Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘bendiciones’

DOCTRINA DE LOS ACONTECIMIENTOS FINALES

LA TIERRA NUEVA. Creer en la doctrina de la Tierra Nueva produce muchos beneficios prácticos al cristiano. –quinta parte-

EL VALOR DE CREER EN UNA NUEVA CREACIÓN DA INCENTIVO PARA SOPORTAR.   Pablo renovaba su ánimo contemplando la gloria futura “Por tanto, no desmayemos….porque esta breve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria”  (2 Cor. 4: 16, 17).

PRODUCE EL GOZO Y LA SEGURIDAD DE UNA RECOMPENSA.  Cristo mismo dijo: “Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa” (1 Cor.3:14).

DA FUERZA PARA RESISTIR LA TENTACIÓN.  Moisés pudo apartarse de los placeres del pecado y de los “tesoros de los egipcios, porque tenía puesta la mirada en el galardón” (Heb.11:26).

PROVEE UNA VISLUMBRE DE LO QUE SERÁ EL CIELOLa recompensa del cristiano no está sólo en el futuro. Cristo mismo, mediante el Espíritu Santo, viene al cristiano y mora con él como una prenda o “arras” que garantiza las bendiciones futuras (2 Cor.1:22; 5:5;  Efe.1:14).  Cristo dice: “Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo” (Apoc.3:20). Y cuando Cristo viene,  siempre trae el cielo consigo.  La comunión con El, “es el cielo en la tierra, es el comienzo de la gloria, es la salvación anticipada”.

Meditemos en el cielo y triunfaremos en la tierra; meditemos en la tierra, y nada obtendremos.

REVELA EL CARÁCTER DE DIOS.  La forma como ahora vemos el mundo representa pobremente tanto el carácter de Dios como su plan original para este planeta.  El pecado ha dañado de tal manera los ecosistemas físicos de la tierra que muchos pueden imaginar escasamente una conexión entre este mundo y el paraíso presentado en Génesis 1 y 2.  Ahora una lucha constante caracteriza la vida.  Ni aún la vida del cristiano, que debe luchar con el mundo, la carne y el diablo, presenta con exactitud el plan original de Dios. En lo que Dios ha planeado para los redimidos –un mundo sin contaminación satánica,  un mundo en el cuál gobierna sólo el propósito de Dios—tenemos   una representación más verdadera de su carácter.

NOS ACERCA A DIOS.  Por último, la Biblia describe la nueva tierra con el fin de atraer al inconverso a Cristo. El verdadero propósito de Dios en dar a conocer lo que ha preparado para los que le aman, es sacar a las personas de su preocupación por este mundo, ayudarlas a discernir el valor del mundo futuro y darles una vislumbre de las cosas hermosas que ha preparado el corazón de amor del Padre.

NUEVA PARA SIEMPRE.  En este viejo planeta se dice con frecuencia que “todas las cosas buenas se tienen que terminar”.  Lo mejor de las buenas noticias relacionadas con la Tierra Nueva es que nunca tendrán fin.

“LOS REINOS DEL MUNDO HAN VENIDO A SER DE NUESTRO SEÑOR Y SU CRISTO; Y EL REINARÁ POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS”. (Apoc.11:15;   Dan.2:44).

Read Full Post »

CRISTO EN SU SANTUARIO-parte 19-

NUESTRO SUMO SACERDOTE

SE ABRE OTRA PUERTA

“Estas cosas dice el que es Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra  y ninguno abre:  Yo conozco tus obras: he aquí he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar…” (Apocalipsis 3:7, 8).

Los que por fe siguen a Jesús en su gran obra de expiación, reciben los beneficios de su acción mediadora, mientras que los que rechazan la luz que pone en evidencia este ministerio, no reciben beneficio alguno. Los judíos que rechazaron la luz concedida en ocasión del primer advenimiento de Cristo, y se negaron a creer en El como Salvador del mundo, no podían ser perdonados por su intermedio. Cuando después de la ascensión Jesús entró por medio de su propia sangre en el Santuario Celestial para derramar sobre sus discípulos las bendiciones de su mediación, los judíos quedaron en completa oscuridad y siguieron presentando sacrificios y ofrendas inútiles. Había cesado el ministerio de los símbolos y sombras. 

La puerta por la cual los hombres habían encontrado antes acceso a Dios, ya no estaba abierta.  Los judíos se habían negado a buscarlo de la sola manera como podía ser encontrado entonces: por el sacerdocio en el Santuario del Cielo.  No tenían, por consiguiente, comunión con Dios. La puerta estaba cerrada para ellos. No conocían a Cristo como el verdadero sacrificio y el único Mediador ante Dios; de ahí que no pudieran recibir los beneficios de su mediación.

La condición de los judíos ilustra el estado de los indiferentes e incrédulos entre los profesos cristianos que desconocen voluntariamente la obra de nuestro misericordioso Sumo Sacerdote.  En el servicio típico, cuando el sumo sacerdote entraba en el lugar santísimo, todos los hijos de Israel debían reunirse cerca del santuario y humillar sus almas del modo más solemne ante Dios, a fin de recibir el perdón de sus pecados y no ser separados de la congregación. ¡Cuánto más esencial es que en nuestra época, de la cual el día de la expiación es un símbolo, comprendamos la obra de nuestro Sumo Sacerdote, y sepamos que deberes nos incumben!

EL RESULTADO DE RECHAZAR EL MENSAJE

Los hombres no pueden rechazar impunemente los avisos que Dios, en su misericordia, les envía.  Un mensaje fue enviado del cielo al mundo en tiempos de Noé, y la salvación de los hombres dependía de la manera como ellos aceptaban ese mensaje.  Por el hecho de que la raza humana, pecadora, había rechazado la amonestación, el Espíritu de Dios se retiró de ella y pereció en las aguas del diluvio.  En los días de Abrahán la misericordia dejó de alegar con los culpables de Sodoma, y todos, excepto Lot con su mujer y sus dos hijas, fueron consumidos por el fuego que descendió del cielo. 

Otro tanto sucedió en los días de Cristo. El Hijo de Dios declaró a los judíos incrédulos de aquella generación: “He aquí que vuestra casa os es dejada desierta” (Mateo 23:38). Al considerar los últimos días, el mismo Poder Infinito declara respecto de los que “no recibieron el amor de la verdad para ser salvos”: “Por ésto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira; a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia” (2 Tes.2:10-12). A medida que se rechazan las enseñanzas de su Palabra, Dios retira su Espíritu y deja a los hombres en brazos del engaño que tanto les gusta.

Pero Cristo intercede aún por el hombre, y se otorgará luz a los que la buscan.

-Continúa en parte 20-

Read Full Post »

FE Y OBRAS–parte 15-

“SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS”(Heb.11:6)-“LA FE SIN OBRAS ES MUERTA” (Sant.2:20)

LA VERDADERA NORMA DE SANTIDAD-imperdible-

UN ENGAÑO EXITOSO –parte 2-

Necesitamos cada día esclarecimiento divino; deberíamos orar como lo hizo David: “Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu Ley” (Sal.119:18). Dios tendrá un pueblo sobre la tierra que vindicará su honor al respetar todos sus mandamientos; y sus mandamientos no son penosos, no son un yugo de servidumbre.  David oró en sus días: “Tiempo es de actuar, oh Jehová, porque han invalidado tu Ley” (Sal.119:126).

Ninguno de nosotros puede permitirse deshonrar a Dios viviendo en transgresión de su Ley.  Descuidar la Biblia y entregarnos a la consecución de tesoros mundanales constituye una pérdida inestimable.

Sólo la eternidad ha de revelar el gran sacrificio que muchos han realizado para obtener honor mundanal y comodidades terrenales al precio de la pérdida del alma, la pérdida de riquezas eternales.  Pudieron haber tenido esa vida que se mide con la vida de Dios; pues Jesús murió a fin de poner a su alcance las bendiciones y los tesoros del cielo, para que pudieran no ser considerados pobres, desventurados y miserables en la elevada estimación de la eternidad.

NADIE QUE QUEBRANTE LOS MANDAMIENTOS ENTRARA

Nadie que haya recibido la luz de la verdad y quebrante los mandamientos entrará en la ciudad de Dios.  Su Ley constituye el fundamento de su gobierno en la tierra y en el cielo. Los que conscientemente hayan pisoteado y despreciado su Ley en la tierra no serán llevados al cielo para que allí hagan la misma obra; no se producirá un cambio de carácter cuando Cristo venga.

La edificación del carácter ha de proseguir durante las horas de prueba.  Día tras día nuestras acciones son registradas en los libros del cielo, y en el gran día de Dios seremos recompensados según hayan sido nuestras obras.  Entonces se verá quien recibe la bendición. “Bienaventurados los que guardan sus mandamientos, para que su potencia sea en el árbol de la vida, y que entren por las puertas en la ciudad” (Apoc.22:14). Versión Reina-Valera de 1909.

Los que se levantan contra la Ley de Dios están en guerra contra Dios mismo; y muchos que están llenos de la mayor amargura contra el pueblo de Dios que guarda sus mandamientos, hacen la más aparatosa ostentación de vivir vidas santas e inmaculadas.  Esto puede explicarse solamente de una manera: no tienen espejo en el cual mirarse para descubrir la deformidad de sus caracteres.  Ni José, ni Daniel ni ninguno de los apóstoles pretendieron ser impecables. 

Los hombres que han vivido más cerca de Dios, los hombres que habrían sacrificado la vida misma antes que pecar deliberadamente contra El, los hombres a quienes Dios ha honrado con luz y poder divinos, se han reconocido a sí mismos como pecadores, indignos de sus grandes mercedes.  Han sentido su debilidad y, pesarosos por sus pecados, han tratado de imitar al modelo: Cristo Jesús.   (Elena White)

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: