Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘dios y el hombre’

DOS=UNO-El CONCEPTO DE UNIDAD-parte 60-

LA UNIDAD DE LA BIBLIA-la dependencia total de Dios-

 

LA TOTAL DEPENDENCIA EN DIOS ES LA DEFINICION QUE DA LA BIBLIA PARA LA UNIDAD DE TODAS LAS COSAS, RECONOCIENDOLE COMO ABSOLUTO EN LA VIDA, AMOR Y VERDAD,

EL UNICO VENCEDOR DEL MAL, EL QUE HARÁ QUE TODOS LOS QUE DEPENDEN DE EL CONOZCAN EL CAMINO, LA EXPERIENCIA Y LA RETAURACION.

EL CAMINO

  1. YO SOY DIOS, Y NO CAMBIO.
  2. Dios ha creado los opuestos (macho y hembra, mañana y tarde) pero no reconoce el mal como un opuesto aceptable en medio del cual EL obre.
  3. Todas la cosas fueron creadas por EL (la armonía existió hasta la desobediencia), la armonía y el autocontrol o autodominio.
  4. Promete que los cielos y la tierra volverán a ser reunidos por medio de la simiente de la mujer, el Salvador.
  5. Declara la enemistad entre el bien y el mal.
  6. Jesús, el camino, la verdad y la vida, dice: “YO Y EL PADRE UNO SOMOS.”
  7. Provee expiación, que hace la obediencia posible para el hombre, por medio de la unión entre Dios y el hombre, Dios-Hombre.
  8. No hay mezcla entre bien y mal; el conflicto ha de ser constante.

EXPERIENCIA 

  1. El hombre ha de obrar en armonía con las leyes divina y natural.
  2. No subjetiva, introspección, sino “mirando a Jesús”.
  3. La parte del hombre no es la experiencia yoga, “el ejercicio del cuerpo beneficia poco”. Sino más bien que “la mentalidad de Cristo este en vosotros”.
  4. Obediencia posible por medio de la victoria ganada por Cristo.
  5. Los cauces de energía son: a) natural: poderes vitales, a preservar por medio de decisiones prudentes; b) espiritual: por medio del Espíritu Santo nos hace posible servir a Dios.

LA ALQUIMIA O PROCEDIMIENTO

La vida y la longevidad NO dependen del descubrimiento de un elixir químico de vida; o por medio de la alquimia y sus drogas, pociones, uso de agujas, etc., para producir equilibrio, sino por la aceptación de Jesús y el obedecer las leyes divinas y natural.

RESTAURACIÓN

Restauración de la armonía y el autocontrol (templanza), garantizada por medio de la dependencia total en Dios.

  1. Armonía y autocontrol son el fruto del Espíritu Santo.
  2. Estas cualidades ahora dan poder moral para resistir al mal y mantenernos firmes como hombres y mujeres de verdad a la vista de Dios.
  3. Estas características NO vienen por medio de la mezcla de Yin y Yang, ni cualquier otra fuerza dualista o espiritualista para conseguir cumplimiento.

ASTROLOGÍA COSMICA

  1. Nada de influencias cósmicas, sino la verdad revelada por el cielo.
  2. POR MEDIO DEL ESPÍRITU SANTO Y LA PRESENCIA ANGÉLICA, NO POR ADIVINACIÓN.
  3. La simpatía y la correspondencia han de ser por medio de la confesión y la constancia entre el hombre y Dios, y la total dependencia de EL.

INMORTALIDAD

  1. NO ES INHERENTE AL HOMBRE PERO LE ES ASEGURADA SI CREE EN EL NOMBRE DE JESÚS Y, POR MEDIO DE SU ESPÍRITU, ANDA CONFORME A SU PALABRA, PORQUE SOLO EL TIENE LA INMORTALIDAD
  2. “HOY ES EL DÍA DE LA SALVACIÓN.” La oportunidad se da en esta vida.  La muerte no es el principio de la vida. Pero después de la muerte viene el juicio y las recompensas en la resurrección-vida eterna o destrucción final.

SANIDAD

  1. EL CIELO CONOCE SOLO UN MÉTODO DE CURACIÓN: EL PROCESO DE LIMPIEZA. LA ENFERMEDAD ES UN ESFUERZO DE LA NATURALEZA PARA REMEDIAR EL DESCUIDO Y LA DESOBEDIENCIA A LA LEY NATURAL Y DIVINA.
  2. LA ORACION PARA EL ENFERMO ES TAMBIÉN PARTE DEL HOMBRE, CON UNA DEPENDENCIA SOBRE EL PODER DIVINO QUE OBRA EN ARMONÍA CON LA LEY NATURAL Y LA DIVINA.

 LA MISERICORDIA, EL PERDON, LA FUERZA RENOVADA ES PROPORCIONADA POR MEDIO DE LA UNION DEL HOMBRE CON JESUCRISTO

 

Read Full Post »

MEDITACIONES-REFLEJEMOS A JESUS –parte 16-

CRISTO, EL CANAL DE GRACIA SALVADORA

“Porque en el habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”. (Colosenses 2:9)

Por su humanidad, Cristo tocaba a la humanidad; por su divinidad, se asía del trono de Dios. Como Hijo del hombre, nos dio un ejemplo de obediencia; como Hijo de Dios, nos imparte poder para obedecer. Al condescender a tomar sobre si la humanidad, Cristo reveló un carácter opuesto al carácter de Satanás.

Cristo fue tratado como nosotros merecemos a fin de que nosotros pudiésemos ser tratados como El merece. Fue condenado por nuestros pecados, en los que no había participado, a fin de que nosotros pudiésemos ser justificados por su justicia, en la cual no habíamos participado. EL sufrió la muerte nuestra, a fin de que pudiésemos recibir la vida suya. “Por su llaga fuimos nosotros curados”. (Isaías 53:5).

Por su vida y su muerte, Cristo logró aún más que restaurar lo que el pecado había arruinado. Era el propósito de Satanás conseguir una eterna separación entre Dios y el hombre; pero en Cristo llegamos a estar más íntimamente unidos a Dios que si nunca hubiésemos pecado. Al tomar nuestra naturaleza, el Salvador se vinculó con la humanidad por un vínculo que nunca se ha de romper. A través de las edades eternas, queda ligado con nosotros. Para asegurarnos los beneficios de su inmutable consejo de paz, Dios dio a su Hijo unigénito para que llegase a ser miembro de la familia humana, y retuviese para siempre su naturaleza humana.

Dios adoptó la naturaleza humana en la persona de su Hijo, y la llevó al más alto cielo. Es el Hijo del hombre” quien comparte el trono del universo. Es “el Hijo del hombre” cuyo nombre será llamado: “Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de Paz” (Isaías 9:6). En Cristo, la familia de la tierra y la familia del cielo están ligadas. Cristo glorificado es nuestro hermano. El cielo está incorporado en la humanidad, y la humanidad, envuelta en el seno del Amor Infinito.

Por medio de la obra redentora de Cristo, el gobierno de Dios queda justificado. El Omnipotente es dado a conocer como el Dios de amor. Las acusaciones de Satanás quedan refutadas y su carácter desenmascarado. La rebelión no podrá nunca volverse a levantar. El pecado no podrá nunca volver a entrar en el universo. A través de las edades eternas, todos estarán seguros contra la apostasía. Por el sacrificio abnegado del amor, los habitantes de la tierra y del cielo quedarán ligados a su Creador con vínculos de unión indisoluble.

La obra de la redención estará completa. Donde el pecado abundó, sobreabundó la gracia de Dios. Nuestro pequeño mundo, que es bajo maldición del pecado la única mancha oscura de su gloriosa creación, será honrado por encima de todos los demás mundos del universo de Dios.   (El Deseado de todas las gentes)

Read Full Post »

LA VERDAD ACERCA DE LOS ANGELES-RESPUESTAS FIRMEMENTE BASADAS EN LA PALABRA DE DIOS—parte 60-

LOS ÁNGELES DURANTE LA ENCARNACIÓN Y LA NIÑEZ DE CRISTO-parte 1-

LA ENCARNACIÓN: UN PROFUNDO MISTERIO

Al contemplar la encarnación de Cristo quedamos desconcertados frente a un insondable misterio que la mente humana no puede descifrar.  Cuanto más reflexionamos sobre él, tanto más sorprendente nos parece. ¡Cuán inmenso es el contraste entre Cristo en su divinidad y la indefensa criatura en el pesebre de Belén! ¿Cómo entender la distancia entre el poderoso Dios y el indefenso niño?

Y sin embargo, el Creador de los mundos; Aquel en quien mora la plenitud de la divinidad corporalmente, se manifestó en el desvalido bebé del pesebre.  Más excelso que cualesquiera de los ángeles; igual al Padre en dignidad y gloria, ahora revestido de humanidad.  La divinidad y la humanidad se combinaron misteriosamente y Dios y el hombre llegaron a ser uno. Es en esta unión donde la raza caída encuentra su esperanza. (ST)

EL UNIVERSO ENTERO PRESENCIO LA ENCARNACIÓN

La venida de Cristo fue un gran evento no solamente para este mundo sino para todos los mundos del universo de Dios.  Ante las inteligencias celestiales, Cristo habría de tomar nuestra naturaleza, y ser tentado en todas las cosas como nosotros somos tentados. (ST)

Al venir a morar con nosotros, Jesús iba a revelar a Dios tanto a los hombres como a los ángeles…Pero no sólo para sus hijos nacidos en la tierra fue dada esta revelación.  Nuestro pequeño mundo es un libro de texto para el universo.  El maravilloso y misericordioso propósito de Dios, el misterio del amor redentor, es el tema en el cual “desean mirar los ángeles”, y será su estudio a través de los siglos sin fin. (Deseado de Todas las Gentes -11-)

POR QUE CRISTO TOMO LA NATURALEZA HUMANA

Satanás se había jactado ante los ángeles que cuando Cristo asumiera la naturaleza humana sería más débil que él, por tanto podría vencerlo con su poder.  Se vanagloriaba en que Adán y Eva no habían podido resistir sus tentaciones relacionadas con el apetito. (RH)

El unigénito Hijo de Dios vino a nuestro mundo como hombre, para mostrar al mundo que los hombres pueden guardar la Ley de Dios.  Satanás, el ángel caído, había declarado que ningún hombre podría guardar la Ley de Dios después de la desobediencia de Adán. (6 Manuscript Releases-334)

Satanás sostenía que era imposible que los seres humanos pudieran guardar la Ley de Dios.  A fin de probar la falsedad de esta denuncia, Cristo dejó su elevado imperio, tomó sobre sí la naturaleza del hombre y vino a la tierra para colocarse a la cabeza de la raza caída, a fin de mostrar que la humanidad podía soportar las tentaciones de Satanás. (Alza tus ojos -170)

LA NATURALEZA HUMANA DE CRISTO-parte 1-

Su naturaleza humana (de Cristo) era creada; ni aún poseía las facultades de los ángeles. Era humana, idéntica a la nuestra (3 Mensajes Selectos-146-)

Cristo, con su débil humanidad, debía soportar las tentaciones de aquel que poseía los poderes de una naturaleza más elevada; la naturaleza que Dios había concedido a la familia angelical. (RH)

La historia de Belén es un tema inagotable.  En ella se oculta la “profundidad de la riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios” (Romanos 11:33). Nos asombra el sacrificio realizado por el Salvador al trocar el trono del cielo por el pesebre, y la compañía de los ángeles que le adoraban por la de las bestias del establo. La presunción y el orgullo humanos quedan reprendidos en su presencia. 

Sin embargo, aquello no fue sino el comienzo de su maravillosa condescendencia. Habría sido una humillación casi infinita para el Hijo de Dios revertirse de la naturaleza humana, aún cuando Adán poseía la inocencia del Edén.  Pero Jesús aceptó la humanidad cuando la especie se hallaba debilitada por cuatro mil años de pecado.

Como cualquier hijo de Adán, aceptó los efectos de la gran ley de la herencia. Y la historia de sus antepasados terrenales demuestra cuales eran aquellos defectos. Más El vino con una herencia tal para compartir nuestras penas y tentaciones, y darnos el ejemplo de una vida sin pecado. (DTG-32)

Continúa en parte 61

 

Read Full Post »

FE Y OBRAS–parte 50-

“SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS”(Heb.11:6)-“LA FE SIN OBRAS ES MUERTA” (Sant.2:20)

EL HOMBRE PUEDE SER TAN PURO EN SU ESFERA COMO DIOS EN LA SUYA

LA JUSTICIA DE CRISTO HACE POSIBLE LA OBEDIENCIA

Era imposible que el pecador guardara la Ley de Dios, que era santa, justa y buena; pero esta imposibilidad fue eliminada por la imputación de la justicia de Cristo al alma arrepentida y creyente. La vida y muerte de Cristo en beneficio del hombre pecador tuvieron el propósito de restaurarlo a favor de Dios impartiéndole la justicia que satisfaría los requerimientos de la Ley y hallaría aceptación ante el Padre.

Pero siempre es el propósito de Satanás invalidar la Ley de Dios y tergiversar el verdadero significado del plan de salvación. En consecuencia, ha originado la falsedad de que el sacrificio de Cristo en la cruz del Calvario tenía el propósito de liberar a los hombres de la obligación de guardar los mandamientos de Dios.  Ha introducido en el mundo el engaño de que Dios ha abolido su constitución, desechado su norma moral, y anulado su Ley santa y perfecta.

 Si El hubiera hecho ésto, ¡qué terrible precio habría pagado el Cielo! En vez de proclamar la abolición de la Ley, la cruz del Calvario proclama con sonido de trueno su inmutabilidad y carácter eterno. Si la Ley hubiera podido ser abolida, y mantenido el gobierno del cielo y la tierra y los innumerables mundos de Dios, Cristo no habría necesitado morir.  La muerte de Cristo iba a resolver para siempre el interrogante acerca de la validez de la Ley de Jehová. 

Habiendo sufrido la completa penalidad por un mundo culpable, Jesús se constituyó en Mediador entre Dios y el hombre,(1 Tim.2:5) a fin de restaurar para el alma penitente el favor de Dios al proporcionarle la gracia de guardar la Ley del Altísimo.  Cristo no vino a abrogar la Ley o los profetas, sino a cumplirlos hasta en la última letra (Mateo 5:18). 

La expiación del Calvario vindicó la Ley de Dios como santa, justa y verdadera, no solamente ante el mundo caído sino también ante el cielo y ante los mundos no caídos.  Cristo vino a magnificar la Ley y engrandecerla.

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: