Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘gloria de dios’

MEDITACIONES-REFLEJEMOS A JESÚS-parte 1-

CRISTO se ofreció para venir a esta tierra para mostrar a los seres humanos lo que pueden llegar a ser si cooperan con Dios. Continuamente deberíamos mirar a Jesús, pues contemplándolo seremos transformados a su imagen, nuestro carácter será hecho semejante al de El. Dios desea que sus hijos se amen unos a otros como Jesús nos amó. Han de educar y adiestrar el alma para este amor. Han de reflejar este amor en su propio carácter, y proyectarlo sobre el mundo.

EL ES NUESTRO EJEMPLO PERFECTO

CRISTO: UNO CON EL PADRE DESDE LA ETERNIDAD.

“…una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros”. (Mateo 1:23)

“La luz del conocimiento de la gloria de Dios”, se ve “en el rostro de Jesucristo”. Desde los días de la eternidad, el Señor Jesucristo era uno con el Padre; era “la imagen de Dios”, la imagen de su grandeza y majestad, “el resplandor de su gloria”.

Vino a nuestro mundo para manifestar esta gloria. Vino a esta tierra oscurecida por el pecado para revelar la luz del amor de Dios, para ser “Dios con nosotros” Por lo tanto, fue profetizado de El: “Y será llamado su nombre Emanuel”.

Al venir a morar con nosotros, Jesús iba a revelar a Dios tanto a los hombres como a los ángeles. El era la Palabra de Dios: el pensamiento de Dios hecho audible. En su oración por sus discípulos, dice: Yo les he manifestado tu nombre”-“misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en benignidad y verdad”-“para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos”.

Pero no sólo para sus hijos nacidos en la tierra fue dada esta revelación. Nuestro pequeño mundo es un libro de texto para el universo. El maravilloso y misericordioso propósito de Dios, el misterio del amor redentor, es el tema en el cual “desean mirar los ángeles”. Tanto los redimidos como los seres que nunca cayeron hallarán en la cruz de Cristo su ciencia y su canción.

A la luz del Calvario, se verá que la ley del renunciamiento por amor es la ley de la vida para la tierra y el cielo; que el amor que “no busca lo suyo” tiene su fuente en el corazón de Dios; y que en el Manso y Humilde se manifiesta el carácter de Aquel que mora en la luz inaccesible al hombre. Contemplamos a Dios en Jesús, vemos que la gloria de nuestro Dios consiste en dar.

Nada hago por mí mismo” dijo Cristo; “me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre”, “no busco mi gloria”, sino la gloria del que me envió. (Juan 8:28; 6:57; 8:50; 7:18). En estas palabras se presenta el gran principio que es la ley de la vida para el universo. Cristo recibió todas las cosas de Dios, pero las recibió para darlas. Así también en los atrios celestiales, en su ministerio a favor de todos los seres creados, por medio del Hijo amado fluye a todos la vida de Padre; por medio del Hijo vuelve, en alabanza y gozoso servicio, como una marea de amor, a la gran Fuente de todo. Y así, por medio de Cristo, se completa el circuito de beneficencia, que representa el carácter del gran Dador, la ley de la vida. (El Deseado de Todas las Gentes-págs. 11-13)

 

 

Read Full Post »

PREPARACION PARA LA LLUVIA TARDIA-Poderoso Instrumento de Divulgación para el Pueblo de Dios que se está preparando para la Venida de Jesús-parte 18-

LA LLUVIA TARDÍA-parte 4-

LA LLUVIA TARDÍA Y EL FUERTE CLAMOR-parte 1-

Conflicto de los Siglos-517: “Antes que los juicios de Dios caigan finalmente sobre la tierra, habrá entre el pueblo del Señor un avivamiento de piedad primitiva, cual no se ha visto nunca desde los tiempos apostólicos.  El Espíritu y el poder de Dios serán derramados sobre sus hijos”.

Primeros Escritos –85/6: “El comienzo del ‘tiempo de angustia’  no se refiere al tiempo cuando comenzarán a ser derramadas las plagas, sino a un corto período precisamente antes de que caigan, mientras Cristo está en el Santuario. En ese tiempo, cuando se esté terminando la obra de la salvación vendrá aflicción  sobre la tierra, y las naciones se airarán, aunque serán mantenidas en jaque para que no impidan la realización de la obra del tercer ángel.  En ese tiempo descenderá la ‘lluvia tardía’ o refrigerio de la presencia del Señor par dar poder a la voz fuerte del tercer ángel, y preparar a los santos para que puedan subsistir durante el plazo cuando las siete postreras plagas serán derramadas”.

Testimonies: “Cuando la tormenta de la persecución caiga realmente, las verdaderas ovejas oirán la voz del verdadero Pastor.  Se efectuarán esfuerzos abnegados para salvar a los perdidos, y muchos que se han desviado del redil volverán para seguir al gran Pastor”. “El amor de Cristo, el amor de nuestros hermanos, testificarán ante el mundo que hemos estado con Jesús y que hemos aprendido de El.  Entonces el mensaje del tercer ángel crecerá hasta llegar a ser fuerte clamor, y toda la tierra será iluminada con la gloria del Señor”.

Primeros Escritos-277/9: Sobre los fieles reposará una luz vivísima, y se unirán para proclamar sin temor el mensaje del tercer ángel” (Apoc.14). “La gloria de Dios reposará sobre los pacientes y expectantes santos, quienes valerosamente darán la postrera y solemne amonestación, proclamando la caída de Babilonia y exhortando al pueblo de Dios a que de ella saliese para escapar a su terrible condenación”. “Los siervos de Dios, dotados con el poder del cielo, con semblantes iluminados y refulgentes de santa consagración saldrán a proclamar el mensaje celestial.  Muchas almas diseminadas entre las congregaciones religiosas responderán al llamamiento y saldrán presurosas de las sentenciadas iglesias, como Lot salió presuroso de Sodoma antes de la destrucción de la ciudad”

Conflicto de los Siglos-664: “Así también será proclamado el mensaje del tercer ángel.  Cuando llegue el tiempo de hacerlo con el mayor poder, el Señor obrará por conducto de humildes instrumentos, dirigiendo el espíritu de los se consagren a su servicio. Los obreros serán calificados más bien por la unción de su Espíritu que por la educación en institutos de enseñanza.  Habrá hombres de fe y de oración que se sentirán impelidos a declarar con santo entusiasmo las palabras que Dios les inspire. Los pecados de Babilonia serán denunciados.  Los resultados funestos y espantosos de la imposición de las observancias de la iglesia por la autoridad civil, las invasiones del espiritismo, los progresos secretos pero rápidos del poder papal, todo será desenmascarado. Estas solemnes amonestaciones conmoverán al pueblo. Miles y miles de personas que nunca habrán oído palabras semejantes, las escucharán”.

-Continúa en parte 19-

 

 

Read Full Post »

LA VERDAD ACERCA DE LOS ANGELES-RESPUESTAS FIRMEMENTE BASADAS EN LA PALABRA DE DIOS—parte 84-

LOS ÁNGELES DESDE EL PENTECOSTÉS HASTA LOS ULTIMOS DÍAS-parte 6

EL APEDREAMIENTO DE ESTEBAN

Mientras Esteban ponía sus ojos en el cielo, le fue dada una visión de la gloria de Dios, y los ángeles le rodearon. Entonces dijo: “He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios”. (Hechos 7:55-56) – (SG)

LOS ÁNGELES EN EL MINISTERIO DE PABLO-parte 1-

Se había convertido en un extenso y lucrativo negocio en Éfeso la fabricación y venta de pequeños santuarios e imágenes, modeladas conforme al templo y la imagen de Diana.  Los que se interesaban en esta industria descubrieron que sus ganancias disminuían, y todos concordaron en atribuir el desventurado cambio a las labores de Pablo.

“Y la ciudad se llenó de confusión” (Hechos 19:29). Se buscó a Pablo, pero el apóstol no pudo ser hallado.  Sus hermanos, siendo advertidos del peligro, le hicieron salir apresuradamente del lugar.  Fueron enviados ángeles de Dios para guardar al apóstol; el tiempo en que había de morir como mártir todavía no había llegado.  (HAp. 237)

Día tras día, cuando Pablo y Silas se dirigían a la reunión de oración, una mujer con espíritu de adivinación daba voces, diciendo: “Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación” (Hech.16:17). Esta mujer era una agente especial de Satanás; y así como los demonios se turban en la presencia de Cristo, el mal espíritu que poseía a esta mujer se sentía incómodo en la presencia de los apóstoles. 

Satanás sentía que su reino estaba siendo invadido y buscó esta forma de oponerse a la obra de los ministros de Dios. Las palabras de recomendación que expresaba esta mujer eran un insulto a la causa, y distraían la mente del pueblo. En lugar de pensar en las verdades que les presentaban, la gente discutía si estos hombres, que en verdad hablaban con el Espíritu y el poder de Dios, lo hacían con el mismo espíritu que actuaba en este emisario de Satanás.

Los apóstoles soportaron esta oposición por varios días; entonces Pablo, bajo la inspiración del Espíritu de Dios, ordenó al espíritu malo que dejara la mujer.  El inmediato silencio de la mujer testificó que los apóstoles eran siervos de Dios, que los demonios los reconocían como tales, y que habían obedecido su orden.

Cuando la mujer fue desposeída del espíritu malo y restaurada a su propio control, sus amos se alarmaron por su negocioVieron que toda esperanza de ganar dinero mediante sus adivinaciones y predicciones se habían esfumado.  Percibieron además, que si a los apóstoles se les permitía continuar su obra, su propia fuente de ingresos pronto terminaría.

Después de haber sido librada del espíritu malo, la mujer se convirtió en una seguidora de Cristo.  Sus amos, viendo que su esperanza de ganancias se esfumaba, prendieron a Pablo y Silas y los trajeron ante las autoridades, acusándolos de alborotar la ciudad. El alboroto ahora se produjo; la multitud se levantó contra los discípulos y las autoridades ordenaron que los prisioneros fueran azotados. (RH)

“Después de haberlos azotado mucho, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los guardase con seguridad” (Hech.16:23).  Habiendo recibido tal orden, el carcelero los llevó a la celda más interior y aseguró sus pies con cepos.  Pero los ángeles de Dios les habían acompañado hasta dentro de la prisión. (SG)

Los apóstoles sufrieron extrema tortura por causa de la penosa posición en que fueron dejados, pero no murmuraron.  En vez de eso, en la completa oscuridad y desolación de la mazmorra, se animaron el uno al otro con palabras de oración, y cantaban alabanzas a Dios por haber sido hallados dignos de sufrir oprobio por su causa.  Con asombro, los otros presos oyeron las oraciones y los cantos que salían de la cárcel interior. (HAP.-174).

Continúa en parte 85

 

Read Full Post »

LA VERDAD ACERCA DE LOS ANGELES-RESPUESTAS FIRMEMENTE BASADAS EN LA PALABRA DE DIOS—parte 53-

LOS ÁNGELES DESDE EL TIEMPO DE DAVID HASTA EL CAUTIVERIO BABILÓNICO-parte 5-

ISAÍAS-parte 2-

Mientras los ángeles cantaban: “Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria”, La inigualable majestad, la gloria, y el infinito poder del Señor pasaron ante el profeta en visión, e hicieron una impresión indeleble en su alma. A la luz de esta extraordinaria y refulgente revelación del carácter divino, su propia indignidad interior se hizo claramente manifiesta. Sus propias palabras le parecieron viles.  (RH)

Los serafines, que moran en la presencia de Dios, cubren sus rostros y sus pies con sus alas al ver al Rey en su hermosura.  Cuando Isaías vio la gloria de Dios, su alma fue postrada en el polvo.  El resultado inmediato de la visión que tuvo el privilegio de presenciar fue un sentimiento de su propia indignidad. Este será siempre el resultado de la mente humana cuando los rayos del Sol de justicia brillen gloriosamente  sobre el alma…

Cuando la gloria de Cristo es revelada, el agente humano no encuentra gloria en sí mismo, porque la deformidad de su alma se hace manifiesta y el orgullo y la glorificación propia se extinguen.  Muere el yo, y Cristo vive en su lugar. (Bible Echo and Signs of the Times)

Tal era la perspectiva que arrostraba Isaías cuando fue llamado a la misión profética; sin embargo no se desalentó, pues repercutía en sus oídos el coro triunfal de los ángeles en derredor del trono de Dios: “Toda la tierra está llena de su gloria” (Isaías 6:3).  Y su fe fue fortalecida por visiones de las gloriosas conquistas que realizará la iglesia de Dios, cuando “la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar” (Isaías 11:9).   (PR-275)

EZEQUIEL

A orillas del rio Quebar, Ezequiel contempló un torbellino que parecía venir del norte, “una gran nube con un fuego envolvente, y alrededor de él un resplandor, y en medio del fuego algo que parecía como bronce refulgente”. Cierto números de ruedas entrelazadas unas con otras eran movidas por cuatros seres vivientes. 

Muy alto, por encima de estos “se veía la figura de un trono que parecía de piedra de zafiro; y sobre la figura del trono había una semejanza que parecía de hombre sentado sobre él”. “Y apareció en los querubines la figura de una mano de hombre debajo de sus alas” (Ezequiel 1:4, 26; 10:8).

Las ruedas eran tan complicadas en su ordenamiento, que a primera vista parecían confusas; y sin embargo se movían en armonía perfecta.  Seres celestiales, sostenidos y guiados por la mano que había debajo de las alas de los querubines, impelían aquellas ruedas; sobre ellos, en el trono de zafiro, estaba el Eterno; y en derredor del trono, había un arco iris, emblema de la misericordia divina.

Como las complicaciones semejantes a ruedas eran dirigidas por la mano que había debajo de las alas de los querubines, el complicado juego de los acontecimientos humanos se halla bajo el control divino. En medio de las disensiones y el tumulto de las naciones, el que está sentado más arriba que los querubines sigue guiando los asuntos de la tierra.  (PR-393)

LOS ÁNGELES DESDE EL CAUTIVERIO HASTA JUAN EL BAUTISTA

Continúa en parte 54

 

Read Full Post »

LA VERDAD ACERCA DE LOS ANGELES-RESPUESTAS FIRMEMENTE BASADAS EN LA PALABRA DE DIOS—parte 9-

LOS ÁNGELES EN EL CIELO ANTES DE LA REBELION-parte 2-

CREACIÓN DE LOS ÁNGELES

El Padre obró por medio de su Hijo en la creación de todos los seres celestiales.

 “Porque por él fueron creadas todas las cosas…sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él” (Col.1:16).

Antes de la creación del hombre, había ya ángeles; pues cuando los cimientos de la tierra fueron echados, a una “alababan  todas las estrellas del alba, y se regocijaban todos los hijos de Dios” (Job 38:7).  Después de la caída del hombre, fueron enviados ángeles para guardar el árbol de la vida, y ésto antes que ningún ser humano hubiese fallecido.  Los ángeles son por naturaleza superiores al hombre, pues el salmista refiriéndose a éste dice: “Les has hecho poco menor que los ángeles” (Sal.8:5).

Desde las edades eternas, había sido el propósito de Dios que todo ser creado, desde el resplandeciente y santo serafín hasta el hombre, fuese un templo para que en él habitase el Creador. (El Deseado de todas las gentes. pág.132).

Cuando Dios creó a estos seres (angélicos) para estar delante del trono, eran hermosos y gloriosos. Su benevolencia y santidad se comparaban con su exaltada posición.  Estaban investidos de la sabiduría de Dios y equipados con la panoplia celestial.

CREACIÓN DE LUCIFER

Dios lo creó (a Lucifer) noble, ricamente dotado.  Lo colocó en una posición de elevada responsabilidad.  No requirió de él algo que fuera irrazonable.  Debía administrar el cargo dado por Dios con mansedumbre y devoción, y promover la gloria de Dios, quien lo había coronado de gloria, belleza y encanto.

Aunque Dios había creado a Lucifer noble y hermoso, y le había dado un alto honor entre la hueste angélica, no lo había colocado fuera de la posibilidad del mal. Estaba dentro de las posibilidades  de Satanás elegir hacer el mal y pervertir sus dones.

LA POSICION ELEVADA DE LUCIFER-parte1-

En el cielo, antes de su rebelión, Lucifer era un ángel honrado y excelso, cuyo honor seguía al del amado Hijo de Dios.  Su semblante, así como el de los demás ángeles, era apacible y denotaba felicidad. Su forma era perfecta; su porte noble y majestuoso. 

Una luz especial resplandecía sobre su rostro y brillaba a su alrededor con más fulgor y hermosura que en los demás ángeles.  Sin embargo, Cristo, el amado Hijo de Dios, tenía la preeminencia sobre todas las huestes angélicas.  Era uno con el Padre antes que los ángeles fueran creados. (La Historia de la Redención-pág.13)

Continúa en parte 10

 

Read Full Post »

ESPERANZA PARA EL PLANETA TIERRA – EL FUTURO BRILLANTE DE UNA RAZA CAIDA –parte 34-

COMO SOMOS SALVOS –parte 1-

“Más ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna. Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”  (Romanos 6:22-23).

RECONOCER NUESTRA CONDICIÓN -parte 1-

El primer paso en la salvación es reconocer que somos pecadores.  El apóstol Pablo describe la condición deplorable de la humanidad; “No hay justo, ni aún uno…Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno…Todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios”… (Romanos 3:10, 12, 23).

Según Job 25:6, los seres humanos son como gusanos.  Desde el momento que nacemos nos extraviamos de Dios pues recibimos de nuestros padres una naturaleza pecaminosa, inclinada hacia el mal.  Por ésto nuestras obras jamás pueden recomendarnos a Dios, porque son malas. De un corazón malo fluyen obras malas.

Lo que nos da conciencia de nuestros pecados es la LEY de DIOS. “Por medio de la ley es el conocimiento del pecado” (Romanos 3:20). Algunos cristianos piensan que la Ley fue abolida en la cruz, pero ésto es imposible pues si no hubiese Ley, no podría existir el pecado. 

Dice el apóstol Pablo: “Donde no hay ley, tampoco hay transgresión” (Romanos 4:15). El mismo apóstol también dice: “Yo no conocí el pecado sino por la ley: porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás” (Romanos 7:7).  El apóstol Juan define categóricamente lo que es el pecado:

“Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley” (1 Juan 3:4).

La Ley no es un código muerto, escrito en tablas de piedra.  La Ley es espiritual (Romanos 7:14) y discierne no solo nuestras malas acciones sino los pensamientos e intenciones de nuestro corazón (Hebreos 4:12-13).  No sólo condena el adulterio como acción sino  como pensamiento. No sólo condena la acción del asesinato sino la ira contra nuestro hermano (Mateo 5:21-22, 27-28).

La Ley es como un espejo (Santiago 1:23).  Cuando nos levantamos por la mañana y nos miramos en el espejo éste nos dice exactamente como nos vemos. Si estamos despeinados y necesitamos lavarnos la cara, el espejo nos lo dice. No miente ni esconde nuestros defectos. Así es la Ley de Dios. Siendo “santa, justa y buena”, reprende todo lo que no está en armonía con sus principios.

La Ley es un reflejo de quien es Dios. Por eso la Biblia describe la Ley y el carácter de Dios con terminología similar.

Veamos los siguientes textos que muestran la correspondencia entre Dios y la Ley:

DIOS

Dios es Espíritu (Juan 4:24). 

Dios es amor (1 Juan 4:8).

Dios es verdad (Salmo 31:5, Isaías 65:16; Juan 14:6).

Dios es justo (Salmo 145:17; 1 Corintios 1:30).

Dios es santo (Levítico 11:44; Isaías 6:3).   

Dios es perfecto (Mateo 5:48).

Dios es eterno (Habacuc 1:12; Génesis 21:33).

Dios es puro (1 Juan 3:3).

Dios no cambia (Malaquías 3:6; Santiago 1:17).

LEY

La Ley es espiritual (Romanos 7:14).

La Ley es amor (Mateo 22:36-40; Romanos 13:9-10).

La Ley es verdad (Salmo 119:142, 151).    

La Ley es justa (Salmo 119:172; Romanos 7:12).

La Ley es santa (Romanos 7:12).

La Ley es perfecta (Salmo 19:7).

La Ley es eterna (Salmo 119:152).

La Ley es pura (Salmo 19:8).

La Ley no cambia (Mateo 5:18; Salmo 89:34).

-Continúa en parte 35-

Read Full Post »

ESPERANZA PARA EL PLANETA TIERRA – EL FUTURO BRILLANTE DE UNA RAZA CAIDA –parte 17-

LA HUMILDAD DE DIOS-parte 6-

 5. PARA DESARROLLAR UN CARÁCTER PERFECTO-parte 1-

 El apóstol Pablo en Romanos 6:23 expresa un axioma divino: “La paga del pecado es muerte”. El mismo apóstol nos asegura que “todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”. Todos los seres humanos están condenados a muerte por sus vidas de pecado. “No hay justo, ni aún uno” (Romanos 3:10).  Nuestra única esperanza está en vivir una vida perfecta, sin mancha de pecado.  Pero no hay ser humano en la historia del mundo, fuera de Jesucristo, que pueda pretender haber hecho tal cosa.

El mensaje maravilloso es que Jesús sí vivió una vida perfecta, sin mancha de pecado.  Hebreos 7:26 nos asegura que Jesús fue “santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores”. El mismo Jesús desafío a los líderes religiosos de su día: “¿Quién de vosotros me redarguye de pecado?”(Juan 8:46). Cada pensamiento y acción de la vida de Jesucristo estuvieron en armonía con la voluntad de su Padre.  El no merecía la muerte sino la vida y sin embargo sufrió una muerte cruenta.  Cuando acudimos a El con corazón contrito y humilde y confesamos nuestros pecados, El pone su vida perfecta a nuestra cuenta y toma sobre sí nuestra vida de pecado.  Como lo dice Gálatas 3:13: “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición”. 

El inocente se hace culpable para que el culpable sea declarado inocente. Esto es lo que la Biblia llama justificación.  Es cuando Dios, por su infinita misericordia, me acredita o atribuye la vida perfecta de Cristo en lugar de mi vida de pecado.  En ese momento ya el Padre no me considera pecador sino santo. Soy “acepto en el Amado”.  La vida humana perfecta de Cristo está  en lugar de mi vida imperfecta.

Pero hay otro motivo por el cual Jesús tuvo que vivir una vida humana sin pecado.  Cristo no sólo quiere acreditarme su vida perfecta sino que quiere vivir su vida en mí.  En múltiples ocasiones la Biblia afirma que Jesús es nuestro ejemplo o modelo perfecto.  Notemos algunas:

“El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo” (1 Juan 2:6).

Y el apóstol Pedro agrega: “Pues para ésto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas” (1 Pedro 2:21).

Pablo añade: “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús” (Filipenses 2:5).

El mismo Jesús nos amonestó: “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón” (Mateo 11:29), y otra vez, “mis ovejas oyen mi voz…y me siguen” (Juan 10:27).

Jesús no quiere que nos conformemos tan sólo con el perdón (la justificación).  El quiere que lleguemos a copiar su carácter en nuestras vidas, pues El es el modelo perfecto.  Pero ¿Cómo puede lograrse ésto? ¿Acaso puedo vivir como Cristo vivió? ¡Claro que sí! Veamos cómo:

Continúa en parte 18

 

Read Full Post »

ESPERANZA PARA EL PLANETA TIERRA – EL FUTURO BRILLANTE DE UNA RAZA CAIDA –parte 12-

LA HUMILDAD DE DIOS-parte 1-

 “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,

el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,

sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo,

hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre,

se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte y muerte de cruz.

Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo,

y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús

se doble toda rodilla de los que están en los cielos y en la tierra, y debajo de la tierra;

y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor para gloria de Dios Padre” (Filip.2:5-11).

El hombre violó la Ley de Dios y cayó en pecado. Por su desobediencia merecía la muerte.  Por sí mismo no podía escaparse de su situación.  Jesús podría haber ignorado al hombre o haberlo destruido.  De hecho no lo necesitaba. Pero por su gran amor escogió descender a nuestro nivel y derramar su sangre a fin de que el hombre pudiera levantarse del abismo del pecado y tener la esperanza de ir con Cristo al cielo.

 EL DIOS MISERICORDIOSO Y JUSTO

En el tema anterior dejamos dos preguntas sin contestar: 1) Por qué no destruyó Dios al hombre inmediatamente después que pecó, y 2) como podía Dios ser justo al castigar el pecado y al mismo tiempo misericordioso al salvar al pecador. En realidad, hay una sola respuesta a estos dos interrogantes.

Cuando el hombre pecó, la justicia de Dios exigía su muerte inmediata. ¿Por qué, entonces, no murió el hombre ese mismo día? Sencillamente porque Jesús se había ofrecido a morir en lugar de los culpables.  Había creado a Adán y Eva (y por ende a todos sus descendientes también) y por lo tanto tenía derecho a ofrecer su vida en lugar de la de ellos. En el concilio de paz, el Padre y el Hijo (Zacarías 6:12-13) habían acordado que si el hombre pecaba, Dios aceptaría la muerte de su Hijo en lugar de la de los pecadores.  Por ésto la Biblia dice que Jesús es el “Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo” (Apocalipsis 13:8).  Así Dios podía ser “justo y justificador” de los que lo aceptan.

 LA HUMILDAD DE DIOS –parte 2-

Generalmente pensamos en Dios como alguien omnipotente, omnipresente y omnisapiente. Pero raras veces lo concebimos como manso y humilde. No obstante, ésta es una de las cualidades más grandes del carácter de Dios.  Veamos:  Cierta noche David estaba acostado, mirando la expansión, y al contemplar el cielo estrellado escribió las siguientes palabras:

“Cuando veo tus cielos, obras de tus dedos, la luna y las estrellas que tú  formaste. Digo: ¿qué es el hombre, para que tengas de él memoria. Y el hijo del hombre, para que lo visites?” (Salmo 8:3-4).

Cuando el hombre pecó, Dios podría haber dicho “Son solamente dos personas, se rebelaron contra nosotros y merecen morir, eliminémoslas y comencemos de nuevo”. Pero no fue así.  Dios amaba al pecador.  Pero ¿Cuánto lo amaba? 

Continúa en parte 13                   

     

 

 

 

     

 

 

 

Read Full Post »

ESPERANZA PARA EL PLANETA TIERRA – EL FUTURO BRILLANTE DE UNA RAZA CAIDA –parte 4-  

LA INMENSIDAD DE NUESTRO CREADOR –parte 3-

LA INMENSIDAD DEL UNIVERSO QUE JESUCRISTO CREO

Si nos resulta imposible comprender la eternidad y la creación a partir de la nada, nos resultará aún más incomprensible la inmensidad del universo que Jesucristo creó.  El Salmo 19:1 afirma: “Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos”.  Examinemos cuán inmenso es el universo.

Los astrónomos emplean el “año luz” para medir las distancias del universo.  Tomemos algunos momentos para analizar que significa esta medida de tiempo.

La luz viaja a 186.282 millas por segundo (más o menos 300.000 km.). Esto significa que en un minuto el rayo de luz viaja once millones de millas y en un año, seis trillones (9,5 trillones de km.) Mientras usted camina solo dos pasos, la luz viaja 200.000 millas, lo que equivale a ocho vueltas alrededor del mundo.  En un año, la luz viajará más o menos la misma distancia que casi todos los automóviles del mundo durante el mismo período de tiempo.

Sin embargo, los astrónomos admiten que incluso el año luz es la medida demasiado limitada para abarcar las vastas distancias del universo. Admiten que las distancias del universo son prácticamente incomputables.  Examinemos algunas de estas distancias a fin de comprender mejor la inmensidad del universo que Jesucristo creó.  Empecemos con nuestro propio satélite, la Luna.

La Luna está a 240.000 millas de la Tierra (384.400 Km.) y su luz se tarda 1,3 segundos en llegar a nuestro planeta. Continuemos con el Sol.

El Sol está a 93.000.000 de millas (150.000.000 km.) de la Tierra y su luz tarda 8,3 segundos en llegar.  Pongamos ésto en términos más prácticos.  Si fuera posible ir de la Tierra al Sol en un avión y viajáramos a 600 millas por hora sin para comer o dormir, o para reabastecernos de combustible, demoraríamos  17 años en llegar.

Un  planeta  lejano de nuestro sistema solar es Plutón, que queda a 5,3  años luz.  Si pudiéramos viajar a Plutón, necesitaríamos 5,3 años a la velocidad de 186.282 millas por segundo. Estas distancias son fenomenales, pero vayamos un poco más allá.

La estrella más cercana a la Tierra es Alfa de Centauro, que queda a 4,3 años luz.  Esta distancia es 250.000 veces mayor que de la Tierra al Sol. Si fuera posible viajar a Alfa de Centauro en el Satélite Voyager tardaríamos 100.000 años en llegar, y en el transcurso habríamos viajado 25 trillones de millas. Pero hay más.

Si pudiéramos cruzar nuestra galaxia –La Vía Láctea- de un lado a otro, demoraríamos 100.000 años a la velocidad de la luz. ¡La distancia del viaje sería de 600.000 trillones de millas! El diámetro de nuestra galaxia es de 250.000 años luz y se calcula que ésta tiene mil millones de estrellas.  Pero más allá de la Vía Láctea hay mil millones más de galaxias, cada una con miles de millones de estrellas.

Andrómeda, que es la galaxia más cercana a la nuestra está a dos millones de años luz.  Es la única galaxia fuera de la nuestra que podemos ver sin la ayuda de un telescopio.  Imagínese, si pudiéramos ir a esta galaxia vecina, tendríamos que viajar a  186.282 millas por segundo por dos millones de años. ¡Qué increíble! Y sin embargo, más allá de Andrómeda hay mil millones de galaxias y cada una tiene por lo menos cien millones de estrellas.

Los astrónomos han creado telescopios potentes para estudiar los cielos.  El telescopio de 200 pulgadas de Monte Palomar, en California, alcanza a divisar cuerpos celestes que quedan a mil millones de años luz.  El telescopio, Hubble, según Tom Siegfried, divisó “un grupo de galaxias que están a siete mil millones y posiblemente a diez mil millones de años de la Tierra”. Otro astrónomo dice  que por más poderoso que sea el telescopio, ¡no hay señal alguna de que las galaxias se acaben!

En 1929 Edwin P. Hubble se dio cuenta que el universo se está expandiendo constantemente. Según algunos astrónomos, el telescopio Hubble ha logrado divisar galaxias que están a quince mil millones de años luz de nuestro planeta.  Obviamente, esta es una cifra incomprensible. Si pudiéramos llegar hasta esas galaxias, tendríamos que viajar quince mil millones de años a 186.282 millas cada segundo del viaje.  Al llegar, habríamos viajada ¡9.000.000.000.000.000.000.000 de millas!

EL NUMERO DE ESTRELLAS DEL UNIVERSO QUE JESUCRISTO CREO

Continúa en parte 5 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 3-

 

EL CRISTIANO Y LA PSICOLOGIA. Las leyes de la mente fueron ordenadas por Dios. El que creó la mente y ordenó sus leyes, dispuso su desarrollo de acuerdo a ellas. -parte 1-

LAS LEYES DE LA MENTE FUERON ORDENADAS POR DIOS: El que creó la mente y ordenó sus leyes, dispuso su desarrollo de acuerdo a ellas. Existe perfecta armonía entre la Biblia y la ciencia verdadera. La psicología es la ciencia y el estudio de la mente y del comportamiento humano.

LOS VERDADEROS PRINCIPIOS DE LA PSICOLOGIA EN LAS ESCRITURAS: Los verdaderos principios de psicología se encuentran en las Sagradas Escrituras. El hombre no sabe lo que vale. Obra de acuerdo con su temperamento sin convertir, porque no contempla a Jesús, el que cree en El y lo convierte en su Ejemplo, comprende el significado de las palabras: “Dióles potestad de ser hechos hijos de Dios.”…

Los que experimentan la verdadera conversión comprenderán, con clara percepción, la responsabilidad que tienen ante Dios de obrar su propia salvación con temor y temblor, y de completar su restablecimiento del pecado.  Tal condición los conducirá con humildad y fe a depositar confianza en Dios.

LA MENTE DEDICADA A DIOS SE DESARROLLA ARMONIOSAMENTE: Dios toma a los hombres como  son, y los educa para su servicio, si ellos quieren entregarse a El.  El Espíritu de Dios, recibido en el alma, vivifica todas sus facultades.  Bajo la dirección del Espíritu Santo, la mente, consagrada sin reservas a Dios, se desarrolla armoniosamente, y queda fortalecida para comprender y cumplir lo que Dios requiere. 

El carácter débil y vacilante se vuelve fuerte y firme.  La devoción continua establece una relación tan íntima entre Jesús y sus discípulos que el cristiano se vuelve más semejante a su Maestro en carácter.  Tiene una visión más clara y amplia.  Su discernimiento es más penetrante, su criterio mejor equilibrado.  Queda tan avivado por el poder vivificador del Sol de justicia, que es habilitado para llevar mucho fruto para gloria de Dios.

LA CIENCIA DE UNA VIDA CRISTIANA PURA: La ciencia de una vida cristiana pura, íntegra y consecuente se obtiene mediante el estudio de la Palabra de Dios. Esta es la más elevada educación que cualquier ser terrenal puede obtener.  Están son las lecciones que se deben enseñar, para que se puedan obtener pensamientos puros, mentes y corazones limpios, preparados para progresar y obtener virtudes cristianas.

RODEADOS POR UNA ATMOSFERA DE PAZ: Todos los que están en la escuela de Dios necesitan de una hora tranquila para la meditación, a solas consigo mismos, con la naturaleza y con Dios. Cada uno de nosotros ha de oír la voz de Dios hablar a su corazón.  Cuando toda otra voz calla, y tranquilos en su presencia esperamos, el silencio del alma hace más perceptible la voz de Dios.

El nos dice “Estad quietos, y conoced que yo soy Dios” (Salmo46:10).  En medio de la presurosa muchedumbre y de las intensas actividades de la vida, el que así se refrigera se verá envuelto en un ambiente de luz y paz.  Recibirá nuevo caudal de fuerza física y mental.

LA RELIGIÓN DE CRISTO ES UN REMEDIO EFECTIVO: Satanás es el originador de la enfermedad; y el médico lucha contra su obra y poder.  Por doquiera prevalece la enfermedad mental… La religión de Cristo es uno de sus remedios más eficaces; porque es un calmante poderoso para los nervios.

ENTRAMOS EN LA REGION DE LA PAZ: Cuando las tentaciones nos asalten, cuando los cuidados, las perplejidades y las tinieblas parezcan envolver nuestra alma, miremos hacia el punto en que vimos la luz por última vez…Al entrar en comunión con el Salvador entramos en la región de paz.

TODA ANSIEDAD INDEBIDA DESAPARECERA: Cuando los hombres van a su trabajo o están orando; cuando descansan o se levantan por la mañana; cuando el rico se sacia en el palacio, o cuando el pobre reúne a sus hijos alrededor de su escasa mesa, el Padre celestial vigila tiernamente a todos.

No se derraman lágrimas sin que El lo note.  No hay sonrisa que para El pase inadvertida.  Si creyéremos plenamente ésto, toda ansiedad indebida desaparecería.  Nuestras vidas no estarían tan llenas de desengaños como ahora; porque cada cosa, grande o pequeña, debe dejarse en manos de Dios, quien no se confunde por la multiplicidad de los cuidados, ni se abruma por su peso. 

Gozaríamos entonces del reposo del alma al cuál muchos han sido por largo tiempo extraños.    (Elena White)

Continúa en parte 4

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: