Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘el hogar’

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 132-

 

 

LA VOLUNTAD Y LA DECISION. La educación de los niños, en el hogar y en la escuela, no debe ser adiestrada. Los niños tienen una voluntad inteligente, que debe ser dirigida para que controle todas sus facultades.  -parte 2-

LA TENTACION PRUEBA AL MAXIMO LA FUERZA DE VOLUNTAD: Es nuestro privilegio como hijos de Dios mantenernos firmes en la profesión de nuestra fe, sin ser conmovidos.  A veces el engañoso poder de la tentación parece exigir hasta el máximo nuestra fuerza de voluntad, y ejercer fe parece completamente contrario a todas evidencias del sentido o la emoción; pero nuestra voluntad debe mantenerse del lado de Dios. 

Debemos creer que en Jesucristo se encuentran la fuerza y la eficiencia duradera.  Hora a hora debemos mantener triunfante nuestra posición en Dios, poderosa en su fuerza.

EDUCACIÓN NO ADIESTRAMIENTO: La educación de los niños, en el hogar y en la escuela, no debe ser como el adiestramiento en los animales.  Los niños tienen una voluntad inteligente, que debe ser dirigida para que controle todas sus facultades.  Los animales necesitan ser adiestrados porque no tienen razón ni intelecto. 

Pero a la mente humana se le debe enseñar el dominio propio. Debe educársela para que rija al ser humano, mientras que los animales son controlados por un amo, y se les enseña a someterse a él. El amo es mente, juicio y voluntad para la bestia.

LA VOLUNTAD DEBE SER ORIENTADA, NO DESTRUIDA: Un niño puede ser educado de manera que no tenga voluntad propia, como el animal.  Aún su individualidad puede fundirse con la de aquél que dirige su adiestramiento; para todos los fines y propósitos, su voluntad está sometida a la voluntad del maestro.  Los niños así educados serán siempre deficientes en energía moral y responsabilidad individual.

No se les ha enseñado a obrar por la razón y los buenos principios; sus voluntades han sido controladas por otros y su mente no ha sido despertada para que se expanda y fortalezca por el ejercicio. Sus temperamentos peculiares y capacidades mentales no han sido dirigidos ni disciplinados para ejercer facultades más poderosas cuando lo necesiten. 

Los padres, deberían dar atención especial al cultivo de las facultades más débiles para que se cumplan todos los deberes, y se las desarrolle de un grado de fuerza a otro a fin de que la mente alcance las debidas proporciones.

ECONOMICE TODA LA FUERZA DE LA VOLUNTAD: El intento de quebrantar la voluntad contraría los principios de Cristo.  La voluntad del niño debe ser dirigida y guiada.  Salvemos toda la fuerza de la voluntad, porque el ser humano la necesita  toda; pero démosle la debida dirección.

Tratémosla sabia y tiernamente, como un tesoro sagrado. No la desmenucemos a golpes; sino amoldémosla sabiamente, por precepto y verdadero ejemplo, hasta que el niño llegue a los años cuando pueda llevar responsabilidad.

LOS MAESTROS NO DEBEN SER DICTADORES: Aquellos que son egoístas, irritables, imperiosos, groseros y ásperos, y que no tienen mucha consideración para con los sentimientos ajenos, nunca deberían ser maestros.  Tendrían una influencia desastrosa sobre sus alumnos, amoldándolos según su propio carácter y perpetuando así el mal. 

Las personas de este genio harán un esfuerzo para quebrantar la voluntad del niño, si se muestra ingobernable; pero Cristo no ha autorizado semejante manera de tratar a los que yerran.

Mediante la sabiduría celestial, la mansedumbre y humildad de corazón, se puede  ser capaz de dirigir la voluntad  y guiar a sus alumnos en el camino de la obediencia; pero nadie se imagine que con amenazas podrá ganar sus afectos. Tenemos que trabajar como Cristo. (Elena White)

Continúa en parte 133

Read Full Post »

 

LA FUENTE DE CURACION-parte 49-

EL HOGAR -parte 4-

LA ALIMENTACION DEL NIÑO

El mejor alimento para el niño es el que suministra la naturaleza.  Es importante que adquiera bueno hábitos dietéticos. Necesitan comprender que comen para vivir y no viven para comer.  Esta educación debe comenzar cuando esta todavía en brazos de su madre. Hay que darle alimento tan sólo a intervalos regulares y con menos frecuencia conforme va creciendo.  No hay que darle dulces y comida de adultos, pues no la pueden digerir. 

El cuidado y la regularidad en la alimentación de las criaturas no sólo fomentarán la salud, y así las harán sosegadas y de genio apacible, sino que echarán los cimientos de hábitos que los beneficiaran en los años subsiguientes.

Cuando los niños salen de la infancia todavía hay que educar con el mayor cuidado sus gustos y apetitos. Muchas veces se les permite comer lo que quieren y cuando quieren, sin tener en cuenta la salud. El trabajo y el dinero tantas veces malgastados en golosinas perjudiciales para la salud inducen al joven a pensar que el supremo objeto de la vida, y lo que reporta mayor felicidad, es poder satisfacer los apetitos.

El resultado de tal educación es que el niño se vuelve glotón; después les sobrevienen las enfermedades, que son seguidas generalmente por la administración de medicinas que son drogas venenosas.

Los padres deben educar los apetitos de sus hijos, y no permitir  que hagan uso de alimentos nocivos para la salud.  Pero en el esfuerzo por regular la alimentación, debemos cuidar de no cometer el error de exigir a los niños que coman cosas desagradables, ni más de lo necesario.  Los niños tienen derechos y preferencias que, cuando son razonables, deben respetarse.

Hay que observar cuidadosamente la regularidad en las comidas. Al niño no se le debe dar de comer entre comidas. La irregularidad en las comidas destruye el tono sano de los órganos de la digestión, en perjuicio de la salud y del buen humor.  Y cuando los niños se sientan a la mesa, no toman con gusto el alimento sano, su apetito clama por alimentos nocivos.

Las madres que satisfacen los deseos de sus hijos a costa de la salud y del genio alegre, siembran males que no dejarán de tener malas consecuencias.

El empeño por satisfacer los apetitos se intensifican en los niños a medida que crecen, y queda sacrificado el vigor mental y físico.  Las madres que obran así cosechan con amargura lo que han sembrado.  Ven a sus hijos criarse incapacitados en su mente y carácter para desempeñar noble y provechoso papel en la sociedad o en la familia.

Las facultades espirituales, intelectuales y físicas se menoscaban por la influencia del alimento malsano.  La conciencia se embota, y se debilita la disposición a recibir buenas impresiones.

 

Read Full Post »

LA FUENTE DE CURACION-parte 47

EL HOGAR-parte 2-

LA MADRE- parte 2-

EL EXCESO DE TRABAJO

Hay que velar con cariño por las fuerzas de la madre.  En vez de permitir que las malgaste en tareas agotadoras, hay que reducir sus cargas.  Muchas veces el esposo desconoce las leyes físicas que el bienestar de su familia exige que conozca.  Absorto en la lucha por la vida, o empeñado en labrarse una fortuna y acosado por cuidados y apuros, permite que caigan sobre la esposa cargas que agotan sus fuerzas en el período mas crítico de su vida y le causan debilidad y enfermedad.

En el camino penoso de la vida sepa el marido ir “poco a poco” al paso en que pueda seguirle a su compañera de viaje.  En medio del gentío que corre locamente tras el dinero y el poder, aprenda el esposo a medir sus pasos, a confortar y a sostener al ser humano llamado a andar junto a él.

ALEGRIA Y BUEN HUMOR

La madre debe cultivar un genio alegre, contento y feliz.  Todo esfuerzo hecho en este sentido será recompensado con creces en el bienestar físico y el carácter moral de sus hijos.  Un genio alegre fomentará la felicidad de su familia y mejorará en alto grado su propia salud.

Ayude el marido a su esposa con su simpatía y cariño constante.  La bondad y cortesía que le demuestre serán para ella un precioso aliento, y la felicidad que sepa comunicarle allegará gozo y paz a su propio corazón.

El esposo y padre malhumorado, egoísta y autoritario no sólo se hace infeliz, sino que aflige a todos los de la casa.  Cosechará lo que sembró, viendo a su mujer desanimada y enfermiza, y a sus hijos contaminados con su propio genio displicente.

Si la madre se ve privada del cuidado y las comodidades que merece, si se le permite que agote sus fuerzas con el recargo de trabajo o con las congojas y tristezas, sus hijos se verán a su vez privados de la fuerza vital, de la flexibilidad mental y del espíritu siempre alegre que hubieran debido heredar. Mucho mejor seria alegrar la vida de la madre, evitarle la penuria, el trabajo cansador y los cuidados deprimentes, a fin de conseguir que los hijos hereden una buena constitución, que les permita pelear las batallas de la vida con sus propias fuerzas.

El carácter, la conducta de los padres y sus métodos de educación deben interpretar las palabras divinas.  La influencia de los padres ganará o ahuyentará la confianza de los hijos en las promesas del Señor.

PRIVILEGIO DE LOS PADRES: EDUCAR A SUS HIJOS

Dichosos los padres que hacen que las promesas y los mandamientos de Dios despierten en los hijos gratitud y reverencia.  Dichosos los padres cuya ternura, justicia y longanimidad interpreten para el niño el amor, la justicia y la paciencia de Dios, y que al  enseñar a sus hijos a amarlos y a confiar en ellos y a obedecerles, les enseñan a amar  a su Padre celestial, a confiar en él y a obedecerle. Los padres que hacen a sus hijos semejante dádiva los enriquecen con un tesoro precioso, un tesoro tan duradero como la eternidad.

 

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: