Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘la individualidad’

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 89-

CONTROL DE UNA MENTE SOBRE OTRA. No debería permitírsele a nadie que controlara la mente de otra persona. La cura mental es uno de los más grandes engaños que puede practicarse con alguien.-parte 2–       

LA MENTE QUE SE SOMETE A OTRA QUEDARA DAÑADA PARA SIEMPRE: No debería permitírsele a nadie que controlara la mente de otra persona, con la idea de que eso le proporcionará un gran beneficio. La cura mental es uno de los más grandes engaños que puede practicarse con alguien. Se puede sentir un alivio temporal, pero la mente de la persona dominada nunca más será tan fuerte ni tan digna de confianza.

Podemos ser tan débiles como la mujer que tocó el borde del manto de Jesús; pero si aprovechamos la oportunidad que Dios nos ha dado de acudir a El con fe, responderá tan rápidamente como lo hizo cuando se produjo ese toque de fe. No es la voluntad de Dios que un ser humano someta su mente a la de otro. Cristo resucitado, que está sentado ahora en el trono a la diestra del Padre, es el poderoso sanador.

Miren a El para recibir poder curativo. Solo por medio de El pueden los pecadores acudir a Dios así como están. Jamás podrán lograrlo por medio de la mente de otro hombre. El ser humano jamás debe interponerse entre los agentes celestiales y los que sufren.

MIREMOS A DIOS, NO A LOS HOMBRES: Podemos ocuparnos en algo mejor que en dominar la humanidad por la humanidad. El que creó la mente del hombre sabe lo que esta mente necesita. Dios es el único que puede sanar. Aquéllos cuyas mentes y cuerpos están enfermos han de ver en Cristo al restaurador.

Porque yo vivo, vosotros también viviréis” (Juan 14:19)

Esta es la vida que debemos ofrecer a los enfermos, diciéndoles que si creen en Cristo como el restaurador, si cooperan con El, obedeciendo las leyes de la salud y procurando perfeccionar la santidad en el temor de El, les impartirá su vida. Al presentarles así a Cristo, les comunicamos un poder, una fuerza valiosa procedente de lo alto. Esta es la verdadera ciencia de curar el cuerpo y el alma.

FUERZA Y DETERMINACION EN CONTRAPOSICION CON UNA MENTE DOMINADA: La disciplina de un ser humano que ha llegado a la edad del desarrollo de la inteligencia debería ser distinta de la que se aplica para domar a un animal. A éste solo se le enseña sumisión a su amo.

Para él, el amo es mente, criterio y voluntad. Este método, empleado a veces en la educación de los niños, hace de ellos solo autómatas. La mente, la voluntad y la conciencia están bajo el dominio de otro.

No es el propósito de Dios que se sojuzgue así ninguna mente. Los que debilitan o destruyen la individualidad de otras personas, emprenden una tarea que sólo puede dar malos resultados. Mientras están sujetos a la autoridad, los niños pueden parecer soldados bien disciplinados. Pero cuando cesa ese dominio exterior, se descubre que el carácter carece de fuerza y firmeza.

No habiendo aprendido jamás a gobernarse, el joven no reconoce otra sujeción fuera de la impuesta por sus padres. Desaparecida ésta, no sabe como usar su libertad, y a menudo se entrega a excesos que dan como resultado la ruina. (Elena White)

Continúa en parte 90

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 216-

 

LA INDIVIDUALIDAD. Al emprender el niño el viaje en el cual tarde o temprano deberá decidir las consecuencias de la vida para la eternidad, ¡cuán ferviente debería ser el esfuerzo hecho para dirigir su fe al Guía y Ayudador infalible! -parte 3-

PARA TENER MENTES VIGOROSAS: Cada cual debe conservar su individualidad. Cada cual debe mantener su individualidad y no permitir que se sumerja en la de otro.  Ningún ser humano debe ser la sombra de otro.  Los siervos de Dios deben trabajar juntos en una unidad que combine una mente con otra.

UNA MEDIDA INDIVIDUAL: Ningún hombre puede crecer hasta llegar a la plena estatura de otro hombre. Cada cual debe alcanzar su propia medida individual por si mismo.  Cada cual debe crecer bajo la supervisión de Dios.

LA VIDA INTERIOR NO PUEDE SER COMPARTIDA PLENAMENTE CON OTRO: Considerada en su aspecto humano, la vida es para todos un sendero desconocido. Es un camino por el cual, en lo que a nuestras más íntimas experiencias se refiere, andamos solos.  Ningún otro ser humano puede penetrar plenamente en nuestra vida íntima. 

Al emprender el niño ese viaje en el cual tarde o temprano deberá escoger su curso y decidir las consecuencias de la vida para la eternidad, ¡cuán ferviente debería ser el esfuerzo hecho para dirigir su fe al Guía y Ayudador infalible!

EL CARÁCTER ES PERSONAL: Cada uno de nosotros tiene una obra que hacer para el tiempo y la eternidad.  Dios aborrece la indiferencia con respecto a la formación del carácter.

RECONOCIMIENTO DE LOS DERECHOS DEL HOMBRE: Una de las más elevadas aplicaciones de estos principios (el reconocimiento de las responsabilidades personales) se encuentra en el reconocimiento del derecho del hombre a ser el mismo.

Al control de su propia mente, a la administración de sus talentos, al derecho de recibir e impartir el fruto de su propio trabajo.  El vigor y el poder se manifestarán sólo si se reconocen estos principios en sus relaciones con sus semejantes; sólo si en sus transacciones dan lugar a la instrucción de la Palabra de Dios.

DEPENDIENTES DE CRISTO: Cada alma tiene su individualidad.  Cada alma debe vivir hora tras hora en comunión con Cristo; porque El dice:

“Separados de mi nada podéis hacer” (Juan 15:5)

Sus principios deben ser nuestros principios; porque estos principios son la verdad eterna, proclamada en justicia, bondad, misericordia y amor.

CONSERVAR LA INDIVIDUALIDAD EN LA EXPERIENCIA CRISTIANA: Hay una individualidad en la experiencia cristiana que debe ser preservada en cada ser humano, y no le debe ser quitada la responsabilidad a ninguna alma. 

Cada cual tiene que librar sus propias batallas, tiene que lograr su propia experiencia cristiana, independiente en algunos sentidos de cualquier otra alma; y Dios quiere que aprenda por si mismo alguna lecciones que nadie puede aprender por él.

Elena White

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 215-

 

LA INDIVIDUALIDAD. Cada uno de nosotros tiene una obra que hacer.  Podemos ser de diferentes nacionalidades, pero todos debemos ser uno en Cristo.  -parte 2-

LA CONSAGRACIÓN EMBELLECE LA INDIVIDUALIDAD: Una vida consagrada al servicio de Dios se desarrollará y embellecerá  en su individualidad. 

Nadie debe sumergir su individualidad en la de otro, sino que todos, como personas, debemos ser injertados en la cepa madre, para que haya unidad en la diversidad. 

El gran Artista maestro no ha hecho dos hojas del mismo árbol exactamente iguales; de modo que su poder creador no le da a todas las mentes la misma identidad. 

Han sido creadas para vivir por la edades sin fin, y debe haber completa unidad, una mente combinándose con la otra; pero ni siquiera dos deben corresponder al mismo molde.

DIOS DA A CADA PERSONA UNA OBRA INDIVIDUAL: Hay que estudiar las cosas del mundo natural, y hay que aplicar sus lecciones a la vida espiritual, al crecimiento espiritual.  Dios, no el hombre, le ha dado a cada ser humano su tarea. 

Esta es una obra individual: la formación de un carácter de acuerdo con la semejanza divina.  De manera que es designio divino que incluso los mejores hombres no tengan todos el mismo carácter.

RESPETÁNDOSE MUTUAMENTE: Cada uno de nosotros tiene una obra que hacer.  Podemos ser de diferentes nacionalidades, pero todos debemos ser uno en Cristo. 

Si permitimos que las peculiaridades de carácter y de disposición nos separen aquí, ¿cómo podemos esperar vivir juntos en el cielo? Debemos tener amor y respeto unos por otros. 

Debe existir entre nosotros la unidad por la cual Cristo oró.  Hemos sido comprados por precio y debemos glorificar a Dios en nuestros cuerpos y en nuestros espíritus.

FRACASAREMOS COMPLETAMENTE SI COPIAMOS A LOS DEMÁS: Si alguien trata de copiar el carácter de otro hombre, fracasará completamente.  Cada persona debe mirar a Dios por sí misma, y trabajar a conciencia y con fidelidad con los talentos que Dios le ha dado.

Ocupaos de vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” (Fil.2:12,13)

CADA MENTE TIENE UNA FORTALEZA PECULIAR: La mente de un hombre puede ser exaltada por alguno como si en todo sentido fuera superior, pero cada mente tiene sus debilidades y sus fortalezas peculiares.  La mente de un hombre suplirá la deficiencia de otro. 

Pero si todos trabajan sometidos a la misma rienda, y se los anima a mirar no a los hombres para saber cual es su deber, sino a Dios, se desarrollaran bajo la dirección del Espíritu Santo, y trabajaran en unidad. Uno suplirá lo que al otro le falta.

NO HAY QUE MODELAR LAS MENTES DE LOS DEMÁS: Dios le ha dada a cada hombre una responsabilidad individual.

Ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor”

Un hombre no debe ocuparse en la salvación de otro hombre.  No debe convertirse en la copia de la mente de otro. Debe obrar según su capacidad y de acuerdo con la habilidad que Dios le ha dado. 

Nadie, no importa cual sea su experiencia ni su cargo, debe creer que está llevando a cabo una obra maravillosa cuando modela de acuerdo con su propia mente, la mente de cualquier otro ser humano, y le enseña a comunicar los sentimientos que él podría expresar. 

Esto se ha hecho una y otra vez en detrimento de los seres humanos. Dios le permite a cada ser humano que manifieste su individualidad.  Los que quieren ser transformados en mente y carácter, no deben mirar a los hombres, sino al Ejemplo divino, Dios envía esta invitación: 

“Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús”

Mediante la conversión y la transformación los hombres han de recibir la mente de Cristo. Cada cual debe comparecer delante de Dios con una fe individual, con una experiencia personal, sabiendo por sí mismo que Cristo, la esperanza de gloria, se ha formado en su interior. 

Si nosotros imitáramos el ejemplo de cualquier hombre, incluso de alguien a quien consideráramos casi perfecto en carácter, sería como si pusiéramos nuestra confianza en un ser humano defectuoso, incapaz de impartir perfección. (Elena White)

Continúa en parte 216

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 214-

 

 

LA INDIVIDUALIDAD. Cada ser humano, creado a la imagen de Dios, está dotado de una facultad semejante a la del Creador: la individualidad, la facultad de pensar y hacer.   -parte 1-

LA INDIVIDUALIDAD ES PODER: Cada ser humano, creado a la imagen de Dios, está dotado de una facultad semejante a la del Creador: la individualidad, la facultad de pensar y hacer. 

Los hombres en quienes se desarrolla esta facultad son los que llevan responsabilidades, los que dirigen empresas, los que influyen sobre el carácter.

CADA CUAL TIENE SU PROPIA INDIVIDUALIDAD: El Evangelio trata con individuos. Cada ser humano tiene un alma que salvar o perder. Cada cual tiene una individualidad separada y diferente de todas las demás.  Cada cual debe convencerse por sí mismo, convertirse por sí mismo.

Debe recibir la verdad, arrepentirse, creer y obedecer por sí mismo.  Debe ejercer su voluntad por sí mismo. Nadie puede hacer esta obra por intermedio de otra persona. 

Nadie puede sumergir su individualidad en la de otro. Cada cual debe entregarse a Dios por sí mismo y por el ministerio de la piedad.

UNIDAD EN LA DIVERSIDAD: Es el plan de Dios que haya unidad en la diversidad.  Nadie puede ser criterio para otro.  Las diversas actividades que se nos confían están proporcionadas a nuestras diversas capacidades.

LA MENTES DE LOS HOMBRES SON DIFERENTES: Los Evangelios son diferentes, y sin embargo el relato se combina en un armonioso conjunto.  Un escritor presenta detalles que el otro no da.  Si estos detalles son esenciales, ¿por qué no los mencionan todos los autores?

Se debe a que las mentes de los hombres difieren, y no entienden las cosas exactamente de la misma manera.  Algunas verdades atraen con mucho más fuerza las mentes de cierta clase de personas y no de otras. Por eso varias personas presentan la Verdad con más claridad que otras.

LA INDIVIDUALIDAD NO DEBE SER DESTRUIDA: El Señor no quiere que se destruya nuestra individualidad: no es su propósito que dos personas sean exactamente iguales en gustos y disposiciones. 

Todos tiene características peculiares, y éstas no deben destruirse, sino educarse, moldearse, transformarse a la similitud de Cristo.  El Señor convierte las actitudes y las capacidades naturales, en instrumentos provechosos. 

En el desarrollo de las facultades que Dios ha dado, los talentos y las habilidades crecen, si el instrumento humano reconoce el hecho de que sus facultades le han sido confiadas por Dios, para ser usadas, no con propósitos egoístas…sino para la gloria de Dios y el bien de sus semejantes.

CADA NIÑO DEBE TENER INDIVIDUALIDAD: Se puede disciplinar a un niño para que no tenga voluntad propia, como si fuera un animal, con su individualidad sumergida en la de la persona que lo está educando.  Pero, en la medida de lo posible, cada niño debería ser educado para bastarse a sí mismo. 

Al poner en funcionamiento sus diversas facultades, sabrá donde es más fuerte y en que es deficiente. El sabio instructor prestará especial atención al desarrollo de los rasgos más débiles, de manera que el niño pueda formar un carácter bien equilibrado y armonioso.

EL MATRIMONIO NO DEBE DESTRUIR LA INDIVIDUALIDAD: Ni el marido ni la mujer deben pensar en ejercer gobierno arbitrario uno sobre otro.  No intenten imponer sus deseos uno a otro.  No pueden hacer esto y conservar el amor mutuo. 

Sean bondadosos, pacientes, indulgentes, considerados y corteses.  Mediante la gracia de Dios pueden hacerse felices uno al otro, tal como lo prometieron al casarse. Tenemos una individualidad que nos es propia, y la de la esposa nunca debe sumergirse en la de su esposo o viceversa. 

Elena White

Continúa en parte 215

 

 

Read Full Post »