Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘el dolor’

 AMPARO Y FORTALEZA-parte 2-

¿LE IMPORTA A DIOS CUANDO SUFRO?-parte 2-

¿POR QUE A MI?

Es natural preguntarnos “¿por qué a mí? “cuando el dolor y los problemas llegan a nuestra vida.  A menudo ésto parece muy injusto. ¿Por qué algunas personas parecen estar tan libres del dolor, mientras les ocurren cosas terribles a otras? ¿Por qué? ¿Por qué Dios parece obrar milagros para algunos y no para otros?

No existen respuestas totalmente satisfactorias a estas preguntas.  Debemos recordar, sin embargo, que finalmente el poder de hacer milagros – y la razón para hacerlos – permanece únicamente en las manos de Dios y sólo de Dios.  El ve todo el escenario de la historia de la humanidad, y hará todas las cosas correctamente.

Enfrentados con tales circunstancias, debemos confiar en el hecho de que, aún cuando no tengamos las respuestas, Dios las tiene. Podemos confiar en que cuando todos los problemas de la vida en esta tierra sean resueltos, sabremos que “…las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse” (Romanos 8:18).

Usted y yo debemos escoger entre Dios y Satanás. Y a fin de rebatir la acusación del diablo de que Dios nos forzó a seguirlo porque es más poderoso, el Señor debe asegurarse de que la elección que hagamos es por nosotros mismos, ésto significa elegir honesta y libremente.  Esta es la razón por la cual la libertad de elección es tan importante para Dios.  Pero es también la fuente de su problema.  Porque si nosotros podemos elegir libremente, entonces podemos llegar a elegir el mal; podemos escoger hacer daños terribles a los demás.

EL ABUSO DE LA LIBERTAD

No debería sorprendernos, entonces, que algunas personas elijan el mal, cuyo resultado es el dolor y el sufrimiento.  Cuando una joven madre muere de cáncer, cuando un matrimonio se disuelve, cuando un automóvil mata a un niño en un accidente, cuando sufres por cualquier razón, significa que Satanás aún está luchando contra Dios, y que a veces gana una batalla.

Sin embargo, la Biblia nos asegura que finalmente Dios ganará la guerra.  El Apocalipsis describe ésto con la figura de Jesús montado sobre un caballo blanco, encabezando los ejércitos celestiales.  Miles de millones de ángeles santos lo siguen.  Su paciencia con la maldad de Satanás ha alcanzado sus límites.

La batalla es corta.  Satanás y todos los impíos serán capturados.  La destrucción del mal será completa cuando el diablo sea destruido.  Esto será el fin del odio, de la violencia, del terrorismo y del homicidio.  Será el fin de todo el dolor, de las cosas tristes, grandes y pequeñas, que Satanás ha causado para que suframos.

NO MAS DOLOR

La Biblia promete que el pecado nunca más se volverá a levantar (Nahum 1:9).  Además dice que Dios hará nuevas todas la cosas, incluyéndonos: “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron” (Apocalipsis 21:4).

¿Le importa a Dios que estés sufriendo? Por supuesto que sí. ¿Está haciendo algo al respecto? Ciertamente, tanto para reivindicar su nombre ante el universo como por ti personalmente. 

EL PROMETE: “…NO TE DESAMPARARE, NI TE DEJARE”   (Hebreos 13:5)

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 73-

 

EL DOLOR. La tendencia a causar dolor, ya sea a nuestros semejantes o a los animales, es satánica. Si los ojos de esos hombres pudiesen abrirse verían a un ángel de Dios de pie como testigo. -parte2-

CONFIANZA EN MEDIO DEL DOLOR: Su mente a menudo puede estar oscurecida por causa del dolor. En ese caso, no trate de pensar, limítese a descansar y a poner de manifiesto que le ha encomendado su alma a Dios puesto que es un fiel Creador. 

Es privilegio suyo manifestar en medio de su debilidad y sufrimiento que no duda del amor de Dios hacia Ud., que sabe que el que prometió es fiel, y que ha confiado su cuerpo y su alma en sus manos, y que El es capaz de guardar lo que se le ha confiado.

Que su mente repose en la bondad de Dios, en el gran amor con que nos ha amado, evidente en la obra de la redención. Si no nos amara ni nos considerara de valor, no habría hecho ese gran sacrificio.  Es amplio en misericordia y gracia. Jesús participa de sus aflicciones.

Ocúltese en El y el maligno no podrá acosarlo ni confundir su fe, Jesús  le ha concedido su paz. “Fuerte es la fortaleza que Dios provee por medio de su Hijo eterno”.  La palabra de su gracia es maná para el alma creyente. Las preciosas promesas de la Palabra son vida, dulzura y paz.

EL DOLOR ES PRODUCTO DEL PECADO: A causa del pecado del hombre,

la creación entera gime a una y a una está con dolores de parto hasta ahora” (Rom.8:22)

Así cayeron los sufrimientos y la muerte no solamente sobre la raza humana, sino también sobre los animales. Le incumbe pues al  hombre tratar de aligerar, en vez de aumentar, el peso del padecimiento que su transgresión ha impuesto a los seres creados por Dios.  El que abusa de los animales porque los tiene en su poder, es un cobarde y un tirano. La tendencia a causar dolor, ya sea a nuestros semejantes o a los animales, es satánica.

Muchos creen que nunca será conocida su crueldad, porque las pobres bestias no la pueden revelar.  Pero si los ojos de esos hombres pudiesen abrirse como se abrieron los de Balaam, verían a un ángel de Dios de pie como testigo, para testificar contra ellos en las cortes celestiales.  Elevan al cielo un registro, y vendrá el día cuando el juicio se pronunciará contra los que abusan de los seres creados por Dios.

NO PROVOQUEMOS UN DOLOR MAS INTENSO: Al que se siente apesadumbrado por una vida de pecado, pero que no sabe donde encontrar alivio, presentémosle al Salvador compasivo.  Ayudémosle a asirse de la mano del Salvador.

LA ANGUSTIA DE CRISTO FUE MAYOR QUE EL DOLOR FÍSICO: El dolor corporal fue tan sólo una pequeña parte de la agonía que sufrió el amado Hijo de Dios.  Los pecados del mundo pesaban sobre El, así como la sensación de ira de su Padre, mientras sufría la penalidad de la Ley transgredida.  Fue ésto lo que abrumó su alma divina. 

Fue el hecho de que el Padre ocultara su rostro, el sentimiento de que su propio Padre lo había abandonado, lo que le infundió desesperación.  El inocente Varón que sufría en el Calvario comprendió y sintió plena y hondamente la separación que el pecado produce entre Dios y el hombre. Fue oprimido por las potestades de las tinieblas. 

Ni un solo rayo de luz iluminó las perspectivas del futuro para El.  Y luchó con el poder de Satanás, quien declaraba que tenía a Cristo en su poder, que era superior en fuerza al Hijo de Dios, que el Padre había negado a su Hijo y que ya no gozaba del favor de Dios más que  él mismo. Si gozaba aún del favor divino, ¿por qué necesitaba morir? Dios podía salvarlo de la muerte.

(Elena White)

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 72-

 

EL DOLOR. NO es Dios quien causa el dolor y el sufrimiento, sino que el hombre, por su propia ignorancia y pecado, atrajo esta condición sobre sí mismo. -parte1-

NO ES DIOS QUIEN CAUSA EL DOLOR: NO es Dios quien causa el dolor y el sufrimiento, sino que el hombre, por su propia ignorancia y pecado, atrajo esta condición mismo.

EL PECADO PRODUCE DOLOR: La continua transgresión del hombre durante seis mil años ha producido enfermedad, dolor y muerte.  Y a medida que nos acerquemos al fin, la tentación de complacer el apetito será más poderosa y más difícil de vencer.

LA NATURALEZA PROTESTA MEDIANTE EL DOLOR Y EL SUFRIMIENTO: Muchas personas viven violando las leyes de salud, e ignoran la relación que existe entre sus hábitos de comida, bebida y trabajo, y la salud.  No comprenden cuál es su verdadera condición hasta que la naturaleza protesta contra los abusos a que se la somete, provocando dolores en el organismo.

Si tan solo en ese momento los pacientes comenzaran a obrar bien y se utilizasen los recursos sencillos que han descuidado: el uso de agua y el régimen de alimentación debido, la naturaleza tendría justamente la ayuda que necesita y que debería haber tenido mucho tiempo antes. Si se adoptan estas medidas, por lo general el paciente se restablecerá sin debilitarse.

LA INTEMPERANCIA PRODUCE SUFRIMIENTO: Muchos están tan dedicados a la intemperancia que no cambiarán su proceder de complacer la glotonería bajo ninguna consideración. Antes sacrificarían la salud, y morirían prematuramente, que restringir su apetito intemperante.  Y hay muchos que son ignorantes de la relación que su comer y beber tienen con la salud. 

Si los tales fueran iluminados, podrían tener valor moral para renunciar a su apetito, y comer en forma más espaciada, y sólo los alimentos que son saludables; así mediante sus propia conducta, se ahorrarían una gran cantidad de sufrimientos.

LOS PROCESOS RESTAURADORES PRODUCEN DOLOR: A menudo el dolor es la consecuencia del esfuerzo de la naturaleza para dar vida y vigor a las partes que han quedado parcialmente muertas como consecuencia de la inacción.

QUIENES SUFREN TIENDEN A VOLVERSE IMPACIENTES: Las personas aquejadas por la enfermedad pueden hacer por ellas mismas lo que otros no pueden hacer.  Deberían comenzar por aliviar la naturaleza de la carga que le han impuesto. Deberían suprimir la causa. Deberían ayunar durante un corto tiempo y dar al estómago la oportunidad de descansar.

Deberían reducir el estado febril del organismo mediante la cuidadosa y bien realizada aplicación de agua. Estos esfuerzos ayudarán a la naturaleza en su lucha por liberar al organismo de impurezas. Pero generalmente las personas que sufren de dolor se tornan impacientes. No están dispuestas a ser abnegadas y a sufrir  un poco a causa del hambre. 

Tampoco están dispuestas a esperar el lento proceso que lleva a cabo la naturaleza para reconstituir las recargadas energías del organismo. Pero están decididas a obtener alivio de inmediato, de modo que ingieren drogas poderosas prescriptas por los médicos.

SUFRIMIENTOS ACERCA DE LOS CUALES NO TENEMOS CONTROL: Hay quienes tienen mentes puras y son concienzudos pero sufren por diferentes causas que están fuera de su control.

NO ESTÁN OCULTOS DE JESUCRISTO: ¡Que pensamiento maravilloso es saber que Jesús está perfectamente enterado de los dolores y aflicciones que soportamos! El padeció todas nuestras tribulaciones.  Algunos de nuestros amigos no saben nada cerca de las miserias humanas o de los padecimientos físicos. 

Nunca están enfermos, y por lo tanto no pueden comprender los sentimientos de los que padecen. Pero Jesús se compadece de nosotros a causa de nuestra enfermedad.

DIOS ESTA VITALMENTE INTERESADO EN LOS SUFRIMIENTOS DEL HOMBRE: No será tenido por inocente quien descuide el alivio del sufrimiento. El santo día de reposo de Dios fue hecho para el hombre, y las obras de misericordia están en perfecta armonía con su propósito. 

Dios no desea que sus criaturas sufran una hora de dolor que pueda ser aliviada en sábado o cualquier otro día. (Elena White)

Continúa en parte 73

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: