Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.09-Jesús vendrá acompañado de un ejército glorioso.El libro de Judas cita una antigua profecía de Enoc:“He aquí,vino el Señor con sus santas decenas de millares” (Judas 14 hasta vers.19).’ Category

RESCATE DESDE EL ORION – LA ESPERANZA DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO-parte 9-

SEÑALES DE LA SEGUNDA VENIDA-parte 5-

COMO VENDRÁ JESÚS -parte 3-

3. SERÁ GLORIOSA-parte 2-

Jesús vendrá acompañado de un ejército glorioso.  El libro de Judas cita una antigua profecía de Enoc: “He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares” (Judas 14) (leer hasta vers.19). Pero no será este ejército el que determinará la derrota completa de Satanás. El poder que creó el universo hará la extraña obra de destrucción.  La misma voz que llamó a la vida a nuestro planeta, con su topografía, fauna y flora, producirá una destrucción que no podría ser imitada por todas las bombas atómicas.  El apóstol Pedro dice, primero refiriéndose a la ocasión y luego a la forma del evento:

“Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas…Esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán” (2 Pedro 3:10-12).

UNA GUERRA UNIVERSAL-parte 1-

La venida gloriosa de Cristo representa la culminación victoriosa de una guerra milenaria.  Según la Biblia, el destino hermoso de la humanidad fue malogrado por un enemigo.  Alguien intervino en el hermoso plan de Dios e introdujo un elemento extraño en la mente y el carácter de la primera pareja: el pecado.

En el capítulo 3 de Génesis se encuentra la explicación primaria de todos los males de la humanidad. Allí dos seres majestuosos, felices, creados a la imagen de un Dios benévolo, fueron engañados por un ser rebelde y astuto.  Cuando Adán y Eva comieron del fruto prohibido, poniendo su confianza en el intruso y desplazando su lealtad del Creador  a otra criatura, iniciaron una serie de cambios que afectaron el destino del mundo y la suerte de todo el universe.

Se trastornaron las relaciones entre Adán y Eva, y entre ellos y Dios.  Tuvieron que vestirse porque ya su mente no era limpia, y tuvieron que esconderse porque ahora desconfiaban de Dios mismo.

Con tristeza el Señor anunció las consecuencias de la traición, pero comenzó su terrible proclamación con palabras de esperanza. Se dirigió al verdadero culpable, a Satanás, y le dijo: “Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú la herirás en el calcañar” (Génesis 3:15).  Luego se refirió a otras consecuencias del pecado. Para la mujer, dolor en el parto, subordinación al hombre.  Para el hombre y también la humanidad, “maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida.  Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo.  Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás” (Génesis 3:17-19).

Estas fueron las consecuencias del pecado: la separación entre Dios y el hombre; la desconfianza, el egoísmo, la infelicidad; el dolor de luchar en medio de una naturaleza también disminuida por el pecado, y finalmente la muerte.    

Continúa en parte 10

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: