Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘4.07-DIOS EL HIJO–séptima parte-’ Category

DOCTRINA DE DIOS

Las Sagradas Escrituras, que abarcan el Antiguo y el Nuevo Testamento, constituyen  la Palabra de Dios escrita, transmitida por inspiracion divina mediante santos hombres de Dios que hablaron y escribieron siendo impulsados por el Espiritu Santo. 

Por medio de esta Palabra, Dios ha comunicado a los seres humanos el conocimiento necesario para alcanzar la salvacion.  Las Sagradas Escrituras son la infalible  revelacion de la voluntad divina. Son la norma del caracter, el criterio para evaluar la experiencia, la revelacion autorizada de las doctrinas, y un registro fidedigno de los actos de Dios realizados en el curso de la historia.

Read Full Post »

DIOS EL HIJO-séptima parte-

  • 5 –LA EXTENSIÓN DE SU IDENTIFICACIÓN CON LA NATURALEZA HUMANA: La Biblia revela que Cristo es el segundo Adán; vivió “en semejanza de carne de pecado” (Rom.8:3). Es crucial que se desarrolle una visión correcta de la expresión “semejanza de carne de pecado”, la cuál describe al ser humano pecador. Ciertos puntos de vista han traído disensión y enemistades a través de la historia de la iglesia cristiana.

Cristo adoptó la “semejanza de carne de pecado”. Antes de la encarnación, JESÚS ERAEN FORMA DE DIOS(Fil.2:6,7); ésto es, la naturaleza divina le pertenecía desde el comienzo (Juan 1:1). Al tomar “forma de siervo”, puso a un lado sus prerrogativas divinas. Se convirtió en siervo de su Padre (Isa.42:1), para cumplir su voluntad (Juan6:38; Mat.26:39, 42). Revistió su divinidad con la humanidad, pero el Salvador jamás pecó, y su pureza perfecta está más allá de toda duda.

Adán tenía ventaja sobre Cristo. Cuando cayó en el pecado, vivía en el paraíso. Poseía una humanidad perfecta, y gozaba del completo vigor de su cuerpo y su mente. No fue el caso de Jesús. Cuando adoptó la naturaleza humana, la raza  ya se había deteriorado a través de cuatro mil años de pecado en este planeta. Con el fin de salvar a los que se hallaban en las profundidades de la degradación, Cristo tomó sobre sí una naturaleza humana que,  comparada con la naturaleza no caída de Adán, había disminuido dramáticamente en fortaleza física y mental; a pesar de ello, Cristo lo hizo sin pecar. El Salvador sentía su debilidad. Por eso debió ofrecer “ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte” (Heb.5:7), identificándose de este modo con las necesidades y debilidades tan comunes en la humanidad.

Cristo” fue tentado en todo según nuestra semejanza” (Heb.4:15). El punto básico que sirve de  fundamento para todas las tentaciones, es nuestra decisión de si vamos a rendir nuestra voluntad a Dios o NO. Jesús siempre mantuvo su obediencia a Dios. Por medio de su continua dependencia del poder divino, resistió con éxito las más fieras tentaciones, aunque era humano. Nuestra victoria sobre la tentación se logra al mantener nuestra dependencia de El. “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar” (1 Cor.10:13).

  • 6 –LA NECESIDAD DE QUE CRISTO TOMARA LA NATURALEZA HUMANA: La Biblia expresa diversas razones de por qué Cristo necesitaba tener una naturaleza humana.
  • 1º. –Para ser sumo sacerdote de la raza humana: Jesús,  como el Mesías, debía ocupar la posición de sumo sacerdote o mediador entre Dios y el hombre (Zac.6:13; Heb.4: 14-16). Esta función requería poseer naturaleza humana.
  • 2º. – Para salvar aún a los más degradados : Con el fin de alcanzar a los individuos donde ellos están, y rescatar aún a los que ofrecen menos esperanza, se humilló a sí mismo al nivel de un siervo (Fil.2:7).
  • 3 – Para dar su vida por los pecados del mundo. Se convirtió en hombre y pagó la penalidad del pecado que es la muerte (Rom.6:23; 1Cor.15:5), gustó la muerte por todos (Heb.2:9).  
  • 4 –   Para ser nuestro ejemplo. Con el fin de convertirse en ejemplo de cómo los seres humanos debieran vivir. Cristo tenía que vivir una vida sin pecado como ser humano. Demostró que es posible que la humanidad sea fiel a la voluntad de Dios, obtuvo la victoria sobre el pecado, convirtiéndose así en nuestro Salvador y nuestro perfecto ejemplo. En su fortaleza, su victoria puede ser nuestra (Juan16:33).

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: