Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘el amor de Cristo’

AMPARO Y FORTALEZA –parte 37-

EL SECRETO DE LA FELICIDAD Y LA VICTORIA-parte 6-

TESTIMONIO: Cuando atesoramos el amor de Cristo en el corazón, así como una dulce fragancia, no puede ocultarse. El amor al Señor Jesús se manifestara por el deseo de trabajar como El trabajo, para beneficiar y elevar a la humanidad.  Nos inspirara amor, ternura y simpatía a todas las criaturas que gozan del cuidado de nuestro Padre celestial.

Tan pronto como uno acude a Cristo nace en el corazón un vivo deseo de hacer saber a otros cuan precioso amigo encontramos en el Señor Jesús. Y el esfuerzo por hacer bien a otros se tomara en bendiciones para nosotros mismos. Los que así participan en trabajos de amor son los que más se acercan a su Creador.  La fuerza se desarrolla con el ejercicio. 

Con espíritu de amor, podemos ejecutar los deberes más humildes de la vida “como para el Señor” (Colosenses 3:23).  Si tenemos amor de Dios en el corazón se manifestara en nuestra vida. No debemos esperar mejores oportunidades o capacidades extraordinarias para empezar a trabajar por Dios. Los más humildes y pobres de los discípulos de Jesús pueden ser una bendición para otros.

El gran corazón del Amor infinito es atraído hacia el pecador con ilimitada compasión. En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia” (Efesios 1:7).

Así es, solo cree que  Dios es tu ayudador.  EL anhela restaurar su imagen moral en ti.  A medida que te acerques al Señor con confesión y arrepentimiento, El se acercara a ti con su misericordia y perdón. ¡Alabado sea Dios por tan grande amor!

JESÚS –EL GRAN MEDICO DIVINO- ¡PRONTO REGRESA A BUSCAR A SUS HIJOS!-parte 1-

La Santa Biblia nos dice que la senda de los justos, las profecías y la sabiduría son como la luz de la aurora que van en aumento hasta que el día es perfecto.

Cuanto nos ama nuestro Creador Divino al habernos hechos seres con libre albedrio, con la posibilidad de tomar decisiones (buenas o malas) a través de nuestra fuerza de voluntad asentada en el lóbulo frontal de nuestro cerebro.  Dios nos educa para que podamos elegir todo lo saludable, aquello que nos bendiga para vivir mas y mejor sobre esta tierra, así como en la vida futura y celestial.

Nuestro Creador nos ha dejado leyes naturales para que, al obedecerlas, podamos gozar de mayor salud física, mental y espiritual así como de plena felicidad, su plan de restauración es maravilloso, pero es condicional a que lo aceptemos en forma personal, EL desea prepararnos para la vida eterna desde ahora.  Dios, hablando mediante su siervo Moisés en Éxodo 15:26  nos dice:

  • “Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios,
  • E hicieres lo recto delante de Sus ojos, y dieres oído a Sus mandamientos (Éxodo 20:3-17)
  • Y guardares todos Sus Estatutos, (como son los principios de salud)
  • Ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque Yo Soy Jehová tu Sanador”.

Continúa en parte 7

 

 

 

 

Read Full Post »

EL CAMINO A CRISTO -EL PRINCIPE DEL CIELO- parte 15-

LA CONSAGRACIÓN

COMO ENTREGARNOS Y DEDICAR LA VIDA A DIOS-parte1-

La promesa de Dios es “Me buscaréis y me hallaréis cuando me buscareis de todo vuestro corazón” (Jeremías 29:13). Debemos dar a Dios todo el corazón o, de otra manera el cambio que se ha de efectuar en nosotros, y por el cual hemos de ser transformados conforme a su semejanza, jamás se realizará.  Por naturaleza estamos enemistados con Dios. El Espíritu Santo describe nuestra condición en palabras como éstas: “Muertos en las transgresiones y los pecados” (Efesios 2:1). Estamos enredados fuertemente en los lazos de Satanás, por el cual “estamos cautivos a voluntad de él” (2Tim.2:26).

Dios quiere sanarnos y libertarnos. Pero, puesto que ésto demanda una transformación completa y la renovación de toda nuestra naturaleza, debemos entregarnos a El enteramente.  La guerra contra nosotros mismos es la batalla más grande que jamás hayamos tenido.  El rendirse a sí mismo entregando todo a la voluntad de Dios, requiere una lucha; más para que el alma sea renovada en santidad, debe someterse antes a Dios.

El gobierno de Dios no está fundado en una sumisión ciega y en una reglamentación irracional, como Satanás quiere hacerlo parecer. Al contrario, apela al entendimiento y la conciencia. “¡Venid, pues, y estemos a cuenta…” (Isaías 1:18), es la invitación del Creador a todos los seres que ha formado.  Dios no fuerza la voluntad de sus criaturas.  El no puede aceptar un homenaje que no se le de voluntaria e inteligentemente.  Una sumisión meramente forzada impediría todo desarrollo real del entendimiento y del carácter: haría del hombre un mero autómata.  No es ése el designio del Creador.  El desea que el hombre, que es la obra maestra de su poder creador, alcance el más alto desarrollo posible.  Nos presenta la gloriosa altura a la cual quiere elevarnos mediante su gracia.  Nos invita a entregarnos a El a fin de que pueda hacer su voluntad en nosotros.  A nosotros nos toca decidir si queremos ser libres de la esclavitud del pecado para participar de la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

Al consagrarnos a Dios, debemos necesariamente abandonar todo aquello que nos separe de El.  Por ésto dice el Salvador: “Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo” (Lucas 14:33). Debemos dejar todo lo que aleje el corazón de Dios. Los tesoros son el ídolo de muchos.  El amor al dinero y el deseo de las riquezas son la cadena de oro que los tienen sujetos a Satanás.  Otros adoran la reputación y los honores del mundo. Una vida de comodidad egoísta, libre de responsabilidad, es el ídolo de otros. Más deben romperse estos lazos de servidumbre.

No podemos consagrar una parte de nuestro corazón al Señor y la otra al mundo.  No somos hijos de Dios a menos que lo seamos enteramente. Hay algunos que profesan servir a Dios a la vez que confían en sus propios esfuerzos para obedecer su Ley, formar un carácter recto y asegurarse la salvación. Sus corazones no son movidos por ningún sentimiento profundo del amor de Cristo, sino que tratan de ejecutar los deberes de la vida cristiana como una cosa que Dios demanda de ellos a fin de ganar el cielo.  Tal religión no vale nada.  Cuando Cristo mora en el corazón, el alma está tan llena de su amor, del gozo de su comunión, que se une a El, y pensando en El, se olvida de sí misma.

El amor de Cristo es el móvil de la acción.  Aquellos que sienten el constructivo amor de Dios no preguntan cuánto es lo menos que pueden darle para satisfacer los requerimientos de Dios; no preguntan cuál es la más baja norma aceptada, sino que aspiran a una vida de completa conformidad con la voluntad de su Salvador. El profesar pertenecer a Cristo sin sentir amor profundo, es mera charla, árido formalismo, gravosa y vil tarea. (Elena White)

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 176-

PSICOLOGIA PRÁCTICA-parte 13-

 

INFLUENCIAS POSITIVAS SOBRE LA MENTE: Debe haber un solo espíritu maestro: El Espíritu de Aquél que es infinito en sabiduría, y en quien los diversos elementos se reúnen en una unidad hermosa y sin par.-parte 2-

USO APROPIADO DE LAS CAPACIDADES FISICAS Y MENTALES: El tiempo debe usarse seriamente, y bajo la santificación del Espíritu Santo. Debemos comprender que es correcto o incorrecto hacer con la propiedad y con las facultades mentales y físicas.

Dios tiene un derecho positivo de propiedad sobre cada facultad que ha encomendado a los seres humanos.  Mediante su propia sabiduría, establece los términos en que el hombre ha de emplear cada don de Dios.

Bendecirá el uso debido de cada facultad ejercida para la gloria de su nombre.  Los talentos del habla, la memoria, y la propiedad deben acrecentarse para gloria de Dios, para adelantar su reino.  Dios nos ha dejado a cargo de sus bienes en su ausencia. 

Cada mayordomo tiene su obra especial que hacer en el adelantamiento del reino de Dios.  Ninguno tiene excusa.

DIOS DA LOS TALENTOS; EL HOMBRE CULTIVA LA MENTE: Hemos de cultivar los talentos que Dios nos ha dado.  Son sus dones, y deben utilizarse en la debida relación unos con otros, para configurar un todo perfecto. 

Dios da los talentos, las facultades de la mente; el hombre construye el carácter.  La mente es el jardín de Dios; el hombre debe cultivarla cuidadosamente a fin de formar un carácter a la semejanza divina.

LA INACTIVIDAD PRODUCE INCAPACIDAD: Muchos de los que se excusan de hacer esfuerzo cristiano presentan como causa su incapacidad para la obra. ¿Pero los hizo Dios tan incapaces? NO, nunca. 

La incapacidad fue producida por su propia inactividad y perpetuada por su elección deliberada.  Ya, en su propio carácter, están percibiendo el resultado de la sentencia.

El continuo mal uso de los talentos, apagará del todo para ellos el Espíritu Santo, que es la única luz.  La sentencia Echadle en las tinieblas de afuera” coloca el sello divino sobre la elección que ellos mismos han hecho para la eternidad.

UNA COMBINACION DE DIVERSOS ELEMENTOS: Es el plan de Dios que haya unidad en la diversidad.  Entre los seguidores de Cristo debe existir la unión de los elementos diversos, uno adaptado al otro, y cada uno debe hacer su obra especial para Dios. 

Cada persona tiene su lugar en el cumplimiento de un gran plan que lleva la estampa de la imagen  de Cristo.  Uno es apto para cierta obra; otro tiene una obra diferente para la cual está  capacitado; y un tercero todavía, tiene una capacidad diferente; pero cada uno debe ser el complemento de los demás. 

El Espíritu de Dios, obrando en los diversos elementos y mediante ellos, producirá armonía de acción.  Debe haber un solo espíritu maestro: El Espíritu de Aquél que es infinito en sabiduría, y en quien los diversos elementos se reúnen en una unidad hermosa y sin par.

EL AMOR DE DIOS SUPERA TODA DEFINICION: El amor de Cristo es una cadena áurea que une con el Dios infinito a los seres humanos limitados que creen en Jesucristo. 

El amor que el Señor tiene por sus hijos supera el entendimiento. Ninguna ciencia puede definirlo o explicarlo.  Ninguna sabiduría humana puede sondearlo.  Mientras más sintamos la influencia de este amor, más mansos y humildes seremos. 

Elena White

Continúa en parte 177

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 148-

 

LAS RELACIONES SOCIALES. Debemos emplear toda la fuerza espiritual para la ejecución de planes sabios. El poder social, santificado por la gracia de Cristo, debe ser aprovechado para ganar almas para el Salvador. -parte 4-

EL CULTIVO APROPIADO DE LAS RELACIONES SOCIALES PRODUCE FELICIDAD: A los que vivían lejos del tabernáculo la asistencia a las fiestas anuales les requería más de un mes de cada año. Este ejemplo de devoción a Dios debe recalcar la importancia de los servicios religiosos y la necesidad de subordinar nuestros intereses egoístas y mundanos a los que son espirituales y eternos. 

Sufrimos una pérdida si hacemos caso omiso del privilegio de reunirnos para fortalecernos y alentarnos unos a otros en el servicio de Dios. Las verdades de su Palabra pierden entonces para nuestra mente su vigor e importancia.  Nuestro corazón deja de sentirse iluminado e inspirado por la influencia santificadora, y decae nuestra espiritualidad. Somos todos hijos de un solo Padre y dependemos unos de otros para ser felices. 

Somos objeto de los requerimientos de Dios y la humanidad.  Al cultivar debidamente los elementos sociales de nuestra naturaleza simpatizamos con nuestros hermanos y los esfuerzos que hacemos por beneficiar a nuestros semejantes, nos proporcionan felicidad.

LAS RELACIONES MUTUAS DEBEN SER REGIDAS POR EL AMOR DIVINO: Es importante la necesidad que tiene cada hombre de hacer lo mejor que pueda como cristiano, de prepararse para alcanzar el grado de crecimiento, expansión de la mente y nobleza del carácter que cada uno pueda tener.  En todo lo que hagamos, debemos sostener una relación cristiana unos con otros. 

Debemos emplear toda la fuerza espiritual para la ejecución de planes sabios en una acción fervorosa.  Los dones de Dios han de ser usados para la salvación de las almas.  Nuestras relaciones mutuas no han de ser gobernadas por normas humanas; sino por el amor divino, el amor expresado en el don de Dios a nuestro mundo.

LAS RELACIONES SOCIALES AYUDAN A GANAR ALMAS: Especialmente aquellos que han gustado el amor de Cristo debieran desarrollar sus facultades sociales; pues de esta manera pueden ganar almas para el Salvador. Cristo no debiera ser ocultado  en sus corazones, encerrado como tesoro codiciado, sagrado y dulce, que sólo ha de ser gozado por ellos; ni tampoco debieran ellos manifestar el amor de Cristo sólo hacia aquellos que les son más simpáticos. 

Se debe enseñar la manera de demostrar, como Cristo, un amable interés y una disposición sociable para con los que se hallan en la mayor necesidad, aún cuando los tales no sean sus amistades preferidas. En todo momento y en todas partes, manifestó Jesús amante interés en la familia humana y esparció en derredor suyo la luz de una piedad alegre.  Debe enseñarse  a seguir sus pisadas. 

Se ha de enseñar a manifestar interés cristiano, simpatía y amor por sus semejantes y empeñarse en atraerlos a Jesús; Cristo debiera ser en sus corazones como un manantial de agua que brote para vida eterna, que refresque a todos aquellos con quienes tratan.

Todos debemos llegar a ser testigos de Jesús.  El poder social, santificado por la gracia de Cristo, debe ser aprovechado para ganar almas para el Salvador. 

Vea el mundo que no estamos egoístamente absortos en nuestros propios intereses, sino que deseamos que otros participen de nuestras bendiciones y privilegios. Dejemos ver que nuestra religión no nos hace faltos de simpatía ni exigentes.  Sirvamos como Cristo sirvió, para beneficio de los hombres, todos los que profesamos haberle hallado. 

Elena White

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 160-

 

 

NECESIDADES EMOCIONALES. La Ley de Dios es una ley de amor. El amor debe ser el principio que impulse a obrar. Es el amor a uno mismo lo que destruye nuestra paz.   –parte 1-

LAS RAZONES DE LA EXISTENCIA: La Ley de Dios es una ley de amor. EL nos rodeó de hermosura para enseñarnos que no estamos en la tierra únicamente para mirar por nosotros mismos, y para trabajar, sino para hacer la vida esplendorosa, alegre y bella por el amor de Cristo.  Así como las flores, hemos de alegrar otras vidas con el misterio del amor.

EL AMOR SATISFACE LAS NECESIDADES ÍNTIMAS: El amor debe ser el principio que impulse a obrar.  El amor es el principio fundamental del gobierno de Dios en los cielos y en la tierra, y debe ser el fundamento del carácter del cristiano. Solo ésto puede habilitarlo para resistir la prueba y la tentación.

CULTIVE EL AMOR: Hay que cultivar el amor a Dios y al prójimo, porque es tan precioso como el oro.  Necesitamos representar de la mejor manera posible el carácter de la religión pura e incontaminada que, tanto por su naturaleza como por sus requerimientos, es lo contrario al egoísmo.

Un amor como el que Cristo ejemplificó es incomparable; su valor supera al del oro, la plata o las piedras preciosas.  Debemos orar por el amor que Cristo poseía, y procurarlo por encima de las debilidades humanas.

TODOS NECESITAN AMOR: La razón por la cual hay tantos hombres y mujeres de corazón duro en nuestro mundo, es que el verdadero afecto ha sido considerado debilidad, y se lo ha desalentado y reprimido. Lo mejor de la naturaleza de las personas de esta clase ha sido pervertido y empequeñecido en la infancia, y a menos que los rayos de la luz divina logren derretir su frialdad y la dureza de su corazón egoísta, la felicidad de los tales está sepultada para siempre.

Si quisiéramos tener corazones tiernos, como el que tuvo Jesús cuando estuvo sobre la tierra, y una simpatía santificada, como la que tienen los ángeles por los mortales pecadores, cultivaríamos la simpatía de los niños, que es la sencillez misma.

EL CORAZÓN: UNA FUENTE DE AMOR: (consejo a un padre)  Ni Ud. ni su esposa han tenido experiencia en hacer sacrificios a favor de la verdad, en ser ricos en buenas obras, mediante el depósito de sus tesoros en el cielo.  No han ejercido cuidado, ni simpatía, ni paciencia con sus hijos dependientes y amantes. 

Han consultado su propia conveniencia egoísta. Sus corazones no han sido una fuente capaz de alimentar surtidores vivientes de ternura y afecto.  Al bendecir a los demás con amables palabras de amor y actos de misericordia y benevolencia, recibirán una bendición ellos mismos.

EL AMOR AL YO DESTRUYE LA PAZ: Es el amor a uno mismo lo que destruye nuestra paz. Mientras viva el yo, estaremos siempre dispuestos a protegerlo contra los insultos y la mortificación; pero cuando hayamos muerto al yo y nuestra vida este escondida con Cristo en Dios, no tomaremos a pecho los desdenes y desaires.  Seremos sordos a los vituperios y ciegos al escarnio y al ultraje.

“El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza en la verdad.  Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.  El amor nunca deja de ser” (1 Cor.13:4-8).

Elena White

Continúa en parte 161

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 71-

 

CONTROVERSIA: POSITIVA Y NEGATIVA. Si ambos padres están en desacuerdo y uno de ellos procura contrarrestar la influencia del otro, la familia se desmoraliza, y ni el padre ni la madre serán objeto de respeto y la confianza que son esenciales para una familia bien gobernada. –parte 3-

SIN DIFERENCIAS: Si ambos padres están en desacuerdo y uno de ellos procura contrarrestar la influencia del otro, la familia se desmoraliza, y ni el padre ni la madre serán objeto de respeto y la confianza que son esenciales para una familia bien gobernada. 

Los niños disciernen prestamente cualquier cosa que inspire desprecio por los reglamentos de una casa, especialmente los que restriñen sus acciones.

CONDUCCION POSITIVA DEL HOGAR: No tenemos derecho a ensombrecer la felicidad de nuestros hijos mediante la crítica o una severa censura por faltas insignificantes.  Los verdaderos errores debieran ser presentados como realmente son, y debiera seguirse una conducta firme y decidida para evitar que reaparezcan. 

Sin embargo, no debe dejarse a los hijos en un estado falto de esperanza, sino con cierto grado de ánimo para que puedan mejorar y ganar nuestra confianza y aprobación.  Los hijos quizá deseen hacer lo correcto, quizá se propongan en su corazón ser obedientes, pero necesitan ayuda y ánimo.

EN EL CIELO NO HAY CONTIENDAS: Que nadie crea, aunque esté teóricamente firme en la verdad presente, que no comete errores.  Pero si comete errores, que haya disposición para corregirlos. Y evitemos todo lo que pueda producir disensión y contienda; porque tenemos un cielo por delante, y entre sus habitantes no hay contienda.

SE NECESITA MÁS AMOR Y MENOS CRITICA: Siempre habrá diferencias de opinión, porque cada mente está constituida de diferente manera.  Hay que tener cuidado con las tendencias heredadas y cultivadas, no sea que produzcan contiendas acerca de cosas de menor importancia.

La caridad cristiana cubre multitud de cosas que alguien podría considerar que son defectos en los demás.  Se necesita mucho amor, y mucha menos crítica. Cuando el Espíritu Santo esté obrando evidentemente en los corazones manifestará la ternura y el amor de Cristo.

NO HAY QUE ATACAR A LAS PERSONAS: Nuestra lucha es agresiva, pero nuestras armas están en un sencillo “Así dice Jehová”. Nuestra obra consiste en preparar a un pueblo para que pueda estar en pie en el gran día de Dios. No debemos permitir que se nos desvíe a un terreno que promueva conflictos o despierte antagonismos entre los que no son de nuestra fe.

(Elena White)

 

 

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 41-

 

EGOISMO Y EGOCENTRISMO. El Espíritu Santo despierta las sensibilidades… Los defectos del carácter, el descuido de los deberes, la ingratitud hacia Dios, la frialdad hacia los demás, son tenidos en cuenta. –parte3-

EL PRINCIPIO DE LA ORACIÓN EN LAS RELIGIONES FALSAS ES LA EXPIACIÓN PROPIA: Los paganos pensaban que sus oraciones tenían meritos en sí, méritos para expiar el pecado.  Por lo tanto, cuanto más larga fuera la oración, mayor mérito tenía.  Si por sus propios esfuerzos podían hacerse santos, tendrían entonces algo en que regocijarse y de lo cuál hacer alarde. 

Esta idea de la oración resulta de la creencia en la expiación por el propio mérito en que se basa toda religión falsa.  Los fariseos habían adoptado este concepto pagano de la oración, que existe todavía hasta entre los que profesan ser cristianos.  La repetición de expresiones prescritas y formales mientras el corazón no siente la necesidad de Dios, es comparable con las “vanas repeticiones” de los gentiles.

NO HUBO DEMANDA DE SUS DERECHOS EN LA VIDA DE JESUS: En su vida no había de entretejerse ninguna aserción de sí mismo (demanda de derechos).  El Hijo de Dios no conocería los homenajes que el mundo tributa a los cargos, a las riquezas y al talento. 

El Mesías no iba a emplear recurso alguno de los que usan los hombres para obtener obediencia u homenaje. Su absoluto renunciamiento de sí mismo se predecía en estas palabras:

“No clamará, ni alzará, ni hará oír su voz en las plazas. No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare”

EL REMEDIO DIVINO PARA EL EGOISMO Y LA EXALTACION PROPIA: Hay en el hombre una disposición a estimarse más que su hermano, a trabajar para sí, a buscar el puesto más alto; y con frecuencia ésto produce malas sospechas de amargura de espíritu. 

El rito que precede a la cena del Señor está destinado a aclarar estos malentendidos, a sacar al hombre de su egoísmo, a bajarle de sus zancos de exaltación propia y darle la humildad de corazón que le inducirá a servir a su hermano.

 El santo Vigilante del cielo está presente en estos momentos para hacer de ellos momentos de escrutinio del alma, de convicción del pecado y de bienaventurada seguridad de que los pecados están perdonados.  

Cristo, en la plenitud de su gracia, está allí para cambiar la corriente de los pensamientos que han estado dirigidos por cauces egoístas.  El Espíritu Santo despierta las sensibilidades de aquéllos que siguen el ejemplo de su Señor.

Al ser recordada así la humillación del Salvador por nosotros, los pensamientos se vinculan con los pensamientos; se evoca una cadena de recuerdos de la gran bondad de Dios y del favor y ternura de los amigos terrenales.  Se recuerdan las bendiciones olvidadas, las mercedes de las cuales se abusó, las bondades despreciadas.

Quedan puestas de manifiesto las raíces de amargura que habían ahogado la preciosa planta del amor.  Los defectos del carácter, el descuido de los deberes, la ingratitud hacia Dios, la frialdad hacia los demás, son tenidos en cuenta.  Se ve el pecado como Dios lo ve.  Nuestros pensamientos no son pensamientos de complacencia propia, sino de severa censura propia y humillación.

La mente queda vivificada para quebrantar toda barrera que causó enajenamiento.  Se ponen a un lado las palabras y los pensamientos malos.  Se confiesan  y perdonan los pecados. La subyugadora gracia de Cristo entra en el alma, y el amor de Cristo acerca los corazones unos a otros en bienaventurada unidad.  (Elena White)

Read Full Post »

Older Posts »