Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Mateo 11:28’

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 171-

PSICOLOGIA PRÁCTICA-parte 8-

COMO TRATAR CON LAS EMOCIONES.  La obra que lleva las credenciales divinas es aquella que manifiesta el espíritu de Jesús, que revela su amor, su cuidado, su ternura al tratar con las mentes de los hombres. parte 4-

SE NECESITA MUCHA SABIDURÍA: Se necesita mucha sabiduría para tratar las enfermedades causadas por la mente.  Un corazón dolorido y enfermo, un espíritu desalentado, necesitan un tratamiento benigno.

A veces una honda pena doméstica roe, hasta el alma y debilita la fuerza vital. En otros casos el remordimiento por el pecado mina la constitución y desequilibra la mente.

La tierna simpatía puede aliviar a esta clase de enfermos. Si se puede encausar la fe a esta clase de enfermos hacia el verdadero Médico, y ellos pueden confiar en que El se encargó de su caso, esto les aliviará la mente, y muchas veces dará salud al cuerpo. 

LA TERNURA DE CRISTO AL TRATAR CON LAS MENTES: Cristo identifica su interés con el de la humanidad.  La obra que lleva las credenciales divinas es aquella que manifiesta el espíritu de Jesús, que revela su amor, su cuidado, su ternura al tratar con las mentes de los hombres.

Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas; y haced sendas derechas para vuestros pies, porque el cojo no se salga del camino, sino que sea sanado” (Heb.12:12-13)

CORRIENTE DE ENERGIA VITALIZADORA: El poder del amor estaba en todas las obras de curación de Cristo, y únicamente participando de este amor por la fe podemos ser instrumentos apropiados para su obra. 

Si dejamos de ponernos en relación divina con Cristo, la corriente de energía vivificante no puede fluir en ricos raudales de nosotros a la gente.

UNICA FUENTE DE PERMANENTE PAZ: La paz permanente, el verdadero descanso del espíritu, no tiene más que una fuente.  De ella hablaba Cristo cuando decía

 “Venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados, que yo os hare descansar” (Mateo 11:28)

“La paz os dejo, mi paz os doy; no como el mundo la da, yo os la doy” (Juan 14:27)

Esta paz no es algo que El dé aparte de su persona. Esta en Cristo y no la podemos recibir sino recibiéndolo a El.

SU EXPERIENCIA DEBE SER LA NUESTRA: En Cristo, el clamor de la humanidad llegaba al Padre de compasión infinita.Como el hombre, suplicaba ante el trono de Dios, hasta que su humanidad se cargaba de una corriente celestial que conectaba a la humanidad con la divinidad. 

Por medio de la comunión continua, recibía vida de Dios a fin de impartirla al mundo. Su experiencia ha de ser la nuestra.  (Elena White)

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 157-

LOS PROBLEMAS EMOCIONALES. LA CULPA-El amor de Cristo libera el alma de culpa y tristeza, de la ansiedad y congoja que agotan las fuerzas de la vida.  –parte 1-

LA CULPA MALOGRA LAS FUERZAS VITALES: Las penas, la ansiedad, el descontento, el remordimiento, el sentimiento de culpabilidad y la desconfianza menoscaban las fuerzas vitales, y llevan al decaimiento y a la muerte.

COMO LIBERARSE DE LA CULPA: Este sentimiento de culpa debe ser depositado a los pies de la cruz del Calvario.  La sensación  de pecaminosidad ha emponzoñado las fuentes de la vida y de la verdadera felicidad. Pero ahora Jesús le dice: Deposítalo en mí; yo tomaré tus pecados, te daré paz.  No sigas destruyendo tu respeto propio, porque yo te he comprado por el precio de mi propia sangre. 

Eres mío; fortaleceré tu voluntad debilitada; eliminaré el remordimiento que te causa el pecado.  Por lo tanto, vuelva su corazón, tembloroso por causa de la incertidumbre, y aférrese de la esperanza que se le extiende.  Dios acepta su corazón quebrantado y contrito. 

Le ofrece pleno perdón en el seno de su familia, y le ofrece su gracia que lo ayudará en sus debilidades; y el amado Jesús lo conducirá paso a paso si Ud. esta dispuesto a pone su mano en la suya y dejar que lo guie.

JESUS PERDONA A PESAR DE LA CULPA: Satanás trata de apartar nuestra mente del poderoso Ayudador para inducirnos a pensar en la degeneración de nuestra alma.  Pero aunque Jesús ve la culpa del pasado, pronuncia palabras de perdón y no debemos deshonrarlo dudando de su amor.

SU AMOR LIBERA DE CULPA: El amor que Cristo infunde en todo nuestro ser es un poder vivificante.  Da salud a cada una de las partes vitales: el cerebro, el corazón y los nervios. Por su medio las energías más potentes de nuestro ser despiertan y entran en actividad. 

Libera el alma de culpa y tristeza, de la ansiedad y congoja que agotan las fuerzas de la vida.  Con El vienen la serenidad y la calma.  Implanta en el alma un gozo que nada en la tierra puede destruir: el gozo que hay en el Espíritu Santo, un gozo que da salud y vida.

EL MAYOR PECADOR NECESITA AL MAYOR SALVADOR: Si Ud. cree que es el mayor de los pecadores, lo que necesita es Cristo; el mayor de los Salvadores.  Levante la cabeza y contemple fuera de sí mismo, más allá de su pecado, al Salvador levantado; más allá de la venenosa mordedura de la serpiente, al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

EL DARÁ DESCANSO: El llevó el peso de nuestra culpa.  También quitará la carga de nuestros hombros cansados.  Nos dará descanso.  Llevará por nosotros la carga de nuestros cuidados y penas. Nos  invita a echar sobre El todos nuestros afanes; pues nos lleva en su corazón.

”Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”  (Mateo 11:28)

NO TODOS LOS PECADOS SON DE LA MISMA MAGNITUD:  No todos los pecados son de igual magnitud delante de Dios; hay diferencia de pecados a su juicio, como los hay a juicio de los hombres; sin embargo, aunque éste o aquél acto malo puedan parecer frívolos a los ojos de los hombres, ningún pecado es pequeño a la vista de Dios, El juicio de los hombres es parcial e imperfecto; más Dios ve todas las cosas como realmente son.

El borracho es detestado y se le dice que su pecado lo excluirá del cielo,  mientras que el orgullo, el egoísmo y la codicia pasan muchísimas veces sin condenarse. Sin embargo, estos son pecados que ofenden especialmente a Dios; porque son contrarios a la benevolencia de su carácter, a ese amor desinteresado que es la atmósfera misma del universo que no ha caído. 

El que cae en alguno de los pecados más groseros puede avergonzarse y sentir su pobreza y necesidad de la gracia de Cristo; pero el orgullo no siente ninguna necesidad y así cierra el corazón a Cristo y a las infinitas bendiciones que El vino a derramar. (Elena White)

Continúa en parte 158

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 34-

RESPETO PROPIO. No renunciemos nunca a nuestro respeto propio mediante palabras apresuradas y no pensadas. Demos a nuestros hijos un ejemplo de  lo que deseamos que sean ellos.  -parte 2-

LOS HÁBITOS ERRONEOS DESTRUYEN EL RESPETO PROPIO: Por hábitos erróneos se pierde la facultad de valorarse, se pierde el dominio propio. No se puede razonar correctamente acerca de los asuntos que más íntimamente nos conciernen.  Es descuidado e irracional en la forma de tratar nuestra mente y cuerpo. 

No podemos obtener la felicidad; pues el descuido en el cultivo de los principios puros y sanos nos coloca bajo el dominio de los hábitos que destruyen nuestra paz. Al emplear mal las facultades físicas y mentales, el templo de nuestro cuerpo se halla en ruinas.

Pensamos en obtener un tesoro adquiriendo conocimiento y sabiduría terrenales, pero al dejar de lado La Biblia sacrificamos un tesoro que vale más que cualquier cosa.

LAS PALABRAS IMPACIENTES DAÑAN EL RESPETO PROPIO: Los que emplean un lenguaje tal experimentarán vergüenza, pérdida del respeto propio y de la confianza en sí mismos, y tendrán remordimiento y pena por haber perdido el dominio propio y hablado de ese modo. Sería mejor resistir toda provocación y soportar las cosas con mansedumbre y tolerancia cristianas.

LOS PADRES NUNCA HAN DE PERDER EL RESPETO PROPIO POR SUS PALABRAS DESCUIDADAS: No deberíamos tener palabras de enojo, dureza o mal genio.  La gracia de Cristo espera que la demandemos. Su Espíritu dominará nuestro corazón y conciencia.

No renunciemos nunca a nuestro respeto propio mediante palabras apresuradas y no pensadas. Demos a nuestros hijos un ejemplo de  lo que deseamos que sean ellos.  Haya paz, palabras amables y semblantes alegres.

CUIDADO CON LA COMPASION PROPIA: Necesitamos desconfiar de la compasión propia, Jamás debemos permitirnos sentir que no se nos aprecia debidamente ni se tienen en cuenta nuestros esfuerzos, o que nuestro trabajo es demasiado difícil.

Toda murmuración sea acallada por el recuerdo de lo que Cristo sufrió por nosotros.  Recibimos mejor trato que el que recibió nuestro Señor.

CRISTO RESTAURA EL RESPETO PROPIO: No debe ser difícil recordar que el Señor desea que nosotros depositemos nuestros problemas y perplejidades a sus pies, y que los dejemos allí.

“Venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” (Mateo 11:28)

CULTIVE EL RESPETO PROPIO: No es la voluntad de nuestro Padre Celestial que continuamente estemos bajo tribulación y tinieblas. Debiéramos cultivar el respeto propio, viviendo de tal modo que seamos aprobados por nuestra propia  conciencia, y delante de los hombres. 

TENEMOS EL PRIVILEGIO DE IR A JESUS Y SER LIMPIADOS. “AHORA, PUES, NINGUNA CONDENACIÓN HAY PARA LOS QUE ESTÁN EN CRISTO JESUS, LOS QUE NO ANDAN CONFORME A LA CARNE, SINO CONFORME AL ESPÍRITU” (Rom.8:1).

Mientras,  no debemos pensar en nosotros mismos más de lo debido, la Palabra de Dios no condena un debido respeto propio. Como hijos e hijas de Dios, debiéramos tener una consciente dignidad de carácter, en la cuál el orgullo y la importancia de sí mismos no tienen parte.  (Elena White)

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 15-

LA RELIGIÓN Y LA MENTE. El amor de Cristo es un poder vivificante.  Da salud a cada una de las partes vitales: el cerebro, el corazón y los nervios. Libra el alma de culpa y tristeza, de la ansiedad y la congoja que agotan las fuerzas de la vida.-parte 1-

EL AMOR DE CRISTO VITALIZA EL SER ENTERO: El amor de Cristo es un poder vivificante.  Da salud a cada una de las partes vitales: el cerebro, el corazón y los nervios.  Por su medio las energías más potentes de nuestro ser despiertan y entran en actividad. 

Libra el alma de culpa y tristeza, de la ansiedad y la congoja que agotan las fuerzas de la vida.  Con El vienen la serenidad y la calma. Implanta en el alma un gozo que nada en la tierra puede destruir: el gozo que hay en el Espíritu Santo, un gozo que da salud y vida.

LA OBRA DE CRISTO ES SANAR A LOS QUEBRANTADOS DE CORAZON: El poder sanador de Dios se hace sentir en toda la naturaleza. Si se corta un árbol, si un ser humano se lastima o se rompe un hueso, la naturaleza empieza inmediatamente a reparar el daño. 

Aún antes que exista la necesidad están listos los elementos sanadores, y tan pronto como se lastima una parte, todas las energías se dedican a la obra de restauración.  Lo mismo ocurre en el reino espiritual.

Antes que el pecado creara la necesidad, Dios había provisto el remedio. Toda alma que cede a la tentación, es herida por el adversario, pero dondequiera que haya pecado, está el Salvador.  Es obra de Cristo:

sanar a los quebrantados de corazón…pregonar libertad a los cautivos…poner en libertad a los oprimidos”  (Lucas 4:18)

LA RECETA DEL SALVADOR PARA LOS MALES MENTALES Y ESPIRITUALES: Las palabras de nuestro Salvador:

Venid a mí,….que yo os haré descansar” (Mateo 11:28)

son una receta para curar las enfermedades físicas, mentales y espirituales. A pesar de que por su mal proceder los hombres han atraído el dolor sobre sí mismos. Cristo se compadece de ellos.  En El pueden encontrar ayuda.  Hará cosas grandes en beneficio de quienes en El confíen.

SOLO EL EVANGELIO PUEDE CURAR LOS MALES QUE MALDICEN A LA SOCIEDAD: El único remedio para los pecados y dolores de los hombres es Cristo.  Únicamente el Evangelio de su gracia puede curar los males que azotan a la sociedad. 

La injusticia del rico hacia el pobre, el odio de pobre hacia el rico, tienen igualmente su raíz en el egoísmo, el cual puede extirparse por la sumisión a Cristo. Solamente El da un nuevo corazón de amor en lugar del corazón egoísta de pecado. 

Prediquen los siervos de Cristo el Evangelio con el Espíritu enviado del cielo, y trabajen como El lo hizo por el beneficio de los hombres.  Entonces se manifestarán, en la bendición y la elevación de la humanidad, resultados que sería totalmente imposible alcanzar por el poder humano.

EL CONOCIMIENTO FORTALECE LA MENTE Y EL ALMA: Necesitamos conocimientos que robustezcan la mente y el alma, y nos hagan mejores hombres y mujeres.  La educación del corazón es mucho más importante que lo aprendido de los libros. Es bueno, hasta esencial, poseer cierto conocimiento del mundo en que vivimos; pero si no tenemos en cuenta la eternidad, experimentaremos un fracaso del cual jamás nos repondremos. (Elena White)

Continúa en parte 16

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: