Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.37-Pablo nos asegura que la Roca es símbolo de Cristo.La vara representa castigo o juicio. La vara del castigo divino debía caer sobre el pueblo por su pecado, pero cayó sobre la roca.’ Category

ESPERANZA PARA EL PLANETA TIERRA – EL FUTURO BRILLANTE DE UNA RAZA CAIDA –parte 37-

COMO SOMOS SALVOS –parte 4-

EL INOCENTE SUFRE POR LOS CULPABLES-parte 1-

El pueblo de Israel acababa de salir de la esclavitud en Egipto. Vieron como Dios abrió el mar Rojo para que pasaran en tierra seca y como las aguas enfurecidas se tragaron a sus enemigos (Éxodo 14 y 15). Dios luego hizo llover pan del cielo, milagro que se realizó todos los días menos los sábados por 40 años (Éxodo 16). Inmediatamente después de estos milagros, el pueblo de Israel comenzó a altercar con Moisés y a murmurar contra Dios porque no había agua (Éxodo 17). 

Dios le dijo a Moisés que reuniera al pueblo delante de la peña de Horeb y que tomara en su mano la misma vara con que había herido el mar Rojo (Éxodo 17:5). Cristo prometió estar delante del pueblo sobre la peña de Horeb (17:6).  Con nuestra imaginación volvamos a la escena. El pueblo se halla delante de la peña y Moisés levanta su vara. La misma que había traído las plagas sobre Egipto y abierto y cerrado el mar Rojo. El pueblo se estremece.  Temen que va a caer sobre ellos el castigo de Dios. Pero cuando la vara cae, no es sobre el pueblo sino sobre la peña. De repente fluyen aguas refrescantes de la roca para saciar la sed del pueblo.

¿Qué significado tiene para nosotros este episodio? En 1 Corintios 10:4 el apóstol Pablo nos asegura que la Roca es símbolo de Cristo. Pero ¿y la vara? La vara representa castigo o juicio. En Proverbios 23:13-14 el sabio Salomón nos dice: “No rehúses corregir al muchacho; porque si lo castigas con vara no morirá. Lo castigarás con vara, y librarás su alma del Seol”.

Ahora relacionemos los símbolos. La vara del castigo divino debía caer sobre el pueblo por su pecado, pero en lugar de que sufriera el pueblo, la vara del castigo cayó sobre la roca.  Es decir, la roca sufrió el castigo que debía caer sobre el pueblo.

En la profecía mesiánica de Isaías 53:4-5 hallamos la explicación divina de este episodio: “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Más él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados”. ¡Gloriosa verdad! Jesús, el inocente, sufrió el castigo de los culpables.

En otra ocasión el pueblo de Israel murmuraba de nuevo. ¿Por qué? Esta vez porque estaban cansados de comer pan del cielo (Números 21:5). De repente empezaron a salir serpientes venenosas de todas partes y atacaron al pueblo y como resultado murieron muchos. El pueblo contrito y humillado confesó su gran pecado a Dios y rogó que quitara las serpientes de su medio (vers.7).

Pero Dios respondió de otro modo. Le pidió a Moisés que hiciera una serpiente de bronce y la colocara en un asta. Luego todos los que habían sido mordidos debían mirar a esta serpiente de bronce. Moisés como siempre, obedeció la orden de Dios. Leamos el final de la historia en Números 21:9: “Y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía”. Esta historia se explica en San Juan 3:14-15:

Continúa en parte 38

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: