Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Exodo 20:8-11’

EL GRAN YO SOY- MENSAJES DE DIOS-”SANTIFÍCALOS EN TU VERDAD.TU PALABRA ES VERDAD”-JUAN 17:17-parte 41-

EL SABADO-Génesis 2:1-3; Exodo 20:8-11; Isaías 58:13, 14-

Génesis 2: 1-3

Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos.

Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo.

Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.

Exodo 20:8-11

Acuérdate del día de reposo para santificarlo.

Seis días trabajarás, y harás toda tu obra;

más el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas.

Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.

Isaías 58:13, 14

Si retrajeres del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo; y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras,

entonces te deleitarás en Jehová; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre; porque la boca de Jehová lo ha hablad

 

 

 

Read Full Post »

HISTORIA Y PROFECIA MUNDIAL-parte 4-

EL MENSAJE DEL PRIMER ANGEL

“TEMED A DIOS, Y DADLE GLORIA, PORQUE LA HORA DE SU JUICIO HA LLEGADO; Y ADORAD A AQUEL QUE HIZO EL CIELO Y LA TIERRA, EL MAR Y LAS FUENTES DE LAS AGUAS.”(Apoc.14:6-7)

El primer mensaje angelical nos anima a considerar que el juicio está sucediendo ahora en el cielo, ya que el tiempo presente, nombrado después de 1798 y antes del retorno de Cristo, coincide con el período en el cual el “juicio está sucediendo”. Además la humanidad está llamada a adorar a Dios, el Creador del cielo y de la tierra. Sin embargo, a pesar de este llamado, muchas personas creen en la teoría, hasta ahora no comprobada, de la evolución.   Dios hace conocer al hombre que la belleza, el orden y las maravillosas leyes de la naturaleza fueron creados por El y no se desarrollaron por accidente (vea Romanos 1:20-21). El recuerda al hombre que EL es el dador de todos lo bienes y que EL merece nuestro amor y nuestra adoración. Verdadero amor y adoración significa guardar su ley (los diez mandamientos registrados en Éxodo 20:1-17).“PUES ESTE ES EL AMOR DE DIOS, QUE GUARDEMOS SUS MANDAMIENTOS” Y “EL QUE APARTA SU OIDO PARA NO OÍR LA LEY, SU ORACION TAMBIÉN ES ABOMINABLE” (Juan 5:3; Prov. 28:9)                     

Uno de los mandamientos señala directamente a Dios como Creador. El cuarto mandamiento declara:   “ACUÉRDATE DEL SÁBADO PARA SANTIFICARLO….PORQUE EN SEIS DÍAS HIZO JEHOVÁ LOS CIELOS Y LA TIERRA, EL MAR, Y TODAS LAS COSAS QUE EN ELLOS HAY, Y REPOSO EN EL SÉPTIMO DÍA; POR TANTO, JEHOVÁ BENDIJO EL SÁBADO Y LO SANTIFICO.” (Exo.20:8-11)

EL SÁBADO, SELLO DE DIOS

El cuarto mandamiento es el único de entre los diez, que nos da EL NOMBRE, TITULO Y TERRITORIO del dador de la ley, y por El cual la autoridad de la ley fue dada. De este modo contiene el “sello de Dios”. El sábado no fue dado solamente al pueblo judío, sino que es una institución de la creación (Génesis 2:1-3). Este día es dado a los hombres para recordar una y otra vez, con agradecimiento y reverencia a su Creador. “ACUÉRDATE DEL SÁBADO PARA SANTIFICARLO”. La observancia del sábado es una señal de lealtad hacia el Dios verdadero.        “Y LES DI TAMBIÉN MIS DÍAS DE SÁBADO, PARA QUE FUESEN SEÑAL ENTRE MI Y ELLOS PARA QUE SUPIESEN QUE YO SOY JEHOVÁ QUE LOS SANTIFICO.” (Ezeq.20:12,20; Isaías 56:2; Exo.31:13-17)

El mandamiento del sábado se aplica a todos los cristianos y desde los tiempos antiguos fue guardado el sábado antes que el domingo. Jesús mismo explica la inmutabilidad de los diez mandamientos:

NO PENSEIS QUE HE VENIDO PARA ABROGAR LA LEY O LOS PROFETAS; NO HE VENIDO PARA ABROGAR, SINO PARA CUMPLIR. PORQUE DE CIERTO OS DIGO QUE HASTA QUE PASEN EL CIELO Y LA TIERRA, NI UNA JOTA NI UNA TILDE PASARA DE LA LEY, HASTA QUE TODO SE HAYA CUMPLIDO”. (Mateo 5:17-18)

Read Full Post »

SIGUIENDO A JESÚS –LECCIONES PARA MENORES-parte 7-

UN TIEMPO ESPECIAL CON JESÚS-parte 2-

¿CUAL ES EL SÉPTIMO DÍA DE LA SEMANA? (MIRA EN EL ALMANAQUE)

Otra razón por la que Jesús nos dio el sábado es porque así el tiene un tiempo para acercarse a nosotros.  Y así nosotros podemos conocerle mejor.

Tan pronto como Roberto llegaba a su casa de la escuela, salía para la casa de José en bicicleta todos los días.  Cuando alguna vez su papá quería llevar a Roberto a un juego de Beisbol o ayudarlo a construir algún modelo de avión, Roberto estaba muy ocupado en la casa de José.  Roberto nunca tenía tiempo para pasarlo con su papá. Antes que pasara mucho tiempo él se olvidó cuanto lo ayudaba su papá  y cuán divertido y cariñoso era.  Había momentos que se sentía solitario y amedrentado pues había olvidado cuán fuerte era su papá  y como podía protegerlo y contestar sus preguntas.

Cuando nosotros no tomamos un tiempo regularmente con Jesús tenemos la tendencia de olvidar que El nos ama.  No aprenderemos que alegre es estar con Jesús, no pensamos que El es la única persona que puede protegernos.

ÉXODO 31:13 (ultima parte)

“…vosotros………… mis días de reposo; porque es………… entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico”.

LA BIBLIA DICE QUE ESTE TIEMPO ESPECIAL COMIENZA Y TERMINA A CIERTA HORA:

LEVÍTICO 23:32 (ultima parte)

… de…………  ……  ……….. guardaréis vuestro sábado.

Este tiempo especial es de puesta del sol del viernes a la puesta del sol del sábado.

Aunque nuestros padres estén a nuestro lado todos los días, es un placer sacar un tiempo especial para estar juntos.  Así es con Jesús. Nosotros hacemos y aprendemos cosas especiales cuando tomamos tiempo para estar juntos en el sábado.  El desea que mantengamos nuestras mentes hacia El y lo que El nos enseña.  Tú podrías ver qué difícil es pensar en cosas espirituales mientras miramos televisión, o salimos de compras en sábado. Cuanto más tiempo pasemos con Jesús más veremos que grandioso amigo y Padre es Dios, y lo desearemos como nuestro amigo personal. Este tiempo apartado –el sábado- es muy importante para Dios pues El desea que seas su amigo.

Así que si Jesús nos ha dado el Sábado para recordarnos de su poder creativo y recreativo, con el fin de ayudarnos a conocerlo mejor, ¿cuáles son las cosas que nosotros debemos y no debemos hacer en el día sábado?

Marca con una < las cosas que podríamos hacer en Sábado.

Marca con una X las cosas que no deberíamos hacer en Sábado.

  • Ir a un juego de Beisbol.
  • Jugar con juegos electrónicos.
  • Ir a la Iglesia.
  • Escribir una carta a alguien con problemas.
  • Pasear por el campo.
  • Ayudar a alguien con problemas.
  • Ir a nadar.
  • Visitar a alguien que se siente solo/a.
  • Leer libros espirituales.
  • Oír música espiritual.
  • Mirar televisión.
  • Ir de compras.
  •  Ir a una fiesta.
  • Visitar a un enfermo.
  • Llevar a un amigo a la iglesia.
  • Hacer trabajos de la escuela.
  • Ir al parque de recreación.
  • Jugar juegos bíblicos.

LA BIBLIA DICE QUE EL SÁBADO SERÁ UN DÍA ESPECIAL CON JESÚS EN LA TIERRA NUEVA A TRAVÉS DE TODA LA ETERNIDAD:

-Continúa en parte 8-

 

 

Read Full Post »

SALUD PARA LAS NACIONES-parte 6-

EL DESCANSO DIVINO-parte 2-

UN DÍA DE GOZO, PAZ Y VERDADERO DESCANSO

Grandes bendiciones están incluidas en la observancia del Sábado, y Dios quiere que el Sábado sea para nosotros un día de gozo. Hubo gozo en la institución del Sábado.  Dios vio con satisfacción la obra de sus manos.  Todas las cosas que había hecho declaró ser “muy buenas” Génesis 1:31. El cielo y la tierra se llenaron de regocijo. “Cuando alaban todas las estrellas del alba.  Y se regocijaban todos los hijos de Dios?” (Job 38:7). Aunque el pecado llegó a este mundo para estropear su obra perfecta, Dios todavía nos da el Sábado como testigo que Uno, Omnipotente, Infinito en bondad y misericordia, creó todas las cosas. Nuestro Padre Celestial desea preservar el conocimiento de El por medio de la observancia del Sábado.  Desea que el Sábado dirija nuestras mentes a El como el verdadero y viviente Dios, y que por medio de su conocimiento tengamos vida y paz.

Dios bendijo y santificó el séptimo día porque descansó de toda su maravillosa obra de creación.  El día de reposo, Sábado, fue hecho para toda la humanidad, y Dios quiere que cese su labor durante ese día, así como El mismo descansó después de su obra de creación de seis días.

Al principio del cuarto mandamiento Dios dijo: “Acuérdate” El reclama un día que ha separado y Santificado. Se lo da al hombre como un día en que puede descansar del trabajo y dedicarse por entero al culto, a la contemplación de la naturaleza y a mejorar su condición espiritual.

La institución del Sábado y de la familia fueron dadas por Dios en el Edén. Como el Sábado es un recordativo de su poder creador, es el día sobre todos los otros en que deberíamos familiarizarnos con Dios a través de sus obras. Feliz la familia que puede dirigirse al lugar de culto el Sábado como Jesús y sus discípulos –a través de campos, por las orillas de un lago o por los huertos. Bienaventurado el padre o la madre que puede enseñar a sus hijos la palabra de Dios con ilustraciones de las páginas abiertas del libro de la naturaleza; que pueden reunirse bajo los verdes árboles, al aire libre, puro y fresco para estudiar la santa Palabra de Dios y cantar alabanzas al Padre celestial.

Por medio de esas asociaciones los padres pueden unir sus hijos a su corazón, y por consiguiente a Dios con lazos que no pueden romperse.

El Sábado es la señal distintiva entre Dios y su pueblo (Ezequiel 20:12 y 20). El Sábado nos invita a encontrar paz interna en Aquel que dijo: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados que yo os haré descansar” (Mateo 11:28).

Estimado lector, si aún no ha probado por usted mismo la bendición del reposo del Sábado, le animamos, de todo corazón, que lo haga, descubrirá cuanta paz trae al alma seguir los caminos del Señor.

¡DIOS LE BENDIGA!

Read Full Post »

SALUD PARA LAS NACIONES-parte 5-

EL DESCANSO DIVINO-parte 1-

“FUERON, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos. Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo, y lo santificó. Y bendijo Dios el día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación”. (Génesis 2:1-3)

Dios previó la necesidad de proveer un día de descanso para la humanidad y escogió el séptimo día de la semana, el Sábado.  Ese día es tan importante para El que lo incluyó como parte de los Diez Mandamientos.  El cuarto mandamiento dice:

“Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; más el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas.  Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó”. (Éxodo 20: 8-11)

Al recordar el Sábado, entramos en una comunión especial de reposo con Aquel que nos otorgó la vida. Al guardarlo, reconocemos que El es el dador de la vida y el verdadero Legislador.  El mandamiento del Sábado yace en el mismo corazón de la Ley más sublime de todas –Los Diez Mandamientos. Estos mandamientos son una expresión del carácter inmaculado de Dios.  Al guardarlos, por la gracia de Dios, progresivamente llegamos a ser más semejantes a nuestro hacedor en pensamientos y sentimientos.

Tan importante es esta obra para el desarrollo del carácter, que Dios apartó el séptimo día Sábado, como un día especial de santificación para El. La Biblia dice: …En verdad vosotros guardaréis mis días de reposo porque es señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico”. (Éxodo 31:13)

Cuando Dios santificó el Sábado (ver Génesis 2:1-3), lo estableció como señal de su poder para santificarnos (apartarnos para El). Dios estableció el Sábado como recordativo de su poder creador y es también una señal que nos alienta, porque de la misma manera, por medio de ese mismo poder puede crearnos. De todos los días de la semana, es el séptimo día, Sábado, el que nos recuerda que podemos ser investidos por el Espíritu Santo para vivir una vida nueva.  Dios promete santificar a todos los que escogen honrarlo guardando su santo Sábado.

Entonces ¿cómo podemos santificar el Sábado? En primer lugar, aceptando al Señor del Sábado (Jesús) como nuestro Salvador personal (Marcos 2:27-28). Luego dejando de lado nuestras ocupaciones comunes de cada día, utilizaremos las horas sagradas del Sábado para estrechar nuestra comunión con nuestro Creador.

“Si retrajeres del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras, entonces te deleitarás en el Señor; y yo te hare subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre; porque la boca de Jehová lo ha hablado”. (Isaías 58:13, 14)

El Sábado es la oportunidad perfecta para vencer el egoísmo al no buscar nuestra delicia propia, sino el cumplir la voluntad de quien nos hizo y nos redimió.  Es un día de especial consagración a Dios que debiera incluir hechos bondadosos, servicio desinteresado en bien de nuestro prójimo y compañerismo con el pueblo de Dios. Jesús nos ha dado un maravilloso ejemplo de cómo guardar el Sábado participando en cultos de adoración y alabanza y sanando toda clase de enfermedades del pueblo que venía a El.

UN DÍA DE GOZO, PAZ Y VERDADERO DESCANSO

-Continúa en parte 2-

 

 

Read Full Post »

CONFLICTO ENTRE EL BIEN Y EL MAL-parte 14-

DESCUBRIENDO UNA ADORACIÓN MÁS PROFUNDA-parte 4 

Esas leyes ceremoniales no estaban escritas en la roca, sino que estaban contenidas en estatutos, escritas en pergaminos.  La roca era para que perdurara, pero las ordenanzas que prefiguraban la muerte de Cristo cesarían al momento de su muerte.  Es por esta razón que no observamos hoy en día los sábados anuales de la pascua y de la gavilla mecida.

“Anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz….Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo.” (Colos.2:14; 16,17)

En el griego éste dice: “o de los sábados”. Hay solamente un sábado semanal; éste viene a nosotros desde la creación de este mundo y será guardado en la tierra nueva (Isaías 66:22-23). Pero los sábados anuales no comenzaron sino hasta Moisés.  Estos prefiguraban y explicaban la muerte venidera de Cristo hasta que ésta ocurriera; y, a su muerte, fueron clavados en la cruz.

Si las ordenanzas que contenían los sábados anuales no hubieran sido anuladas en el Calvario, tendríamos ahora que sacrificar animales en varias ocasiones durante el año.  Pero ahora NO tenemos que sacrificar corderos; porque Cristo, nuestro Cordero Pascual, ha sido sacrificado por nosotros.

“He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” –Juan 1:29

“..Porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros”- 1Cor.5:7

PUNTO NUMERO SEIS:

Los discípulos de Cristo guardaron fielmente el sábado bíblico, NO el domingo.  Los discípulos habían estado con Jesús por tres años y medio, y habían escuchado atentamente sus enseñanzas. Lo que ellos hicieron al tiempo de su muerte en el Calvario muestra lo que El les enseñó. La importancia sagrada del sábado del séptimo día era de tanta preocupación para ellos que ni siquiera prepararon el cuerpo de Jesús para ser sepultado apropiadamente el viernes, a menos que transgredieran el cuarto mandamiento.

“Y al atardecer, como era el día de la Preparación, es decir, la víspera del sábado…”     “Cuando pasó el sábado, María Magdalena, María madre de  Jacobo y Salomé compraron especias aromáticas para ir a ungirle. Y muy de mañana, el primer día de la semana, vinieron al sepulcro, ya salido el sol. Pero decían entre sí: ¿Quién nos removerá la piedra de la entrada del sepulcro? (Marcos 15:42; 16:1-3).  (Para una lectura más amplia acerca de esto, véase Lucas 23:53-24:2)   (Elena White)

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: