Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 julio 2012

RESCATE DESDE EL ORION – LA ESPERANZA DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO-parte 13-

SEÑALES DE LA SEGUNDA VENIDA-parte 9-

¿PARA QUE VENDRÁ JESÚS?-parte2-

2.     JESÚS VENDRÁ PARA LIBRARNOS DE LA INJUSTICIA Y EL PECADO

El plan de salvación, del cual Cristo es ejecutor, tiene el propósito de neutralizar por completo todas las consecuencias del pecado.  Desde la muerte del justo Abel, el hombre ha tenido que soportar la injusticia.  A menudo se ha escuchado el clamor de hombres y mujeres que exclaman: ¡Hasta cuándo, Señor!

¿Hasta cuándo continuarán rodando las lágrimas de las víctimas de este mundo? ¿Hasta cuándo continuará la angustia de los pobres y los oprimidos?

Millones de personas en África, Medio oriente, el sur de Asia y Latinoamérica son refugiados que necesitan protección y ayuda. Millones de personas pasan hambre, no obstante, dentro de esos países azotados por el hambre, algunos ciudadanos comen caviar y viven una vida de lujos.

El pecado, ese virus de rebeldía y egoísmo que fue transmitido a Adán, es la razón de toda la injusticia. Por eso sólo Jesús puede darnos la fortaleza para vencer la maldad y enfrentar la injusticia, y sólo su segunda venida provee la esperanza de un mundo mejor.

La certeza de que terminará la injusticia reposa en la verdad concerniente al juicio de Dios en ocasión de la segunda venida.  Son muchos los pasajes concernientes al tema.  Leamos un par:

“Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos” (Mateo 25:31-32; lea hasta el versículo 46).

El apóstol Pablo instó a Timoteo con las palabras: “Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino” (2 Timoteo 4:1). Nadie dejará de ser juzgado: “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo” (2 Corintios 5:10).

La verdadera justicia es muy difícil de encontrar en este mundo por causa del pecado que contamina nuestras mejores intenciones.  “No hay justo, ni aún uno” dice Romanos 3:10.  Hasta que el pecado sea extirpado por completo de lo más profundo de nuestra naturaleza, continuarán los problemas de la injusticia, la desigualdad y el egoísmo.  Hablando de resurrección de los muertos Pablo nos dice: “Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción. Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder” (1 Corintios 15:42-43).

Todo el universo debe llegar a comprender los verdaderos resultados de la rebelión satánica.  La tierra y sus habitantes han sido objeto de los terribles efectos del pecado durante largos siglos,  pero pronto, todo este sufrimiento quedará atrás. El planeta será renovado y todos aquellos que lo deseen podrán entrar en comunión con Dios y disfrutar del gozo de la eternidad. El pecado eliminado y no volverá a manifestarse.

3. JESUS VENDRÁ PARA REINAR

Continúa en parte 14

Read Full Post »

RESCATE DESDE EL ORION – LA ESPERANZA DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO-parte 12-

SEÑALES DE LA SEGUNDA VENIDA-parte 8-

¿PARA QUE VENDRÁ JESÚS?-parte 1-

1.       JESÚS VENDRÁ A LIBRARNOS DE LA MUERTE  

Cristo obtuvo la victoria decisiva en el Calvario; su muerte y su resurrección hicieron posible que todo ser humano que desee, pueda escapar de las garras del pecado y de Satanás.  Nadie puede cerrar la puerta de la salvación que el abrió.  Pero el conflicto no concluirá hasta que Satanás y la muerte sean eliminados por completo.

La muerte es la peor intrusa en la experiencia humana. Arrebata a seres amados, trastoca hermosos planes, concluye amistades, convierte a niños felices en huérfanos y a cónyuges en viudos y viudas desconsolados.  La segunda venida de Cristo cambiará todo ésto.

Leamos como lo explica Pablo:

“Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.  Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia.  Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte…” (1 Corintios 15:22-26).

El apóstol continúa describiendo la segunda venida: “En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados” (vers. 52).

La segunda venida será la celebración más gloriosa de la vida que jamás se haya visto. “Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria” (vers. 54).

Pero el problema de la muerte también incluye las reacciones equivocadas y las creencias erróneas que giran en torno al tema.  La doctrina de la segunda venida aclara que la vida es un don de Dios. El hombre no tiene vida en sí mismo.  Dios es el “único que tiene inmortalidad” (1 Timoteo 6:16), y sólo el que “tiene al Hijo, tiene la vida” (1 Juan 5:12).

Los que mueren no van ni a la gloria ni al infierno en el momento de su muerte.  Solo duermen hasta el momento cuando la trompeta de Dios los despierte en ocasión de la segunda venida.  Lea sobre el estado de los muertos en Eclesiastés 9:5-6, 10 y en Job 14:10-15.  La resurrección de los muertos destruye así una serie de falsos esquemas que se basan en la inmortalidad del alma.  El espiritismo y la santería se revelan como lo que son: engaños de aquel que dijo la primera mentira: “No moriréis” (Génesis 3:4).  No hay muertos ni espíritus a quienes consultar: sólo demonios.

La única esperanza de vida después de la muerte se encuentra en la victoria de Jesús y en la resurrección que se efectuará cuando EL venga.

2.       JESÚS VENDRÁ PARA LIBRARNOS DE LA INJUSTICIA Y EL PECADO

Continúa en parte 13

 

 

 

Read Full Post »

RESCATE DESDE EL ORION – LA ESPERANZA DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO-parte 11-

SEÑALES DE LA SEGUNDA VENIDA-parte 7-

COMO VENDRÁ JESÚS -parte 5-

UNA GUERRA UNIVERSAL-parte 3-

Una de las historias famosas del Antiguo Testamento ilustra en forma precisa la batalla entre Cristo y Satanás.  Uno de sus protagonistas fue un filisteo de unos tres metros (9 pies) de altura. Este se paró en medio del valle de Ela y lanzó un desafío al ejército de Dios. “Escoged de entre vosotros –dijo el temible guerrero- un hombre que venga contra mí. Si el pudiere pelear conmigo, y me venciere, nosotros seremos vuestros siervos; y si yo pudiere más que él, y lo venciere, vosotros seréis nuestros siervos” (1 Samuel 17:8-9). Ya conocemos el resto del relato.  ¿Recuerda a David y su victoria sobre Goliat? ¿Cómo el resultado de su encuentro decidió la batalla entre los dos ejércitos?

Algo similar sucedió en el Calvario.  Allí se enfrentaron los campeones del bien y del mal.  El gigante del pecado lanzó un desafío al universo y a Dios. No hay uno a quien yo no pueda vencer, no hay un hombre a quien yo no haga pecar.  La raza caída permanecerá caída.  En este planeta, yo soy el príncipe.

Dios envió a un Hombre, a su Hijo.  “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Satanás con sus terribles armas de siempre: el engaño, el abuso, el desánimo, la muerte.  Jesucristo, consustanciado con la carne humana, físicamente débil, con su única arma: el amor más profundo que el universo ha conocido.  Génesis 3:15 cobró vida.  El gigante, la serpiente antigua, crujió sus dientes y se abalanzó sobre el Hijo de Dios, el Cordero. Lo mordió, lo hizo sufrir con el terrible dolor de la maldición del pecado; pero Jesús confió, amó y venció.

¡Qué batalla aquella! Hasta la naturaleza no pudo ocultar el poder desencadenado en aquella colina de Jerusalén. Se oscureció el sol. Hubo relámpagos y truenos.

En el sepulcro los romanos pusieron una guardia de 100 hombres, Satanás puso una de miles de demonios.  Pero al tercer día tembló la tierra.  Todas las huestes del enemigo no pudieron contener el poder de Aquel que estaba adentro.  En un instante deslumbrador cayeron por el suelo los soldados. Se había levantado el Príncipe de la vida y había cambiado para siempre el destino del hombre.

(leer sobre la resurrección en Mateo 28; Marcos 16; Lucas 24, y Juan 20).

¿PARA QUE VENDRÁ JESÚS?

1.       JESÚS VENDRÁ A LIBRARNOS DE LA MUERTE     

Continúa en parte 12

Read Full Post »

RESCATE DESDE EL ORION – LA ESPERANZA DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO-parte 10-

SEÑALES DE LA SEGUNDA VENIDA-parte 6-

COMO VENDRÁ JESÚS -parte 4-

UNA GUERRA UNIVERSAL-parte 2-

Pero también Adán y Eva recibieron una promesa.  Una segunda y gloriosa oportunidad.  El Creador no los abandonó a la merced del intruso, el enemigo.  La lucha apenas había comenzado. “Ya nos arreglaremos las cuentas”, le dijo Dios a Satanás, y la tierra y la humanidad, sin quererlo, se convirtieron en el campo de batalla del universo.  

La Biblia habla de este gran conflicto en las palabras del apóstol Juan:

“Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel (Jesús) y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles…la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él” (Apoc.12:7-9).

Como si presentara los actos de un descomunal drama, la Biblia revela el enfrentamiento entre las fuerzas del bien y el mal en la historia de sus personajes. En la vida de Adán, Enoc, Abrahán, Jacob, Moisés, Sansón y David se perciben los fragores de la gran batalla espiritual.  En sus decisiones, sus luchas y sus fracasos aprendemos acerca de un Dios paciente, de una naturaleza humana débil, y de un enemigo artero y persistente.

Pero es en el recuento de la vida y el ministerio del Hijo de Dios, donde leemos sobre el enfrentamiento más recio de todos.  Satanás trato de matarlo cuando era apenas una criatura por medio de Herodes; trato de hacerlo desistir de su ministerio redentor en el desierto de la tentación, y se le enfrentó vez tras vez en la persona de los ángeles caídos que aprisionaban a pobres seres humanos que clamaban por liberación.

Ante Jesucristo huyeron los demonios, legiones de ellos. Uno de ellos preguntó: “¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te conjuro por Dios que no me atormentes. Porque le decía: Sal de este hombre, espíritu inmundo” (Marcos 5:7-8).  Esta era una evidencia de la batalla invisible, pero no menos real. Un poderoso guerrero ante quien los enemigos tiemblan, ése era y es Jesús. Vino al terreno usurpado por Satanás para rescatar a la raza humana del pecado y sus consecuencias, y tuvo que luchar paso a paso por nuestra redención.

Este choque entre potencias cósmicas tuvo su desenlace en un monte en las afueras de Jerusalén.  Allí Satanás trató con toda su furia de aniquilar al Salvador.  Logró que muriera, pero no pudo mantenerlo en la tumba.  Es más, la muerte del Señor significó la derrota de Satanás. “Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre” (Hebreos 2:14-15).

Cristo vino como el segundo Adán para vencer donde nuestros primeros padres fracasaron.  Para arrebatarle al diablo el señorío de este planeta y de la raza humana.  Al venir como hombre, al vivir una vida perfecta, podía entregar su vida en el Calvario como pago suficiente por todos nuestros pecados (Ver Romanos 6:23).  

Continúa en parte 11

Read Full Post »

RESCATE DESDE EL ORION – LA ESPERANZA DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO-parte 9-

SEÑALES DE LA SEGUNDA VENIDA-parte 5-

COMO VENDRÁ JESÚS -parte 3-

3. SERÁ GLORIOSA-parte 2-

Jesús vendrá acompañado de un ejército glorioso.  El libro de Judas cita una antigua profecía de Enoc: “He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares” (Judas 14) (leer hasta vers.19). Pero no será este ejército el que determinará la derrota completa de Satanás. El poder que creó el universo hará la extraña obra de destrucción.  La misma voz que llamó a la vida a nuestro planeta, con su topografía, fauna y flora, producirá una destrucción que no podría ser imitada por todas las bombas atómicas.  El apóstol Pedro dice, primero refiriéndose a la ocasión y luego a la forma del evento:

“Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas…Esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán” (2 Pedro 3:10-12).

UNA GUERRA UNIVERSAL-parte 1-

La venida gloriosa de Cristo representa la culminación victoriosa de una guerra milenaria.  Según la Biblia, el destino hermoso de la humanidad fue malogrado por un enemigo.  Alguien intervino en el hermoso plan de Dios e introdujo un elemento extraño en la mente y el carácter de la primera pareja: el pecado.

En el capítulo 3 de Génesis se encuentra la explicación primaria de todos los males de la humanidad. Allí dos seres majestuosos, felices, creados a la imagen de un Dios benévolo, fueron engañados por un ser rebelde y astuto.  Cuando Adán y Eva comieron del fruto prohibido, poniendo su confianza en el intruso y desplazando su lealtad del Creador  a otra criatura, iniciaron una serie de cambios que afectaron el destino del mundo y la suerte de todo el universe.

Se trastornaron las relaciones entre Adán y Eva, y entre ellos y Dios.  Tuvieron que vestirse porque ya su mente no era limpia, y tuvieron que esconderse porque ahora desconfiaban de Dios mismo.

Con tristeza el Señor anunció las consecuencias de la traición, pero comenzó su terrible proclamación con palabras de esperanza. Se dirigió al verdadero culpable, a Satanás, y le dijo: “Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú la herirás en el calcañar” (Génesis 3:15).  Luego se refirió a otras consecuencias del pecado. Para la mujer, dolor en el parto, subordinación al hombre.  Para el hombre y también la humanidad, “maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida.  Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo.  Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás” (Génesis 3:17-19).

Estas fueron las consecuencias del pecado: la separación entre Dios y el hombre; la desconfianza, el egoísmo, la infelicidad; el dolor de luchar en medio de una naturaleza también disminuida por el pecado, y finalmente la muerte.    

Continúa en parte 10

 

Read Full Post »

RESCATE DESDE EL ORION – LA ESPERANZA DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO-parte 8-

SEÑALES DE LA SEGUNDA VENIDA-parte 4-

COMO VENDRÁ JESÚS -parte 2-

La palabra griega parousía, que se utilizó para referirse a la segunda venida en los manuscritos originales, significa una aparición personal, visible  y gloriosa.  Jesucristo nunca describió su retorno de otra forma. Dejemos que sea la Palabra la que hable:

“Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será la venida del Hijo del Hombre…

“Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria” (Mateo 24:30).

El Apocalipsis también acentúa la visibilidad del magno evento: “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí amén” (Apoc.1:7).

No temamos que la segunda venida sea un evento reservado para algunos privilegiados, que pase inadvertido para la mayoría.  La Biblia nos asegura que será imposible ignorar la venida gloriosa del Hijo del Hombre.

2. SERÁ AUDIBLE

La magnitud de la segunda venida no impactará solamente nuestro sentido de la vista, sino también nuestra capacidad auditiva.

“Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero” (1 Tes.4:16).

Otras versiones dicen que el Señor vendrá con “clamor”. Lo que es indudable es el poder extraordinario de la voz de Dios.  Será tan penetrante que incluso los santos muertos la oirán.  Entrará hasta los sepulcros más profundos con su mensaje de victoria sobre el pecado y la muerte.  Así lo describe también el apóstol Pablo. “En un momento, en un abrir  y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta; y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados” (1 Corintios 15:52).

¿Qué escucharemos entonces? Todo el planeta será inundado con los sonidos más poderosos alguna vez escuchados.  Se oirá la voz de Dios, descrita en otro pasaje como el sonido de muchas aguas (Apoc.1:15); se escuchará el clarín de una trompeta sobrenatural que sacudirá hasta los sepulcros. No hay espectáculo humano capaz de rivalizar con la magnitud del regreso del Creador de este  planeta cuando venga a reclamar a su creación perdida.

3. SERÁ GLORIOSA-parte 1-

Otros detalles sobresalientes acerca de la venida del Señor nos dan una idea certera de su forma.  Jesús no vendrá solo esta vez, a compartir la suerte de los seres humanos que lo rechazaron y condenaron.  Su venida será la de un general triunfante.  De manera en parte simbólica y muy significativa, el Apocalipsis lo describe como el jinete del caballo blanco.

“Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea.  Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino el mismo.  Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco  y limpio, le seguían en caballos blancos…Y en sus vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES” (Apoc.19:11-16).

Continúa en parte 9

 

Read Full Post »

RESCATE DESDE EL ORION – LA ESPERANZA DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO-parte 7-

SEÑALES DE LA SEGUNDA VENIDA-parte 3-

4. SEÑALES EN EL MUNDO RELIGIOSO-parte 2-

Hablando del pueblo de Dios que será testigo de la Segunda Venida, la profecía señala que ellos “guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo” (Apocalipsis 12:17). El mensaje divino que ha de ser proclamado antes del derramamiento de las siete postreras plagas es “El Evangelio Eterno” y llama a temer a Dios y darle honra, “porque la hora de su juicio ha llegado –y continúa-; y adorad a aquel que hizo el cielo  y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas” (lea Apocalipsis 14:6-12).

Es indudable que los hijos fieles de Dios se aferrarán a las grandes verdades eternas de la Biblia: El Evangelio, los Diez Mandamientos, el juicio final y el reconocimiento de Dios como Creador. En estos días finales son especialmente atinadas las palabras de Jesús cuando dijo: “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mi” (Juan 5:39).

Todas estas señales: guerras, enfermedades, hambre, inmoralidad, engaños religiosos, nos describen un cuadro sombrío y confuso.  ¿Qué nos dice todo ésto? ¿Qué haremos?

A veces pareciera que los seres humanos somos pasajeros en una enorme montaña rusa y que muchos prefieren mantener los ojos cerrados para esperar que pase todo.  Sabemos que vivimos en un mundo sacudido por cataclismos naturales y problemas insolubles.  Nuestro planeta entero está enfermo y con dolores, y el hombre se muestra miserablemente incapaz de alterar su rumbo.  Nos enorgullecemos de tecnologías, instituciones y programas sociales, pero todos en el fondo sabemos que hay fuerzas superiores que nos arrastran a una confrontación con nuestro verdadero destino. La Biblia nos asegura que esta condición actual de nuestro mundo está anunciando la pronta intervención de Dios en nuestra historia.  ¿Nos mantendremos ciegos ante las señales, o haremos esfuerzos por abrir los ojos y prepararnos?

COMO VENDRÁ JESÚS -parte 1-

Durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Douglas MacArthur se vio obligado a retirarse de las Filipinas bajo el ataque de los japoneses, antes de irse hizo una promesa solemne: “Regresaré”. Y así lo hizo. No en secreto.  Sus fuerzas navales y militares, en forma arrolladora fueron conquistando isla tras isla de manos del enemigo, hasta que todas fueron liberadas.

¿Cómo será la misión de Jesús para liberar a este planeta de las garras opresoras del pecado y de Satanás? ¿Será una misión secreta, o  una gloriosa cruzada de liberación? ¿Qué nos dice la Biblia? Veamos algunas características de este magno evento.

1.       SU VENIDA SERÁ VISIBLE

Jesucristo describió su venida como un evento público y extraordinario, nada que se aproxime a una venida espiritual o secreta.

Cuando llegó el momento de trasladarse al cielo, Jesús  reunió a sus discípulos y les habló brevemente sobre la promesa del poder que les sería impartido por el Espíritu Santo.  He aquí lo que sucedió después:

“Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿Por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo” (Hechos 1:9-11).

Continúa en parte 8

 

Read Full Post »

Older Posts »