Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘corazones’

AMPARO Y FORTALEZA –parte 22-

“LAS SEÑALES DE LOS TIEMPOS” –parte 3-

¿SON LAS SEÑALES DE LOS ULTIMOS TIEMPOS CORRECTAS?-parte 3-

MIEDO AL FUTURO

“Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas” (Lucas 21:25, 26).

En adición a los desastres naturales y humanos que serán evidentes en los últimos días, el miedo al futuro es una gran señal de que hemos llegado al fin. Hoy, cuando examinamos el mundo vemos que cada guerra, cada conflicto, cada acto de terror, cada hambruna, cada pestilencia, cada terremoto, tornado, inundación, y el fuego, traen pánico y terror a los corazones de multitudes.  Esta es la imagen profética exacta descrita en la inspiración. Si nos fijamos en el mundo y lo comparamos con la narración profética, aquí es donde nos encontramos hoy.

Los corazones de los hombres y las mujeres están literalmente aterrorizados con la condición incierta de este mundo.  Con la crisis económica, los problemas con el medio ambiente, y la agitación social, nunca antes ha habido tantas razones para temer. Nuestros antepasados sabían sobre el miedo, pero el miedo nunca se ha apoderado de los corazones de los hombres como lo hace hoy, en nuestro tiempo. 

Nunca tantas personas han sentido la sensación de desconexión con sus líderes políticos.  Parece que estamos en un camino cuyo fin sólo es el dolor, la tristeza y la desesperación.  Muchas personas sienten que están siendo empujados a un precipicio sin solución a la vista.

LA PROCLAMACION MUNDIAL DE APOCALIPSIS 14

Esto nos recuerda la gran señal del fin y ésta tiene que ver con el pueblo de Dios.  Jesús dijo:

“Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14).

A lo largo de la historia, el pueblo fiel de Dios ha tratado de cumplir estas palabras. Nuestros pioneros adventistas creían que esta señal del fin era un cumplimiento de los mensajes de los tres ángeles así que abrazaron con entusiasmo esta obra y la hicieron su misión especial para el mundo.  Y Dios bendijo sus esfuerzos con mucho éxito.  Pero algo diferente y muy maravilloso está sucediendo. 

Con la tecnología moderna y los medios de comunicación modernos, ahora podemos llegar a decenas de miles e incluso millones con el mensaje de la prueba final de Apocalipsis 14.  Todo ésto es parte de la providencia de Dios.  Está claro que El ha puesto su mano para terminar la obra y acortarla en  justicia y rapidez.

Por otra parte, es un milagro que en este mismo momento, Dios tiene un remanente fiel en toda nación, tribu, lengua y pueblo que están “guardando los Mandamientos de Dios [Éxodo 20:3-17] y la fe de Jesús” (Apocalipsis 14:12). Y mientras los corazones del mundo están decayendo de miedo, el pueblo de Dios tiene amor, gozo y paz en su corazón. 

“Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido” (Juan 15:11). Ha llegado el momento, como nunca antes en nuestra historia, de proclamar por todo el mundo nuestro mensaje especial del día de reposo, la marca de la bestia, el mensaje de la hora del juicio, y todos los otros aspectos de la ADVERTENCIA FINAL. (www.Ministerio del Evangelio Eterno.org)

(Leer La Ultima Gran Advertencia—Apocalipsis-Seminario de Revelaciones y otros relacionados a este tema en este blog-se sorprenderá)

 

Read Full Post »

LAS PROMESAS DE LA BIBLIA-parte 37-

PALABRA DE DIOS-parte 2-

Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.  (Romanos 10:17)

Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación. (1 Pedro 2:2)

Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar  vuestras almas.  Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.  Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era.  Más el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.  (Santiago 1: 21-25)

Por tanto, pondréis éstas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, y las ataréis como señal en vuestra mano, y serán por frontales entre vuestros ojos. (Deuteronomio 11:18)

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.  (Josué 1:8)

Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.  (1 Pedro 1:23)

Y ahora, hermanos, os encomiendo a Dios, y a la palabra de su gracia, que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados.  (Hechos 20:32)

PAZ

…Paz, paz al que está lejos y al cercano, dijo Jehová; y lo sanaré.  (Isaías 57:19)

Y la paz de Dios gobierne vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.  (Colosenses 3:15)

Escucharé lo que hablará Jehová Dios; Porque hablará paz a su pueblo y a sus santos…  (Salmo 85:8)

Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.   (Filipenses 4:7)

Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre.  (Isaías 32:17)

…Tu fe te ha salvado, ve en paz.  (Lucas 7:50)

Considera al íntegro, y mira al justo; Porque hay un final dichoso para el hombre de paz.  (Salmo 37:37)

Y el mismo Señor de paz os dé siempre paz en toda manera.  El Señor sea con todos vosotros.  (2 Tesalonicenses 3:16)

La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da.  No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.  (Juan 14:27)

 

Read Full Post »

LA VERDAD ACERCA DE LOS ANGELES-RESPUESTAS FIRMEMENTE BASADAS EN LA PALABRA DE DIOS—parte 72-

LOS ÁNGELES DURANTE LA PASIÓN Y MUERTE DE CRISTO-parte 3-

LOS ÁNGELES EN GETSEMANÍ-parte 2-

Cristo se podría haber librado. Cuando pronunció las palabras “Yo soy”. Fue difícil para los ángeles soportar la escena.  Hubieran querido libertar a Jesús…Jesús sabia que los ángeles estaban presenciando su humillación…Sabia que el más débil de los ángeles podía dejar sin fuerzas a la turba, y liberarlo.  (SG)

Los discípulos habían pensado que su Maestro no se dejaría prender. Se quedaron chasqueados e indignados al ver sacar las cuerdas para atar las manos de Aquel a quien amaban. En su ira Pedro sacó impulsivamente su espada  y trató de defender a su Maestro, pero no logró sino cortar una oreja del siervo del sumo sacerdote. 

Cuando Jesús vio lo que había hecho, libró sus manos y diciendo: “Basta ya; dejad” tocó la oreja herida, y ésta quedó inmediatamente sana.  Dijo luego a Pedro: “Vuelve tu espada a su lugar ¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que él no me daría más de doce legiones de ángeles?” (Mat.26:52-53)

Cuando estas palabras fueron dichas, el rostro de los ángeles se animó. Deseaban en ese preciso momento rodear a su Comandante y dispersar la turba enfurecida.  Pero otra vez la tristeza los embargó cuando Jesús agregó: “¿Pero cómo entonces se cumplirían las Escrituras, de que es necesario que así se haga?” (Mat.26:54).  Los corazones de los discípulos también se sumieron en desesperación y amargo desengaño cuando vieron a Jesús llevado cautivo por la turba. (SG)

ANTE LA CORTE DE ANAS Y CAIFAS

Cristo iba a ser juzgado formalmente ante el Sanedrín; pero se le sometió a un juicio preliminar delante de Anás. Cuando el concilio se hubo congregado en la sala del tribunal. Caifás tomó asiento como presidente.  Al mirar Caifás al preso, le embargó la admiración por su porte noble y digno.

Todo el cielo presenció el tratamiento cruel dado a Cristo.  En las terribles escenas de su juicio, Dios mostró al universo celestial el espíritu que se manifiesta en aquellos que no están dispuestos a obedecer su ley

Fue difícil para los ángeles soportar la escena.  Hubieran querido libertar a Jesús. Allí estaba Jesús, manso y humilde, delante de la multitud enfurecida que abusaba de El. Le escupían el rostro; ese rostro del que un día intentarán en vano esconderse; rostro que da luz a la ciudad de Dios y brilla más que el sol. El mansamente levantaba su mano y se limpiaba, sin siquiera echar una mirada furiosa sobre sus ofensores.

Le cubrían con un viejo manto y, mientras cegaban sus ojos, le abofeteaban el rostro diciendo: “Profetízanos, Cristo, quién es el que te golpeó” (Mat.26:68).  Entre los ángeles había conmoción; hubieran ido a su rescate inmediatamente, pero el ángel en comando no se los permitió.  (SG)

ANTE PILATO

Continúa en parte 73

Read Full Post »

RECIBIREIS PODER-Persona, Presencia y  Obra del Espíritu  Santo-parte 30-

EL ESPÍRITU ESPERA PACIENTEMENTE

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo”. (Apocalipsis 3:20)

 

Todos, desde el mayor hasta el menor, deben ser enseñados por Dios.  Podemos ser instruidos por el hombre para ver claramente la verdad, pero solo Dios puede enseñar para recibir la verdad salvadora, y para que las palabras de vida eterna sean atesoradas en corazones honestos y buenos.  Pacientemente el Señor está esperando instruir a cada creyente sincero que desea ser enseñado

La dificultad no reside en el instructor, el mayor de todos los Maestros, sino en el aprendiz que, aferrándose a sus propias impresiones e ideas, no renuncia a las teorías humanas y tampoco está dispuesto a aprender con humildad.  No permiten que sus conciencias y sus corazones sean educados, disciplinados y adiestrados: como el granjero para labrar la tierra y el arquitecto para construir un edificio.

“Somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios”.  (1Cor.3:9)

Cada uno debe ser labrado, moldeado y adaptado a la semejanza divina. Amigo, joven o anciano, Cristo dice: “Si no coméis la carne del Hijo de hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros”; si no aceptamos  las palabras de Cristo como las de un consejero nuestro, no podremos dar a conocer su sabiduría ni su vida espiritual.

“El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna…Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre verdadera bebida.  El que come mi carne y bebe mi sangre, en mi permanece, y yo en él” (Juan 6:53-56). Cristo dijo: “El espíritu es el que da vida, la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida”. (v.63)

Gracias al Espíritu, y al obrar por amor, los que investigan las Escrituras y con fervor buscan entenderla y aceptarla, además de experimentar la santificación que conduce al corazón de la verdad, también serán ayudados a tener la fe que purifica al creyente. Al alimentarse del Pan de la vida nutrirán todos los nervios y músculos espirituales.

Read Full Post »

RECIBIREIS PODER-Persona, Presencia y  Obra del Espíritu  Santo-parte 19-

EL ESPIRITU INTERCEDE POR NOSOTROS

 Más el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos” (Rom.8:27)

 

Para aproximarnos a Dios tenemos un solo canal. Nuestras oraciones pueden acceder a El por intermedio del único nombre: el de Jesús, nuestro abogado. El Espíritu debe inspirar nuestras peticiones. En el santuario, ningún fuego extraño era utilizado en los incensarios que se agitaban delante de Dios.

Siendo así, unicamente el Señor puede encender un deseo ardiente en el corazón, si es que deseamos que nuestras oraciones resulten aceptables. El Espíritu Santo es el que debe hacer la intercesión en nuestro favor, y la realiza con gemidos que nadie puede reproducir.

Un profundo sentido de la necesidad, y un gran deseo de recibir lo que pedimos, debe caracterizar a nuestras oraciones; de lo contrario, no serán escuchadas. Sin embargo, no deberíamos cansarnos de expresar nuestras plegarias porque no recibimos una respuesta inmediata.

“El reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan” (Mat.11:12).

Esta violencia quiere decir ahínco santo, semejante al que manifestó Jacob. No es necesario que intentemos producir en nosotros una emoción intensa. En nuestras peticiones debemos insistir ante el trono de la gracia en forma tranquila y persistente.

Tenemos que humillarnos delante de Dios, confesar nuestros pecados y con fe acercarnos a El. El Señor respondió las peticiones de Daniel, no para que él se ensalzara, sino para que la bendición pudiera reflejar la gloria de Dios. El designio del Señor es darse a conocer mediante su providencia y su gracia. Las oraciones son para glorificar a Dios y no para nuestra exaltación personal.

Cuando consideremos que somos débiles, ignorantes y desvalidos, como realmente somos, nos acercaremos a El como humildes suplicantes. El desconocimiento de Dios y de Cristo crea el orgullo y la justificación propia. El infalible indicador de que el hombre no conoce al Señor es su sentimiento de que es grande o bueno.

El corazón orgulloso siempre estará asociado con la indigencia. Cuando a Daniel se le dio a conocer la gloria divina, exclamó: “No quedó fuerza en mí, antes mi fuerza se cambio en desfallecimiento” (Dan.10:8).

Cuando el ser humilde que busca a Dios ve como El es, al instante se verá a sí mismo como Daniel. En lugar de la vanidad humana, desarrollará un profundo sentido de la santidad de Dios y de la justicia de sus exigencias. El fruto de esta experiencia se manifestará en una vida de renunciamiento propio y de sacrificio personal.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: