Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘la santidad’

FE Y OBRAS–parte 19-

“SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS”(Heb.11:6)-“LA FE SIN OBRAS ES MUERTA” (Sant.2:20)

LUCHAR, TRABAJAR Y ESFORZARNOS –parte 2-

Las obras jamás van a salvarnos; son los méritos de Cristo los que contarán en nuestro favor Mediante la fe en El, Cristo hará que todos nuestros imperfectos esfuerzos sean aceptables para Dios. La fe que se requiere que tengamos no es una fe de no hacer nada; fe salvadora es la que obra por amor y purifica el alma.  El que eleve a Dios manos santas sin ira ni duda, caminará inteligentemente en la senda de los mandamientos de Dios.

Si hemos de hallar perdón por nuestros pecados, primero debemos tener conciencia de lo que es el pecado, para que podamos arrepentirnos y producir frutos dignos de arrepentimiento. Debemos tener un fundamento sólido para nuestra fe; debe fundarse en la Palabra de Dios, y sus resultados se manifestarán en obediencia a la voluntad revelada de Dios.  Dice el apóstol: “Seguid….y la santidad, sin la cual nadie vera a Dios” (Heb.12:14).

La fe y las obras nos mantendrán equilibrados y nos darán el éxito en la tarea de perfeccionar el carácter cristiano.  Jesús dice: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 7:21).

Refiriéndose al alimento temporal, el apóstol dijo: “Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos ésto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma” (2Tes.3:10). La misma regla se aplica a nuestra nutrición espiritual; si alguno ha de tener el pan de vida eterna, que haga esfuerzos para obtenerlo.

Estamos viviendo en un periodo importante e interesante de la historia de la tierra.  Necesitamos más fe que la que hemos tenido hasta ahora; necesitamos un sostén más firme de lo alto.  Satanás está obrando con todo poder para obtener la victoria sobre nosotros, porque sabe que no tiene sino un corto tiempo para trabajar. 

Pablo se esforzó con temor y temblor para obtener su salvación: ¿y no debiéramos temer nosotros? Deberíamos velar en oración, luchando con esfuerzo para entrar por la puerta estrecha.

JESÚS SUPLE NUESTRA DEFICIENCIA

No hay excusa para el pecado o para la indolencia, Jesús ha señalado el camino, y desea que sigamos sus pisadas. El ha sufrido. El se ha sacrificado como ninguno de nosotros puede hacerlo, para poder poner la salvación a nuestro alcance.  No necesitamos desanimarnos.  Jesús vino a nuestro mundo para poner a disposición del hombre el poder divino, a fin de que mediante su gracia pudiéramos ser transformados a su semejanza.

Cuando está en el corazón el propósito de obedecer a Dios, cuando se realizan esfuerzos con ese fin, Jesús acepta esta disposición y esos esfuerzos como el mejor servicio de hombre, y suple la deficiencia con su propio mérito divino. 

Pero no aceptará a los que pretenden tener fe en El y sin embargo son desleales a los mandamientos de su Padre.  Oímos hablar mucho acerca de la fe, pero necesitamos oír mucho más acerca de las obras.  Muchos están engañando a sus propias almas al vivir una religión cómoda, complaciente, sin cruz.  (Elena White)

Pero Jesús dice: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame”. (Mateo 16:24).

 

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 145-

 

LAS RELACIONES SOCIALES. Aquéllos que poseen grandes cualidades afectivas tienen ante Dios la obligación de prodigarlas no solamente a sus amigos, sino a todos los que necesitan ayuda. – parte 1-

LAS CUALIDADES SOCIALES SON TALENTOS: Aquéllos que poseen grandes cualidades afectivas tienen ante Dios la obligación de prodigarlas no solamente a sus amigos, sino a todos los que necesitan ayuda. Las cualidades sociales son talentos y hay que usarlas para beneficio de todos los que están al alcance de sus influencias.

LA IMPORTANCIA DEL TRATO SOCIAL: Por medio de las relaciones sociales el cristianismo se pone en contacto con el mundo. Todo hombre o mujer que haya probado el amor de Cristo y haya recibido en el corazón la iluminación divina, por pedido de Dios debe arrojar luz sobre la senda tenebrosa de los que no conocen un camino mejor…El poder de la sociabilidad, santificado por el Espíritu de Cristo, debe mejorar a fin de ganar almas para el Salvador.

LAS VIRTUDES SOCIALES DEBEN SER CULTIVADAS: Sufrimos una pérdida cuando descuidamos la oportunidad de reunirnos para fortalecernos y animarnos mutuamente en el servicio de Dios.  Las verdades de su Palabra pierden en nuestras mentes su vivacidad e importancia.  Nuestros corazones dejan de ser alumbrados y vivificados por la influencia santificadora, y declinamos en espiritualidad. 

En nuestra asociación como cristianos perdemos mucho por falta de simpatía mutua.  El que se encierra completamente dentro de sí mismo no está ocupando la posición que Dios le señaló.  El cultivo apropiado de los elementos sociales de nuestra naturaleza nos hace simpatizar con otros y es para nosotros un medio de desarrollarnos y fortalecernos en el servicio de Dios.

JESUS ERA MUY SOCIABLE: Toda la vida del Salvador se caracterizó por la benevolencia desinteresada y la hermosura de la santidad.  El es nuestro modelo de bondad.  Desde el comienzo de su ministerio, los hombres empezaron a comprender más claramente el carácter de Dios.  Practicaba sus enseñanzas en su propia vida.  Era consecuente sin obstinación, benevolente sin debilidad, y manifestaba ternura y simpatía sin sentimentalismo. 

Era altamente sociable, aunque poseía una reserva que inhibía cualquier familiaridad.  Su temperancia nunca lo llevó al fanatismo o la austeridad.  No se conformaba con el mundo, y sin embargo prestaba atención a las necesidades de los menores de entre los hombres.

LA BONDAD SOCIAL Y LA DIGNIDAD HUMANA: A la mesa de los publicanos, Cristo se sentaba como distinguido huésped demostrando por su simpatía y bondad de su trato social que reconocía la dignidad humana; y los hombres, en cuyos sedientos corazones caían sus palabras con poder bendito y vivificador, anhelaban hacerse dignos de su confianza. Despertábanse nuevos impulsos, y a estos parias de la sociedad se les abría la posibilidad de una vida nueva.

JESUS ENSEÑO A LOS DISCÍPULOS LOS VERDADEROS DEBERES SOCIALES: Cristo enseñó a sus discípulos a conducirse en compañía de otros. Les enseñó las obligaciones y reglas de la verdadera vida social, que son las mismas que aparecen en la ley del reino de Dios. Por medio de su ejemplo, enseñó a sus discípulos que cuando asistieran a cualquier reunión pública no tendrían necesidad de quedarse sin palabras. 

Su conversación en medio de una fiesta difería decididamente de la que se solía escuchar en los banquetes.  Cada palabra que pronunciaba tenía sabor de vida para vida.  Hablaba con claridad y sencillez.  Sus palabras eran como manzanas de oro con figura de plata.(Elena White)

Continúa en parte 146

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 111-

 

 

LA FELICIDAD. Salud, vida y felicidad son el resultado de la obediencia. Dios mantendrá en buenas condiciones el organismo humano y restaurará las facultades morales, mentales y físicas. parte 4-

LA DIVERSION EXCITA, PERO LUEGO DEPRIME: Los que siguen el camino de la sabiduría y la santidad no tendrán que deplorar horas malgastadas, ni se verán atormentados con sentimientos sombríos, como a algunos les ocurre, a menos que se entreguen a diversiones vanas e inútiles.

PROCUREMOS LA SALUD Y UNA LARGA VIDA: El valor, la esperanza, la fe, la simpatía y el amor fomentan la salud y alargan la vida.  Un espíritu satisfecho y alegre es como salud para el cuerpo y fuerza para el alma. Una persona cuyo espíritu sereno está satisfecho en Dios, se encuentra en el sendero de la salud.

El corazón alegre es una buena medicina” (Prov.17:22)

RESULTADOS DE LA OBEDIENCIA A LAS LEYES FISICAS: Salud, vida y felicidad son el resultado de la obediencia a las leyes físicas que gobiernan nuestro cuerpo.  Si nuestra voluntad y nuestro proceder están de acuerdo con la voluntad y el proceder de Dios, si hacemos lo que agrada a nuestro Creador.

El mantendrá en buenas condiciones el organismo humano y restaurará las facultades morales, mentales y físicas a fin de poder obrar mediante nosotros para su gloria. Su poder restaurador constantemente se manifiesta en nuestro cuerpo. Si cooperamos con El en esa obra, los resultados seguros son salud y felicidad, paz y utilidad.

EN PROCURA DE NUESTROS DERECHOS: Aquéllos a quienes amamos pueden hablar y obrar con descuido y herirnos profundamente.  Tal puede no haber sido su intención, pero Satanás magnifica sus palabras y actos ante la mente y así arroja un dardo para atravesarnos.  Nos erguimos para resistir a la persona que pensamos nos hirió, y al hacerlo estimulamos las tentaciones de Satanás. 

En vez de pedir a Dios fuerza para resistir a Satanás, permitimos que nuestra felicidad quede empañada tratando de defender lo que llamamos “nuestros derechos”.  Así concedemos una doble ventaja a Satanás. Obramos de acuerdo a nuestro sentimientos agraviados, y Satanás nos emplea como agentes suyos para herir y angustiar a aquéllos que no se proponían perjudicarnos.

DIOS ELIMINA LOS OBSTACULOS QUE SE OPONEN A LA FELICIDAD: Dios procura nuestra verdadera felicidad.  Si hay alguna cosa que se interpone en el camino hacia ésta, Dios quiere que sea quitada.  El frustrará nuestros propósitos y chasqueará nuestras expectativas, y a través del chasco y de las dificultades, hará que nos conozcamos tal como somos.

El pecado es la causa de todos nuestros males.  Si queremos tener verdadera paz y felicidad debemos suprimir el pecado. (Elena White)

Continúa en parte 112

 

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 110-

LA FELICIDAD. Dios les entrega la dádiva de la vida, no para que ellos simplemente la empleen en adquirir riquezas, sino para que aprovechen sus más elevadas facultades haciendo la obra que El encomendó a la humanidad. -parte 3-

LA APLICACIÓN DE LA REGLA DE ORO PRODUCE FELICIDAD:  El Señor enseñó este principio (La Regla de Oro) para que la humanidad fuera feliz y no desdichada; pues la felicidad no puede llegar por ningún otro camino fuera de éste. 

“Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos” (Mat.7:12)

Dios desea que los seres humanos vivan la vida superior.  El les entrega la dádiva de la vida, no para que ellos simplemente la empleen en adquirir riquezas, sino para que aprovechen sus más elevadas facultades haciendo la obra que El encomendó a la humanidad: la obra de buscar, descubrir y aliviar las necesidades de sus semejantes. 

El hombre no debe laborar egoístamente en su propio interés, sino en interés de todos los que lo rodean; debe beneficiar a los demás con su influencia y buenas acciones. Este propósito divino se cumple en la vida de Cristo.

LA FELICIDAD RESULTA DE OBRAR: No importa cuál sea nuestra posición, o cuán limitadas sean nuestras capacidades, tenemos que hacer una obra para el Maestro.  Nuestras gracias se desarrollan y maduran mediante el ejercicio.  Con la verdad de Dios ardiendo en el alma no podemos estar ociosos.  La felicidad que experimentamos al obrar, compensará aún en esta vida todo el esfuerzo realizado. 

Únicamente aquéllos que han experimentado la felicidad que resulta del esfuerzo de la negación del yo en el servicio de Cristo, pueden hablar de ésto con comprensión.  En realidad, es un gozo tan puro y profundo que el lenguaje humano no puede expresar.

NUESTRA FELICIDAD ES LA FELICIDAD DE LOS DEMÁS: Cristo hace de su iglesia un hermoso templo para Dios.

”Donde están dos o tres congregados en mi nombre allí estoy en medio de ellos” (Mat.18:20)

Su iglesia es la corte de la vida santa, llena de diversos dones, y dotada del Espíritu Santo. El cielo asigna deberes apropiados a cada miembro de la iglesia de la tierra, y todos deben encontrar su felicidad en la felicidad de aquéllos a quienes ayudan  y bendicen.

BENEFICIA TODO EL ORGANISMO:  Si el espíritu se siente libre y feliz, debido a la buena conciencia y a la satisfacción que se experimenta al hacer felices a los demás, se crea un sentimiento de alegría que se reflejará en todo el organismo, con lo que mejorará la circulación de la sangre y se tonificará el cuerpo. 

La bendición de Dios es un poder sanador, y los que son pródigos en beneficiar a los demás, recibirán esta maravillosa bendición en el corazón y la vida.  Los que siguen el camino de la sabiduría y la santidad no tendrán que deplorar horas malgastadas, ni se verán atormentados con sentimientos sombríos y de horror, como a algunos les ocurre, a menos que se entreguen a diversiones vanas e inútiles.

LA FELICIDAD AL ALCANCE DE LA MANO: El mundo está lleno de gente insatisfecha que pasa por alto la felicidad y las bendiciones que están al alcance de la mano, y continuamente trata de lograr una felicidad y una satisfacción que están fuera de sus posibilidades.  Están permanentemente tensas por algún bien esperado y lejano, mayor que el que poseen ahora, y se encuentran siempre en un estado de desilusión. 

Albergan incredulidad e ingratitud al pasar por alto las bendiciones que están en su propia senda.  No le dan la bienvenida a las bendiciones comunes, de todos los días, tal como los hijos de Israel no le daban la bienvenida al maná. (Elena White)

Continúa en parte 111

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: