Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘flavonoides’

NUTRICION, DIETA Y SALUD-ELEMENTOS QUE INTERVIENEN–parte 85-

ASPECTOS FUNDAMENTALES DE LA NUTRICION –parte 84-

SUPLEMENTOS ALIMENTARIOS NATURALES-parte 7-

ALOE VERA –parte 2-

Se han obtenido excelentes resultados con productos de limpieza para el colon que contienen una combinación de cascarilla de psylliun y jugo de aloe vera.  El producto George’s Aloe Vera Juice, de Warren Laboratories, es bueno porque no requiere refrigeración y sabe a agua. 

Hemos encontrado que esta combinación es provechosa para las personas que tienen alergias alimentarias o que sufren de trastornos del colon.  El psylliun mantiene los pliegues y sacos del colon libres de material tóxico que se acumula allí.

El aloe vera no sólo tiene efectos curativos, sino que les devuelve a las heces la consistencia normal cuando hay estreñimiento o diarrea. 

La limpieza del colon tarda algunas semanas, pero el uso regular mantiene limpio el colon.  Al igual que con cualquier sustancia, se puede desarrollar intolerancia al jugo de aloe vera y/o a la cascarilla de psylliun; por tanto, no conviene hacerse el tratamiento con demasiada frecuencia.

BARLEY GRASS

El barley grass tiene un alto contenido de todos los aminoácidos esenciales, calcio, hierro, clorofila, flavonoides, vitamina B12, vitamina C, muchos minerales y enzimas. Este alimento cura el estómago, el duodeno, los trastornos de colon y la pancreatitis.  Además, es un excelente antiinflamatorio.

BIFIDUS

El lactobacillus bifidus, o bifidus, contribuye a la síntesis de las vitaminas B desarrollando flora intestinal sana. Este es el organismo predominante en la flora intestinal, y establece un medio saludable para la producción de las vitaminas del complejo B y la vitamina K.

Los antibióticos destruyen las bacterias “amigables” del tracto digestivo junto con las bacterias perjudiciales.  Suplementar la dieta con lactobacillus bifidus ayuda a mantener sana la flora intestinal. La flora malsana puede hacer que se liberen niveles anormalmente altos de amoníaco durante la digestión de los alimentos que contienen proteína. 

Esto irrita las membranas intestinales.  Además, el amoníaco se absorbe en el torrente sanguíneo y debe ser eliminado por el hígado; de lo contrario, se pueden presentar náuseas, inapetencia, vómito y otras reacciones tóxicas. Al propiciar la buena digestión de los alimentos, las bacterias amigables también previenen trastornos digestivos, como estreñimiento, gases y alergia a los alimentos.

Cuando la digestión no es buena, la actividad de las bacterias intestinales de los alimentos sin digerir puede llevar a una producción excesiva del químico corporal histamina, el cual desencadena síntomas alérgicos,

Las infecciones del tracto vaginal por hongos responden favorablemente a las duchas con fórmulas de lactobacillus bifidus.  Estos microorganismos destruyen a los organismos patógenos. Cuando se utiliza como enema, el lactobacillus bifidus ayuda a establecer un medio intestinal sano. 

Así mismo, mejora la función intestinal porque contribuye a los movimientos peristálticos y ablanda los excrementos. Además, ayuda a mantener bajo control a las bacterias nocivas y a destruir o a eliminar los residuos tóxicos que se han acumulado en el intestino.

Se ha demostrado que el lactobacillus bifidus es provechoso para el tratamiento de la cirrosis del hígado y de la hepatitis crónica.  Al mejorar la digestión, el hígado tiene que esforzarse menos. 

Muchas personas que no responden al lactobacillus acidophilus si reaccionan positivamente al lactobacillus bifidus.  Muchos expertos consideran que el lactobacillus bifidus es más aconsejable para los niños y los adultos con trastornos hepáticos.

Continúa en parte 86 

 

Read Full Post »

NUTRICION, DIETA Y SALUD-ELEMENTOS QUE INTERVIENEN-parte 10-

 ASPECTOS FUNDAMENTALES DE LA NUTRICION –parte 9-

FITOQUÍMICOS (PHYTOCHEMICALS) –parte 1-

Desde hace muchos años los investigadores han reconocido que, en comparación con las dietas ricas en carne, las dietas ricas en frutas, vegetales, granos y legumbres disminuyen el riesgo de contraer diversas enfermedades, como cáncer, enfermedades del corazón, diabetes y presión arterial alta. 

Recientemente se descubrió que parte de la razón por la cual esos alimentos previenen las enfermedades radica en los antioxidantes: vitaminas, minerales y enzimas específicos que ayudan a evitar el cáncer y otras enfermedades protegiendo las células contra el daño que ocasiona la oxidación. 

Los científicos han descubierto que las frutas, los vegetales, los granos y las legumbres contienen  incluso otro grupo de nutrientes que favorecen la salud: los fItoquímicos.   Estas  sustancias son poderosas municiones en la guerra contra el cáncer y otras enfermedades.

Los fItoquímicos son las sustancias biológicamente activas de las plantas, cuya función es proporcionarles color, sabor y resistencia natural contra las enfermedades.  Para entender la manera en que los fItoquímicos protegen al organismo contra  el cáncer, es necesario comprender  que la evolución del cáncer es un proceso que consta de diversos pasos.

Al parecer, los fItoquímicos combaten el cáncer bloqueando uno o más de los pasos que conducen a la enfermedad.  Por ejemplo, el cáncer puede comenzar cuando una molécula cancerigénica –-de los alimentos que consumimos o del aire que respiramos— invade una célula. 

Sin embargo, si también llega a la célula un fitoquímico llamado sulforaphane  -el cual se encuentra en el brócoli- se inicia un proceso de activación de un grupo de enzimas que sacan de la célula el agente carcinogénico antes de que haga daño.

Se sabe que otros fItoquímicos previenen el cáncer de otras maneras.  Los flavonoides – que se encuentran en las frutas cítricas y en las berries –impiden, en primer lugar, que las hormonas causantes del cáncer se unan a las células.  El genistein, que se encuentra en la soya destruye los tumores evitando que se desarrollen los capilares necesarios para nutrirlo. 

Los índoles, que se encuentran en las plantas crucíferas como la col de Bruselas, el coliflor y el cabbage (col, berza), intensifican la actividad inmunológica y le ayudan al organismo a excretar las toxinas.  Las saponinas, que se encuentran en los kidney beans, el garbanzo, la soya y la lenteja, previenen la multiplicación de las células del cáncer. 

Los ácidos P-coumaric y chlorogenic, que se encuentra en el tomate, interfieren la formación de algunas uniones químicas que pueden producir agentes carcinógenos. 

Continúa en parte 11

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: