Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.16-Jesús conoce cada treta de Satanás,porque fue tentado en todo como nosotros,puede socorrernos cuando somos tentados. Su victoria puede ser nuestra si dependemos de El.’ Category

ESPERANZA PARA EL PLANETA TIERRA – EL FUTURO BRILLANTE DE UNA RAZA CAIDA –parte 16-

LA HUMILDAD DE DIOS-parte 5-

 4. PARA AYUDAR A LOS TENTADOS

Santiago 1:13 nos enseña que “Dios no puede ser tentado por el mal”. Es imposible que la mente divina pueda ser engañada por el pecado.  Si Jesús hubiera venido como Dios, habría sido imposible que experimentara la tentación. Si hubiera ganado una sola victoria sobre la tentación con su poder divino, Satanás hubiera protestado: “Tu me venciste como Dios y Dios no puede ser tentado”.  Pero a fin de poder ser tentado, tomó sobre sí la naturaleza humana. La Biblia afirma en múltiples ocasiones que Jesús fue tentado.  Hebreos 4:15 nos dice: “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado”.  Las tentaciones de Jesús no fueron ficticias o imaginarias.  Hebreos 2:18 dice: “Pues en cuanto el mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados”.

 No afrontamos ninguna tentación que El no haya encarado.  Todo poder del enemigo se lanzó contra El y sin embargo se mantuvo firme, sin fluctuar.  Y recordemos que afrontó estas tentaciones como hombre, no como Dios, y por lo tanto puede socorrernos en todas nuestras tentaciones.

Nosotros somos como piedrecillas que son llevadas de aquí para allá por las ondas del mar.  Pero Jesús fue como una peña gigantesca que está en los arrecifes.  Todo el poder de los demonios chocó contra El, sin embargo se mantuvo firme inconmovible.

Algunos creen que el hecho de que Jesús nunca pecó lo aleja de nosotros y hace imposible que nos comprenda plenamente. Pero NO es así. Si alguien se está hundiendo en arena movediza, no necesita a otro para que esté en la arena con él para simpatizar con su situación.  Necesita más bien a una persona que se encuentre en la tierra firme y que le lance una soga para sacarlo de la trampa. Si Cristo hubiese caído en la arena movediza del pecado, sería un pecador junto con nosotros y necesitaría El mismo un redentor.

Jesús fue el gran pionero que nos ha despejado el camino.  Los pioneros siempre tienen un camino más escabroso y difícil que los que los siguen.  Cuando los primeros colonos llegaron a la costa oriental de los Estados Unidos, emprendieron la conquista del Oeste.  Los que abrieron el camino enfrentaron tremendos peligros y obstáculos.  Hicieron frente a los indios, a las fieras, a epidemias, al sol quemante del desierto, a las ráfagas heladas de la noche y a una topografía inclemente.  Pero avanzaron marcando el camino y trazando un mapa para los que los seguirían después.  Por los sacrificios de estos pioneros, el camino del Este al Oeste es mucho más fácil hoy.  Podemos cruzar el continente norteamericano sin afrontar ninguno de los peligros que enfrentaron los pioneros.

Jesús fue el gran pionero de nuestra salvación. En su condición de hombre enfrentó todo el poder de las tentaciones del diablo y ganó una victoria decisiva.  El enemigo empleó toda artimaña y estratagema a su alcance contra Jesús, pero no lo pudo derrotar.  La victoria de Cristo ha hecho mucho más fácil la nuestra.  Jesús conoce cada treta de Satanás y está dispuesto a ayudarnos.  Porque fue tentado en todo como nosotros, puede socorrernos cuando somos tentados.  Su victoria puede ser nuestra si dependemos de El.

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: