Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘2.04 -LA NATURALEZA HUMANA– revelando una relación intensamente interdependiente entre sus facultades espirituales, mentales y físicas, espíritu, alma y cuerpo-cuarta parte-’ Category

LA NATURALEZA HUMANA-cuarta parte-

UNA TRIPLE UNIÓN. Pablo declara: Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo” (1 Tes.5:23). Este pasaje expresa el deseo de Pablo, de que ninguno de estos aspectos de la persona sea excluido del proceso de la santificación.

En esta instancia, el término espíritu puede comprenderse como el principio superior de inteligencia y pensamiento de que ha sido dotado el hombre, y con el cuál Dios puede comunicarse por su Espíritu (Rom.8:16). Es por la renovación de la mente por medio de las actividades del Espíritu Santo como el individuo puede transformarse a la semejanza de Cristo (Rom.12:1, 2).

“Por ‘alma’…. cuando se la distingue del espíritu, podemos comprender esa parte de la naturaleza del hombre que encuentra expresión a través de los instintos, las emociones y los deseos. Esta parte de nuestra naturaleza también puede ser santificada. Cuando gracias a la obra del Espíritu Santo, la mente es puesta en conformidad con la mente de Dios, y la razón santificada se impone sobre la naturaleza inferior, los impulsos – que de otro modo serían contrarios a Dios- se sujetan a su voluntad”

El cuerpo, que está bajo el control ya sea de la naturaleza superior o de la inferior, es la constitución física: la carne, la sangre y los huesos.  El orden en que Pablo coloca los elementos, primero el espíritu, luego el alma y finalmente el cuerpo, no es una mera  coincidencia. Cuando el espíritu está santificado, la mente se halla bajo el control divino. A su vez, la mente santificada tendrá una influencia santificadora sobre el alma, es decir, sobre los deseos, los sentimientos y las emociones.  La persona en la cuál se lleva a cabo esta santificación  no abusará de su cuerpo, y por lo tanto su salud física será excelente. De este modo, el cuerpo se convierte en el instrumento santificado a través del cuál el cristiano puede servir a su Señor y Salvador. El llamado que hace Pablo a la santificación se halla claramente fundado en el concepto de la unidad de la naturaleza humana, y revela que la preparación efectiva para la segunda venida de Cristo hace necesaria la preparación de toda la persona: espíritu, alma y cuerpo.

UNA UNIÓN ESTRECHA E INDIVISIBLEEs claro que cada ser humano es una unidad indivisible. El cuerpo, alma y espíritu funcionan en estrecha cooperación, revelando una relación intensamente interdependiente entre sus facultades espirituales, mentales y físicas de una persona. Una mente  o espíritu confuso, impuro y enfermo tendrá un efecto destructivo sobre la salud física y emocional del individuo. Una constitución física débil, enferma o sufriente, generalmente afectará en forma negativa nuestra salud emocional y espiritual. El impacto que las facultades tienen unas sobre otras, significa que cada individuo tiene una responsabilidad que Dios mismo le ha asignado,  en el sentido de mantener sus facultades en la mejor condición posible. Hacer eso constituye una parte vital del proceso de ser restaurados a la imagen del Creador.

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: