Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘rebeldia’

CONFLICTO ENTRE EL BIEN Y EL MAL-parte 7

EL ORIGEN DEL MAL Y DEL DOLOR-parte 6

EL ORIGEN DEL MAL Y DEL DOLOR –parte 6-

La rebeldía de Satanás, cual testimonio perpetuo de la naturaleza y de los resultados terribles del pecado, debía servir de lección al universo en todo el curso de las edades futuras. La obra del gobierno de Satanás, sus efectos sobre los hombres y los ángeles, harían patentes los resultados del desprecio por  la autoridad divina. Demostrarían que de la existencia del gobierno de Dios y de su ley depende el bienestar de todas las criaturas que El ha formado.  De este modo la historia del terrible experimento de la rebeldía, sería para todos los seres santos una salvaguardia eterna destinada a precaverlos contra todo engaño respecto a la índole de la trasgresión, y a guardarlos de cometer pecado y de sufrir el castigo consiguiente.

El gran usurpador siguió justificándose hasta el fin mismo de la controversia en el cielo. Cuando se dio a saber que, con todos sus secuaces, iba a ser expulsado de las moradas del cielo, el jefe rebelde declaró audazmente su desprecio por la ley del Creador.  Reiteró su aserto de que los ángeles no necesitaban sujeción, sino que debía dejárseles seguir su propia voluntad, que los dirigiría siempre bien. Denunció los estatutos divinos como restricción de su libertad y declaró que el objeto que él perseguía era asegurar la abolición de la ley para que, libres de esta traba, las huestes del cielo pudiesen alcanzar un grado de existencia más elevado y glorioso.

De común acuerdo Satanás y su hueste culparon a Cristo de su rebelión, declarando que si no hubiesen sido censurados, no se habrían rebelado. Así obstinados y arrogantes en su deslealtad, vanamente empeñados en trastornar el gobierno de Dios, al mismo tiempo que en son de blasfemia decían ser ellos mismos víctimas inocentes de un poder opresivo, el gran rebelde y todos sus secuaces fueron al fin echados del cielo.

El mismo espíritu que fomentara la rebelión en el cielo, continúa inspirándola en la tierra.  Satanás ha seguido con los hombres la misma política que siguiera con los ángeles.  Su espíritu impera ahora en los hijos de desobediencia.  Como él, tratan éstos de romper el freno de la ley de Dios, y prometen a los hombres la libertad mediante la transgresión de los preceptos de aquélla. La represión del pecado despierta aún el espíritu de odio y resistencia.  Cuando los mensajeros que Dios envía para amonestar tocan a la conciencia, Satanás induce a los hombres a que se justifiquen y a que busquen la simpatía de otros en su camino de pecado.  En lugar de enmendar sus errores, despiertan la indignación contra el que los reprende, como si éste fuera la única causa de la dificultad. Desde los días del justo Abel hasta los nuestros, tal ha sido el espíritu que se ha manifestado contra quienes osaron condenar el pecado.

Mediante la misma falsa representación del carácter de Dios que empleó en el cielo, para hacerle parecer severo y tiránico, Satanás indujo al hombre a pecar.  Y logrado ésto, declaró que las restricciones injustas de Dios habían sido causa de la caída del hombre, como lo habían sido de su propia rebeldía.

Pero el mismo Dios eterno da a conocer así su carácter:    “¡Jehová! ¡Jehová! Fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira y grande en misericordia y verdad; que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado”  (Exo.34:6,7).   (Elena White)

 

Read Full Post »

CONFLICTO ENTRE EL BIEN Y EL MAL-parte 5-

EL ORIGEN DEL MAL Y DEL DOLOR-parte 4-

EL ORIGEN DEL MAL Y DEL DOLOR –parte 4-

Satanás se empeñó en defender su proceder insistiendo en que no necesitaba arrepentirse, y se entregó de lleno al gran conflicto con su Hacedor. Desde entonces dedicó todo el poder de su gran inteligencia a la tarea de engañar, para asegurarse la simpatía de los ángeles que habían estado bajo sus órdenes.  Hasta el hecho de que Cristo le había prevenido y aconsejado fue desnaturalizado para servir a sus pérfidos designios.  A los que estaban más estrechamente ligados a él por el amor y la confianza, Satanás les hizo creer que había sido mal juzgado, que no se había respetado su posición y que se le quería coartar la libertad.  Después de haber así desnaturalizado las palabras de Cristo, pasó a prevaricar y a mentir descaradamente, acusando al Hijo de Dios de querer humillarlo ante los habitantes del cielo.

Además, trato de crear una situación falsa entre sí mismo y los ángeles aún leales.  Todos aquellos a quienes no pudo sobornar y atraer completamente a su lado, los acusó de indiferencia respecto a los intereses de los seres celestiales.  Acusó a los que permanecían fieles a Dios, de aquello mismo que estaba haciendo.  Y para sostener contra Dios la acusación de injusticia para con él, recurrió a una falsa presentación de las palabras y de los actos del Creador. 

Su política consistía en confundir a los ángeles con argumentos sutiles acerca de los designios de Dios.  Todo lo sencillo lo envolvía en misterio, y valiéndose de artera perversión, hacía nacer dudas respecto a las declaraciones más terminantes de Jehová.  Su posición elevada; y su estrecha relación con la administración divina, daban mayor fuerza a sus representaciones, y muchos ángeles fueron inducidos a unirse con él en su rebelión contra la autoridad celestial.

Dios permitió en su sabiduría que Satanás prosiguiese su obra hasta que el espíritu de desafecto se convirtiese en activa rebeldía. Era necesario que sus planes se desarrollaran por completo para que su naturaleza y sus tendencias quedaran a la vista de todos. Lucifer, como querubín ungido, había sido grandemente exaltado; era muy amado por los seres celestiales y ejercía poderosa influencia sobre ellos. El gobierno de Dios no incluía sólo los habitantes del cielo sino también a los de todos los mundos que El había creado; y Satanás pensó que si podía arrastrar a los ángeles del cielo en su rebeldía, podría arrastrar a los habitantes de los demás mundos.

Había presentado arteramente su manera de ver la cuestión valiéndose de sofismas y fraude para conseguir sus fines.  Tenía gran poder para engañar, y al usar su disfraz de mentira había obtenido una ventaja.  Ni aún los ángeles leales podían discernir plenamente su carácter ni ver adonde conducía su obra.

Satanás había sido tan altamente honrado, y todos sus actos estaban tan revestidos de misterio, que era difícil revelar a los ángeles la verdadera naturaleza de su obra. Antes de su completo desarrollo, el pecado no podía aparecer como el mal que era en realidad. Hasta entonces no había existido en el universo de Dios, y los seres santos no tenían idea de su naturaleza y malignidad. No podían ni entrever las terribles consecuencias que resultarían de poner a un lado la Ley de Dios.  (Elena White)

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 70-

 

CONTROVERSIA: POSITIVA Y NEGATIVA. Cuando los niños proceden mal y están llenos de rebeldía, y nos sentimos tentados de hablar y actuar ásperamente…  Al tratar bondadosa y tiernamente a los niños, recibiremos la bendición del Señor.–parte 2-

LAS CONTIENDAS CREAN PROBLEMAS: Como familia, podemos ser felices o desgraciados.  Esto depende de nosotros.  Nuestra propia conducta determinará el futuro. Ambos cónyuges necesitan suavizar las aristas de sus caracteres, y pronunciar sólo palabras de las que no tengan que avergonzarse en el día de Dios.

Pueden llegar a discutir acerca de cosas que no valen la pena, y como resultados de ello obtendrán problemas.  La senda de los rectos es la paz.  Es tan llana que el hombre humilde, temeroso de Dios, puede caminar por ella sin tropezar ni desviarse.

Es estrecha; pero los hombres de diferentes temperamentos pueden caminar lado a lado por ella, si solo siguen al Capitán de su Salvación.

LOS CASTIGOS Y LOS ENOJOS PRODUCEN REBELION: Las palabras ásperas y enojadas no son de origen celestial.  Renegar y regañar nunca ayudan.  Por el contrario despiertan los peores sentimientos en el corazón humano.  Cuando nuestros niños proceden mal y están llenos de rebeldía y nos sentimos tentados de hablar y actuar ásperamente, debemos esperar antes de corregirlos. 

Démosles una oportunidad de pensar y serenemos nuestros ánimos.  Al tratar bondadosa y tiernamente a nuestros niños, recibiremos la bendición del Señor.

LA PROXIMIDAD DE CRISTO PRODUCE UNIDAD: Lo que causa división y discordia en las familias es la separación de Cristo.  Acercarse a Cristo es acercarse unos a otros. El secreto de la verdadera unidad en la familia no estriba en la diplomacia ni en la administración, ni en esfuerzo sobrehumano para vencer las dificultades -aunque habrá que hacer mucho de ésto- sino en la unión con Cristo. 

Representémonos un círculo grande desde el cual parten muchas rayas hacia el centro, tanto más cerca están una de la otra. Así sucede en la vida cristiana.  Cuanto más nos acercamos a Cristo tanto más cerca estaremos uno del otro.  Dios queda glorificado cuando su pueblo se une en una acción armónica.

LA ARMONÍA ENTRE LOS PADRES ES ESENCIAL: Debe haber completa confianza entre los esposos.  Ambos deben hacer frente a sus responsabilidades.  Juntos deben trabajar por el mayor bien de sus hijos.  Jamás deben, en presencia de éstos criticar uno los planes del otro ni poner en tela de juicio el criterio del otro. 

Procure cuidadosamente la esposa no dificultarle al marido la obra que hace por los hijos.  Sostenga el marido, por su parte, a su esposa dándole prudente consejo y amoroso aliento.  (Elena White)

Continúa en parte 71

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: