Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘los talentos’

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 215-

 

LA INDIVIDUALIDAD. Cada uno de nosotros tiene una obra que hacer.  Podemos ser de diferentes nacionalidades, pero todos debemos ser uno en Cristo.  -parte 2-

LA CONSAGRACIÓN EMBELLECE LA INDIVIDUALIDAD: Una vida consagrada al servicio de Dios se desarrollará y embellecerá  en su individualidad. 

Nadie debe sumergir su individualidad en la de otro, sino que todos, como personas, debemos ser injertados en la cepa madre, para que haya unidad en la diversidad. 

El gran Artista maestro no ha hecho dos hojas del mismo árbol exactamente iguales; de modo que su poder creador no le da a todas las mentes la misma identidad. 

Han sido creadas para vivir por la edades sin fin, y debe haber completa unidad, una mente combinándose con la otra; pero ni siquiera dos deben corresponder al mismo molde.

DIOS DA A CADA PERSONA UNA OBRA INDIVIDUAL: Hay que estudiar las cosas del mundo natural, y hay que aplicar sus lecciones a la vida espiritual, al crecimiento espiritual.  Dios, no el hombre, le ha dado a cada ser humano su tarea. 

Esta es una obra individual: la formación de un carácter de acuerdo con la semejanza divina.  De manera que es designio divino que incluso los mejores hombres no tengan todos el mismo carácter.

RESPETÁNDOSE MUTUAMENTE: Cada uno de nosotros tiene una obra que hacer.  Podemos ser de diferentes nacionalidades, pero todos debemos ser uno en Cristo. 

Si permitimos que las peculiaridades de carácter y de disposición nos separen aquí, ¿cómo podemos esperar vivir juntos en el cielo? Debemos tener amor y respeto unos por otros. 

Debe existir entre nosotros la unidad por la cual Cristo oró.  Hemos sido comprados por precio y debemos glorificar a Dios en nuestros cuerpos y en nuestros espíritus.

FRACASAREMOS COMPLETAMENTE SI COPIAMOS A LOS DEMÁS: Si alguien trata de copiar el carácter de otro hombre, fracasará completamente.  Cada persona debe mirar a Dios por sí misma, y trabajar a conciencia y con fidelidad con los talentos que Dios le ha dado.

Ocupaos de vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” (Fil.2:12,13)

CADA MENTE TIENE UNA FORTALEZA PECULIAR: La mente de un hombre puede ser exaltada por alguno como si en todo sentido fuera superior, pero cada mente tiene sus debilidades y sus fortalezas peculiares.  La mente de un hombre suplirá la deficiencia de otro. 

Pero si todos trabajan sometidos a la misma rienda, y se los anima a mirar no a los hombres para saber cual es su deber, sino a Dios, se desarrollaran bajo la dirección del Espíritu Santo, y trabajaran en unidad. Uno suplirá lo que al otro le falta.

NO HAY QUE MODELAR LAS MENTES DE LOS DEMÁS: Dios le ha dada a cada hombre una responsabilidad individual.

Ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor”

Un hombre no debe ocuparse en la salvación de otro hombre.  No debe convertirse en la copia de la mente de otro. Debe obrar según su capacidad y de acuerdo con la habilidad que Dios le ha dado. 

Nadie, no importa cual sea su experiencia ni su cargo, debe creer que está llevando a cabo una obra maravillosa cuando modela de acuerdo con su propia mente, la mente de cualquier otro ser humano, y le enseña a comunicar los sentimientos que él podría expresar. 

Esto se ha hecho una y otra vez en detrimento de los seres humanos. Dios le permite a cada ser humano que manifieste su individualidad.  Los que quieren ser transformados en mente y carácter, no deben mirar a los hombres, sino al Ejemplo divino, Dios envía esta invitación: 

“Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús”

Mediante la conversión y la transformación los hombres han de recibir la mente de Cristo. Cada cual debe comparecer delante de Dios con una fe individual, con una experiencia personal, sabiendo por sí mismo que Cristo, la esperanza de gloria, se ha formado en su interior. 

Si nosotros imitáramos el ejemplo de cualquier hombre, incluso de alguien a quien consideráramos casi perfecto en carácter, sería como si pusiéramos nuestra confianza en un ser humano defectuoso, incapaz de impartir perfección. (Elena White)

Continúa en parte 216

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 209-

 

LA FORMACION DEL CARACTER. Un carácter noble, cabal, no se hereda. Lo desarrollamos sosteniendo rudas y severas batallas contra el yo. –parte 1-

CADA ACTO EJERCE INFLUENCIA SOBRE EL CARÁCTER: Todo acto de la vida, por poco importante que parezca, ejerce su influencia en la formación del carácter. Un buen carácter es la más preciosa de las posesiones mundanales, y la obra de formarlo es la más noble a la que pueda dedicarse el hombre.

LA MENTE ES EL HUERTO; EL CARÁCTER ES EL FRUTO: Cada facultad del hombre es un obrero que está construyendo para el tiempo y la eternidad.  Cada día la estructura se eleva más y más, aunque su poseedor no se de cuenta de ello. 

Es un edificio que debe ser levantado a modo de una fanal de advertencia contra la deformidad; una estructura que Dios y los ángeles puedan admirar por su armonía con el Modelo divino. Las facultades mentales y morales que Dios nos ha dado no constituyen el carácter.

Son talentos que debemos emplear y que, si se los usa correctamente, formarán un carácter recto.  Alguien puede tener preciosas semillas en la mano, pero esas semillas no son un huerto.  Hay que plantar la semilla antes que se convierta en árbol. 

La mente es el huerto; el carácter es el fruto.  Dios nos ha dado facultades para que las cultivemos y las desarrollemos.  La conducta que seguimos determina nuestro carácter. Adiestrar esas facultades de manera que armonicen y desarrollen un carácter valioso, es una obra que sólo nosotros podemos hacer.

UN CARÁCTER NOBLE SE FORMA COMO CONSECUENCIA DE DURAS BATALLAS CONTRA EL YO: Cristo no nos ha dado la seguridad de que sea asunto fácil lograr la perfección del carácter.  Un carácter noble, cabal, no se hereda. No lo recibimos accidentalmente. 

Lo obtenemos mediante esfuerzos individuales, realizados por los méritos y la gracia de Cristo.  Dios da los talentos, las facultades mentales; nosotros formamos el carácter.  Lo desarrollamos sosteniendo rudas y severas batallas contra el yo. 

Hay que sostener conflicto tras conflicto contra las tendencias heredadas. Tendremos que criticarnos a nosotros mismos severamente y no permitir que quede sin corregir un solo rasgo desfavorable.

LA MEDITACIÓN Y LA ACCIÓN SON ESENCIALES: La meditación abstracta no basta; tampoco lo es la actividad constante.  Las dos son esenciales para la formación del carácter cristiano.

DESARROLLEMOS BUENOS HÁBITOS MENTALES: Si queremos desarrollar un carácter que Dios pueda aceptar, debemos formar hábitos correctos con respecto a nuestra vida religiosa.

La oración diaria es tan esencial para el crecimiento en la gracia, e incluso para la vida espiritual misma, como el alimento temporal lo es para el bienestar físico. Deberíamos acostumbrarnos a elevar a menudo nuestros pensamientos a Dios en oración.

Si la mente divaga, debemos traerla de vuelta a su lugar; mediante un esfuerzo perseverante, el hábito finalmente lo hará todo fácil.  No nos podemos separar ni un instante de Cristo y estar seguros. 

Necesitamos que su presencia nos ayude a cada paso, pero sólo si cumplimos las condiciones que El mismo ha impuesto.

EL PROPOSITO FERVIENTE Y LA INTEGRIDAD INQUEBRANTABLE SON ESENCIALES: El esmero es necesario para tener éxito en la formación del carácter. Debe haber un ferviente propósito para ejecutar el plan del Artífice maestro. Debe haber un esfuerzo ferviente, cuidadoso y perseverante. La reflexión profunda, el ardiente propósito, y la firme integridad, son esenciales.

Elena White

Continúa en parte 210

 

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 182-

PSICOLOGIA PRÁCTICA-parte 19-

 

PSICOLOGIA Y TEOLOGIA. El hombre fue creado para un gozo más elevado y santo que el que este mundo puede proporcionar. Fue hecho a imagen de Dios con propósitos elevados y nobles. -parte 3-

LA RELACIÓN CON DIOS DEBE SER PERSONAL A PESAR DEL CONSEJO Y LA EDUCACIÓN: Si bien la educación, el adiestramiento y el consejo de gente de experiencia son esenciales, no se debe confiar plenamente en el juicio humano. 

Como libres instrumentos de Dios que somos, todos deberíamos pedirle sabiduría. Cuando dependemos totalmente de los pensamientos de otro, y no vamos mas allá de la aceptación de sus planes, vemos solamente por medio de los ojos de ese hombre, y en ese sentido somos sólo un eco del otro.

Dios trata a los hombres como seres responsables. Obrará por medio de su Espíritu en la mente que ha puesto en el hombre, si éste está dispuesto a darle la oportunidad de hacerlo y lo reconoce en sus actividades. 

Ha establecido que cada cual emplee por sí mismo su mente y su conciencia.  No es su intención que alguien se convierta en la sombra de otro, para expresar únicamente los sentimientos de ese otro.

DIOS APRUEBA EL MAS ELEVADO DESARROLLO DE LA MENTE: Si la mente está santificada por el amor y el temor de Dios, su más elevado desarrollo recibe la plena aprobación divina.

Los hombres humildes que eligió Cristo estuvieron tres años con El, sujetos a la influencia refinadora de la Majestad del cielo. Cristo fue el más grande educador que el mundo haya conocido.

LA MENTE ES EL ORIGEN DE TODAS LAS ACCIONES, BUENAS O MALAS: La mente controla al hombre en su totalidad. Todas nuestras acciones, buenas o malas, tienen su origen en ella.  Es la mente la que adora a Dios y se alía con los seres celestiales.

DIRIGIDO POR EL CIELO, O PERVERTIDO: El intelecto, ennoblecido, purificado, dirigido por el cielo, es el poder universal que edifica el reino de Dios. 

El intelecto pervertido tiene exactamente la influencia opuesta; es una corrupción de ese poder humano que se nos confió para multiplicarlo mediante labor fervorosa a favor del bien. Engaña y destruye.

Dios ha proporcionado suficientes dones para que los hombres sean capaces y sabios a fin de mostrar las maravillosas obras del Señor a todos los que lo aman y guardan sus mandamientos, y para que lo representen con gracia. 

El quisiera que los hombres guardaran sus mandatos porque es para la salud y la vida de todos los seres humanos.

Los talentos que se nos han confiado son una sagrada responsabilidad.  Nadie debería codiciar los de otros. Cada uno  debe honrar a Dios mediante los talentos que le ha concedido.

Recibir la luz de Dios, creer en ella, e impartirla a los que están en las tinieblas del error, es algo maravilloso. Esto se debe hacer en forma abnegada y desinteresada para ayudar y bendecir a las almas que perecen.

EL HOMBRE FUE CREADO PARA QUE CUMPLIERA NOBLES PROPÓSITOS: La verdadera elevación de la mente, no la apariencia de superioridad, es lo que le da carácter al hombre.  El adecuado cultivo de las facultades mentales hace del hombre todo lo que él es. 

Se dan esas facultades ennoblecedoras a fin de ayudarlo a formar un carácter para la futura vida inmortal. El hombre fue creado para un gozo más elevado y santo que el que este mundo puede proporcionar.

Fue hecho a imagen de Dios con propósitos elevados y nobles, capaces de atraer la atención de los ángeles.

Elena White

Continúa en parte 183

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 176-

PSICOLOGIA PRÁCTICA-parte 13-

 

INFLUENCIAS POSITIVAS SOBRE LA MENTE: Debe haber un solo espíritu maestro: El Espíritu de Aquél que es infinito en sabiduría, y en quien los diversos elementos se reúnen en una unidad hermosa y sin par.-parte 2-

USO APROPIADO DE LAS CAPACIDADES FISICAS Y MENTALES: El tiempo debe usarse seriamente, y bajo la santificación del Espíritu Santo. Debemos comprender que es correcto o incorrecto hacer con la propiedad y con las facultades mentales y físicas.

Dios tiene un derecho positivo de propiedad sobre cada facultad que ha encomendado a los seres humanos.  Mediante su propia sabiduría, establece los términos en que el hombre ha de emplear cada don de Dios.

Bendecirá el uso debido de cada facultad ejercida para la gloria de su nombre.  Los talentos del habla, la memoria, y la propiedad deben acrecentarse para gloria de Dios, para adelantar su reino.  Dios nos ha dejado a cargo de sus bienes en su ausencia. 

Cada mayordomo tiene su obra especial que hacer en el adelantamiento del reino de Dios.  Ninguno tiene excusa.

DIOS DA LOS TALENTOS; EL HOMBRE CULTIVA LA MENTE: Hemos de cultivar los talentos que Dios nos ha dado.  Son sus dones, y deben utilizarse en la debida relación unos con otros, para configurar un todo perfecto. 

Dios da los talentos, las facultades de la mente; el hombre construye el carácter.  La mente es el jardín de Dios; el hombre debe cultivarla cuidadosamente a fin de formar un carácter a la semejanza divina.

LA INACTIVIDAD PRODUCE INCAPACIDAD: Muchos de los que se excusan de hacer esfuerzo cristiano presentan como causa su incapacidad para la obra. ¿Pero los hizo Dios tan incapaces? NO, nunca. 

La incapacidad fue producida por su propia inactividad y perpetuada por su elección deliberada.  Ya, en su propio carácter, están percibiendo el resultado de la sentencia.

El continuo mal uso de los talentos, apagará del todo para ellos el Espíritu Santo, que es la única luz.  La sentencia Echadle en las tinieblas de afuera” coloca el sello divino sobre la elección que ellos mismos han hecho para la eternidad.

UNA COMBINACION DE DIVERSOS ELEMENTOS: Es el plan de Dios que haya unidad en la diversidad.  Entre los seguidores de Cristo debe existir la unión de los elementos diversos, uno adaptado al otro, y cada uno debe hacer su obra especial para Dios. 

Cada persona tiene su lugar en el cumplimiento de un gran plan que lleva la estampa de la imagen  de Cristo.  Uno es apto para cierta obra; otro tiene una obra diferente para la cual está  capacitado; y un tercero todavía, tiene una capacidad diferente; pero cada uno debe ser el complemento de los demás. 

El Espíritu de Dios, obrando en los diversos elementos y mediante ellos, producirá armonía de acción.  Debe haber un solo espíritu maestro: El Espíritu de Aquél que es infinito en sabiduría, y en quien los diversos elementos se reúnen en una unidad hermosa y sin par.

EL AMOR DE DIOS SUPERA TODA DEFINICION: El amor de Cristo es una cadena áurea que une con el Dios infinito a los seres humanos limitados que creen en Jesucristo. 

El amor que el Señor tiene por sus hijos supera el entendimiento. Ninguna ciencia puede definirlo o explicarlo.  Ninguna sabiduría humana puede sondearlo.  Mientras más sintamos la influencia de este amor, más mansos y humildes seremos. 

Elena White

Continúa en parte 177

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 141-

 

LAS RELACIONES HUMANAS. Nuestra influencia se ejerce siempre ya sea en favor o en contra de la salvación de las almas. O juntamos con Cristo, o desparramamos.–parte 1-

LEY DE LA DEPENDENCIA MUTUA: Todos nosotros estamos entretejidos en la gran tela de la humanidad, y todo cuanto hagamos para beneficiar y ayudar a nuestros semejantes nos beneficiará también a nosotros mismos.  La ley de la dependencia mutua afecta e incluye a todas las clases sociales.

LOS SERES HUMANOS SE NECESITAN MUTUAMENTE: En el plan de Dios, los seres humanos han sido hechos necesarios unos a los otros. Si todos hicieran lo más posible para ayudar a aquéllos que necesitan su ayuda y su amor y simpatía desinteresados cuanto más podría hacerse. 

A cada uno Dios le ha concedido talentos.  Estos talentos debemos utilizarlos para ayudarnos mutuamente a andar en el camino estrecho.  En esta obra cada uno está relacionado con el otro, y todos estamos unidos con Cristo. Aumentamos y perfeccionamos nuestros talentos en el servicio.

QUIEN AYUDA A LOS DEMÁS SE AYUDA A SI MISMO: Muchos están en tinieblas.  Han perdido el rumbo.  No saben que camino tomar. Los que están perplejos busquen a otros que están en perplejidad, y háblenles palabras de esperanza y ánimo.  Cuando comiencen a hacer esta obra, la luz del cielo les revelará la senda que deben seguir.  Serán consolados ellos mismos por sus palabras de consuelo a los afligidos. 

Al ayudar a otros ellos mismos serán ayudados a salir de sus dificultades.  El gozo toma el lugar del pesar y de la lobreguez; el corazón lleno del Espíritu de Dios brilla en cordialidad para con cada prójimo. Todo el que haga ésto no estará en más en oscuridad, pues su “oscuridad” será como “el mediodía”.

INFLUENCIA PERMANENTE: Sostenemos una relación solemne unos con otros.  Nuestra influencia se ejerce siempre ya sea en favor o en contra de la salvación de las almas.  O juntamos con Cristo, o desparramamos.  Debemos caminar con humildad y andar derechos, no sea que apartemos a otros de la senda recta.  Deberíamos mantener la más estricta castidad en pensamiento, palabra y conducta. 

Recordemos que Dios despliega nuestros pecados secretos a la luz de su rostro.  Hay pensamientos y sentimientos sugeridos y fomentados por Satanás que molestan aún a los mejores hombres; pero si no se los alberga, si se los rechaza por odiosos, el alma no se contamina con la culpa y nadie recibe la mancha de su influencia.

EFECTOS ABARCANTES DE LA INFLUENCIA: Nunca sabremos hasta el día del juicio, cuál ha sido la influencia de una conducta amable y considerada hacia el inconsecuente, irrazonable e indigno.

Si después de la provocación y la injusticia cometidas por ellos, Uds. los tratan como si fueran inocentes, y hasta se esfuerzan para hacerlos objeto de especiales actos de amabilidad, estarán desempeñando el papel de cristianos; entonces ellos se avergonzarán y se sorprenderán, y verán su conducta y su mezquindad con más claridad que si en un reproche Uds. les hubieran expuesto sus acciones injustas con toda claridad.

INFLUENCIA DE LA FALTA DE CORTESIA: Las buenas cualidades que muchos poseen están ocultas, y en lugar de atraer las almas a Cristo, las repelen. 

Si estas personas pudieran ver la influencia de sus modales descorteses y expresiones descomedidas manifestadas ante los incrédulos, y pudieran comprender cuán ofensiva es esta conducta ante la vista de Dios reformarían sus hábitos, porque la falta de cortesía es una de las piedras de tropiezo más grandes para los pecadores. 

Los cristianos egoístas, quejosos y amargados entorpecen el camino para que los pecadores no se interesen en acercarse a Cristo.

Elena White

Continúa en parte 142

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: