cereales, las frutas, las oleaginosas y las verduras contienen todas las propiedades nutritivas para producir buena sangre.  Estos elementos no son provistos tan bien ni de un modo tan completo por la dieta de carne.  Si la carne hubiera sido de uso indispensable para dar salud y fuerza, se la habría incluido en la alimentación indicada al hombre desde el principio”.

“El régimen de los animales se compone de verduras y cereales. ¿Necesitan las verduras ser animalizadas antes de que las empleemos? ¿Debemos obtener nuestro régimen vegetal comiendo la carne de criaturas muertas? Dios proveyó frutas en su estado natural para nuestros primeros padres.  Cuando le encargó a Adán que cuidara del jardín, que lo labrara y lo trabajara, le dijo: ésto “os será para comer”. No era su propósito que un animal destruyera a otro para obtener alimento” (CRA-pág.474).

“A menudo, al dejar de consumir carne se experimenta una sensación de debilidad y falta de vigor.  Muchos insisten en que ésto prueba que la carne es esencial; pero se la echa de menos porque es un alimento estimulante que enardece la sangre y excita los nervios.  A algunos les es tan difícil dejar de comer carne como a los borrachos renunciar al trago; y sin embargo se beneficiarían con el cambio”. (CRA-pág. 474).

“No estés con los bebedores de vino, ni con los comedores de carne”.   (PROV.23:20)

“Bueno es no comer carne, ni beber vino, ni nada en que tu hermano tropiece…”. (ROM.14:21)

La Biblia nos dice que el organismo del hombre fue hecho para ingerir vegetales.  El Creador sabe cuales son las necesidades de su creación.  La dentadura del hombre es muy diferente a la de los carnívoros. Los dientes del hombre no son para desgarrar, sino para triturar; es una dentadura frugívora como la de los primates o monos.  Lo mismo sucede con el aparato digestivo.  Hay diferencia entre los jugos digestivos de un carnívoro y los de un frugívoro.  Cada sistema está especialmente adaptado al alimento que le conviene.

¿Por qué la gente come carne?

Se ha inculcado la idea de que la carne es un gran alimento, insustituible y muchos creen que sin ella morirían de desnutrición.  Este es un concepto que la ciencia ha desmentido plenamente.  Otro error prevaleciente en nuestros días es creer que la fuerza muscular depende del consumo de carne.  La persona que come carne se siente llena por mucho rato y también experimenta sensación de fuerza por lo cual ha creído que es muy nutritiva. 

La llenura se debe a que la carne es de difícil digestión.  Los jugos gástricos del hombre no están hechos para digerir carne, son muy débiles para esta tarea.  Además la carne va mezclada con grasa, pues toda carne por magra que parezca tiene un alto contenido de grasas saturadas y estas grasas retardan el proceso digestivo.

Continúa en parte 5

 

 

 

Read Full Post »

ALIMENTACION PARA EL PUEBLO DE DIOS –DIOS SIEMPRE NOS PROVEE-parte 3-

LA CARNE, LOS HUEVOS, LOS LÁCTEOS Y EL TIEMPO EN QUE VIVIMOS.-parte 2-

…Y permitió que la raza longeva comiera alimentos de origen animal para abreviar su existencia pecaminosa. Pronto después del diluvio la raza humana comenzó a decrecer en tamaño y en longevidad” (CRA-pág. 445)

“Más estas cosas sucedieron como ejemplo para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron. Y estas cosas le acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos” (CRA-pág. 452).

“Las hortalizas, la legumbres, las frutas y los cereales deben constituir nuestro régimen alimenticio. Ni un gramo de carne debiera entrar en nuestro estómago. El consumo de carne es antinatural. Hemos de regresar al propósito original que Dios tenia en la creación del hombre”. (CRA-pág. 454).

“Los que esperan la venida del Señor, con el tiempo eliminarán el consumo de carne; la carne dejará de formar parte de su régimen. Siempre debiéramos tener este fin en cuenta, y esforzarnos para avanzar firmemente hacia él.  No puedo pensar que en la práctica del consumo de carne nos hallemos en armonía con la luz que Dios le ha agradado darnos. Debiéramos subsistir a base de frutas, cereales, legumbres y hortalizas.

Si obramos guiados por principios en cuanto a estas cosas, si como reformadores cristianos educamos nuestro propio gusto, y colocamos nuestro régimen en armonía con el plan de Dios, podremos influir en otras personas, en esta materia, lo cual será agradable a Dios. (CRA-pág. 454).

“Deben verse mayores reformas entre los que pretenden estar esperando la pronta venida de Cristo.  La reforma pro-salud ha de hacer una obra que todavía no se ha hecho. Hay personas que debieran estar despiertas ante el peligro de comer carne, pero que continúan consumiendo carne de animales, poniendo así en peligro la salud física, mental y espiritual. Muchos que están hoy solamente medio convertidos con respecto al consumo de carne abandonarán el pueblo de Dios para no andar más con él” (CRA-pág. 456).

“Si alguna vez hubo un tiempo cuando el régimen debería ser más sencillo, es ahora.  No debemos colocar carne delante de nuestros hijos. Esta excita y fortalece las pasiones bajas, y tiende a amortiguar las facultades morales”. (CRA-pág. 466).

“El uso de carne tiende a animalizar la naturaleza, y a despojar a los hombres y mujeres del amor y la simpatía que deben sentir por cada uno. Estamos hechos de lo que comemos, y aquellos cuyo régimen se compone mayormente de carne llegan a una condición en la que ellos permiten que las bajas pasiones dominen por encima de las facultades superiores del ser” (CRA-pág. 466).

“Las facultades intelectuales, morales y físicas son rebajadas por el uso habitual de la carne.  El uso de carne trastorna el organismo, anubla el intelecto y entorpece las sensibilidades morales. (CRA-pág. 457).

“En muchos puntos los peces se contaminan con las inmundicias de que se alimentan y llegan a ser causa de enfermedades. Tal es en especial el caso de los peces que tienen acceso a las aguas de las alcantarillas de las grandes ciudades.  Los peces que se alimentan de lo que arroja  las alcantarillas puede trasladarse a aguas distantes, y ser pescador donde el agua es pura y fresca.  Al servir el alimento llevan la enfermedad y la muerte a quienes ni siquiera sospechan el peligro” (CRA-pág. 471). Continúa en parte 4

 

Read Full Post »

 

 

ALIMENTACION PARA EL PUEBLO DE DIOS –DIOS SIEMPRE NOS PROVEE-parte 2-

FISIOLOGIA DE LA DIGESTION-parte 2-

d. INTESTINO DELGADO

El intestino delgado está dividido en 3 partes: duodeno, yeyuno e íleon. El duodeno es la primera porción del intestino delgado. Con el paso del “quimo ácido” al duodeno proveniente del estómago, un grupo de células duodenales comienzan a segregar una sustancia llamada secretina, la cual estimula la secreción del páncreas.  También es estimulada la secreción de la vesícula biliar, la bilis y se inhibe la secreción ácida del estómago por la gastrina.

Los movimientos del intestino delgado dividen los alimentos y los terminan de transformar.  A lo largo de los siete metros de intestino delgado que tiene un adulto, están fijados millones y millones de vellos absorbentes encargados de succionar los nutrientes del quimo y enviarlos a la sangre para que ésta los distribuya a todas las células del cuerpo, o almacene. Al final del intestino delgado van sólo los sobrantes, lo que no pudo ser tomado por los vellos absorbentes.  El intestino delgado manda los desechos de la digestión al intestino grueso.

e. INTESTINO GRUESO

El intestino grueso extrae el agua de los desechos de la digestión y los expone a la acción de ciertas bacterias que terminan de desmenuzar lo que los otros órganos no pudieron, pero allí ya no hay absorción, por lo que la comida que no se masticó bien, y el estómago y el intestino delgado no pudieron hacerles nada, se pierde. Solamente ha sido una carga para el organismo. Finalmente son depositados en el recto, de donde serán evacuados.  Los jugos digestivos vuelven a sus respectivos sitios para reiniciar sus trabajos, el agua se purifica en los riñones y sale en la orina.

LA CARNE, LOS HUEVOS, LOS LÁCTEOS Y EL TIEMPO EN QUE VIVIMOS.-parte 1-

“Dios dio a nuestros primeros padres el alimento que El había establecido que la raza humana debía consumir.  Era contrario a su plan que se quitara la vida a ningún ser viviente. No debía de haber muerte en el Edén.  El fruto de los árboles del huerto constituía el alimento exigido por las necesidades del hombre. Dios no dio al hombre permiso para consumir alimentos animales hasta después del diluvio. Todo aquello a base de lo cual el hombre pudiera subsistir había sido destruido, y por lo tanto el Señor, a causa de la necesidad humana, dio a Noé permiso para comer de los animales limpios que había llevado consigo en el arca.  Pero el alimento animal no era el artículo de consumo más saludable para el hombre.

La gente que vivió antes del diluvio comía alimentos de origen animal y gratificaba su apetito hasta que se colmó la copa de la iniquidad, y Dios limpió la tierra de su contaminación moral mediante el diluvio. Entonces descansó sobre la tierra la tercera maldición terrible. La primera maldición se pronunció sobre la posteridad de Adán y sobre la tierra, a causa de la desobediencia.  La segunda maldición vino sobre la tierra después que Caín mató a su hermano Abel. La tercera y más terrible maldición de Dios vino sobre la tierra con el diluvio.

Después del diluvio la gente comía mayormente alimentos de origen animal. Dios vio que las costumbres del hombre se habían corrompido, y que él estaba dispuesto a exaltarse a sí mismo en forma orgullosa contra su Creador y a seguir los dictámenes de su propio corazón.  Y permitió que la raza longeva comiera alimentos de origen animal para abreviar su existencia pecaminosa.  Pronto después del diluvio la raza humana comenzó a decrecer en tamaño y longevidad”. (Consejos sobre el Régimen Alimenticio. (CRA. – Elena White-)

Continúa en parte 3

 

Read Full Post »

 

 

 

 

 

 

ALIMENTACION PARA EL PUEBLO DE DIOS –DIOS SIEMPRE NOS PROVEE-parte 1-

FISIOLOGIA DE LA DIGESTION-parte 1-

La digestión es la elaboración de los alimentos en el aparato digestivo. La digestión de los alimentos que consumimos, es el método primario para obtener energía para todas las funciones de nuestro cuerpo, que realiza a nivel celular.

El tracto digestivo está formado por: boca, esófago, estómago, intestino delgado, intestino grueso, hígado, vesícula biliar, páncreas.

a.    BOCA:

En la boca, los dientes realizan la primera tarea al partir el alimento. La lengua se encarga ahora de pasarlo a los molares, donde se trituran con la ayuda de la saliva que lo humedecerá, y comenzará a transformarlo en sustancias que el cuerpo pueda absorber.  En la boca hay tres pares de glándulas salivales que ayudan a convertir los alimentos en una papilla, a la vez que los carbohidratos empezarán a transformarse. La saliva está constituida esencialmente de agua, sales minerales y sustancias orgánicas tales como musina y diastasa digestiva.

“A fin de lograr una digestión saludable, el alimento debe comerse lentamente, para evitar la dispepsia. Si el tiempo de que disponen para comer es limitado, no engullir los alimentos, sino comer menos y masticar lentamente. 

El beneficio que proviene del alimento no depende tanto de la cantidad comida como de su completa digestión, y  la satisfacción del gusto no depende tanto de la cantidad de alimentos ingeridos como del tiempo que éstos permanecen en la boca. Los que están ansiosos o apurados, harían bien en  no comer hasta no encontrar descanso o alivio; porque las facultades vitales, ya severamente sobrecargadas, no pueden suplir los fluidos digestivos necesarios.

Conviene comer despacio y masticar perfectamente, para que la saliva se mezcle debidamente con el alimento y los jugos digestivos entren en acción.” (Consejos sobre el Régimen Alimenticio-Elena White-)

b.    ESOFAGO:

A través del esófago el alimento ya masticado es transportado desde la boca al estómago.  En la parte superior del esófago hay varios músculos que ayudan para que el alimento descienda al tercio inferior del esófago donde está el esfínter llamado “cardias”. Con el peso del alimento éste se abre y permite que el alimento pase al estómago.

El cardias es un engrosamiento muscular que cierra la abertura entre el esófago y el estómago, e impide que el contenido del estómago se devuelva al esófago cuando hay presión de una parte del estómago hacia el tórax.

c.    ESTOMAGO:

Es un órgano muscular con forma parecida a una “J”. La parte superior del estómago se llama “fundus”, la parte media “cuerpo” y la parte inferior “antro”, la cual termina en el píloro.

Las paredes del estómago se componen de varias partes de tejido muscular (lisas), capaces de contraerse fuertemente en forma de ondas peristálticas.  La cara interna del estómago está tapizada a la manera de un forro por una mucosa.  En la mucosa gástrica se fabrican diferentes secreciones encargadas de la digestión de los alimentos.

En el estómago el alimento se detiene por un tiempo variable según la clase de alimento, el líquido que se haya ingerido, la forma como se haya preparado y si ha sido o no bien masticado.

El alimento más fácil de digerir son las frutas. Una comida a base de frutas, que haya sido bien masticada e insalivada tiene un tiempo de vaciamiento del estómago de 2 horas o menos. Le siguen los cereales y después las verduras. Entre los alimentos de difícil digestión siguen las leguminosas secas y las oleaginosas.  Por último tenemos los productos animales, que son los de más difícil digestión.

Cuando los alimentos entran en el estómago se estimulan sus secreciones y se activan las contracciones de sus paredes.  En el estómago, los alimentos comienzan a reblandecerse y desintegrarse gracias a la acción de la pepsina. La acción de la pepsina es reforzada por la acción del jugo gástrico.

La pepsina actúa especialmente sobre las proteínas, convirtiéndolas en  compuestos más sencillos llamados polipépticos. La digestión de éstos continúa en el intestino delgado.  La digestión de los alimentos que se inició en la boca, continúa en el estómago; mediante la acción de la enzima lipasa se inicia la digestión de las grasas.

 

 

Read Full Post »

VIDA RADIANTE- PASOS PRACTICOS HACIA LA SALUD Y LA FELICIDAD-parte 22-

UNA FAMILIA FELIZ-parte 2-

La madre debe cultivar un genio alegre, contento y feliz. Todo esfuerzo hecho en este sentido será recompensado con creces en el bienestar físico y el carácter moral de sus hijos.  En los hijos confiados a su cuidado, toda madre tiene un santo ministerio recibido de Dios.  El le dice “Toma a este hijo, a esta hija, edúcamelo; fórmale un carácter pulido, labrado para el edificio del templo, para que pueda resplandecer eternamente en las mansiones del Señor.”

Cuanto más tranquila y sencilla la vida del niño, más favorable será para su desarrollo físico e intelectual.  La madre debería procurar siempre conservarse tranquila, serena y dueña de sí misma.  Muchos niños son en extremo susceptibles a la excitación nerviosa, y los modales suaves y apacibles de la madre ejercerán una influencia calmante de incalculable beneficio para el niño.

Las madres que desean que sus hijos e hijas gocen del vigor de la salud, deben vestirlos convenientemente y alentarlos a que estén al aire libre siempre que el tiempo lo permita.  Es  muy importante el hacer adquirir a los niños buenos hábitos dietéticos.  Necesitan aprender que comen para vivir y no viven para comer.

En muchos casos las enfermedades de los hijos pueden achacarse a equivocaciones en el modo de cuidarlos.  Las irregularidades en las comidas, la ropa insuficiente en la tardes frías, la falta de ejercicio activo para conservar la buena circulación de la sangre, la falta de aire abundante para purificarla, pueden ser causa del mal.  Estudien los padres las causas de la enfermedad, y remedien cuanto antes toda condición defectuosa.

Enseñen a sus niños desde la cuna a practicar la abnegación y el dominio propio. Enséñenles a gozar de las bellezas de la naturaleza y a ejercitarse sistemáticamente en ocupaciones útiles para sus facultades corporales e intelectuales. Edúquenlos de modo que lleguen a tener una constitución sana y buenos principios morales, una disposición alegre, y un genio apacible.

Incúlquenles en sus tiernas inteligencias la verdad de que Dios no nos ha creado para que viviéramos meramente para los placeres presentes, sino para nuestro bien final.  Sobre todo, rodeen los padres a sus hijos de una atmósfera de alegría, cortesía y amor.

Al principio Dios puso a nuestros primeros padres entre las bellezas naturales en medio de las cuales quisiera que nos deleitásemos hoy.  Cuanto mejor armonicemos con el plan original de Dios, más fácil nos será asegurar la salud del cuerpo, de la mente y del alma. Mejor que cualquier herencia de riquezas que puedan dejar a sus hijos será la dádiva de un cuerpo vigoroso, una mente sana y un carácter noble.

En vez de vivir sólo donde pueden verse las obras de los hombres, vivan donde puedan contemplar las obras de Dios. Hallen la paz del espíritu en la belleza, quietud y solaz de la naturaleza.  Vayan adonde, lejos de las distracciones y disipaciones de la vida de la ciudad, puedan dar su compañerismo a sus hijos y enseñarles a conocer a Dios por medio de Sus obras, y prepararlos para una vida de integridad y utilidad.

–Elena White—

 

 

 

Read Full Post »

VIDA RADIANTE- PASOS PRACTICOS HACIA LA SALUD Y LA FELICIDAD-parte 21-

UNA FAMILIA FELIZ-parte 1-

Un área frecuentemente no considerada en la sociedad moderna es la importancia de una unidad familiar sana.  “En el hogar deben convivir la alegría, la cortesía y el amor; y donde residen estas virtudes habrá felicidad y paz. Podrán sobrevenir dificultades, pero éstas constituyen la suerte que le toca a toda la humanidad.  Resplandezcan la paciencia, la gratitud y el amor en el corazón, por nublado que esté el día.  En tales hogares moran los ángeles de Dios”

El hogar debe ser para los niños el sitio más agradable del mundo, y la presencia de la madre en él debe ser su mayor atractivo.  Los niños son por naturaleza sensibles y amantes.  Es fácil contentarlos o hacerlos infelices.  Por medio de suave disciplina, palabras y actos cariñosos las madres pueden conquistar el corazón de sus hijos.

Por la mañana, antes de irse a sus quehaceres cotidianos, reúna el padre a sus hijos en torno suyo y, postrados ante Dios, encomiéndelos al cuidado del Padre Celestial.  Cuando hayan pasado los afanes del día, vuélvase a reunir la familia en oración de acción de gracias para reconocer el cuidado divino del cual fueron objeto durante el día.

Padres y madres por muy urgentes que sean sus ocupaciones no dejen nunca de reunir a su familia en torno a Dios. Pidan el amparo de los santos ángeles para vuestra casa.  Recuerden que vuestros amados están expuestos a tentaciones.  La senda de los jóvenes y viejos está sembrada de molestias cotidianas.  Quienes quieran llevar una vida de paciencia, amor y gozo han de orar.  Sólo con la ayuda constante de Dios podemos vencernos a nosotros mismos.

Cada uno de los esposos procure la felicidad de su cónyuge, sin descuidar jamás las leyes de cortesía y bondad que alegran e iluminan la vida.  Debe haber completa confianza entre los esposos.  Ambos deben hacer frente a sus responsabilidades.  Juntos deben trabajar por el mayor bien de sus hijos.  Jamás deben en presencia de estos, criticar el uno los planes del otro ni poner en tela de juicio el criterio del otro.  Procure cuidadosamente la esposa no dificultarle al marido la obra que hace por sus hijos. 

Tanto los hijos como los padres tienen importantes deberes que cumplir en el hogar.  Se les ha de enseñar que también forman parte de la sociedad del hogar.  Se les da de comer, se les viste, se les ama y se les cuida; y ellos a su vez deben corresponder a todos estos favores compartiendo las responsabilidades domésticas y proporcionando toda la felicidad posible a su familia.

La madre debe cultivar el genio alegre, contento y feliz.  Todo esfuerzo hecho en este sentido será recompensado con creces en el bienestar físico y el carácter moral de sus hijos.

 

 

Read Full Post »

 

 

VIDA RADIANTE- PASOS PRACTICOS HACIA LA SALUD Y LA FELICIDAD-parte 20-

UNA ACTITUD SALUDABLE –parte 2-

Nadie tiene por que entregarse al desaliento ni a la desesperación. Dios no nos exige que venzamos con nuestras propias fuerzas.  El desea que pongamos a sus pies nuestras congojas y nuestros dolores y que allí los dejemos.

Puede suceder a menudo que tu espíritu se anuble de dolor. No trates entonces de pensar. Sabes que Jesús te ama.  Comprende tu debilidad.  Puedes hacer su voluntad descansando sencillamente en sus brazos.

Cuando las tentaciones te asalten, cuando los cuidados, las perplejidades y las tinieblas parezcan envolver tu alma, mira hacia el punto en que viste la luz por última vez.  Descansa en el amor de Cristo y bajo su cuidado protector. Al entrar en comunión con el Salvador entramos en la región de la paz.

Nada tiende más a fomentar la salud del cuerpo y del alma que un espíritu de agradecimiento y alabanza.  Olvidando nuestras propias dificultades y molestias, alabemos a Dios por la oportunidad de vivir para la gloria de su nombre. Despierten las frescas bendiciones de cada nuevo día la alabanza en nuestro corazón por estos indicios de su cuidado amoroso.

Al abrir tus ojos por la mañana, da gracias a Dios por haberte guardado durante la noche. Dale gracias por la paz con que llena tu corazón. Por la mañana, al mediodía y por la noche suba tu agradecimiento hasta el cielo cual dulce perfume.

Muchas veces se solicitan oraciones por los afligidos, los tristes y los desalentados, y ésto es correcto.  Debemos orar para que Dios derrame luz en la mente entenebrecida, y consuele el corazón entristecido.  Al par que rogamos por estos afligidos, debemos animarlos a que hagan algún auxilio de otros más necesitados que ellos.  Las tinieblas se desvanecerán de sus corazones al procurar ayudar a otros.

Procure el desvalido manifestar simpatía en vez de requerirla siempre. Echa sobre el compasivo Salvador la carga de tu propia flaqueza, tristeza y dolor. Abre tu corazón a su amor, y haz que rebose sobre los demás.

La conciencia de haber hecho el bien es una de las mejores medicinas para las mentes y los cuerpos enfermos.  Cuando el espíritu goza de libertad y dicha por el sentimiento del deber cumplido y por haber proporcionado felicidad a otros, la influencia alegre y reconstituyente que de ello resulta infunde vida nueva al ser entero.  

-Elena White-

 

Read Full Post »

Older Posts »