Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.02-La carne, los huevos, los lácteos y el tiempo en que vivimos. Dios permitió que la raza longeva comiera alimentos de origen animal para abreviar su existencia pecaminosa.’ Category

 

 

ALIMENTACION PARA EL PUEBLO DE DIOS –DIOS SIEMPRE NOS PROVEE-parte 2-

FISIOLOGIA DE LA DIGESTION-parte 2-

d. INTESTINO DELGADO

El intestino delgado está dividido en 3 partes: duodeno, yeyuno e íleon. El duodeno es la primera porción del intestino delgado. Con el paso del “quimo ácido” al duodeno proveniente del estómago, un grupo de células duodenales comienzan a segregar una sustancia llamada secretina, la cual estimula la secreción del páncreas.  También es estimulada la secreción de la vesícula biliar, la bilis y se inhibe la secreción ácida del estómago por la gastrina.

Los movimientos del intestino delgado dividen los alimentos y los terminan de transformar.  A lo largo de los siete metros de intestino delgado que tiene un adulto, están fijados millones y millones de vellos absorbentes encargados de succionar los nutrientes del quimo y enviarlos a la sangre para que ésta los distribuya a todas las células del cuerpo, o almacene. Al final del intestino delgado van sólo los sobrantes, lo que no pudo ser tomado por los vellos absorbentes.  El intestino delgado manda los desechos de la digestión al intestino grueso.

e. INTESTINO GRUESO

El intestino grueso extrae el agua de los desechos de la digestión y los expone a la acción de ciertas bacterias que terminan de desmenuzar lo que los otros órganos no pudieron, pero allí ya no hay absorción, por lo que la comida que no se masticó bien, y el estómago y el intestino delgado no pudieron hacerles nada, se pierde. Solamente ha sido una carga para el organismo. Finalmente son depositados en el recto, de donde serán evacuados.  Los jugos digestivos vuelven a sus respectivos sitios para reiniciar sus trabajos, el agua se purifica en los riñones y sale en la orina.

LA CARNE, LOS HUEVOS, LOS LÁCTEOS Y EL TIEMPO EN QUE VIVIMOS.-parte 1-

“Dios dio a nuestros primeros padres el alimento que El había establecido que la raza humana debía consumir.  Era contrario a su plan que se quitara la vida a ningún ser viviente. No debía de haber muerte en el Edén.  El fruto de los árboles del huerto constituía el alimento exigido por las necesidades del hombre. Dios no dio al hombre permiso para consumir alimentos animales hasta después del diluvio. Todo aquello a base de lo cual el hombre pudiera subsistir había sido destruido, y por lo tanto el Señor, a causa de la necesidad humana, dio a Noé permiso para comer de los animales limpios que había llevado consigo en el arca.  Pero el alimento animal no era el artículo de consumo más saludable para el hombre.

La gente que vivió antes del diluvio comía alimentos de origen animal y gratificaba su apetito hasta que se colmó la copa de la iniquidad, y Dios limpió la tierra de su contaminación moral mediante el diluvio. Entonces descansó sobre la tierra la tercera maldición terrible. La primera maldición se pronunció sobre la posteridad de Adán y sobre la tierra, a causa de la desobediencia.  La segunda maldición vino sobre la tierra después que Caín mató a su hermano Abel. La tercera y más terrible maldición de Dios vino sobre la tierra con el diluvio.

Después del diluvio la gente comía mayormente alimentos de origen animal. Dios vio que las costumbres del hombre se habían corrompido, y que él estaba dispuesto a exaltarse a sí mismo en forma orgullosa contra su Creador y a seguir los dictámenes de su propio corazón.  Y permitió que la raza longeva comiera alimentos de origen animal para abreviar su existencia pecaminosa.  Pronto después del diluvio la raza humana comenzó a decrecer en tamaño y longevidad”. (Consejos sobre el Régimen Alimenticio. (CRA. – Elena White-)

Continúa en parte 3

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: