Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘3.02-LA UNIDAD DEL CUERPO DE CRISTO- “¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía”! (Salmo 133:1)- parte2’ Category

 DOCTRINA DE LA IGLESIA VERDADERA

EL ALCANCE DE LA UNIDAD. Los creyentes experimentan unidad de mente y juicio. “El Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros un mismo sentir según Cristo Jesús, para que unánimes,  a una voz,  glorifiquéis  al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo” (Rom.15: 5,6), (véase 1 Cor.1:10;   2Cor.13:11). En consecuencia, la iglesia de Dios debiera revelar unidad de sentimientos, pensamientos, y acción.

 LA UNIDAD EN LA DIVERSIDAD. La unidad bíblica no significa uniformidad. La metáfora bíblica del cuerpo humano demuestra que la unidad de la iglesia existe en la diversidad.  El cuerpo tiene muchos órganos, y todos contribuyen al funcionamiento óptimo del cuerpo. Cada uno realiza una tarea vital, pero diferente; nadie es inútil. Dios distribuye sus dones “repartiendo a cada uno en particular como El quiere” (1 Cor.12:11), creando una diversidad saludable que beneficia a todos.  

LA UNIDAD EN LA FE. La diversidad de dones no significa diversidad de creencias.  En los últimos días, la iglesia de Dios estará compuesta por un pueblo que comparte el fundamento del Evangelio eterno, Y CUYAS VIDAS SE CARACTERIZAN POR LA OBSERVANCIA DE LOS MANDAMIENTOS DE DIOS Y LA FE DE JESÚS (APOC.14:12). Unidos proclaman al mundo la invitación divina a la salvación.

¿CUÁN IMPORTANTE ES LA UNIDAD DE LA IGLESIA? La unidad es esencial para la iglesia. Sin ella, fracasará en el cumplimiento de su sagrada misión. Esta unidad provee evidencia incontrovertible de su conexión con  el cielo y de la validez de sus credenciales como discípulos de Cristo (Juan 13:35).

LA UNIDAD REVELA LA REALIDAD DEL REINO DE DIOS. En las vidas de quienes viven de este modo, se cumple “¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!” (Sal.133:1).

LA UNIDAD MUESTRA LA FORTALEZA DE LA IGLESIA. La unidad produce fortaleza, y la desunión, debilidad.  Una iglesia es próspera y fuerte cuando sus miembros están unidos con Cristo y los unos con los otros, trabajando en armonía por la salvación del mundo, llegan a ser así, en el verdadero sentido del término colaboradores de Dios” (1 Cor.3:9).

                            

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: