Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘nuevo pacto’

LOS DOS PACTOS-parte 3-

EL NUEVO PACTO O SEGUNDO PACTO

¿En qué difiere el nuevo pacto del antiguo?

“Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores  promesas” (Hebreos 8:6).

¿Qué promesa hizo Dios concerniente al nuevo pacto?

“Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice el Señor: “Pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré…porque seré propicio a sus injusticias, y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades” (Hebreos 8: 10, 12).

NOTA: Los mismos mandamientos que escribió Dios en las tablas de piedra los escribe también en el corazón.

“Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra” (Ezequiel 36:27).

Jesús dijo asimismo: “El que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:5).

Esta es la esencia del Evangelio.  Es el nuevo pacto de Dios con el Israel espiritual, y comprende tanto el perdón de los pecados como la obediencia de cada uno de los DIEZ preceptos de Dios mediante el poder del Espíritu Santo en el corazón.

“La Ley moral, contenida en los DIEZ MANDAMIENTOS, y en la que hicieron hincapié los profetas…nunca puede ser quebrantada, sino que permanece ‘como un testigo fiel del cielo’.  La Ley moral se halla sobre una base enteramente diferente de la ley ceremonial o ritual, destinada a restringir temporariamente a un pueblo desobediente y duro de cerviz; mientras que  ésta existe desde el principio del mundo, habiendo sido escrita ‘no en tablas de piedra’, sino en los corazones de  los hijos de los hombres, cuando salieron de las manos del Creador” (Juan Wesley, “Acerca del  Sermón del Monte, de nuestro Señor”).

¿Cómo fue prometido Cristo tan pronto como entró el pecado?

“Y Jehová Dios dijo a la serpiente…Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú la herirás en el calcañar” (Génesis 3:14, 15).

NOTA: El pacto de la gracia, con su provisión de perdón y paz, data desde la fundación del mundo.

¿A quién se le renovó más tarde esta promesa del pacto?

“Dijo también Dios a Abraham…Ciertamente Sara tu mujer te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Isaac; y confirmaré mi pacto con él como pacto perpetuo para sus descendientes después de él”. “Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo,…y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente” (Génesis 17:15, 19;  26:4).

¿Quién era la simiente a la cual se refiere este pasaje?

“Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas y a su simiente.  No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno; Y a tu simiente, la cual es Cristo”  (Gálatas 3:16).

NOTA: Con seguridad, Isaac era la simiente prometida.  Pero el Espíritu Santo le hizo ver a Pablo que el cumplimiento completo de esta promesa se realizó solamente en Cristo.

Continúa en parte 4

Read Full Post »

 

 

EL GRAN YO SOY- MENSAJES DE DIOS-”SANTIFÍCALOS EN TU VERDAD.TU PALABRA ES VERDAD”-JUAN 17:17-parte 43-

 

LA CENA DEL SEÑOR-Mateo 26:26-30; 1 Corintios 11:23-31-

Mateo 26:26-30

Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo.

Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos;

porque ésto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.

Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba de nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.

Y cuando hubieron cantado el himno salieron al monte de los Olivos.

1 Corintios 11:23-31

Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan;

y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; ésto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced ésto en memoria de mí.

Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced ésto todas las veces que bebiereis, en memoria de mí.

Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.

De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y la sangre del Señor.

Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa.

Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.

Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen.

Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados.

 

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: