Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘nuestro Señor’

ESPERANZA EN LA PALABRA-JESÚS LA UNICA ESPERANZA-parte 2

FRENTE AL JUICIO DE DIOS-parte 6-

EL FIN DEL JUICIO INVESTIGADOR
  • 6. Los justos muertos serán juzgados primero. Leamos:

“PORQUE ES TIEMPO DE QUE EL JUICIO COMIENCE POR LA CASA DE DIOS; Y SI PRIMERO COMIENZA POR NOSOTROS, ¿CUAL SERÁ EL FIN DE AQUELLOS QUE NO OBEDECEN AL EVANGELIO DE DIOS?”  (1 PEDRO 4:17).

“Y DE LA MANERA QUE ESTA ESTABLECIDO PARA LOS HOMBRES QUE MUERAN UNA SOLA VEZ, Y DESPUÉS DE ESTO EL JUICIO” (HEBREOS 9:27).

Pronto llegará el día en que se considerará el nombre del último de los muertos.  Entonces se comenzará a juzgar a los vivos.  Y tendremos que comparecer, por así decirlo, delante del tribunal de Dios. Aunque ignoremos el momento en que ello ocurra, el juicio proseguirá y se tomará la decisión final.

Cuando se esté juzgando a los vivos, el juicio investigador estará por terminar. DIOS DICE  A SU PUEBLO:

“…PONDRÉ MIS LEYES EN LA MENTE DE ELLOS. Y SOBRE SU CORAZÓN LAS ESCRIBIRE: Y SERÉ A ELLOS POR DIOS. Y ELLOS ME SERÁN A MI POR PUEBLO” (HEBREOS 8:10).

Cuando el juicio termine nuestro Señor dejará el Lugar Santísimo en el Santuario Celestial, porque su obra expiatoria habrá concluido. Entonces resonarán estas palabras:

“EL QUE ES INJUSTO, SEA INJUSTO TODAVÍA; Y EL QUE ES INMUNDO, SEA INMUNDO TODAVÍA; Y EL QUE ES JUSTO, PRACTIQUE LA JUSTICIA TODAVÍA; Y EL QUE ES SANTO, SANTIFIQUESE TODAVÍA. HE AQUÍ YO VENGO PRONTO, Y MI GALARDON CONMIGO, PARA RECOMPENSAR A CADA UNO SEGÚN SEA SU OBRA” (APOCALIPSIS 22:11, 12).

Cuando nuestro Señor reciba el reino, regresará en las nubes de los cielos y reunirá a sus escogidos, que estarán esparcidos por toda la tierra.  El nombre de esos bienaventurados se hallará escrito en el libro de la vida del Cordero.
Apreciado amigo, ¿se está preparando para ese acontecimiento extraordinario?

ASEGURESE DESDE AHORA LOS SERVICIOS DE SU ABOGADO

  • 7. CIERTO famoso abogado se paseaba a orillas de un lago cuando vio a un hombre a punto de ahogarse. Rápidamente se despojó de algunas ropas, se echó al agua para salvarlo y lo trajo a la orilla.  Muchos años más tarde, siendo juez, un criminal compareció ante él.  Antes de pronunciar la sentencia, el juez dio al acusado la oportunidad de decir algunas palabras.  El hombre habló:

—Señor Juez, ¿no se acuerda de mí? Hace muchos años usted me salvó cuando estaba a punto de ahogarme.  ¿No puede salvarme ahora?

—En ese momento yo era su salvador—le dijo el juez–. Ahora soy su juez. La justicia de Dios y de los hombres exige que lo condene.

APRECIADO AMIGO, EL SEÑOR JESUCRISTO ES SU SALVADOR AHORA.  DIOS DIO TODO LO QUE EL CIELO TENIA PARA SALVARLO. CON PLACER DEFENDERA SU CAUSA DELANTE DEL TRIBUNAL DE DIOS SI USTED LE PIDE AHORA QUE SEA SU ABOGADO.

LLEGARA EL DÍA EN QUE SERÁ DEMASIADO TARDE, PORQUE CUANDO CONCLUYA EL JUICIO INVESTIGADOR YA NO PODRÁ DEFENDERLO.  AHORA, HOY, ES EL DÍA DE LA SALVACIÓN.  CONFIELE SU CASO AL SEÑOR AHORA MISMO.

RESUMEN  DE LA SERIE “FRENTE AL JUICIO DE DIOS”

Continúa en parte 24

 

Read Full Post »

SALUD PARA LAS NACIONES-parte 7

EL FIN SE ACERCA-parte 1-

¿Cuáles son nuestros fundamentos para la esperanza de que la historia pronto tomará este giro dramático? ¿Qué evidencia poseemos de que esta expectativa cristiana es algo más que una ilusión? ¿Qué prueba podemos presentar a los que buscan sinceramente conocer la verdad de un asunto tan vital? Dos preguntas similares formuladas por sus discípulos, a las que nuestro Señor dio una respuesta detallada, y luego agrego: “…cuando veáis todas estas cosas, conoced que [Su Venida y el fin] está cerca, a las puertas” (Mateo 24:33).

¿A que “cosas” se refería el Salvador? La mayoría de nosotros sabemos bien la respuesta. Podemos hablar de “guerras y rumores de guerras”, de la “gran tribulación”, “del oscurecimiento del sol, de que la luna no dará su resplandor, de las estrellas que caen del cielo”, de la “angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas” (Mateo 24: 6, 21, 29; Lucas 21:25).

Sabemos que “estas cosas” se han cumplido, y que el regreso de Jesús debe estar ahora cerca, “a las puertas”. Con el ojo de la fe, con la ayuda del conocimiento seguro de las Escrituras, podemos ver al Señor de la historia de pie en la puerta de la historia, en espera de que se abra y se le admita una vez más en asociación física personal con sus seguidores humanos.

LA EVIDENCIA DE HOY EN DÍA: Pero nuestra esperanza no se basa sólo en el cumplimiento de las señales que ya han pasado.  El presente está derramando evidencia de que el fin está cerca.  No pasa un día sin que den una noticia que no se ajuste a la previsión divina acerca de los últimos días. Por poco menos de un siglo, nuestra iglesia ha estado proclamando que tales condiciones se desarrollarían.

En la fuerza de la palabra profética hemos advertido al mundo de la forma inquietante de los próximos eventos, pero ahora estamos de pie otra vez en la exactitud de nuestro propio mensaje.  Dondequiera miramos, observamos el cumplimiento de un cuadro previamente conocido sólo en bosquejo, y la revelación más completa rara vez agradable a nuestras mentes terrenales.  Una cosa es ver el problema desde una cómoda distancia en el espacio y el tiempo, y otra cosa muy distinta es encontrarlo sentado en la propia puerta, superando su camino en todos los rincones de una existencia cómoda hasta ahora.

De hecho, la confirmación de lo que la iglesia ha estado predicando a veces es tan generosa que la Iglesia misma se sorprende y entristece.  Piense de nuevo a través del año  pasado y revise las noticias en todo el mundo que pueden ser bastante relacionadas con las previsiones bíblicas referentes a los últimos días.

FISICA: La naturaleza ha hablado con una voz terrible que ha solemnizado nuestro pensamiento y nos ha recordado que en el medio de la vida nos estamos acercando rápidamente al final. Las inundaciones y las hambrunas, los tsunamis y los terremotos, las epidemias y sequías, los desastres por tierra, mar y aire, antes de que la mente se recupere de un golpe se tambalea bajo el otro.  Casi espontáneamente, las palabras del Maestro suenan en el oído del creyente: “…y habrá pestes, y hambres, y terremotos…” “…a causa del bramido del mar y de las olas; desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra, porque las potencias de los cielos serán conmovidas” (Mateo 24:7; Lucas 21: 25, 26).

POLITICA:

-Continúa en parte 2-

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 137-

 

 

LAS DUDAS. La aprobación de Dios fortalece al alma contra la duda, la perplejidad y el pesar excesivo que, minan las fuerzas vitales y causan enfermedades nerviosas tremendamente debilitantes y aflictivas.  –parte 2-

NINGÚN PENSAMIENTO DE DUDA DEBERÍA VER LA LUZ DEL DÍA: Hay que cuidar cada pensamiento de duda, de tal modo que no salga a la luz del día por haberlo expresado. La luz siempre se aleja de las palabras que honran a los poderes de las tinieblas.  La vida de nuestro Señor resucitado debería manifestarse diariamente en nosotros.

QUIEN DUDA EN FORMA CRONICA ES EGOCENTRICO: Es una gran desgracia dudar constantemente, con el ojo y los pensamientos concentrados en uno mismo. Mientras se contemple a sí mismo, mientras el yo y sus pensamientos sean el tema de su conversación, no podrá esperar que se lo transforme a la imagen de Cristo. El yo no es su salvador.  No tiene en sí mismo cualidades redentoras. 

El “yo” es un bote agujereado, y no le conviene embarcar su fe en él.  Si Ud. pone su confianza en él, ciertamente se hundirá. Uds. que dudan y están desanimados, ¿Cómo pueden esperar que su gozo permanezca y sea cumplido en Uds. si siguen meditando en sus propios caracteres imperfectos y alimentándose de ellos?

FE VERSUS INCREDULIDAD: No nos damos cuenta de cuanto perdemos por causa de la incredulidad.  Si no tenemos fe estaremos librando una batalla perdida.  Tenemos un Salvador que comprende cada aspecto de nuestra vida. 

Conoce nuestros desalientos y sabe exactamente que ayuda necesitamos.  Debemos tener fe en El, una fe que obre por el amor y que purifique el alma.  La fe crece gracias a los conflictos que tiene con las dudas; la virtud aumenta en fortaleza al resistir las tentaciones.

ALBERGUEMOS FE: No hay nada que fomente la incredulidad. El Señor manifiesta su gracia y su poder vez tras vez, y ésto debe enseñarnos que siempre es provechoso, en todas las circunstancias, fomentar la fe, hablar de la fe, proceder con fe. 

No debemos permitir que nuestros corazones y nuestras manos se debiliten al permitir que las sugestiones de mentes incrédulas planten en nuestros corazones las semillas de duda y desconfianza.

LA DUDA PRODUCE ENFERMEDADES NERVIOSAS: La seguridad de la aprobación de Dios promueve la salud física.  Fortalece al alma contra la duda, la perplejidad y el pesar excesivo que, con tanta frecuencia, minan las fuerzas vitales y causan enfermedades nerviosas tremendamente debilitantes y aflictivas.  El Señor ha empeñado su palabra infalible de que sus ojos estarán sobre los justos, y sus oídos abiertos a sus oraciones, pero que está contra todos los que proceden mal. Nos imponemos un trabajo muy arduo cuando tomamos un camino que pone al Señor contra nosotros.

NINGUNA SOSPECHA DEBERÍA DOMINAR LA MENTE: Ni la sospecha ni la desconfianza deberían posesionarse de nuestra mente.  Ningún temor acerca de la grandeza de Dios debería confundir nuestra fe.  Que Dios nos ayude a humillarnos con mansedumbre y sencillez. 

Cristo depuso su ropaje real y su corona, a fin de asociarse con la humanidad, y demostrar que los seres humanos pueden llegar a ser perfectos.  Ataviado con el ropaje de la misericordia, El vivió una vida perfecta en nuestro mundo, para mostrarnos su amor. El ha llevado a cabo aquéllo que debería tornar imposible el no creer en El.

Descendió de su elevada posición en la corte celestial para tomar sobre si la naturaleza humana.  Su vida es un ejemplo de lo que deberían ser las nuestras. Para que el temor a la grandeza de Dios no borrara nuestra creencia en el amor de Dios, Cristo se convirtió en varón de dolores, experimentado en quebrantos.  (Elena White)

Continúa en parte 138

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: