Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘naturaleza divina’

DIOS EL HIJO -octava parte

 

LA UNIÓN DE LAS DOS NATURALEZAS: La persona de Jesucristo tiene dos naturalezas: divina y humana. ES EL DIOS-HOMBRE. Pero notemos que al realizarse la encarnación, fue el eterno Hijo de Dios el que tomó sobre sí la naturaleza humana y no el hombre Jesús, que adquirió la divinidad. El movimiento es desde Dios hacia el hombre, no del hombre hacia Dios.

En Cristo se unen dos naturalezas. Pablo describió la persona de Jesucristo como el Hijo de Dios (naturaleza divina) que nació de una mujer (naturaleza humana Gal.4:4). De este modo, Jesús, SIENDO EN FORMA DE DIOS,  NO ESTIMÓ EL SER IGUAL A DIOS COMO COSA A QUE AFERRARSE” (naturaleza divina), “SINO QUE SE DESPOJO A SI MISMO, TOMANDO FORMA DE SIERVO, HECHO SEMEJANTE A LOS HOMBRES” (naturaleza humana; Fil.2:6,7). La naturaleza doble de Cristo no está compuesta de una influencia o poder divino abstracto conectado con su humanidad. Y AQUEL VERBO –DIJO JUAN- FUE HECHO CARNE, Y HABITO ENTRE NOSOTROS Y VIMOS SU GLORIA, GLORIA COMO DEL UNIGÉNITO DEL PADRE), LLENO DE GRACIA Y DE VERDAD” (JUAN 1:14). Pablo escribe QUE DIOS ENVIÓ “A SU HIJO EN SEMEJANZA DE CARNE DE PECADO” (ROM.8:3); “DIOS MANIFESTADO EN CARNE” (1 TIM.3:16; 1 JUAN 4:2). CUANDO CRISTO ENTRO EN EL  MUNDO, SE LE PREPARO UN “CUERPO” (HEB.10:5). CUANDO CRISTO TOMO SOBRE SI LA HUMANIDAD, SU DIVINIDAD FUE REVESTIDA DE HUMANIDAD. CRISTO NO SE DESPOJO DE SU NATURALEZA INHERENTE PARA TOMAR OTRA NATURALEZA, SINO QUE TOMO LA HUMANIDAD SOBRE SI MISMO. DE ESE MODO, LA DIVINIDAD Y LA HUMANIDAD SE COMBINARON. Pablo declara:EN EL HABITA  CORPORALMENTE TODA LA PLENITUD DE LA DEIDAD” (COL.2:9). EN  LA CRUCIFICCION, FUE SU NATURALEZA HUMANA LA QUE MURIÓ, Y NO SU DIVINIDAD, PUES HABRÍA SIDO IMPOSIBLE QUE ESO SUCEDIERA.

LA COMPRENSIÓN DE LA MANERA EN QUE LAS DOS NATURALEZAS DE CRISTO SE RELACIONAN ENTRE SI, PROVEE UNA COMPRENSIÓN VITAL DE LA MISIÓN DE CRISTO, ASI COMO DE NUESTRA MISMA SALVACIÓN.

PARA RECONCILIAR CON DIOS A LA HUMANIDAD. ÚNICAMENTE UN SALVADOR DIVINO-HUMANO PODÍA TRAER SALVACIÓN. EN LA ENCARNACIÓN, CRISTO SE REVISTIÓ DE HUMANIDAD CON EL FIN DE IMPARTIR SU NATURALEZA DIVINA A LOS CREYENTES. GRACIAS A LOS MÉRITOS DE LA SANGRE DEL DIOS-HOMBRE, LOS CREYENTES PUEDEN COMPARTIR LA NATURALEZA DIVINA (2 PED.1:4). LA NATURALEZA DIVINO-HUMANA COMBINADA HACE QUE EL SACRIFICIO EXPIATORIO DE CRISTO SEA EFECTIVO. LA VIDA DE UN SER HUMANO SIN PECADO, O AÚN LA DE UN ÁNGEL, NO PODÍA EXPIAR LOS PECADOS DE LA RAZA HUMANA. ÚNICAMENTE EL CREADOR DIVINO-HUMANO PODÍA RESCATAR A LA HUMANIDAD.

PARA VELAR LA DIVINIDAD CON LA HUMANIDAD. CRISTO VELÓ SU DIVINIDAD CON EL ROPAJE DE LA HUMANIDAD, DEJANDO DE LADO SU GLORIA Y MAJESTAD CELESTIAL, CON EL FIN DE QUE LOS PECADORES PUDIESEN EXISTIR EN SU PRESENCIA SIN SER DESTRUIDOS. SI BIEN AÚN ERA DIOS, NO APARECIÓ COMO DIOS (FIL.2:6-8).

PARA VIVIR VICTORIOSAMENTE: LA HUMANIDAD DE CRISTO NUNCA PODRÍA HABER RESISTIDO POR SÍ SOLA LOS PODEROSOS ENGAÑOS DE SATANÁS. LOGRÓ VENCER EL PECADO DEBIDO A QUE EN “EL HABITABA “CORPORALMENTE TODA LA PLENITUD DE LA DEIDAD” (COL. 2:9). POR HABER CONFIADO COMPLETAMENTE EN SU PADRE.  NOSOTROS TAMBIÉN PODEMOS SER “LLENOS DE TODA PLENITUD DE DIOS” (EFE. 3:19). LA CLAVE DE ESTA EXPERIENCIA ES LA FE EN LA PRECIOSAS Y GRANDÍSIMAS PROMESAS”, POR MEDIO DE LAS CUALES PODEMOS LLEGAR A SER “PARTICIPANTES DE LA  NATURALEZA DIVINA, HABIENDO HUIDO DE LA CORRUPCIÓN QUE  HAY EN EL MUNDO A CAUSA DE LA CONCUPISCENCIA” (2 PED.1:3,4). CRISTO NOS HACE UN PROMESA DE VICTORIA:AL QUE VENCIERE LE DARE QUE SE SIENTE CONMIGO EN MI TRONO, ASI COMO YO HE VENCIDO, Y ME HE SENTADO CON MI PADRE EN SU TRONO” (APOC.3:21).

Read Full Post »

RECIBIREIS PODER-Persona, Presencia y  Obra del Espíritu  Santo-parte 35-

PARTICIPANTES DE LA NATURALEZA DIVINA

“Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia” (2 Pedro 1:4)

 

Un cristiano fuerte es quien tiene a Cristo formado dentro, la esperanza de gloria.  Ama la verdad, la pureza y la santidad.  Gracias a su amor a la Palabra de Dios, su vitalidad espiritual lo lleva a buscar la comunión con los que viven en armonía con ella, a fin de poder captar cada rayo de luz que Dios comunica para revelar a Jesús, con el propósito de hacerlo más precioso para el creyente. 

El que tiene una fe sólida halla que Cristo es la vida del alma, y que para él es como una fuente que brota para vida eterna.  Así, con placer, somete todo poder personal a la obediencia de Dios.  El Espíritu, con su influencia vivificante, guardará a ese creyente en el amor de Dios.

A los cristianos se les escribe: “Gracia y paz os sean multiplicadas en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesús.  Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de Aquél que nos llamó por su gloria y excelencia, por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia; vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. 

Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. Pero el que no tiene estas cosas tiene la vista muy corta; es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados.  Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás. Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” (2 Pedro 1:2-11).  -Review and Herald-

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 32-

 

EL AMOR, UN PRINCIPIO DIVINO Y ETERNO. El amor, fuera del ámbito de la pasión y el impulso, llega a espiritualizarse y se revela en palabras y actos.  Un cristiano debe tener ternura y amor santificados, en los cuales no hay impaciencia o desasosiego…  -parte 2-

EL AMOR HACE CONCESIONES: El amor de Cristo es profundo y ferviente, y mana como una corriente incontenible hacia todos los que quieran aceptarlo. En este amor no hay egoísmo. Si este amor de origen celestial es un principio permanente en el corazón, se dará a conocer no sólo a aquéllos con quienes estamos vinculados, sino a todos con quienes nos relacionamos. 

Nos inducirá a prestar pequeñas atenciones, a hacer concesiones, a impartir actos de bondad, a pronunciar palabras tiernas, veraces, animadoras. Nos impulsará a simpatizar con aquéllos cuyos corazones anhelan simpatía.

EL AMOR GOBIERNA LOS MOTIVOS Y LAS ACCIONES: Nunca se revelará verdadero refinamiento mientras se tenga al yo como objeto supremo.  Un cristiano cabal encuentra sus motivos de acción en su profundo amor cordial hacia su Maestro.  De las raíces de su afecto por Cristo brota un interés abnegado en sus hermanos.  El amor imparte a su poseedor gracia, propiedad y dignidad de comportamiento.  Ilumina el rostro y suaviza la voz; refina y eleva todo el ser.

EL AMOR INTERPRETA FAVORABLEMENTE LOS MOTIVOS DE LOS OTROS: El amor “no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor”. El amor que se asemeja al de Cristo atribuye las razones más favorables a los motivos y los actos de los demás. 

No expone innecesariamente sus faltas; no escucha con ansias los informes desfavorables; más bien trata de recordar las buenas cualidades de los demás.

EL AMOR SUAVIZA LA VIDA ENTERA: Los que aman a Dios no pueden abrigar odio o envidia.  Mientras que el principio celestial del amor eterno llena el corazón, fluirá a los demás…Este amor no se reduce “a mi y a los míos”, sino que es tan amplio como el mundo y tan alto como el cielo. Este amor albergado en el alma, suaviza la vida entera, y hace sentir su influencia en todo su alrededor. 

Si amamos a Dios de todo nuestro corazón, debemos amar también a sus hijos.  Este amor es el Espíritu de Dios. Es el adorno celestial que da verdadera nobleza y dignidad al alma y asemeja nuestra vida a la del Maestro.

Cualesquiera que sean las buenas cualidades que tengamos, si el alma no está bajo la gracia celestial del amor hacia Dios y hacia nuestros semejantes, nos falta verdadera bondad, y no estamos listos para el cielo, donde todo es amor y unidad.

EL VERDADERO AMOR ES ESPIRITUAL: El amor, fuera del ámbito de la pasión y el impulso, llega a espiritualizarse y se revela en palabras y actos.  Un cristiano debe tener ternura y amor santificados, en los cuales no hay impaciencia o desasosiego; los modales rudos y ásperos deben ser suavizados por la gracia de Cristo.

Dondequiera que se emplee el poder del intelecto, de la autoridad o de la fuerza, y no se manifieste la presencia del amor, los afectos y la voluntad de aquéllos a quienes procuramos alcanzar, asumen una actitud defensiva y rebelde, y se refuerza la resistencia.  Jesús fue el Príncipe de paz. 

Vino al mundo para poner en sujeción a si mismo la resistencia y la autoridad. Podía disponer de sabiduría y fortaleza, pero los medios que empleó para vencer el mal, fueron la sabiduría y la fuerza del amor.

EVIDENCIAS DE UN NUEVO PRINCIPIO DE VIDA: Cuando los hombres no están vinculados por la fuerza o los intereses propios, sino por el amor, manifiestan la obra de una influencia que está por encima de toda influencia humana.

Donde existe esta unidad, constituye una evidencia de que la  imagen de Dios se está restaurando en la humanidad, que ha sido implantado un nuevo principio de vida. Muestra que hay poder en la naturaleza divina para resistir a los agentes sobrenaturales del mal, y que la gracia de Dios subyuga el egoísmo inherente en el corazón natural. (Elena White)

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 4-

 

EL CRISTIANO Y LA PSICOLOGIA. Necesitamos mentes que puedan ver las dificultades y superarlas con la sabiduría que viene de Dios, que puedan afrontar problemas difíciles y vencerlos. – parte 2-

ADIESTRAR EL ALMA MEDIANTE LA DISCIPLINA: Debemos trabajar para obtener cuerpos sanos y mentes robustas que no se debiliten con facilidad, mentes que miren más allá de si mismas a la causa y al resultado de cada movimiento que se hace.

Necesitamos mentes que puedan ver las dificultades y superarlas con la sabiduría que viene de Dios, que puedan afrontar problemas difíciles y vencerlos.  El problema más difícil es crucificar el yo, sufrir penalidades en las experiencias espirituales, adiestrar el alma mediante  disciplina.  Esto no producirá, tal vez, la mejor satisfacción al alma al principio, pero la consecuencia será paz y felicidad.

CRISTO TIENE PODER PARA VIGORIZAR Y RESTAURAR: Y al par que Cristo abre el cielo al hombre, la vida que imparte abre el corazón del hombre al cielo.  El pecado no sólo nos aparta de Dios, sino que destruye en el alma humana el deseo y la aptitud para conocerlo. 

La misión de Cristo consiste en deshacer toda esta obra del mal.  El tiene poder para vigorizar y restaurar las facultades del alma paralizadas por el pecado, la mente oscurecida, y la voluntad pervertida.  Abre ante nosotros las riquezas del universo y nos imparte poder para discernir estos tesoros y apropiarnos de ellos.

DIOS O SATANÁS CONTROLAN: SATANÁS CONTROLA TODA MENTE QUE NO SE HALLA EN FORMA DECIDIDA BAJO EL GOBIERNO DEL ESPÍRITU DE DIOS.

CADA PECADO ACARICIADO DEBILITA EL CARÁCTER: Y nadie se lisonjee pensando que los pecados acariciados por un tiempo pueden ser fácilmente abandonados en alguna ocasión futura. Esto no es así. Cada pecado acariciado debilita el carácter y fortalece el hábito; y el resultado es una depravación física, mental y moral. 

PODEMOS ARREPENTIRNOS DEL MAL QUE HEMOS HECHO, Y ENCAMINAR NUESTROS PIES POR SENDEROS RECTOS; PERO EL AMOLDAMIENTO DE NUESTRA MENTE Y NUESTRA FAMILIARIDAD CON EL MAL, NOS HARÁN DIFÍCIL DISTINGUIR ENTRE LO CORRECTO Y LO ERRÓNEO.  MEDIANTE LOS MALOS HÁBITOS QUE HAYAMOS FORMADO, SATANÁS NOS ASALTARÁ REPETIDAS VECES.

EL HOMBRE HA DE LLEGAR A SER UNA NUEVA CRIATURA: Los hombres han de llegar a ser súbditos del reino de Cristo.  Mediante el poder divino que se les imputó han de volver a su lealtad. Por medio de leyes y recursos Dios ha ordenado una comunicación celestial con la vida espiritual del hombre.

Esta es la obra de Dios sobre el corazón humano que la recibe que hace de cada uno una nueva criatura sin destruir o debilitar ninguna habilidad o capacidad que Dios dio al hombre.  Purifica cada atributo capacitándolo para la conexión con la naturaleza divina.  Lo que nace del Espíritu es Espíritu, y cuando el hombre nace de lo alto, una  satura el alma. (Elena White)

Continúa en parte 5

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: