Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.12-..Cristo Jesús,el cual, siendo en forma de Dios,no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo..(Filip.2:5-11)’ Category

ESPERANZA PARA EL PLANETA TIERRA – EL FUTURO BRILLANTE DE UNA RAZA CAIDA –parte 12-

LA HUMILDAD DE DIOS-parte 1-

 “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,

el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,

sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo,

hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre,

se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte y muerte de cruz.

Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo,

y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús

se doble toda rodilla de los que están en los cielos y en la tierra, y debajo de la tierra;

y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor para gloria de Dios Padre” (Filip.2:5-11).

El hombre violó la Ley de Dios y cayó en pecado. Por su desobediencia merecía la muerte.  Por sí mismo no podía escaparse de su situación.  Jesús podría haber ignorado al hombre o haberlo destruido.  De hecho no lo necesitaba. Pero por su gran amor escogió descender a nuestro nivel y derramar su sangre a fin de que el hombre pudiera levantarse del abismo del pecado y tener la esperanza de ir con Cristo al cielo.

 EL DIOS MISERICORDIOSO Y JUSTO

En el tema anterior dejamos dos preguntas sin contestar: 1) Por qué no destruyó Dios al hombre inmediatamente después que pecó, y 2) como podía Dios ser justo al castigar el pecado y al mismo tiempo misericordioso al salvar al pecador. En realidad, hay una sola respuesta a estos dos interrogantes.

Cuando el hombre pecó, la justicia de Dios exigía su muerte inmediata. ¿Por qué, entonces, no murió el hombre ese mismo día? Sencillamente porque Jesús se había ofrecido a morir en lugar de los culpables.  Había creado a Adán y Eva (y por ende a todos sus descendientes también) y por lo tanto tenía derecho a ofrecer su vida en lugar de la de ellos. En el concilio de paz, el Padre y el Hijo (Zacarías 6:12-13) habían acordado que si el hombre pecaba, Dios aceptaría la muerte de su Hijo en lugar de la de los pecadores.  Por ésto la Biblia dice que Jesús es el “Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo” (Apocalipsis 13:8).  Así Dios podía ser “justo y justificador” de los que lo aceptan.

 LA HUMILDAD DE DIOS –parte 2-

Generalmente pensamos en Dios como alguien omnipotente, omnipresente y omnisapiente. Pero raras veces lo concebimos como manso y humilde. No obstante, ésta es una de las cualidades más grandes del carácter de Dios.  Veamos:  Cierta noche David estaba acostado, mirando la expansión, y al contemplar el cielo estrellado escribió las siguientes palabras:

“Cuando veo tus cielos, obras de tus dedos, la luna y las estrellas que tú  formaste. Digo: ¿qué es el hombre, para que tengas de él memoria. Y el hijo del hombre, para que lo visites?” (Salmo 8:3-4).

Cuando el hombre pecó, Dios podría haber dicho “Son solamente dos personas, se rebelaron contra nosotros y merecen morir, eliminémoslas y comencemos de nuevo”. Pero no fue así.  Dios amaba al pecador.  Pero ¿Cuánto lo amaba? 

Continúa en parte 13                   

     

 

 

 

     

 

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: