Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘rey de reyes’

DESCUBRA: GUÍA QUE LE AYUDARÁ A COMPRENDER MEJOR A DIOS Y A CREER EN EL-parte 30-

ACERCA DEL FUTURO-parte 3-

 

  • LA INTERPRETACIÓN DE LA PROFECÍA

Después de decirle al sorprendido Nabucodonosor exactamente lo que había visto en su sueño, Daniel continuó:

“Este es el sueño; también la interpretación del el diremos en presencia del rey” (Daniel 2:36)

LA CABEZA DE ORO:

¿Qué poder mundial le dijo Daniel al rey que está representando la cabeza de oro?

“Tu, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad. Y dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha dado el dominio sobre todo; TU ERES AQUELLA CABEZA DE ORO” (vers. 37-38).

Con esas palabras, Daniel le estaba diciendo al rey del más brillante imperio mundial: “Nabucodonosor, tu sueño es un mensaje de Dios.  La cabeza de oro de la estatua representa tu reino”.

EL PECHO Y LOS BRAZOS DE PLATA:

Desde una perspectiva humana, el imperio babilónico parecía que duraría para siempre.  Pero, ¿cómo continuaba la profecía?

“Y después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo” (vers.39)

En cumplimiento de esta predicción divina, el reino de Nabucodonosor se derrumbó cuando Ciro, general persa, derrotó al Imperio Babilónico en el año 539 a.C. Y el Imperio Medo-Persa, representado por el pecho y los brazos de plata, se convirtió en el poder dominante.

EL VIENTRE Y LOS MUSLOS DE BRONCE:

¿Qué representa esta parte de la gran imagen de metal?

“Y luego un tercer reino de bronce, el cual dominará sobre toda la tierra” (vers.39)

El vientre y los muslos de bronce representan a Grecia.  Alejandro Magno derrotó a los persas en la batalla de Arbela, convirtiendo a Grecia en el tercer gran imperio mundial, que gobernó desde el año 331 hasta el 168 a.C.

LAS PIERNAS DE HIERRO:

“Y el cuarto reino será fuerte como hierro; y como el hierro desmenuza y rompe toda las cosas, desmenuzará y quebrantará todo” (vers.40)

Después de la muerte de Alejandro, su imperio se debilitó y dividió, y en el año 168 a.C. Roma, el imperio de hierro derrotó a los griegos en la batalla de Pidna.

César Augusto gobernaba el Imperio Romano cuando Cristo nació (Lucas 2:1). Cristo y sus apóstoles vivieron en el período representado por las piernas de hierro.

Gibbon, historiador del siglo XVIII, sin duda tenía la profecía de Daniel en mente cuando escribió: “Las imágenes de oro, plata y bronce que podían servir para representar a las naciones y sus reyes, fueron sucesivamente quebradas por la férrea monarquía de Roma”.

¿Controla Dios el futuro? ¿Podemos confiar en sus planes? La respuesta es un ¡SI!

LOS PIES Y LOS DEDOS DE HIERRO MEZCLADO CON BARRO:

“Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, SERA UN REINO DIVIDIDO; más habrá en él algo de la fuerza de hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido… el reino será parte fuerte, y en parte frágil” (vers.41-42).

El profeta no predijo un quinto imperio sino la división de la férrea monarquía de Roma, que se dividió en diez reinos, simbolizados por los diez dedos de los pies de la imagen.

¿Sucedió realmente así? Efectivamente, en los siglos IV y V de la era cristiana, tribus bárbaras invadieron el decadente imperio romano desde el norte y, finalmente, diez de las tribus conquistaron la mayor parte del territorio occidental del imperio.

Como resultado, diez naciones se establecieron en Europa.  Los diez dedos representan las modernas naciones de la Europa de hoy.

  • NUESTROS DIAS EN LA PROFECÍA BIBLICA

Continúa en parte 31

 

Read Full Post »

DOCTRINA DE LOS ACONTECIMIENTOS FINALES

EL MILENIO Y EL FIN DEL PECADO– Su nombre es “Rey de reyes y Señor de señores” y sorprenderá a las naciones rebeldes del mundo.  fueron muertos con la espada que salía de la boca” parte 2-

LOS ENEMIGOS DE CRISTO SON EJECUTADOS. Cristo comparó su regreso con lo que sucedió en ocasión de Diluvio y la destrucción de Sodoma y Gomorra (Mat.24: 37-39;  Luc.17: 28-30).  Su comparación señala dos puntos:

  • 1. que la destrucción que vino tomó de sorpresa a los malos,  y
  • 2. que lo que vino fue destrucción – el Diluvio “se los llevó a todos” (Mat.24:39).  El fuego y el azufre que llovió sobre Sodoma “los destruyó a todos” (Luc.17:29); véase también (Mat.13: 38-40). 

En su segunda venida, Cristo descenderá del cielo cabalgando en un caballo blanco con sus ejércitos; su nombre es “Rey de reyes y Señor de señores” y sorprenderá a las naciones rebeldes del mundo.  Después la bestia y el falso profeta serán destruidos, y “los demás” seguidores de Satanás morirán y no habrá sobrevivientes, porque”fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba a caballo, y todas las aves se saciaron de la carne de ellos” (Apoc.19:21; Isa. 26:21)

LA TIERRA QUEDA DESOLADA.  Por cuánto los justos ascienden para estar con el Señor y los malos son destruidos en el momento de su venida, la tierra queda deshabitada. La Escritura describe esta situación por medio del profeta Jeremías que dijo “Miré a la tierra, y he aquí que estaba asolada y vacía; y a los cielos, y no había en ellos luz.  Miré a los montes, y he aquí que temblaban, y todos los collados fueron destruidos.  Miré y no había hombre y todas las aves del cielo se habían ido”. El uso de esta  terminología  indica que la tierra quedará tan caótica como estaba al principio de la creación.

SATANÁS ES ATADO.   Los sucesos que ocurrirán en esa época fueron vislumbrados en el rito del chivo emisario del día de la expiación en el servicio del santuario de Israel.  En el día de la expiación el sumo sacerdote purificaba el santuario con la sangre expiatoria del macho cabrío del Señor. Sólo después de completar esta expiación comenzaba el rito que incluía a Azazel, el macho cabrío que simbolizaba a Satanás.  Colocando sus manos sobre su cabeza, el sumo  sacerdote confesaba sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío” (Lev.16:21).  Luego, el macho cabrío era enviado al desierto, “a tierra inhabitada” (Lev.16.22).

En forma similar, Cristo, en el Santuario Celestial, ha estado ministrando los beneficios de SU expiación completada para su pueblo; a su regreso los redimirá y les dará vida eterna.  Cuando haya completado esta obra de redención y purificación del Santuario Celestial, colocará los pecados de su pueblo sobre Satanás, el originador e instigador del mal.  En ninguna forma se puede decir que Satanás expía los pecados de los creyentes–Cristo ya lo ha hecho completamente.  Pero Satanás debe llevar la responsabilidad de todo el pecado que ha causado a los que son salvados.  Y así como el macho cabrío era enviado a la tierra deshabitada, Dios desterrará a Satanás a la tierra desolada y vacía.

La visión del milenio que tuvo Juan, presenta en forma viva la desaparición de Satanás. El vio que al principio de los mil años el “dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás” era encadenado y confinado al abismo (Apoc.20:3).

Read Full Post »

APOCALIPSIS- SEMINARIO DE REVELACIONES-¡Estudio Bíblico Espectacular! -lección 2-parte 1-

SEMINARIO DE REVELACIONES -lección 2-parte 1-

LA ESTRELLA DEL DRAMA DEL APOCALIPSIS

Jesús es la “Estrella” del Apocalipsis. De hecho, el principal propósito del libro es ayudarnos a ver a Jesús con una luz nueva y maravillosa.  El nombre Apocalipsis significa”Revelación” o el “acto de descorrer el velo”. Las primeras cinco palabras aclaran que es la revelación de Jesucristo.  De esta manera, Jesús y sus magníficos y amantes planes a favor de los hombres se descubren en el libro del Apocalipsis.

Debemos tratar de ver a Jesús en nuestro estudio del Apocalipsis.  Jesús está ansioso y está listo para concedernos sus bendiciones especiales al estudiar nosotros este libro. Pues es su libro especial.

De manera que, con una oración en nuestros corazones, tratemos de descubrir las verdades referentes a Jesús como se revelan en el Apocalipsis, el último libro de la Biblia.

1.   ¿Cuántos nombres o títulos tiene Jesús?

Cristo recibe por lo menos 37 diferentes nombres o títulos descriptivos en el Apocalipsis.  De hecho, estos nombres o títulos se usan más de 250 veces en el libro. ¿Cuáles son algunos de éstos?

a.    APOC.1:1: JESUCRISTO

b.    APOC.1:5: TESTIGO FIEL

c.    APOC.2:18: HIJO DE DIOS

d.    Apoc.5:8-9: CORDERO

e.    APOC.17:14: SEÑOR DE SEÑORES Y REY DE REYES

f.     APOC.19:13-16: VERBO DE DIOS

2.   ¿Cómo describe el Apocalipsis a Jesús?  APOC.1:13-18

a.    Su ropa llegaba hasta los PIES

b.    Sus cabellos eran BLANCOS

c.    Sus ojos como LLAMA DE FUEGO

d.    Pies semejantes al BRONCE BRUÑIDO

e.    Su voz como muchas AGUAS

f.     Su rostro era como el SOL

NOTA: Tanto Juan (APOC.1:17) como Daniel (DAN.10:5-9) cayeron al suelo cuando lo vieron.

(Continúa parte 2)

 

 

Read Full Post »

CRISTO EN SU SANTUARIO-parte 12-

EL SANTUARIO CELESTIAL EN MINIATURA-parte 10-

EL SERVICIO DEL SANTUARIO-parte 5-

UNA FIGURA DE LAS COSAS CELESTIALES

Como se ha dicho, el santuario terrenal fue construido por Moisés, conforme al modelo que se le mostró en el monte.  “Es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios”. Los dos lugares santos eran “figuras de las cosas celestiales”. Cristo, nuestro gran Sumo Sacerdote, es el “Ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre” (Heb.9:9, 23; 8:2). Cuando en visión se le mostró al apóstol Juan el templo de Dios que está en el cielo, vio que allí “ardían siete lámparas de fuego”. Vio también a un ángel  “con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono” (Apoc.4:5; 8:3). Se le permitió al profeta contemplar el lugar santo del santuario “el altar de oro”, representados por el candelero de oro y el altar del incienso o perfume en el santuario terrenal.

Nuevamente “el templo de Dios fue abierto en el cielo” (Apoc.11:19), y vio el lugar santísimo detrás del velo interior. Allí contempló “el arca del testamento”, representada por el arca sagrada construida por Moisés para guardar la Ley de Dios.

Moisés hizo el santuario terrenal, “conforme al modelo que había visto”. Pablo declara que “el tabernáculo y todos los vasos del ministerio”, después de haber sido hechos, eran “figuras de las cosas  celestiales” (Hech.7:44; Heb.9:21, 23). Y Juan dice que vio el santuario celestial. Aquel santuario, en el cual oficia Jesús en nuestro favor, es el gran original, del cual el santuario construido por Moisés era una copia.

Ningún edificio terrenal podría representar la grandeza y la gloria del templo celestial, la morada del Rey de reyes donde “millares de millares” le sirven y “millones de millones” están delante de El (Dan.7:10), de aquel templo henchido de la gloria del trono eterno, donde los serafines, sus guardianes resplandecientes, se cubren el rostro para adorar al Rey.  Sin embargo, las verdades importantes acerca del santuario celestial y de la gran obra que allí se efectúa a favor de la redención del hombre debían enseñarse mediante el santuario terrenal y sus servicios.

Después de su ascensión, nuestro Salvador iba a principiar su obra como nuestro Sumo Sacerdote. El apóstol Pablo dice: “No entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios” (Heb.9:24).  Como el ministerio de Cristo se dividiría en dos grandes partes, ocuparía cada una un período y tendría un sitio distinto en el santuario celestial, así también el culto simbólico consistía en el servicio diario y el anual, y a cada uno de ellos se dedicaba una sección del tabernáculo.

Como Cristo, después de su ascensión, compareció ante la presencia de Dios para ofrecer su sangre en beneficio de los creyentes arrepentidos, así el sacerdote rociaba en el servicio diario la sangre del sacrificio en el lugar santo a favor de los pecadores.

Aunque la sangre de Cristo debía librar al pecador arrepentido de la condenación de la ley, no había de anular el pecado; éste queda registrado en el santuario hasta la expiación final; así en el símbolo, la sangre de la víctima quitaba el pecado del arrepentido, pero quedaba en el santuario hasta el día de la expiación.

SE LIMPIA EL REGISTRO DE LOS PECADOS

-Continúa en parte 13-

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: