Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Consolador’

RECIBIREIS PODER-Persona, Presencia y Obra del Espíritu Santo- La Venida del Espíritu.-parte 1-

 LA PROMESA DEL ESPIRITU

 

“Y yo rogaré al Padre” –dijo El-, “y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: El Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir porque no le ve, ni le conoce, pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros” (Juan14:16,17).

 

 Cuando Cristo dio a sus discípulos la promesa del Espíritu, se estaba acercando al fin de su ministerio terrenal. A la sombra de la cruz estaba con una compresión plena de la carga de culpa que estaba por recaer sobre El como portador del pecado. Antes de ofrecerse a sí mismo como víctima destinada al sacrificio, instruyó a sus discípulos en cuanto a al dadiva más esencial y completa que iba a conceder a sus seguidores; el don de los recursos inagotables de su gracia.

“Y yo rogaré al Padre” –dijo El-, “y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: El Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir porque no le ve, ni le conoce, pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros” (Juan14:16,17).

El Salvador estaba señalando de antemano el tiempo cuando el Espíritu Santo, como su representante, vendría para realizar una obra poderosa. El mal que se había estado acumulando durante siglos, habría de ser resistido por el divino poder del Espíritu Santo.

La promesa del Espíritu Santo no se limita a ninguna edad ni raza. Cristo declaró que la influencia divina de su Espíritu estaría con sus seguidores hasta el fin. Desde el día de Pentecostés hasta ahora, el Consolador ha sido enviado a todos los que se han entregado plenamente al Señor y a su servicio. A todo el que ha aceptado a Cristo como su Salvador personal, el Espíritu Santo ha venido como consejero, santificador, guía y testigo. Cuanto más cerca de Dios han andado los creyentes, más clara y poderosamente han testificado del amor de su Redentor y de su gracia salvadora. Los hombres y mujeres que a través de largos siglos de persecución y prueba gozaron en sus vidas de una medida de la presencia del Espíritu, se destacaron como señales y prodigios en el mundo. Revelaron ante los ángeles y los hombres el poder transformador del amor redentor. (Los Hechos de los Apóstoles, pág.39, 40)

 

 

 

Read Full Post »

DIOS EL ESPIRITU SANTO -segunda parte-

EL ESPIRITU SANTO Y LA DEIDAD: Desde la eternidad, Dios el Espíritu Santo vivía en la Deidad como su tercer miembro. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son igualmente eternos. Aún cuando los tres están en posición de absoluta igualdad, dentro de la Trinidad opera una economía de función.

La mejor forma de comprender la verdad acerca de Dios el Espíritu Santo, es verla a través de Jesús. Cuando el Espíritu desciende sobre los creyentes, viene como el Espíritu de Cristo; no viene por su cuenta. Su actividad está centrada en la misión salvadora de Cristo. Estuvo activamente envuelto en el nacimiento de Cristo (Luc.1:35), confirmó su ministerio público en ocasión de su bautismo 17),(Mat.3: 16),  y puso los beneficios del sacrificio expiatorio de Cristo y su resurrección, al alcance de la humanidad (Rom.8:11). La íntima participación del Espíritu Santo en la obra de la creación, se pone en evidencia al notar como estuvo presente durante el proceso (Gen.1:2). El origen y el mantenimiento de la vida dependen de su operación; su partida significa muerte.

Dice la Escritura que si Diospusiese sobre el hombre su corazón, y recogiese así su Espíritu y su aliento, toda carne perecería juntamente, y el hombre volvería al polvo” (Juan 34:14, 15, 33:4). Podemos vislumbrar reflejos de la obra creativa del Espíritu en la obra de regeneración que realiza en todo individuo que abre su vida a Dios. Dios lleva a cabo su obra en los individuos por medio del Espíritu creador. De este modo, tanto en la encarnación, como en la creación y la renovación el Espíritu viene para cumplir las intenciones de Dios.

EL ESPIRITU PROMETIDO: Hemos sido destinados para ser morada del Espíritu Santo (1 Cor.3:16). El pecado de Adán y Eva los separó tanto del Jardín del Edén como del Espíritu que moraba en ellos. Esa separación continúa; la enormidad de la maldad manifestada antes del Diluvio llevó a Dios al punto de declarar No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre” (Gen.6:3). Los creyentes genuinos siempre han tenido un sentido de su presencia, pero la profecía predijo un derramamiento del Espíritu sobre toda carne” (Joel 2:28), es decir, una época  en la cuál una manifestación mayor del Espíritu inauguraría una nueva era. Jesús prometió a sus discípulos: Yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad” (Juan 14:16, 17).

Juan escribió:Aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido glorificado” (Juan7:39). La aceptación del sacrificio de Cristo por parte del Padre era el prerrequisito para el derramamiento del Espíritu Santo.  La nueva era amaneció sólo cuando nuestro Señor victorioso fue sentado en el trono del cielo. Sólo entonces podría enviar el Espíritu Santo en su plenitud. En el Pentecostés, cincuenta días después del Calvario, la nueva era irrumpió en escena con todo el poder de la presencia del Espíritu. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cuál llenó toda la casa donde estaban sentados (los discípulos)…….. Y fueron llenos del Espíritu Santo” (Hech.2: 2-4).

JESÚS FUE CONCEBIDO DEL ESPÍRITU, BAUTIZADO CON EL ESPÍRITU, GUIADO POR EL ESPÍRITU, REALIZANDO SUS MILAGROS POR MEDIO DEL ESPÍRITU, OFRECIÉNDOSE A SÍ MISMO EN EL CALVARIO POR MEDIO DEL ESPÍRITU, Y EN UN SENTIDO, SIENDO TAMBIÉN RESUCITADO POR EL. ESPÍRITU.  JESÚS FUE LA PRIMERA PERSONA QUE EXPERIMENTÓ LA PLENITUD DEL ESPÍRITU SANTO. ES UNA VERDAD ASOMBROSA QUE NUESTRO DIOS ESTA DISPUESTO A DERRAMAR SU ESPÍRITU SOBRE TODOS LOS QUE LO DESEAN ANHELANTES.

Read Full Post »

RECIBIREIS PODER-Persona, Presencia y  Obra del Espíritu  Santo-parte 23-

EL ESPIRITU NOS HABLA

Pero cuando venga el Consolador, a quien Yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, El dará testimonio acerca de mí” (Juan 15:26).

El Señor ha condescendido en darle a usted la efusión de su Santo Espíritu. ¿Cómo Cristo puede subyugar a su pueblo escogido? Por el poder de su Santo Espíritu. A través de las Escrituras es que Dios habla a la mente e imprime la verdad en los corazones de los hombres.

Antes de la crucifixión, Cristo prometió a sus discípulos que les enviaría al Consolador, Dijo: “Pero Yo os digo la verdad: Os conviene que Yo me vaya; porque si no me fuese, el Consolador no vendría a vosotros; más si me fuere, os lo enviaré. Y cuando El venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio” (Juan 16:7, 8). “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, El os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber” (vers. 13, 14).

Al haberse minimizado la promesa de Cristo, y a causa de la escasez del Espíritu Santo, la espiritualidad de la ley y sus eternas obligaciones no han sido comprendidas. Los que profesan amar a Cristo no han captado la relación que existe entre ellos y Dios, y su comprensión aún permanece en la oscuridad. Vagamente entienden la admirable gracia de Dios, quien dio a su Hijo unigénito para salvar al mundo.

Tampoco captan lo distante que están de las exigencias de la santa Ley, y cuán intimamente deben ser asimilados sus preceptos para que se manifiesten en la vida práctica. No han visto cuán grande es la necesidad y el privilegio de orar, de arrepentirse y de aceptar las palabras de Cristo.

Es responsabilidad del Espíritu Santo dar a conocer el modelo de consagración que Dios acepta. Mediante el Espíritu Santo, la persona es iluminada, y el carácter es renovado, elevado y santificado.

Read Full Post »

RECIBIREIS EL PODER-Persona, Presencia y Obra del Espíritu Santo- La Venida del Espíritu.-parte 5-

                  EL REPRESENTANTE DE CRISTO

 “Pero YO os digo la verdad: Os conviene que YO me vaya; porque si no me fuese, el Consolador no vendría a vosotros; más si me fuere, os lo enviaré. (Juan 16:7)

 “Espíritu de verdad” es el nombre que se da al Consolador. Su obra consiste en definir y mantener la verdad.  Primero habita en el corazón como el Espíritu de verdad; de ese modo, llega a ser el Consolador. En la verdad hay tranquilidad y paz, lo cual no se puede hallar en el error. 

Satanás conquista el poder sobre la mente a través de falsas teorías y tradiciones.  El enemigo logra desfigurar el carácter e imponer la adopción de falsas normas.  Mediante las Escrituras el Espíritu Santo habla a la mente, e imprime la verdad en el corazón.  De este modo expone el error y lo expulsa del creyente.  Por el Espíritu de verdad, obrando por intermedio de la Palabra de Dios, Cristo une a los suyos a sí mismo.

Al describir a sus discípulos la obra del Espíritu Santo, Jesús quiso inspirarlos para que alcanzaran el mismo gozo y la alegría que llenaba su propio corazón. Se regocijo con la ayuda abundante que había provisto para su iglesia.  El Consolador era el más excelso de los dones que podría solicitar al Padre con el propósito de exaltar a su pueblo.  Fue dado como el agente regenerador, y sin este don el sacrificio de Cristo hubiera sido en vano. Por siglos el poder maligno se había fortalecido hasta el punto que era asombrosa la sumisión del hombre a la cautividad satánica.

El pecado puede ser resistido y vencido únicamente por la intervención poderosa de la tercera persona de la Deidad, que no vendría con una energía modificada, sino en la plenitud del poder divino.  El Espíritu es el que hace efectivo lo que logró el Redentor del mundo.  Mediante el Consolador el corazón se purifica.  Gracias a su obra el creyente llega a ser participante de la naturaleza divina.  Cristo nos dio el divino poder de su Espíritu para que podamos vencer las tendencia al mal, sean heredadas o cultivadas, y para imprimir en la iglesia su propio carácter.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: