Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘responsabilidad’

 

 

AMPARO Y FORTALEZA-parte 6-

RESPONSABILIDAD NO NEGOCIABLE-parte 2-

EL PLAN DE DIOS PARA TRANSMITIR VALORES-parte 2-

Exactamente lo mismo  puede decirse del sagrado deber que los padres tenemos de “pasar” a nuestros hijos los conceptos de lo bueno y lo malo en la carrera de la vida.  Precisamente por esta razón,  Dios ordena:

“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Grábate en la mente todas las cosas que hoy te he dicho, y enséñalas continuamente a tus hijos…” (Deuteronomio 6:5-7,-Dios Habla Hoy-).

Tienen razón los esposos Youngberg cuando afirman que “nada de lo que se haya escrito, antes o después, sobrepasa esta instrucción en cuanto a la enseñanza de nuestros hijos”.

Expliquemos porqué:

1.     El versículo 5 menciona una condición básica para que el “testigo” pase de padres a hijos Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón…” Si los padres pretenden que sus hijos amen a Dios por sobre todas las cosas, ellos mismos deben experimentar primero tal amor.  De lo contrario,  ¿cómo podrán transmitir lo que no tienen?

2.     La exhortación a amar a Dios debía ser comunicada a los hijos en la casa y por el camino, al levantarse y al acostarse; es decir, debía ser parte integral de la vida familiar en todo momento.

3.     El versículo da por sentado que padres e hijos pasan juntos mucho tiempo.  Esto pudo ser cierto en otras épocas, pero no lo es hoy.  En nuestros días los niños pasan más tiempo con otros niños, con sus maestros y con la televisión, que con sus padres. ¿Cuál es, pues, el desafío que los padres enfrentamos hoy? Aprovechar al máximo el poco tiempo que compartimos con nuestros hijos, a fin de asegurarnos que hagan suyos nuestros principios y valores.

UN SOLEMNE ENCARGO

¿Por qué son los padres los primeros responsables en la tarea de transmitir a sus hijos principios y valores? Porque los padres “Están en el lugar de Dios para sus hijos, para fomentar cada principio correcto y reprimir cada pensamiento equivocado”. (La conducción del niño. Elena White)

Si, los padres somos responsables ante Dios de que los principios y valores de las Sagradas Escrituras se transmitan a nuestros hijos.  ¿De qué valores estamos hablando? Los que el Señor Jesucristo ejemplificó con su vida en esta tierra: respeto a los padres, integridad, veracidad, amor al prójimo, responsabilidad, justicia, rectitud…

Del cumplimiento, o incumplimiento, de esta sagrada responsabilidad dependerá que cada hogar sea un poder para el bien o para el mal.  “En el hogar es donde ha de empezar la educación del niño…Allí, con sus padres como maestros, debe aprender las lecciones que han de guiarlo a través de la vida: lecciones de respeto, obediencia, reverencia, dominio propio”. (Consejos para los maestros-Elena White).

Leamos con atención las siguientes palabras si queremos que nuestros valores pasen a nuestros hijos.  “Los ideales no sobreviven sencillamente por ser grandes o verdaderos.  Sobreviven sólo cuando son implantados en las vidas y en los caracteres de los niños y jóvenes” (John y Millie Youngberg).  Recordemos  nuestros principios y valores no pasarán a nuestros hijos de manera automática, o porque son buenos.  La transmisión se producirá cuando intencionalmente nos esforcemos en que así sea.

¿Sobrevivirán nuestros ideales después que nosotros, los padres, hayamos ido al descanso? ¿O los llevaremos a la tumba con nosotros? Si la vida es una carrera, y el “testigo está en nuestras manos, entonces debemos pasarlo, porque la responsabilidad que Dios nos ha dado no es negociable.

Read Full Post »

LA CREACION-cuarta parte-

LA BASE DE LA VERDADERA ESTIMACION PROPIA. El relato de la creación declara que fuimos hechos a la imagen de Dios. La comprensión de este hecho provee un verdadero concepto de cuanto vale un individuo. No deja lugar para sentimientos de inferioridad. De hecho, se nos ha reservado un lugar único en la creación, con el privilegio especial de mantener comunicación constante con el Creador, y la oportunidad de llegar a ser cada vez más parecidos a El.

LA BASE DEL VERDADERO COMPAÑERISMO. La dignidad creadora de  Dios establece su paternidad (Mal.2:10) y revela la hermandad de todos los seres humanos. El es nuestro Padre; nosotros somos sus hijos. No importa el sexo, la raza, la educación o la posición, todos han sido creados a imagen de Dios.

MAYORDOMIA PERSONAL. Por cuanto Dios nos creó, somos su propiedad. Este hecho implica que tenemos  la sagrada responsabilidad de ser fieles mayordomos de nuestras facultades físicas, mentales, y espirituales. Actuar independientemente del Creador constituye la máxima expresión de ingratitud.

RESPONSABILIDAD POR EL AMBIENTE.Adán y Eva debían cultivar la tierra y señorear sobre toda la creación animal (Gen. 1:28). Esto indica que tenemos la responsabilidad divinamente asignada, de preservar la calidad de nuestro ambiente.

LA DIGNIDAD DEL TRABAJO MANUAL. El Creador dio instrucciones a Adán para quelabrara” y “guardase” el huerto del Edén (Gen. 2:15). El hecho de que Dios mismo le asignara a la humanidad esta ocupación útil  en un mundo perfecto, revela la dignidad del trabajo manual.

EL VALOR DEL UNIVERSO FÍSICO. Después de cada paso de la creación, Dios declaró que lo que había hecho era bueno” (Gen.1: 10, 12, 17, 21, 25), y cuando terminó su obra creadora, afirmó que el conjuntoera bueno en gran manera” (Gen.1:31).

EL REMEDIO PARA EL PESIMISMO, LA SOLEDAD Y FALTA DE SIGNIFICADO. El relato de la creación revela que, en vez de llegar a la existencia por evolución ciega, TODO FUE CREADO con un propósito. La raza humana fue destinada a gozar de una relación eterna con el Creador. Si comprendiéramos  que fuimos creados con una razón específica, la vida se convierte en algo lleno de riqueza y significado, y se desvanece el doloroso vacío y descontento que tantos expresan, lo cuál es reemplazado por el amor de Dios.

LA SANTIDAD DEL AMOR DE DIOS. La Ley de Dios existía antes de la caída. Los seres humanos estaban sujetos a ella. Servía para protegerlos contra la autodestrucción, para revelarles los límites de la libertad (Gen.2:17), y para salvaguardar la felicidad y la paz de los súbditos del reino de Dios (Gen.3:22-24).

EL CARACTER SAGRADO DE LA VIDA. El Creador de la vida continúa tomando parte activa en la formación de la vida humana, haciendo de este modo que la vida sea sagrada. David alaba a Dios por haberse involucrado en su nacimiento: “Tu formaste mis entrañas; tu me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras…..No fue encubierto de ti mi cuerpo, bien que en  lo oculto fui formado, y entretejido en lo más profundo de la tierra. Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas” (Sal.139: 13-16). En Isaías, el Señor se identifica como el “que te formó desde el vientre” (Isa. 44:24). Por cuanto la vida es un don de Dios, debemos respetarla; de hecho, tenemos el deber moral de preservarla.

      

 

 

 

 

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: