Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.05-Dios nos ha dado capacidad para pensar y obrar, y actuando con cuidado, buscando en Dios nuestra sabiduría, estaremos en condición en llevar nuestras cargas.’ Category

LA FUENTE DE CURACION-parte 5-

DESARROLLO Y SERVICIO

La vida cristiana es más de lo que  a muchos  se  le representa.  No consiste toda ella en dulzura, paciencia, mansedumbre y benevolencia.  Estas virtudes son esenciales; pero también se necesita valor, fuerza, energía y perseverancia.  La senda que Cristo señala es estrecha y requiere abnegación. Para internarse en ella e ir al encuentro de dificultades y desalientos, se requieren valientes y no seres débiles.

LA FUERZA DEL CARÁCTER

Se necesitan hombres y mujeres  firmes que no esperen a que el camino se les allane y quede despejado de todo obstáculo, hombres y mujeres que inspiren nuevo celo a los débiles esfuerzos de los desalentados, hombres y mujeres cuyos corazones irradien el calor del amor cristiano, y cuyas manos tengan fuerza para hacer la obra del Maestro.

Dios desea que aprovechemos toda oportunidad de prepararnos para su obra. Espera que dediquemos todas nuestras energías a realizar dicha obra, y que mantengamos nuestros corazones susceptibles a su carácter tan sagrado y a sus temibles responsabilidades.

Nadie debe consentir en ser mera máquina, accionada por la inteligencia de otro hombre.  Dios nos ha dado capacidad para pensar y obrar, y actuando con cuidado, buscando en Dios nuestra sabiduría, llegaremos a estar en condición en llevar nuestras cargas.

El mismo espíritu y los mismos principios en que uno se inspira en el trabajo diario compenetrarán toda la vida.  Se necesitan hombres y mujeres de energía, integridad y diligencia; que estén dispuestos a hacer cuanto deba hacerse.

Cristo no prestó un servicio limitado.  No midió su obra por horas.  Dedicó su tiempo, su corazón, su alma y su fuerza a trabajar en beneficio de la humanidad.  Paso días de rudo trabajo y noches enteras pidiendo a Dios,  gracia y fuerza para realizar una obra mayor. Con clamores y lágrimas rogó al Cielo que fortaleciese su naturaleza humana para hacer frente al astuto adversario en todas sus obras de decepción, y que le sostuviese para el cumplimiento de su misión de enaltecer a la humanidad.  A sus obreros les dice:

“EJEMPLO OS HE DADO, PARA QUE COMO YO OS HE HECHO, VOSOTROS TAMBIÉN HAGAIS”.  (Juan 13:15)

SINCERIDAD DE PROPOSITO

Todo aquél que acepte a Cristo como su Salvador personal anhelará tener el privilegio de servir a Dios.  Al considerar lo que el Cielo ha hecho por él, su corazón se sentirá conmovido de amor y agradecimiento.  Ansiará manifestar su gratitud dedicando sus capacidades al servicio de Dios.

Anhelará demostrar su amor por Cristo y por los demás.  El verdadero obrero de Dios trabajará lo mejor que pueda, porque así podrá glorificar a su Maestro.  Obrará bien para satisfacer las exigencias de Dios.  Se esforzará para perfeccionar sus facultades. Todo hijo de Dios estará dispuesto a negarse a sí mismo y sacrificarse por la causa del Redentor.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: