Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘2.05-LA VIDA, MUERTE Y RESURR. DE CRISTO– ¿la primera muerte, la segunda muerte? -quinta parte-’ Category

DOCTRINA DE LA SALVACION

CRISTO, EL REPRESENTANTE DE LA HUMANIDAD. Tanto Adán como Cristo,el postrer Adán”  o  “el segundo hombre” (1 Cor.15: 45, 47), representan a toda la humanidad. Por una parte el nacimiento natural coloca sobre todo individuo la carga de los resultados de la transgresión de Adán; por otra parte todo aquél que experimenta el nacimiento espiritual, recibe los beneficios de la vida y sacrificio perfectos de Cristo. “Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados” (1 Cor.15:22).

La rebelión de Adán trajo el pecado, la condenación y la muerte para todos sus descendientes. Cristo invirtió esa tendencia descendiente. En su gran amor, se sujetó a sí mismo al juicio divino sobre el pecado, y se convirtió en el representante de la humanidad. Su muerte vicaria proveyó la liberación de la penalidad del pecado, y el don de la vida eterna para los pecadores arrepentidos (2Cor. 5:21; Rom.6:23; 1Ped. 3:18).

La Escritura enseña con claridad la naturaleza universal de la muerte vicaria de Cristo. “Por la gracia de Dios”, gustó “la muerte por todos” (Heb.2:9).  Como Adán, todos pecaron (Rom.5:12),  y por lo tanto, todos experimentan la muerte, es decir, la primera muerte. La muerte que  Cristo gustó por todos fue la segunda muerte, la plena maldición de la muerte (Apoc.20:6).

LA VIDA Y LA SALVACIÓN DE CRISTO.   “Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida” (Rom.5:10). Para salvar el abismo excavado por el pecado, se requirió no sólo la muerte de Cristo, sino también su vida. Ambas son necesarias y contribuyen a nuestra salvación.

¿QUE PUEDE HACER POR NOSOTROS LA PERFECTA VIDA DE CRISTO?  Jesús vivió una vida pura, santa y amante, confiando completamente en Dios. Esta vida preciosa la comparte con los pecadores arrepentidos, en calidad de regalo. Su perfecto carácter es descrito como un vestido de bodas (Mat.22:11) o  un manto de justicia (Isa. 61:10) que nos concede para cubrir los trapos inmundos que simbolizan los intentos humanos de producir justicia (Isa. 64:6).

A pesar de nuestra corrupción humana, cuando nos sometemos a Cristo, nuestro corazón se une con su corazón, nuestra voluntad se sumerge en la suya, nuestra mente llega a ser una con su mente, nuestros pensamientos son puestos en cautividad a El; vivimos su vida. Estamos cubiertos con su vestidura de justicia. Cuando Dios mira al pecador creyente y penitente, no ve la desnudez o deformidad del pecado, sino el manto de justicia formado por la perfecta obediencia de Cristo a la ley. Nadie puede ser verdaderamente justo a menos que esté cubierto por este manto.

LA INSPIRACIÓN QUE PROVEE LA VIDA DE CRISTO.  La vida de Cristo en el mundo le proveyó a la humanidad un modelo de cómo vivir. El que fue hecho semejante a nosotros, y tentado en todo como nosotros, demostró que los que dependen del poder de Dios no necesitan continuar en pecado. La vida de Cristo provee la seguridad de que podemos vivir victoriosamente. 

“TODO LO PUEDO EN CRISTO QUE ME FORTALECE” (Fil.4:13).

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: