Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘colon’

NUTRICION, DIETA Y SALUD-ELEMENTOS QUE INTERVIENEN–parte 85-

ASPECTOS FUNDAMENTALES DE LA NUTRICION –parte 84-

SUPLEMENTOS ALIMENTARIOS NATURALES-parte 7-

ALOE VERA –parte 2-

Se han obtenido excelentes resultados con productos de limpieza para el colon que contienen una combinación de cascarilla de psylliun y jugo de aloe vera.  El producto George’s Aloe Vera Juice, de Warren Laboratories, es bueno porque no requiere refrigeración y sabe a agua. 

Hemos encontrado que esta combinación es provechosa para las personas que tienen alergias alimentarias o que sufren de trastornos del colon.  El psylliun mantiene los pliegues y sacos del colon libres de material tóxico que se acumula allí.

El aloe vera no sólo tiene efectos curativos, sino que les devuelve a las heces la consistencia normal cuando hay estreñimiento o diarrea. 

La limpieza del colon tarda algunas semanas, pero el uso regular mantiene limpio el colon.  Al igual que con cualquier sustancia, se puede desarrollar intolerancia al jugo de aloe vera y/o a la cascarilla de psylliun; por tanto, no conviene hacerse el tratamiento con demasiada frecuencia.

BARLEY GRASS

El barley grass tiene un alto contenido de todos los aminoácidos esenciales, calcio, hierro, clorofila, flavonoides, vitamina B12, vitamina C, muchos minerales y enzimas. Este alimento cura el estómago, el duodeno, los trastornos de colon y la pancreatitis.  Además, es un excelente antiinflamatorio.

BIFIDUS

El lactobacillus bifidus, o bifidus, contribuye a la síntesis de las vitaminas B desarrollando flora intestinal sana. Este es el organismo predominante en la flora intestinal, y establece un medio saludable para la producción de las vitaminas del complejo B y la vitamina K.

Los antibióticos destruyen las bacterias “amigables” del tracto digestivo junto con las bacterias perjudiciales.  Suplementar la dieta con lactobacillus bifidus ayuda a mantener sana la flora intestinal. La flora malsana puede hacer que se liberen niveles anormalmente altos de amoníaco durante la digestión de los alimentos que contienen proteína. 

Esto irrita las membranas intestinales.  Además, el amoníaco se absorbe en el torrente sanguíneo y debe ser eliminado por el hígado; de lo contrario, se pueden presentar náuseas, inapetencia, vómito y otras reacciones tóxicas. Al propiciar la buena digestión de los alimentos, las bacterias amigables también previenen trastornos digestivos, como estreñimiento, gases y alergia a los alimentos.

Cuando la digestión no es buena, la actividad de las bacterias intestinales de los alimentos sin digerir puede llevar a una producción excesiva del químico corporal histamina, el cual desencadena síntomas alérgicos,

Las infecciones del tracto vaginal por hongos responden favorablemente a las duchas con fórmulas de lactobacillus bifidus.  Estos microorganismos destruyen a los organismos patógenos. Cuando se utiliza como enema, el lactobacillus bifidus ayuda a establecer un medio intestinal sano. 

Así mismo, mejora la función intestinal porque contribuye a los movimientos peristálticos y ablanda los excrementos. Además, ayuda a mantener bajo control a las bacterias nocivas y a destruir o a eliminar los residuos tóxicos que se han acumulado en el intestino.

Se ha demostrado que el lactobacillus bifidus es provechoso para el tratamiento de la cirrosis del hígado y de la hepatitis crónica.  Al mejorar la digestión, el hígado tiene que esforzarse menos. 

Muchas personas que no responden al lactobacillus acidophilus si reaccionan positivamente al lactobacillus bifidus.  Muchos expertos consideran que el lactobacillus bifidus es más aconsejable para los niños y los adultos con trastornos hepáticos.

Continúa en parte 86 

 

Read Full Post »

NUTRICION, DIETA Y SALUD-ELEMENTOS QUE INTERVIENEN–parte 84-

ASPECTOS FUNDAMENTALES DE LA NUTRICION –parte 83-

SUPLEMENTOS ALIMENTARIOS NATURALES-parte 6-

AJO-parte 2-

El ajo también es eficaz para combatir las infecciones por hongos, entre ella el pie de atleta, la candidiasis sistémica y la vaginitis, y se sabe que también destruye algunos virus, como los que se asocian con herpes labial, herpes genital, una clase de resfriado común, viruela y un tipo de influenza.

El aceite de ajo es provechoso para el corazón y el colon, y es eficaz para tratar la artritis, la candidiasis y los problemas circulatorios.  Para hacer aceite de ajo, agregue dientes de ajo enteros y pelados a un cuarto de aceite de oliva o de canola.

Experimente hasta que descubra cuantos dientes de ajo le proporcionan el sabor que a usted le agrada. Lávese muy bien las manos y lave los dientes de ajo después de pelarlos y antes de introducirlos en el aceite. 

El pellejo puede contener mohos y bacterias que podrían contaminar el aceite.  Manténgalo refrigerado. Esta mezcla se conserva en buen estado hasta por un mes; después usted tendrá que reemplazarlo por aceite fresco.

El aceite de ajo tiene muchos usos; por ejemplo, sirve para saltear alimentos y para los aderezos de las ensaladas.  Si después de consumirlo usted siente que huele a ajo, mastique unos cuantos ramitos de perejil, mint, caraway o semillas de fennel.

Una buena alternativa para el ajo fresco es Kyolic, de Wakunaga of América.  Este es  un producto “sociable” a base de ajo, no tiene olor y se consigue en tabletas, cápsulas y extracto de aceite.

ALFALFA

La alfalfa es uno de los alimentos más ricos en minerales que se conocen.  Sus raíces crecen entre la tierra hasta alcanzar ciento treinta pies.  Se consiguen en forma de extracto líquido y, gracias a su contenido de clorofila y nutrientes, es provechosa durante los ayunos. 

Contiene calcio, magnesio, fósforo y potasio, además de todas las vitaminas que se conocen.  Los minerales se encuentran en la alfalfa de manera balanceada, lo cual facilita su absorción.  Esos minerales son alcalinos, pero tienen un efecto neutralizante en el tracto intestinal.

Si usted necesita un suplemento mineral, la alfalfa es una buena opción.  Este alimento ha sido provechoso para muchas personas que sufren de artritis.

Se ha encontrado que la alfalfa, el wheatgrass, el barley y la spirulina –que contienen clorofila- ayudan a curar las úlceras intestinales, la gastritis, los trastornos hepáticos, el eccema, las hemorroides, el asma, la presión arterial alta, la anemia, el estreñimiento, el olor corporal y el mal aliento, el sangrado de las encías, las infecciones, las quemaduras, el pie de atleta y el cáncer.

ALOE VERA-parte 1

 Esta planta es conocida por sus efectos curativos y se utiliza en muchos cosméticos y productos para el cabello.  El aloe se encuentra en regiones secas del mundo entero y se conocen más de doscientas especies. 

El aloe vera se conoce como un producto beneficioso para la piel por sus propiedades curativas, humectantes, y suavizantes.  Es sorprendentemente eficaz para las quemaduras de toda índole y también es provechoso para las cortadas, las picaduras de insecto, las contusiones, el acné y los problemas de piel, el poison ivy (zumaque venenoso), los moretones, las úlceras cutáneas, y el eccema. 

En forma oral, el aloe vera puro en un 98 a un 99 por ciento ayuda a curar trastornos estomacales, úlceras, estreñimiento, hemorroides, prurito rectal, colitis y todos los problemas del colon. También es provechoso para combatir las infecciones, las várices, el cáncer de piel y la artritis, y se utiliza para tratar a los enfermos de AIDS.

Continúa en parte 85

 

 

Read Full Post »

NUTRICION, DIETA Y SALUD-ELEMENTOS QUE INTERVIENEN-parte 76-

ASPECTOS FUNDAMENTALES DE LA NUTRICION –parte 75-

ENZIMAS-parte 1-

¿QUÉ SON LAS ENZIMAS?

El Dr. Edward Howell, médico y pionero de la investigación sobre las enzimas, llamó a estas sustancias “las chispas de la vida”.  Estas moléculas proteínicas energizadas son necesarias prácticamente para todas las actividades bioquímicas que se llevan a cabo en el organismo. 

Las enzimas son esenciales para la digestión de los alimentos, la estimulación del cerebro, el suministro de energía a las células, y la reparación de tejidos, órganos y células. Aunque hubiera suficientes vitaminas, minerales, agua y demás nutrientes, la vida –como la conocemos- no podría existir si las enzimas.

El papel primordial de las enzimas es servir de catalizadores, es decir, acelerar o retardar los cientos de miles de reacciones químicas que se efectúan en el organismo y que controlan los procesos vitales. 

Si no fuera por la acción catalítica de las enzimas, la mayor parte de esas reacciones serían demasiado lentas para sostener la vida.  Las enzimas no se gastan en las reacciones que ellas mismas facilitan.

Cada enzima tiene una función específica en el organismo que ninguna otra enzima puede cumplir. Su estructura química sólo le permite a cada enzima iniciar una reacción en determinada sustancia, o en un grupo de sustancias químicas estrechamente relacionadas, pero no en otras. 

La sustancia sobre la cual actúa la enzima se llama sustrato. Debido a que cada sustrato requiere una enzima distinta, el organismo tiene que producir muchísimas enzimas diferentes.

LA FUNCION DE LAS ENZIMAS

Las enzimas intervienen prácticamente en todas las funciones del organismo.  Las enzimas digestivas descomponen las partículas de alimentos que puedan almacenarse en el hígado o los músculos. Otras enzimas convierten después esa energía almacenada en sustancias que el organismo utiliza de acuerdo con sus necesidades. 

El hierro se concentra en la sangre gracias a la acción de las enzimas; algunas enzimas de la sangre hacen que ésta coagule a fin de detener el sangrado.  Las enzimas uricolíticas catalizan la conversión del ácido úrico en urea. Las enzimas respiratorias facilitan la eliminación del dióxido de carbono de los pulmones. 

Además, las enzimas les ayudan a los riñones, al hígado, a los pulmones, al colon y a la piel a eliminar del organismo desechos y toxinas.  Así mismo, utilizan los nutrientes que han ingresado al organismo para construir nuevo tejido muscular, células nerviosas, hueso, piel y tejido glandular.

Una enzima puede convertir el fósforo dietético en hueso. Las enzimas promueven la oxidación de la glucosa a fin de crear energía para las células. 

Aparte de ésto, las enzimas también protegen la sangre del material de desecho nocivo porque lo transforman en sustancias que el organismo puede eliminar sin dificultad.  En realidad, las funciones de las enzimas son tantas y tan variadas que sería imposible mencionarlas todas.

Las enzimas se suelen dividir en dos grupos: digestivas y metabólicas.

Continúa en parte 77

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: