Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.53-Seres celestiales,sostenidos y guiados por la mano que había debajo de las alas de los querubines,impelían aquellas ruedas; sobre ellos,en el trono de zafiro, estaba el Eterno.’ Category

LA VERDAD ACERCA DE LOS ANGELES-RESPUESTAS FIRMEMENTE BASADAS EN LA PALABRA DE DIOS—parte 53-

LOS ÁNGELES DESDE EL TIEMPO DE DAVID HASTA EL CAUTIVERIO BABILÓNICO-parte 5-

ISAÍAS-parte 2-

Mientras los ángeles cantaban: “Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria”, La inigualable majestad, la gloria, y el infinito poder del Señor pasaron ante el profeta en visión, e hicieron una impresión indeleble en su alma. A la luz de esta extraordinaria y refulgente revelación del carácter divino, su propia indignidad interior se hizo claramente manifiesta. Sus propias palabras le parecieron viles.  (RH)

Los serafines, que moran en la presencia de Dios, cubren sus rostros y sus pies con sus alas al ver al Rey en su hermosura.  Cuando Isaías vio la gloria de Dios, su alma fue postrada en el polvo.  El resultado inmediato de la visión que tuvo el privilegio de presenciar fue un sentimiento de su propia indignidad. Este será siempre el resultado de la mente humana cuando los rayos del Sol de justicia brillen gloriosamente  sobre el alma…

Cuando la gloria de Cristo es revelada, el agente humano no encuentra gloria en sí mismo, porque la deformidad de su alma se hace manifiesta y el orgullo y la glorificación propia se extinguen.  Muere el yo, y Cristo vive en su lugar. (Bible Echo and Signs of the Times)

Tal era la perspectiva que arrostraba Isaías cuando fue llamado a la misión profética; sin embargo no se desalentó, pues repercutía en sus oídos el coro triunfal de los ángeles en derredor del trono de Dios: “Toda la tierra está llena de su gloria” (Isaías 6:3).  Y su fe fue fortalecida por visiones de las gloriosas conquistas que realizará la iglesia de Dios, cuando “la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar” (Isaías 11:9).   (PR-275)

EZEQUIEL

A orillas del rio Quebar, Ezequiel contempló un torbellino que parecía venir del norte, “una gran nube con un fuego envolvente, y alrededor de él un resplandor, y en medio del fuego algo que parecía como bronce refulgente”. Cierto números de ruedas entrelazadas unas con otras eran movidas por cuatros seres vivientes. 

Muy alto, por encima de estos “se veía la figura de un trono que parecía de piedra de zafiro; y sobre la figura del trono había una semejanza que parecía de hombre sentado sobre él”. “Y apareció en los querubines la figura de una mano de hombre debajo de sus alas” (Ezequiel 1:4, 26; 10:8).

Las ruedas eran tan complicadas en su ordenamiento, que a primera vista parecían confusas; y sin embargo se movían en armonía perfecta.  Seres celestiales, sostenidos y guiados por la mano que había debajo de las alas de los querubines, impelían aquellas ruedas; sobre ellos, en el trono de zafiro, estaba el Eterno; y en derredor del trono, había un arco iris, emblema de la misericordia divina.

Como las complicaciones semejantes a ruedas eran dirigidas por la mano que había debajo de las alas de los querubines, el complicado juego de los acontecimientos humanos se halla bajo el control divino. En medio de las disensiones y el tumulto de las naciones, el que está sentado más arriba que los querubines sigue guiando los asuntos de la tierra.  (PR-393)

LOS ÁNGELES DESDE EL CAUTIVERIO HASTA JUAN EL BAUTISTA

Continúa en parte 54

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: