Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘de los malos’

DOCTRINA DE LOS ACONTECIMIENTOS FINALES

EL MILENIO Y EL FIN DEL PECADO. “Dios desvanecerá para siempre la pena, el dolor, y la muerte” “Nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva”-parte 3-

SUCESOS DURANTE EL MILENIO

CRISTO EN EL CIELO CON LOS REDIMIDOS.  En su segunda venida Cristo lleva a sus seguidores al cielo, para que moren en los lugares que El ha preparado para ellos en la Nueva Jerusalén.  Es durante el milenio cuando Cristo cumple su promesa de dar a los vencedores “autoridad sobre las naciones” (Apoc.2:26). Reinarán con El durante los mil años (Apoc.20:4).

EL JUICIO DE LOS MALOS.  Juan vio que durante el milenio los santos tomarían parte en el juicio; vio “tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar” (Apoc.20:4). Este es el tiempo del juicio de Satanás y sus ángeles que la Escritura menciona (2 Ped.2:4;  Judas6). Pablo declaró que los santos juzgarían al mundo y hasta a los ángeles (1 Cor.6:2, 3).

EL JUICIO DEL MILENIO NO DECIDE QUIEN SE SALVARÁ O SE PERDERÁ.  Dios hace esa decisión antes de la Segunda Venida de Cristo; todos los que no fueron resucitados ni trasladados, entonces están perdidos para siempre.  El juicio en el cuál los justos participan sirve el propósito de contestar cualquier   pregunta que los justos tengan en cuánto a la razón por la cuál los malos están perdidos.  Dios desea que los que han recibido vida eterna confíen en su dirección, de modo que les revelará las operaciones de su misericordia y justicia.

SUCESOS AL FIN DEL MILENIO

Al fin del milenio “los otros muertos”los malvados- resucitarán, soltando a Satanás de la inactividad que lo aprisionaba (Apo.20: 5, 7).  Engañando de nuevo a los malos, los dirige contra “el campamento de los santos y la ciudad amada [la Nueva Jerusalén]”, “Y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió” (Apoc.20:9).

Cristo desciende a la tierra otra vez, con los santos y la Nueva Jerusalén, para cumplir dos propósitos:

  • 1.-Terminará la gran controversia al ejecutar las decisiones del juicio del milenio y
  • 2.-Purificará y renovará la tierra para poder establecerse en su reino eterno.  Luego, en el sentido más completo: “Jehová será Rey sobre toda  la tierra” (Zac.14:9).

LA PURIFICACIÓN DEL LA TIERRA.  El fuego que destruye a los malos purifica la tierra de la contaminación del pecado. De las ruinas de esta tierra Dios creará “un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más” (Apoc.21:1).  Dios desvanecerá para siempre la pena, el dolor, y la muerte (Apoc.21:4).

“NOSOTROS ESPERAMOS, SEGÚN SUS PROMESAS, CIELOS NUEVOS Y TIERRA NUEVA, EN LOS CUÁLES MORA LA JUSTICIA.  POR LO CUÁL, OH AMADOS, ESTANDO EN ESPERA DE ESTAS COSAS, PROCURAD CON DILIGENCIA SER HALLADOS POR EL SIN MANCHA E IRREPRENSIBLES, EN PAZ” (2 PED.3: 13, 14).

Read Full Post »

LA VERDAD ACERCA DE LOS ANGELES-RESPUESTAS FIRMEMENTE BASADAS EN LA PALABRA DE DIOS—parte 6-

EL MINISTERIO ACTUAL DE LOS ÁNGELES-parte 3-

LOS ÁNGELES NOS AYUDAN A HACER LO CORRECTO

Debemos aprender a confiar en Dios, aprender a ir a Aquel que es poderoso para salvar. Digamos al querido Salvador cual es nuestra necesidad.  Aquel que ha dicho: “Dejad a los niños venir  a mí, y no se lo impidáis”, no rechazará nuestra oración, sino que enviará a sus ángeles para guardarnos y protegernos de los malos ángeles, y para facilitarnos el hacer lo correcto. 

Así será mucho más fácil que si lo intentamos por nuestras propias fuerzas. Entonces, nuestro sentimiento siempre será: “Le he pedido a Dios que me ayude, y El lo  hará. Con su fuerza, voy a hacer lo correcto.  No voy a entristecer a los queridos ángeles que Dios ha enviado para guardarme. Nunca voy a tomar un curso de acción que los aparte de mi”

Si tratamos de suprimir todo mal pensamiento durante el día, los ángeles de Dios vendrán y morarán con nosotros.  Estos ángeles son seres poderosos en fortaleza. Recordemos cuando el ángel vino al sepulcro, y los soldados romanos cayeron como muertos por la gloria de su presencia.  Si un solo ángel pudo mostrar tal poder, ¿Qué hubiera sucedido si todos los ángeles que están con nosotros hubiesen estado presentes? Los ángeles están con nosotros cada día para guardarnos y protegernos de los asaltos del enemigo.

No estamos solos en la batalla contra el mal.  Si se levantara la cortina, veríamos a los ángeles del cielo peleando a nuestro lado. Su cometido es guardar a la juventud. “¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?” (Heb.1:14). 

Miles y decenas de miles, millares de millares de ángeles ministran a la juventud. Recordemos que los ángeles de Dios están a nuestro lado; saben lo que hacemos, y están listos para guardarnos. No hagamos nada que pueda disgustarlos. Al trabajar con ellos nuestro hogar llegará a ser un lugar consagrado.  Hagamos todo lo que esté de nuestra parte para ayudarnos mutuamente y obtener la victoria.  Vivamos de tal manera, que la luz del cielo pueda brillar en nuestros corazones y mentes y nos capacite para conseguir los tesoros del cielo.

LOS ÁNGELES AYUDAN EN LOS ESFUERZOS POR RECUPERAR A LOS PERDIDOS-parte 1-

Cuando las inteligencias celestiales ven a aquellos que confiesan ser hijos e hijas de Dios, tratando de ayudar a los errantes como Cristo lo hizo, manifestando un espíritu tierno y compasivo con el arrepentido y caído, los ángeles vienen a su lado para traer a su memoria las palabras que suavizarán y levantarán al alma. Jesús ha dado su preciosa vida y su atención personal al menos digno de éstos sus hermanos más pequeños; y los ángeles, poderosos en fortaleza, acampan alrededor de los que le temen a Dios.

Los ángeles son enviados desde las cortes celestiales, no para destruir, sino para vigilar y guardar a las almas en peligro; para salvar al perdido y traer a los errantes de regreso al redil.  “No he venido a condenar sino a salvar”, declaró Jesús. Es privilegio de todos los que llenan las condiciones saber por sí mismos que el perdón de todo pecado es gratuito. Alejemos la sospecha de que las promesas de Dios no son para nosotros.  Son para todo pecador arrepentido. Cristo ha provisto fuerza y gracia para que los ángeles ministradores las comuniquen a toda alma creyente.

Continúa en parte 7

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: